Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Cosechas lo que siembras, aprovechas lo que cosechas [Privado]
Ayer a las 23:00 por Lily Flowerfield

» Mientras más tentáculos mejor...♡ [Privado]
Sáb 16 Dic - 23:51 por Meri Kytte

» Mother Knows best [Privado]
Vie 15 Dic - 20:01 por Lily Flowerfield

» ☾✧~El consuelo del sueño eterno~✧☽ [Libre]
Miér 13 Dic - 6:53 por Mayura Mystic

» Día largo [Privado]
Jue 2 Nov - 3:16 por Caius Haiiki

» LAS ARAÑAS SE ESCONDEN MENOS QUE TU ¬¬ [Off Topic]
Sáb 14 Oct - 13:37 por Frank Da Silva

» Volviendo a viejos tiempos [Privado]
Sáb 14 Oct - 13:30 por Ishbahn

» Un encuentro ocasional [Privado]
Vie 6 Oct - 21:29 por Eberhard Baumeister

» Obtienes lo que mereces [Privado]
Jue 5 Oct - 18:53 por Ishbahn

» Un pésimo primer encuentro [Privado]
Jue 5 Oct - 18:41 por Ishbahn

» Registro de canto
Miér 4 Oct - 23:51 por Frank Da Silva

» Registro de voces
Miér 4 Oct - 23:46 por Frank Da Silva

» Tomemos un respiro [Libre]
Miér 4 Oct - 23:42 por Frank Da Silva

» Cazar o ser cazado, esa es la cuestión~ [Privado]
Jue 14 Sep - 2:42 por Clauster Disouls

» (╥︣﹏᷅╥) Picnic macabro, una historia basada en hechos reales (?) [Privado]
Miér 13 Sep - 23:35 por Clauster Disouls

» Playa desolada (Privado)
Miér 30 Ago - 0:11 por Caius Haiiki

» Encuentros inesperados [Privado]
Lun 21 Ago - 9:19 por Caius Haiiki

» Paseo bajo el crepúsculo [Libre]
Lun 24 Jul - 1:02 por Adrien LeBlanc

» Falta de sueño [Libre]
Sáb 22 Jul - 21:37 por Kula Diamond

» Cielos obscuros, blancas intenciones [Privado]
Vie 21 Jul - 19:07 por Meri Kytte

Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario

Personajes más activos del mes de Septimenbre
Los posteadores más activos del mes
Clauster Disouls
 
Lily Flowerfield
 
Meri Kytte
 
Mayura Mystic
 

¿Quién esta en linea?
¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 39 el Lun 4 Sep - 12:46.

Un hogar peculiar [Semi-privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un hogar peculiar [Semi-privado]

Mensaje  Noah Lawler el Dom 21 Dic - 18:04

Esa era una casa muy común para mezcolanza que ahí habitaba. Por el ambiente oscuro cualquiera advertiría que un vampiro era residente de esa casa, pero las flores por cada rincón y las velas olor a vainilla desencajaban un poco con los estándares de un vampiro común. Porque en esa casa no sólo vivía un vampiro, también moraba un ángel. Y ese ángel, Noah, justo estaba entrando a lo que ella llamaba "hogar". Entró en silencio y se mordió el labio para aguantar una risa cuando el tapete se empapó de agua, ya lo secaría más tarde... Por ahora su única preocupación y deseo (Por primera vez en su corta vida) era que Lizeth no estuviese en casa. La noche anterior ya le había dado una charla sobre salir sola a la calle, si se enterase que incluso había corrido por la calle y hecho amistad seguro que le colgaría de los dedos toda una semana. No es que Lizeth fuera un monstruo, todo lo contrario, sólo que era un poco cruel. Un poco. Bueno, tal vez más que un poco.
Corrió de puntillas hasta su habitación, iba a coger un resfriado si seguía con esa ropa y el Maestro siempre les advertía que debían cuidar sus cuerpos mucho, sobretodo en el primer año de vida. Se miró de reojo en el espejo de su cuarto e hizo una morisqueta al ver el desastre que tenía en la cabeza, cada mechón de pelo había decidido independizarse de los otros dejando un estilo poco propio de un ángel. Se restregó una mancha de barro de la mejilla con el dorso de la mano dejando la zona un poco roja. Nunca quedaría lo suficientemente aceptable para Lizeth no la descubriera. Estaba más que perdida. Era un ángel pero... Diablos.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Noah Lawler
Reencarnación
Reencarnación


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un hogar peculiar [Semi-privado]

Mensaje  Lizeth Lawler el Mar 23 Dic - 10:05

Todo parecía ser una broma, una gran y absurda broma del destino, ¿Cómo era posible? No solo debía apegarme a las extrañas y extravagantes costumbres de mi tan única compañera, si no que por si fuera poco debía prácticamente cuidar de ella día y noche. – Y una mierda con ella. – escupí con cierta hostilidad mientras de una manera un tanto delicada, e irónicamente elegante una de mis manos se posaba en mis caderas con rapidez,  definitivamente ella sabia sacarme de lugar, ¿Acaso importaba cuantas veces le reprendiera por salir sin mas? Claro, quizás estaba siendo injusta, pero en primer lugar ella jamás pidió mi autorización para ver que  hay más allá de esa puerta, ¿Pero como iba a permitirle tal gusto si ella jamás manifestaba dicho deseo? Puede ser que fuera en parte mi culpa el hecho de ser algo mal humorada quizás la pre disponía a preguntarme sobre un sin fin de cosas. - ¡Noah! – alce la voz con cierta autoridad al oír como pequeños y sutiles pasos se perdían en los silencios de la casi desolada residencia, y como no, si éramos solo yo y ella.

Me desplace rápidamente hasta el marco de uno de los arcos que conectaba los pasillos son la sala principal, observando su estado, su ropa, su cabello… Que desastre. Suspire con pesadez mientras mis parpados caían sobre mis ojos al fruncir el ceño poco a poco, era un día sin duda helado, la lluvia había decidido caer sobre nosotros, lo mas lógico era buscar refugio, pero no, NO, ella tenia que ir a jugar como si el sol reluciera en lo alto; me aproxime hacia ella con un rostro severo, ya lo venia venir, estaba acostumbrada a mi  gritos y castigos, ¿Pero acaso eso no era algo malo? Aguarde en silencio por unos segundos frente a ella tensando en mis labios una recta línea al mirarle. – Ve a tomar un baño. – solté  dejando escapar un suspiro algo solitario, aquella atmósfera tensa parecía haberse esfumado, así como aquel rostro tan temido, solo por esta vez le dejaría irse sin castigo.

En mis brazos desde su habitación hasta la sala había cargado un par de ropajes limpios y uno que otro objeto de cuidado personal, nada especial, no eran más que un par de cepillos y peinetas para darle orden a su tan rebelde cabello, solo restaba esperar. Deje caer mi cuerpo sin mucho cuidado sobre uno de los sillones pintados de blanco de la sala, tanta luz en una habitación se me era por obvias razones incomodo, sin embargo había aprendido a soportar el cegador fulgor de el alegre ángel; con mis brazos coree el borde del respaldo del sillón mientras cruzaba mis piernas con cuidado al alzar el mentón. ¿Eramos tan extrañas? No congeniábamos, éramos la misma reencarnación de la luz y la oscuridad, y aun así ¿Por qué? El Maestro, aquella persona que nos había dado el privilegio de la vida jamás especifico el por que nosotros, ¿Vidas pasadas? Quien sabe, era algo que ignoraba en su totalidad, y al parecer, de cierto modo las cosas funcionaban bien así. – Si te apresuras podré arreglarte como en el anuncio de las revistas angelucha. – exclame con firmeza para luego cerrar los ojos en un acto por tratar de hacer correr los segundos mas rápidos, solía tener la costumbre de dejar el cabello de Noah sin mucho arreglo, suelto de costumbre, pero en ocasiones ocupaba mi tiempo en hacerle peinados, algunos bien ejecutados y otros, sencillamente para gastarle una broma, pero ella parecía ser la que mas disfrutaba de dicha actividad.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

"What's wrong with me?"

avatar
Lizeth Lawler
Reencarnación
Reencarnación


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un hogar peculiar [Semi-privado]

Mensaje  Noah Lawler el Miér 24 Dic - 11:55

Al escuchar la voz de la vampiresa se estremeció pero no titubeó al ir a bañarse, mejor era no fastidar más por el día. Fue lo más rápido que pudo al baño al escuchar lo del peinado, puede que le gustasen los arreglos lindos pero mucho más que eso la sensación que tenía cuando Lizeth le peinaba era tan... Tan especial, como si ambas compartieran una conexión díficil de explicar, o por lo menos para ella. Del poco tiempo que tenía viviendo y de las, aún más pocas, veces que había ido algún templo para prestar su servicio de ángel siempre le habían tratado de instruir un odio irracional a los demonios, vampiros, etc. Tal vez por esa razón es que no le gustaba mucho la compañía de otros ángeles, siempre querían llevarsela a algún lugar lejos de Lizeth ¿Qué derecho creían tener? Liz no era como ellos la describían, tal vez era un poco ruda, pero hasta ahora no le había hecho más daño que collejas por no comportarse como debe. No le importaba lo que pensaran otros seres, por ahora esa forma de vida no había hecho más daño que unas cuantas paredes destruidas de la propia casa pero hasta ahora ningún herido. Tal pareciera que a la vampiresa no le importara cuidarla mientras ella se ocupara de los labores domésticos, así que era un acuerdo dónde ambas se salían ganando. En un tiempo récord ya se había quitado todo el lodo del pelo y salía de la ducha envuelta en una esponjosa toalla, fue dando saltitos hasta la sala
-Lizzy... -Le dedicó una sonrisa brillante y sincera, ¿No era acaso el dicho pasado pisado? Pues en ese momento le convenía- Te compré rosas~ Pero no quería que se dañaran así que las deje en la tienda ¿Quieres ir a buscarlas luego? Así podemos ir a ver a Santa, o si quieres podemos ir a lanzar piedras a los coches -Tampoco era que quisiese cambiar radicalmente la naturaleza de su ¿Amiga? Además disfrutaba presenciar las bromas que hacía Lizeth.
Mientras soltaba su típica e interminable cháchara agarro un banco de madera y se sentó al lado de Liz. Últimamente no tenían mucho tiempo libre, el Maestro les mandaba a muchas misiones y la gran mayoría incluían viajes largos. Por supuesto que le gustaba pero le gustaría que más de esas misiones fueran con Liz o algún otro reencarnado amable, las misiones a solas eran aburridas. Pero los momentos en los que simplemente salían las dos eran sus favoritos, definitivamente.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Noah Lawler
Reencarnación
Reencarnación


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un hogar peculiar [Semi-privado]

Mensaje  Lizeth Lawler el Lun 29 Dic - 11:19

Suspire entre pequeñas risas ante las peculiares acciones de mi contraria, tan alegre, tan viva, a pesar de estar agradecida tanto como ella,  mi emoción por el día a día era bastante mas reducida, pero de cierto modo, supongo que ese era el orden que debían tener las cosas, y se me permitía, haría durar de ello para siempre. – Quédate quieta. – susurre mientras paseaba lentamente mis dedos por su larga cabellera, limpia y brillante, bastante llamativa sin duda, y aun así, tan indomable en ocasiones, por lo que, una vez ella comenzaba con sus interminables charlas procedí a realizar el dichoso peinado que tanto deseaba hace semanas, y que yo en lo personal me negaba a realizar. ¿Qué tan terca se podía llegar a ser? A pesar de mis intentos por sacarle tal idea de la cabeza con peinados ciertamente monstruosos, parecía seguir gustando de la actividad ¿Quién la entendía?

Tome dos partes iguales de ambos lados de su cabellos y juste estos en su  nuca para luego realizar un tipo de moño con delicadeza, entre vueltas y pinzas junto a los minutos aquel detalle en su cabello había sido finalizado, aparte una de mis manos y con esta busque a ciegas un tipo de cosmético, una vez sentí este entre mis dedos lo sujete y abrí para dejar caer su contenido en una de mis manos, ya solo era cosa de repartir este entre las puntas de el blanco de su cabello. – Me parece bien, mientras te comportes por supuesto. -  Le di la vuelta posando mis manos sobre sus hombros para acto seguido tomar una crema a su lado, era la rutina, con dos de mis dedos roce las vivas mejillas de Noah untando en ella una crema que a segundos dejo de ser visible. ¿Lanzar piedras? Esta santurrona de cuarta me tachaba de maleante, pero tampoco se podría decir que estaba del todo equivocada, aun así no pude evitar el que una corta risa con cierta maldad cruzara mis labios de manera fugaz,

Era la época del año en que a todos les daba por decorar la ciudad, la nieve pintaba las calles evitando el libre andar y el frió se colaba por la ventanas de los hogares enfriando hasta la mas calida alma, los atuendos a vestir eran mas reservados, y las comidas mas calidas, aun que claro, yo no era la mas indicada como para señalar cierto detalles, y claro, ¿Cómo podría? Después de todo, como todo Vampiro carecía del sentido del gusto; sin embargo, habían algunas excepciones, los avances a través de los años lanzo una nueva droga la mercado, no tan dañina, no tan requerida, pero el hecho de ser capaz de volver a percibir los sabores y las texturas se agradecía. – Ponte tu abrigo y cierra las puertas y ventanas. – exclame firme mientras acomodaba con cuidado mi vestimenta, podría tratarse de un sector relativamente tranquilo, pero en lo personal prefería ser precavida, después de todo, los favores y misiones que realizaba para el maestro no eran exactamente pacificas, probablemente, por que era consciente de mi naturaleza, y seria mas que absurdo el pedirle a un ser del mismo infierno que vaya a recoger flores por la tarde. Suspire con algo de cansancio y me desplace hasta la entrada, mire el las calles a lo lejos, y los pequeños fragmentos de nieve que caían con lentitud desde los cielos, al parecer, pronto presenciaríamos una nevada.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

"What's wrong with me?"

avatar
Lizeth Lawler
Reencarnación
Reencarnación


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un hogar peculiar [Semi-privado]

Mensaje  Noah Lawler el Sáb 10 Ene - 13:40

Se dejó terminar de acicalar, pero no casi no pudo estarse quieta. Con toda la velocidad que le permitía su cuerpo se vistió, teniendo cuidado de no dañar el moño que le hizo Liz, y corrió por toda la casa asegurándose que todas las ventanas estuviesen cerradas o cerrando las que no lo estuviesen. En su mente traducía tanta seguridad como una simple preocupación, no podían darse el lujo de dejar la casa desprotegida con el estilo de vida que tenían pero nunca se se había inquietado ni un poco. Al pasar por su propia habitación, cogió unas botas blancas, guantes y una sombrilla con adornos de felpa, muy cursi todo pero era simplemente que quería avergonzar un poco a Lizeth en la calle. Se miró en el espejo unos segundos y sonrió satisfecha con su peinado ¡Siempre había querido un moño así! Ahora más que nunca estaba agradecida de haber comprado las rosas para la vampiresa, de alguno forma tenía que agradecérselo. Fue hasta  la sala otra vez y del armario cogió dos abrigos, sabía de sobra que su compañera no lo necesitaba pero la gente en la calle las miraría extrañados y no debían atraer muchas miradas indeseadas... No muchas.

-Listo -Hizo una burla de saludo militar como otro reencarnado le había enseñado en la casa del Maestro y se dirigió a la puerta con una sonrisa de niña pequeña- ¿ Vamos, vamos? Tal vez hasta podríamos comprar un regalo para el Maestro ¡Sería estupendo! -Sus ojos brillaron y se sonrojó un poco.

A sabiendas de que la seguiría Liz, salió y cruzó el pequeño jardín con pasos cortos y saltarines. Hacía frío y vaya que hacía, en ocasiones sentía pena por la gente que no disfrutaba de momentos así, ese tipo de personas que sólo se quejaban "Porque hace mucho calor" o "Es que hace mucho frío", por un momento pasó por su cabeza la idea de matar a todo aquel que se quejara ¡Así el Maestro los devolvería a la vida y sabrían apreciarla! Sonrío ante la idea y decidió plantearla en la próxima reunión, así ayudarían a muchas personas seguro. En la acera de la calle esperó a que Lizeth terminase de cerrar la puerta, habían unos cuantos niños en la calle a los que saludó tentada a ir a jugar con ellos, pero tenía que buscar las flores antes de que cerrase la tienda. En fin... Tal vez en otra ocasión. En su interior tuvo una sensación de ansias y de dolor, hizo un puchero. Nunca le gustó esas sensaciones repentinas, pero cada día se hacían más débiles e inconstantes. Como si se estuviese desprendiendo de algo...

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Noah Lawler
Reencarnación
Reencarnación


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un hogar peculiar [Semi-privado]

Mensaje  Lizeth Lawler el Jue 15 Ene - 23:35

Ciertamente Noah me sacaba de quicio, ¿Cómo era posible que fuera de tal modo? Cuestionaba a el Maestro por no intentar volver a la vida a alguien quizás… No lo se, ¿Menos ridícula? Entrecerré mis ojos y clave una llave en su correspondiente cerradura para girar esta y sellarla hasta nuestro regreso, acto seguido, guarde esta junto a el múltiple juego de sus iguales en mi bolsillo para así darme el tiempo de acomodar el largo de mi abrigo y acompañar a Noah en lo que se podría definir como un paseo. – Calma Ángelucha, todo a su tiempo. – susurre con algo de frialdad e mis palabras mientras le seguía a un ritmo continuo pero prudente, ya eran bastantes las miradas que atraía mi compañera como para yo desear destacar aun mas. Suspire con algo de cansancio mientras poco a poco pequeños fragmentos helados se alojaban sobre los cuerpos que se cruzaban en su trayecto a el suelo, era un ambiente agradable, perro mas que eso, era un ambiente un tanto nostálgico, ¿Pero acaso eso era posible?

Sentía como dentro de mi, diversas sensaciones se movían, era de cierto modo molesto, obligándome a fruncir el ceño con cierta inseguridad, ¿Por qué debía ocurrir aquello? No era algo realmente especial, sin embargo no podía evitarlo, chispee con la legua y apresure mi paso sujetando la mano de mi contraria para así acelerar el paso, no podía soportar por mas tiempo dicha situación. – Vamos. –exclame secamente mientras nuestros pasos resonaban uno a un por las largas calles residenciales, temía mas que nada el que Noah pudiera desarrollar los mismos síntomas. Las palabras del Maestro fueron claras, “No permitas que ella recuerde su anterior vida”, y yo seguiría estas al pie de la letra, ¿Pero era lo correcto? Quien sabe, pero aun cuando costara admitirlo, Noah era mi principal prioridad, lo único que me molestaría en proteger hasta el punto de desobedecer a quien me dio la vida. – En el centro esta noche encenderán el Árbol Navideño más grande de la ciudad, si tenemos suerte, podrás verlo. – musite con mas calma al ver como nuevamente las masas de gente se hacia presentes, sonreí por breves segundos y comencé a retomar mi anterior paso para luego soltar rápidamente la mano de Noah y esconder mi diestra en mis bolsillos, menudo bochorno el ir de tal como con ella por las calles, pero ya era suficiente.

Mi vista se poso en las tiendas de los costados, estas poseían diversos objetos, que incluso hasta el día de hoy eran requeridos por millones de personas para entregarlos en la dichosa festividad. Aquella florería no estaría demasiado lejos, por lo que en cuestión de unos minutos ya estábamos frente a esta. Me detuve por unos segundos, observando con detalle la decoración de esta, las fragancias a pesar del frío se impregnaban en mi nariz, eran olores dulces, y algunos sofisticados, la mezcla de estos era bastante interesante a decir verdad, pero, opte por no darle mas importancia a ello y adentrarme al dichoso local con Noah.

Me desplace hasta una de las paredes de la tienda, cargando mi espalda en esta la cruzar mis brazos en espera de que Noah retirara las flores,  quien atendía la tienda era una pequeña familia, si se le pudiese llamar así, solo se trataba de una pobre anciana y su nieto, desconocía el por que los Padres del joven no estaban presentes, pero no era realmente algo de mi interés. Suspire apartando la vista para así dedicarme a observar los recipientes a un lado del cristal de exhibición, lirios, camelias, claveles y rosas, había una gran variedad sin duda, y solo por ello, torcí una irregular sonrisa en mis labios.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

"What's wrong with me?"

avatar
Lizeth Lawler
Reencarnación
Reencarnación


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un hogar peculiar [Semi-privado]

Mensaje  Noah Lawler el Jue 16 Abr - 15:02

La ilusión de ir a ver el árbol de Navidad era más que suficiente para que acelerara el paso. Al llegar a la floristería casi, casi no se detiene a agradecerle al niño de la tienda pero no podía. Siendo como era no había podido resistirse a ocupar un pequeño puesto en esa mutilada familia, por supuesto que conocía la historia que ostentaban y por supuesto que era amable con ellos por saberla. No es que le gustara meter la nariz en asuntos ajenos. Sólo que no podía quedarse sin saber nada. Otra razón para pelear con Lizzy, no era tan distraída para no saber que le ocultaba muchas cosas. Con las flores en una mano y en la otra una caja de galletas calientes cortesía de la señora se fue dando saltos hasta la vampiresa.
-Feliz navidad -Hincó una rodilla en el suelo al entregarle las flores, porque un gesto bonito tenía que ser acompañado por una buena burla. Y antes de que Lizeth pudiera lanzarle las rosas en la cara o rechazarlas se levantó para seguir su camino.
Entre misiones y reuniones de alguna forma siempre se podía sacar tiempo para hacer algo divertido, y  en navidad era casi una prioridad salir a ver a Santa. Está bien que fuera su primera navidad que recordara, pero al escuchar la historia sobre el viejo barbudo que lleva regalos a los niños de un subordinado X se ilusionó. Según el chico podías ir a sentarse en sus rodillas en varias partes de la ciudad y decirle cual era tu lista de deseos, no pudo evitar fijarse esa meta. Seguro que Santa era tan genial como el Maestro y por eso lo conocería sí o sí.
Ya solo a un par de cuadras podía ver a muchos niños, muchos niños corriendo por todas partes. Habían tantos que consideró llevarse uno a casa, total nadie lo extrañaría. Tal vez muchos padres se llevarán a los niños equivocados a casa todo el tiempo y esa idea le hizo reír. Pero lo único que le impidió hacerse con un "juguete" de esos fue la realidad de que Lizeth no iba a dejarla conservarlo. Como había pasado con el perro que murió ahogado o el pájaro que amaneció sin cabeza, ¡Incluso el conejo que había sido la cena! No, definitivamente no quería más muertos en la casa. Por ahora.
La fila de gente para ver a Santa no era tan larga, pero su atención se fue disparada a la copa de un árbol. Porque la copa era lo único que se podía ver de él desde dónde estaban, sólo imaginárselo de cerca le dejo impactada. Miró la fila y luego la copa. Definitivamente tenía que estar mal de la cabeza para que uno de sus dilemas fuera ese. De reojo observó a Lizzy, y supo que le molestaría seguir rodeada de mocosos, por lo que su resolución fue irse hasta el final de la cola mientras tarareaba. Mentalmente organizó su lista de deseos para esa navidad.
-Lizzy -Le llamó con un tono empalagoso- ¿Has sido buena este año? ¿Qué le vas a pedir a Santa?¿Eh?
Por su mente pasó la fugaz idea de no saber claramente si había sido o no una niña buena ese año. Pero al ser un ángel supuso que lo había sido en su último año.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Noah Lawler
Reencarnación
Reencarnación


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un hogar peculiar [Semi-privado]

Mensaje  Lizeth Lawler el Sáb 9 Mayo - 17:18

El ambiente en pocas palabras se encontraba saturado, crio por aquí, crio por allá, el aroma a caramelos, a juguetes nuevos, la risa de cuan pareja paseaba por los alrededores, me sentía como en una cámara de tortura, ¿Era mucho pedir un día de paz?  Suspire algo cansada, marcado las ojeras bajo mis ojos, definitivamente me sentía fuera de lugar. Guarde ambas manos en mis bolsillo, clavando mi vista en Noah, ¿Qué tanto pensaría esa cabeza hueca? ¿Siquiera pensaba?  No, probablemente no lo hacia. Rápidamente retire de mi bolsillo mi móvil, comenzado a revisar diversas aplicaciones dentro de esta, aparte un poco mas este de mi cuerpo y la cámara comenzó a proyectar un holograma sobre la pantalla del dicho aparato, era perfectamente normal, después de todo, la tecnología había avanzado bastante, no mucho tampoco, pero si lo suficiente para permitirme ver lo que deseaba cuando quería. – No te ilusiones tanto Noah. – comente cuan amargada, no podía evitar, “Santa”, solo era una historia contada para los pequeños, como el Hada u  Ratón de los dientes (Dependiendo de la localización), el Conejo de Pascuas, etc. Aun así, debía suponer que esto traía mucha felicidad a muchos, se supone que este día se celebraba mas que nada por el nacimiento de *****, descrito en aquel antiguo libro llamado *****, pero esto, a través de los años había sido cuestionado mas que nada, aun que… Claro, había que destacar que todo lo dicho en aquellos antiguos escritos pertenecía al mundo humano, a aquellos contienes mas comunes entre la sociedad.

¿Buena? ¿Cómo podría ser yo buena? Era como juntar dos ideas completamente opuestas, no claro que no había sido buena, eso era mas que obvio. – Por supuesto, he sido la mujer más buena de todas. – comente con un claro sarcasmo, mientras giraba los ojos de lado a lado por la parte superior entregándole un elemento mas a la dicha frase. ¿Pedirle algo a Santa? ¿Iba enserio? Bloquee aquel móvil apretando uno de los botones que estaban al costado para luego guardarlo con cuidado dentro de uno de mis bolsillo. – Una guerra nuclear. – Fue lo primer que vino a mi cabeza, un par de personas voltearon, mirando con un tanto de extrañeza, pero solo siguieron su paso, probablemente las bromas crueles no eran del todo bienvenidas.

Entrecerré mis ojos y comencé a jugar con cuidado con cada pétalo de las rosas que yacían en mis manos, quizás… Quizás solo quería un poco de paz. – O probablemente ver a Etsu… - fue un instinto, un par de palabras dichas sin pensarlo mucho, pero al darme cuenta de esto, abrí rápidamente ambos ojos con sorpresa, ¿Etsu? ¿Quién era Etsu? Lleve una de mis manos a mi boca, mientras mi cabeza poco a poco se hacia un lió, ¿A que se debía aquel terrible sentimiento en mi pecho de pronto? Sentía como todo dentro de mi se retorcía hasta, era un pesar profundo… - Olvídalo. – tosí por unos momentos, no era hora… No era el momento adecuado para tratar de descubrir el origen de dichas palabras. Enderece mi cuerpo, retomando aquel mirar frió mientras en mis labios se tensaba una recta línea.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

"What's wrong with me?"

avatar
Lizeth Lawler
Reencarnación
Reencarnación


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un hogar peculiar [Semi-privado]

Mensaje  Noah Lawler el Vie 8 Jul - 21:20

Ya iba a comentar lo inconveniente que sería una guerra nuclear para la sangre  y alguna tonterìa sobre transformarse en mujer-vampira al beber de un humano radioactivo(porque sí, había visto las caricaturas de los humanos una que otra vez) incluso se estaba imaginando lo genial que sería tener poderes de humano, porque ella no estaba muy segura se qué hacían de especial los humanos. pero escucho lo último que dijo la vampira y no pensaba olvidarlo. Para nada. Sus ojos se encendieron como dos mechas de inmediato, dando la espalda al gran árbol.
-¿Etsu? ¿Quién es Etsu?¿Es tu novio? - Se llevó una mano al pecho con gesto resentido- Pensé que lo nuestro era especial, y ni siquiera me presentas a tu novio ¡Me estás reemplazando! ¿Verdad?... Aunque suena a nombre de chica...¿Eres de ese tipo?  Siempre me lo espere -Se río encantada por su cháchara.
Y, como toda chica madura y merecedora de un increíble regalo esa navidad, se llevo ambas manos a la espalda balanceándose en la punta de sus pies. Los niños frente a ellas se dieron la vuelta riendo al escuchar como cantaba "Lizeth y Etsu. Sentadas bajo un árbol. B-E-S-Á-N-D-O-S-E."  Con el favor de fastidiar a la otra no se fijo(o no quiso fijarse) en que a ella también le sonaba ese nombre, pero sentía como el recuerdo estaba cerrado como muchos otros. Ni siquiera se dio cuenta cuando el hombre de barba blanca las miraba con ...¿desaprobación? Si, debía ser eso. Porque Santa es el buen tipo que da regalos en navidad, y todo aquel que se disfrace de él tiene que ser un gran tío también. Por eso es raro que el gran tipo de los regalos las señalara y susurrara a su asistente algo antes de que se fuera.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Noah Lawler
Reencarnación
Reencarnación


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un hogar peculiar [Semi-privado]

Mensaje  Lizeth Lawler el Sáb 9 Jul - 20:33

Fruncí el ceño mientras veía como aquella atolondrada se paseaba por aquí y por allá cantando una que otra estupidez, me llevé una de mis manos a las sienes para así frotar estas, ¿Qué tan tonta podía llegar a ser Noah? Era también mi culpa por permitirle salir a la calle en primer lugar, pero suponía que quizás se comportaría más. - Vale, vale, cálmate ahora o nos iremos a casa. – exclame entre dientes tratando de mantener la calma y así no aventarla por el primer barranco que encontrara. ¿Acaso el maestro no podía darle una reformación completa a su persona y así por lo menos volverá una persona madura?

Lejos de tener la edad que aparentaba, parecía una niña de cinco años… ¡O quizás menos! - Noah… Noah… ¡NOAH! ¡Coño, que vengas aquí! – grite molesta tratando de llamar la atención de esta, pero por supuesto, no había caso. Suspire con un claro cansancio y volví mi vista a la fila que aún quedaba por delante de nosotros, después de un rato seguramente volvería. – Ojalá supiese de quien se trata dicha persona. – susurre un poco más bajo entrecerrando los ojos, ¿Etsu? ¿Quién era Etsu? Efectivamente parecía ser el nombre femenino, pero yo no era la más indicada para decir eso ¿No? Por lo que me ha dicho el maestro, aparentemente mi antiguo nombre era más utilizado en varones.

Las personas a nuestro alrededor parecían mirar con cierto rechazo, claro, ¿Y quién no? Hasta yo no miraría de dicha forma, pero de algún modo u otro, no me causaba incomodidad alguna. Mire nuevamente el ramo de rosas que yacía en mis manos, me cautivaba el olor de estas, pero a su vez, aquel aroma parecía a travesar mis recuerdos tratando de ese modo llevarlos a flote. ¿Pero esto era normal o no? Tome una de las rosas de dicho ramo, contemplando así está a contra luz, ¿Qué sería lo que estaba más allá? Sin darme cuenta había destrozado dicha flor en la palma de mi mano al aprisionar esta sin cuidado; deje caer dicha rosa a el suelo, mientras sus pétalos eran separados de esta al caer. – Más tarde investigare sobre ello. – musite para mí misma cerrando los ojos y avanzado unos pocos pasos más con la fila que me seguía. Por alguna razón u otra, dentro de mi cabeza asimilaba a los humanos con las flores, eran tan frágiles, tan efímeros, por lo cual no había problema en pisotearlo como tal, y aun así… Había personas que los veían como seres hermosos, así como yo veía a este ramo de rosas… Algo sin duda estúpido, ¿no? Quien sabe, quizás algún día podría apreciar a alguien más, así como apreciaba a estas flores.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

"What's wrong with me?"

avatar
Lizeth Lawler
Reencarnación
Reencarnación


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un hogar peculiar [Semi-privado]

Mensaje  Noah Lawler el Miér 13 Jul - 13:29

No le gustaba para nada cuando Liz se ponía tan reflexiva, no es que pasara siempre pero había veces que se ponía taaaan seria, el Maestro le había explicado que algunas personas se aferraban a su antigua vida ¿Por qué no terminaba de desprenderse de esos recuerdos? Les habían dado una nueva vida para comenzar de O y  olvidarse por completo de esas sensaciones feas que ponían esa cara a Lizeth ¡Ella debería tener suficiente con tenerle! Eran mucho más que amigas, habían sido cocidas, creadas por el mismo ser que les dio una nueva oportunidad y las puso juntas. Y eso era lo único que debería importarle. Lizeth fue hecha para Noah, Noah fue hecha para Lizeth. Punto. Viejas amistades fueron olvidadas para siempre. Sin querer evitarlo se sintió celosa de esa "Etsu" y frunció los labios cruzándose de brazos.
-¿Nunca vamos a ver a Santa? ¿Por qué tarda tanto? - Por lo menos iba a disimular su berrinche frente a la otra para que no le pegara demasiado. Empezó a pegar saltitos, aunque no hacía mucha falta porque frente a ellas casi no había nadie. Justo cuando estuvieron frente a Santa se le lanzó encima quitandole el aire al viejo- ¡Yo primero! He sido mejor que Liz este año- Aunque no tenía una lista muy bien planificada no quería quedarse ahí mucho tiempo, por increíble que parezca- ¡Quiero mucha salud para el maestro! Y que podamos salvar a muchas más almas para tener más amigos. También quiero una mascota que Liz no se pueda comer y... Y... -Miró de reojo a la vampira de enfrente y se acercó al oído del más que confundido Santa- Y que Liz se olvide de toda esa gente que le hizo daño, quiero que sea solamente mía no me gusta compartirla con recuerdos.
Y, como si eso fuera todo el trabajo que vino a hacer, se bajó de un salto invitando con un gesto a Lizeth a pedir sus regalos a Santa con esa sonrisa tonta de ella. Malcriada y tonta. Así la llamaban muchos subordinados, pero eso no importaba porque tenía todo lo que quería y siempre conocía a personas cada vez mejores.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Noah Lawler
Reencarnación
Reencarnación


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un hogar peculiar [Semi-privado]

Mensaje  Lizeth Lawler el Dom 17 Jul - 9:18

No podía evitar enternecerme secretamente al verle sonreír así, de algún modo u otro lograba calmar todas las inseguridades que llegaban a habitar en mi persona, sin duda alguna, mi labor en esta vida no otra más que cuidar de Noah, de protegerle y soportar sus ocurrencias. Noah era ahora mi mundo, mi única prioridad, y aún cuando me sintiera insegura con respecto al pasado, esto solo pasaba a un segundo plano.

Aún podía recordar como el maestro me llamó a sus aposentos después de algunas semanas de haber vuelto a la vida, aquella noche el me explico lo frágiles que pueden ser la mentes de las personas, qué, incluso personas tan nobles como Tomoya, o tan alegres como Noah, podían verse abrumados por los sucesos de su pasado, y que, incluso yo era capaz de verme quebrada al buscar aquel pasado ya tan enterrado. Aquel hombre tan admirado por Noah me explico que sobre todas las cosas, evitará que estos recuerdos volvieran, pues el mundo dejaría de ser un nuevo mundo por explorar para nosotros, ¿Pero en verdad esto era así?
El terror recorría mi cuerpo al pensar en lo que podría ocurrirle a dicha ángel; dentro de lo poco que hemos vivido sólo una vez Noah ha logrado recordar algo concretamente, pero al entrar en pánico el maestro tuvo que nuevamente suprimir dichos eventos de su mente. Yo... Debía protegerla, aún si el coste de ello era mi propia vida.

Desperté prontamente de aquel divagar de sentimientos tras la clara y fuerte voz de Noah, al verla bajar de aquel hombre disfrazado de rojo parpadee incrédula un par de veces. ¿Cuanto tiempo me había distraído?  Arquee una ceja mientras que en cuestión de segundo una sonrisa se dibujaba en mi rostro con algo de recelo. - Chica torpe... - murmure entre dientes para luego avanzar hasta aquel hombre, realmente no tenía que decirle, pero por dar en el gusto a mi atolondrada compañera me pare a un lado de el, volteando para mirarla. - Mi único deseo es la felicidad de Noah. - susurré suavemente mientras admiraba su radiante rostro entre la multitud. ¿Realmente estaba bien sólo con eso? Reí poco a poco y cerré los ojos para luego alejarme de el trono de aquel hombre de una vez por todas, no sin antes oír un largo suspiro de este, al parecer aún cuando estuviese agotado por la energía de aquel ángel, pareció estar a gusto con nuestra visita tan fugaz.

Mire de reojo el moño anteriormente hecho a Noah, aquellos cabellos entre nudos ágiles lograban formar entre sí la figura de una cinta, era una tarea un tanto laboriosa para mi, puesto que como es obvio, era innecesario bajo a mis ojos  darse tal trabajo sólo por un peinado y era por ello mismo que yo en lo personal llevaba el cabello sin más. Pero algo se me ocurrió, tomé una de las rosas en el ramo que yacía en mis brazos y corte parte del tallo de esta, con cuidado coloque esta justo en el centro de aquel moño dándole un aspecto más vivo al generarse el contraste de rojo y blanco en su persona. - Mira, ahora tu cabello luce mucho mejor. - exclamé mientras caminaba alrededor suyo, con una mirada un tanto más amable hacia ella pero, claro, antes de que esto se volviese un momento de gozo para ella golpee su frente con uno de mis dedos dejando una pequeña marca en esta. - Ahora camina antes de que decida comerme también tus ojos. - solté rápidamente para luego reír siniestramente, al fin y al cabo, seguía siendo yo.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

"What's wrong with me?"

avatar
Lizeth Lawler
Reencarnación
Reencarnación


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un hogar peculiar [Semi-privado]

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.