Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Día largo [Privado]
Jue 2 Nov - 3:16 por Caius Haiiki

» LAS ARAÑAS SE ESCONDEN MENOS QUE TU ¬¬ [Off Topic]
Sáb 14 Oct - 13:37 por Frank Da Silva

» Volviendo a viejos tiempos [Privado]
Sáb 14 Oct - 13:30 por Ishbahn

» Un encuentro ocasional [Privado]
Vie 6 Oct - 21:29 por Eberhard Baumeister

» Mother Knows best [Privado]
Jue 5 Oct - 20:36 por Lily Flowerfield

» Obtienes lo que mereces [Privado]
Jue 5 Oct - 18:53 por Ishbahn

» Cosechas lo que siembras, aprovechas lo que cosechas [Privado]
Jue 5 Oct - 18:49 por Ishbahn

» Un pésimo primer encuentro [Privado]
Jue 5 Oct - 18:41 por Ishbahn

» Mientras más tentáculos mejor...♡ [Privado]
Jue 5 Oct - 2:11 por Clauster Disouls

» Registro de canto
Miér 4 Oct - 23:51 por Frank Da Silva

» Registro de voces
Miér 4 Oct - 23:46 por Frank Da Silva

» Tomemos un respiro [Libre]
Miér 4 Oct - 23:42 por Frank Da Silva

» Cazar o ser cazado, esa es la cuestión~ [Privado]
Jue 14 Sep - 2:42 por Clauster Disouls

» (╥︣﹏᷅╥) Picnic macabro, una historia basada en hechos reales (?) [Privado]
Miér 13 Sep - 23:35 por Clauster Disouls

» Playa desolada (Privado)
Miér 30 Ago - 0:11 por Caius Haiiki

» Encuentros inesperados [Privado]
Lun 21 Ago - 9:19 por Caius Haiiki

» ☾✧~El consuelo del sueño eterno~✧☽ [Libre]
Lun 14 Ago - 23:55 por Lily Flowerfield

» Paseo bajo el crepúsculo [Libre]
Lun 24 Jul - 1:02 por Adrien LeBlanc

» Falta de sueño [Libre]
Sáb 22 Jul - 21:37 por Kula Diamond

» Cielos obscuros, blancas intenciones [Privado]
Vie 21 Jul - 19:07 por Meri Kytte

Noviembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario

Personajes más activos del mes de Septimenbre
Los posteadores más activos del mes
Caius Haiiki
 

¿Quién esta en linea?
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 39 el Lun 4 Sep - 12:46.

La dama de rojo y la pequeña oveja [Cerrado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La dama de rojo y la pequeña oveja [Cerrado]

Mensaje  Blak Lowell el Jue 29 Ene - 17:07

Entonces lo que supuse se volvió cierto, la pequeña bruja había caído dormida a medio terminar sus palabras, le mire con cierta ternura y solo reí por bajo mientras una de mis manos se posaba sobre su cabeza para mantener esta quieta sobre mi pecho, evitando movimientos bruscos que pudiesen despertarle. Pero, ¿A dónde llevarla? No tenia ni la mas mínima idea de en donde vivía, y la distancia a recorrer para llegar a Ciudad Central era bastante como para ignorarla, suspire con cierto casación y busque en el bolsillo de la chaqueta que traía Meri cierto aparato, una ves sentí este entre mis dedos los extraje y lo abrí revisando las diversas aplicaciones, nuevamente debía usar mi móvil para ubicarme en la misma nada. Era un problema en verdad, y el amanecer parecía aun más lejano que nunca. Aun así… No todo era del todo malo, formule una tenue sonrisa en mis labios mientras mis pies avanzaban por el borde de la carretera, ¿Caminar toda la noche? Podría ser la respuesta más correcta, al fin y al cabo, estaba acostumbrada a ello, y cargar a Meri no se me era para nada molesto. Alce mi mentón observando como las estrellas giraban en su eje adornando con calma el lienzo de la noche, sin duda seria un paseo agradable. Mis pies comenzaron a avanzar a un ritmo continuo, pero a su vez cómodo, no demasiado lento, no demasiado rápido, todo era preciso, o al menos, así deseaba creerlo. ¿Por cuánto tiempo había sido incapaz de sentir el calor de otra persona? Era un roce agradable, un calor acogedor, como un hogar, ¿Quizás extrañaba aquellos días de mi niñez? Por supuesto, ahora lo recordaba… Aquella mujer tan amable y suave, tan servicial pero a su vez tan frágil.. Los humanos eran seres efímeros, su muerte llegaba cuando uno menos los esperaba. – Jessica… -susurre su nombre con ternura, ahogando cada letra en un profundo amor… Como le quería. Claro teníamos nuestras pequeñas peleas, todas debido a mi ser infantil, pero aun así… Se me presionaba el pecho al pensar en que ella no era mas parte de este mundo, que su hora había llegando hace mas de cien años… - El calor de una Madre… - Entrecerré mis ojos mientras mis brazos rodeaban en un abrazo el pequeño cuerpo de Meri, quizás era eso, quizás añoraba el calor de otro ser, el cariño, el afecto, el cuidado, pero en este caso, yo adoptaba la posición de mayor. Formule una tenue sonrisa melancólica mientras las luces de los automóviles chocaban contra nuestras figuras al pasar, de algún modo, me sentía  en paz. – Gracias Meri. – susurre mientras mis labios se posaban sobre su cabeza nuevamente, de algún modo, me sentía agradecida, agradecida de poder haber recodado algo así, algo tan elemental, algo… Tan bello.
Entonces fue cuando un auto se detuvo a nuestro lado, hizo parpadear un par de veces las luces, para de este modo captar la atención, voltee con cuidado y me acerque a la ventanilla, era un hombre de avanzada edad, junto a quien seria su esposa, pregunto por nuestro estado, y si necesitábamos ayuda o similares. Le sonreí de manera afable, y explique que íbamos camino hacia algún pueblo o ciudad, que estaba cuidado a una pequeña,.. Y esta necesitaba descansar. Para nuestra suerte, aquel hombre se ofreció a llevarnos, y por supuesto, acepte su amabilidad.  El viaje no fue demasiado largo, de ves en cuando realizaban una que otra pregunta, mientras yo me dedicaba a responder lo mas acertado posible preocupándome siempre de que Meri estuviese cómoda. Una vez en la ciudad me despedí de ellos agradeciéndoles. Una vez tocaba cargar a Meri, pero ¿A dónde? No me sentía segura de el llevarla a mi hogar, podría alarmarse al ver a mis tan peculiares compañeros, por lo que opte por ir a un tipo de posada de los límites de la ciudad, en ella me encargue rápidamente de los detalles. – Que día… - exclame mientras cubría con un par de mantas el cuerpo de Meri que reposaba en la cama, el amanecer se acercaba, y no sentía la necesidad aun de descansar, ya tendría mi momento. Me senté en uno de los sillones cercanos y espere ahí hasta que el sol se asomara entre las montañas… Aun tenia en mi cabeza la idea de cuidar de la pequeña oveja.


Última edición por Blak Lowell el Sáb 13 Ago - 13:29, editado 1 vez

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Blak Lowell
Dhampir
Dhampir


Ver perfil de usuario http://the-return-paradise.foro-gratuito.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La dama de rojo y la pequeña oveja [Cerrado]

Mensaje  Meri Kytte el Dom 1 Feb - 11:41

Solo cerré mis ojos por unos instantes… al menos eso sentí… pero cuando volvía abrirlos me encontraba en un lugar completamente diferente, sin tener demasiado tiempo para analizar la situación mis ojos volvieron a cerrarse… al abrirlos nuevamente no pude evitar confundirme un poco al darme cuenta de que estaba en una cama distinta a la mía, no pude evitar sentirme confundida y desorientada por culpa del sueño, mientras que miraba a mi alrededor intentando recordar como había terminado en ese lugar cuando de pronto todo lo que había sucedido volvió a mi mente al ver a la señorita Blak reposar en un sillón cercano, baje levemente la mirada sintiéndome culpable de haber hecho de que me llevara consigo todo el camino hasta… donde fuera que estuviéramos… solo esperaba no haber causado demasiados problemas… tome una de las almohadas en la cama y la abrase escondiendo mi rostro en está pensando en todas las molestias que ya la había causado.

Suspire levemente tratando de calmarme, no lograría nada acomplejándome por cada pequeño detalle, pero aparentemente sería bastante difícil dejar de lado esa inconveniente costumbre, aunque fuera por unos instantes, mire en su dirección mientras que aun tapaba parcialmente mi rostro ¿seguía despierta? ¿No había dormido por mi culpa? Sacudí mi cabeza intentando alejar un poco esos pensamientos negativos, si continuaba acomplejándome todo el tiempo de seguro terminaría por aburrirse de mi… y me consideraría una molestia, no, no ella no era esa clase de persona… no lo era… ¿verdad?

Sentía el repentino impulso de golpear mi cabeza contra algo hasta que todos los malos pensamientos se fueran de mi mente pero solo pensar en cuanto podría doler hizo que la idea se disipara rápidamente de mi mente… él silencio… todo el silencio me estaba haciendo mal, provocaba que pensara demasiado las cosas, debía hablar de algo… si… de seguro eso me ayudaría a calmarme… pero… ¿de qué hablar? “¿Qué le habrá pasado a ese monstruo después de que nos fuimos”, “Sabe… algo en usted me recuerda a mi fallecida madre”, “Estoy algo preocupada de que los fantasmas que viven en mi casa se descontrolen mucho si no vuelvo en el transcurso de la semana” de alguna forma cada frase para iniciar un tema de conversación que se me ocurría parecía más extraña que la anterior… mire a mi alrededor buscando casi desesperadamente algo de qué hablar con ella cuando mi vista se posó en la ventana –ya está amaneciendo…- comente esto sin darme cuenta antes de sonrojarme un poco ¿Qué clase de platica iniciaría eso? Era como esos comentarios del clima que siempre hacían que todo terminara en silencios incomodos en las películas… debía agregar algo más… algo que permitiera un intercambio de palabras más prolongado antes de que la conversación muriera –em… aunque de algo de miedo creo que… en verdad prefiero la obscuridad, siento que es algo… ¿más amable?- agregue tímidamente sin saber del todo como explicarme sin hablar demasiado… de seguro molestaría si hablaba demasiado… analizando un poco mis palabras no puede evitar sentirme algo avergonzada y termine volviendo a esconder mi rostro en la almohada que tenía entre mis brazos ¿Qué clase de comentario era ese? Ahora tenía que sonar como una gótica fanática de la obscuridad… no era como que tuviera nada en contra de los góticos ni la obscuridad… pero no lo era… y no quería causar malentendidos… espera… ¿no lo era verdad? Viviendo en una casa embrujada… usando casi siempre ropa obscura… quizás si clasificaba un poco… pero no estaba segura, quizás debería investigar de eso un poco más para decirlo con seguridad…

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Volver arriba Ir abajo

Re: La dama de rojo y la pequeña oveja [Cerrado]

Mensaje  Blak Lowell el Sáb 14 Feb - 19:58

Meditar, de algún modo esto era lo que mas se asemejaría a lo hecho lo largo de la noche, necesitaba tiempo para pensar, para darle orden a cada engranaje dentro de mi cabeza y así lograr que todo funcionara correctamente, sin embargo, por un descuido, por la comodidad, por el calido ambiente de la habitación junto al perfecto silencio me distraje cayendo dormida sin mas al aparecer el sol. Un momento, uno segundos, eso es lo que era para mi, y para todos al despertar, no sentíamos las horas, no sentíamos el tiempo pasar, era un privilegio excepcional el dormir de cierto modo, pero el movimiento a mi alrededor me trajo de vuelta a la realidad tras un merecido descaso, abrí los ojos, alerta y de manera rápida, y pude ver como aquel pequeño bulto se revolcaba y movía para así finalmente te abrazase a un almohada a su lado, deseaba al menos entregarle algún tipo de palabra, pero entonces caí en cuenta que mi cuerpo estaba estático, tenso, perfectamente quieto, mi garganta se mantenía cerrada, y cada músculo en mi persona no reaccionaba; lo mas normal y aceptable para esto seria entrar en pánico y desesperarse, pero este no era el caso, me sentía incomoda, pero solo podía aguardar a que mi cuerpo reaccionara en unos minutos, era como estar atada, completamente inmovilizada, recordaba que cuando era mas Joven me hacia la aterradora idea de que seres inexistentes me sujetaban con violencia para ahogarme, pero al darme cuenta que mi respirar y todo lo necesario parar vivir seguían su curso normal comencé a acostumbrarme.
Al sentir aquella sensación de liberación suspire suavemente mientras formulaba una sonrisa de alivio en mi rostro con rapidez, guié mí vista hacia Meri con cuidado y me levante para acercarme a ella, pose mi diestra sobre su pequeña cabeza desordenando aun más su esponjosa cabellera. - ¿Quieres ir a desayunar? – susurre entre pequeñas risas, sentándome en uno de los borde de la cama para mover mis pies y quitar de estos aquel calzado alto, ciertamente yo no tenia la necesidad de comer, ni mucho menos de beber algo que pudiesen ofrecerme normalmente, pero ella si, después de todo, era en parte humana, ¿No? Gire mi cuerpo cargando una de mis rodillas en la cama y gatee hasta ella para ubicarme en su espalda, verdaderamente… Su cabello era un desastre. Busque con la mirada y en aquella mesa de noche estaba lo que tanto buscaba, tome un cepillo, y con cuidado y mis manos primero comencé a desenredar uno a uno los largos rizos de la pequeña oveja, y, aun que fuera un tanto difícil trataba de evitar jalar demasiado para no lastimarla. – Tu cabello me recuerda a las ovejas… - confesé mientras deslizaba desde lo alto de su cabeza hasta las puntas aquel cepillo, por lo menos para poder salir, mas tarde ella en la comodidad de su casa podría tomar un baño y arreglarse a su gusto, por ahora, solo abría que improvisar. – O quizás a las nubes. – musite mientras me disponía a seguir por el frente, dando una vuelta, para así quedar frente a ella; aun así, recordé por un momento que ella había cubierto nuevamente sus ojos luego de lo sucedido, ¿Tendría miedo a algo? Tense una recta línea en mis labios y lleve mi mano sobre aquellos gruesos mechones de cabello en mi rostro, ¿Éramos iguales en aquel aspecto o no? Diferentes motivos, pero misma acción. Reí por bajo y con la punta de mis dedos aparte uno a uno aquellos cabellos pasándolo detrás de mi oreja, dejando ver aquella cicatriz que cruzaba profundamente sobre el parpado de mi ojo, teniendo en este pequeñas marcas rojizas sin curar. ¿Estaba bien? Quien sabe, solo reí lentamente y proseguí a seguir peinando su llamativo flequillo.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Blak Lowell
Dhampir
Dhampir


Ver perfil de usuario http://the-return-paradise.foro-gratuito.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La dama de rojo y la pequeña oveja [Cerrado]

Mensaje  Meri Kytte el Sáb 14 Feb - 23:16

Todo el nerviosismo que había estado acumulando desapareció casi inmediatamente al sentir como mi cabello era despeinado con suavidad, me relaje rápidamente hasta tal punto que estuve a punto de volver a quedarme dormida, pero las palabras de la Señorita Blak me devolvieron un poco a la realidad, dirigí mi vista a mi propio estomago mientras que lo sostenía suavemente –estaré bien…- respondí suavemente, la verdad tenía hambre… pero no quería comer si ella no podía comer… y teniendo en vista su especie, en estas circunstancias sería algo complicado conseguir comida, a no ser que se alimentara de mi… sostuve suavemente mi propio cuello mientras que pensaba en esto, la verdad no tenía mayores problemas… siempre que sobreviviera al proceso… pero… ¿eso significaría volverme un vampiro? Ya era difícil para mí ser una bruja competente… tener un cambio de especie probablemente me haría aún más inútil… dudaba mucho poder adaptarme al cambio, especialmente porque la idea de lastimar a otros para sobrevivir… no me agradaba en lo más mínimo… así que decidí no hacer ningún comentario al respecto, de todas formas no tuve mucho más tiempo para cuestionar esas cosas antes de que mi cabello comenzara a ser cepillado, volviendo a relajarme. -Una vez, conocí a alguien que decidió apodarme oveja chascona- suspire suavemente mientras que recordaba aquello, quizás bajo otras circunstancia me habría molestado un poco pensar en aquello pero ahora mismo me sentía tan tranquila que no me preocupaba… cerré mis ojos lentamente mientras que en mi mente comencé a tararear una canción, hacía tiempo que no estaba tan relajada y en confianza con alguna persona.

Volví a abrir mis ojos con calma al sentir como el pasar del cepillo por mis cabellos se había detenido, no pude evitar sentirme algo decepcionada por el hecho, no le pediría que continuara para siempre o algo así -¿Onee-sama?- la llame algo confundida sin entender porque permanecía sentada en silencio frente a mí, cuando la vi apartar la casquilla que cubría uno de sus ojos revelando una profunda cicatriz antes de ponerse a cepillar mi flequillo. -¿No duele?-  bastante preocupada pasee mi mano por su mejilla llegando lo más cerca posible de aquella herida sin llegar a tocarla temiendo provocarle alguna especie de incomodidad si lo hacía, por un momento temí que hubiera sido mi culpa por no haber podido ayudar con él monstruo…  pero pude darme cuenta de que aquella marca se encontraba ahí desde antes que nuestro encuentro ¿Qué debería hacer? ¿Qué debería decir? Sin llegar a ninguna respuesta que me pareciera correcta la abrace suavemente,  ella había decidido mostrarme algo que normalmente ocultaba… que probablemente la hacía sentir incomoda, al menos quería mostrarle que no la rechazaría por algo como eso –gracias por confiar en mi…- aunque me diera miedo ver a los ojos a los demás, esta vez lo hice antes de sonreír, la posibilidad de poder apoyarla aunque fuera un poco me alegraba bastante –no sé si sea del todo apropiado decirlo…- termine por desviar la mirada mientras que me alejaba levemente sin estar segura de si lo que estaba por decir era correcto o no… pero… probablemente era mejor que solo quedarme en silencio… probablemente –creo que esa cicatriz no se ve mal en usted, la hace ver ruda y fuerte- di un par de golpes al aire intentando reafirmar mi punto –pero al mismo tiempo, no interfiere lo suficiente como para quitarle puntos a su belleza y feminidad- en un principio dije esto sin problemas con una sincera sonrisa en mi rostro… pero después de unos instantes no pude evitar sonrojarme un poco por mi propio comentario –al menos… eso creo yo-

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Volver arriba Ir abajo

Re: La dama de rojo y la pequeña oveja [Cerrado]

Mensaje  Blak Lowell el Mar 24 Feb - 19:54

Mire a Meri por unos segundos mientras parpadeaba repetidas veces con sorpresa, hubo un momento de silencio, pero este fue destruido con una tenue y entretenida risa por mi parte, pose mi mano sobre su pequeña cabeza una vez mas, dando un par de palmadas para luego continuar cepillando su abultad cabellos. – Si así lo crees tu… - susurre con mas calma para luego terminar de peinar su blanca cabellera, una vez hecho esto introduje mi diestra en mi bolsillo para extraer de este una cinta de una tonalidad lila, sonreí por unos segundos y en su cabello coloque esta como si se tratase de un broche, ya que con dicha cinta tome una pequeña sección de su cabello dando un nudo de rosa. – Ya he terminado. – informe para luego hacerme a un lado y comenzar a ordenar mi cabello, algo rápido, pues al tratarse de mi, no debía tener tanto cuidado con el tirar o causar alguna molestia. Me levante y tome la chaqueta tendida en la cama, colocándome esta con cierta gracia para luego extender mi mano a la pequeña a mi lado. – Te comprare unos pastelillos, ven. – susurre de cierto modo para convencerla, ¿Un chantaje quizás? Por su aspecto me daba la idea de que quizás le gustarían las cosas dulces, pero ¿Esto no era tratarla como una niña? Ciertamente era bastante baja, pero por las proporciones de su cuerpo dudaba seriamente que fuera menor a los quince de edad. – Por cierto Meri, ¿Qué edad tienes? – tome su mano para luego guiarla a la puerta, cerrando esta tras salir y comenzar a avanzar por los largos pasillos y escaleras.
Me sentía de cierto modo un tanto avanzada de edrad, aquella joven, Meri me hacia sentir aquellos instintos que se podrían definir como maternales, pero esto no era incomodo o desagradable al menos para mi, era… Lindo de cierto modo. Espera ¿Lindo? ¿Desde cuando usaba ese tipo de descripciones? Golpee con la palma de mi mano mi frente sintiendo un leve dolor de cabeza, el solo pensar en ello me hacia recordar a ciertas personas rebosantes de alegría, al punto de sentir asco. No solo por pensar en aquella felina que saltaba de un lado a otro, si no que también recordaba a aquella ubres de vaca, y a la pequeña hada con cambios de personalidad, ¿Con quien rayos me estaba relacionando actualmente? En mi garganta sentía aquella sensación de ardor, el solo pensar en ellas me hacia pensar en vomitar arco iris y colores pasteles. Desvié mi vista hacia la pequeña oveja a mi lado, tenia un aspecto algo sombrío, pero si se le miraba con detención era como una gran bola de algodón de azúcar. – Demasiado linda. – murmure para mi misma mientras un tic nerviosa se asomaba en mi ojos izquierdo, ¿Caso ahora yo lucia como alguien seria, masculina o aburrida a su lado? Bueno, esto no me preocupaba mucho, pero aun así me sentía como de esos príncipes de los cuentos de hadas, rodeado de dulces princesas. Rayos.


Última edición por Blak Lowell el Vie 13 Mar - 14:35, editado 1 vez

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Blak Lowell
Dhampir
Dhampir


Ver perfil de usuario http://the-return-paradise.foro-gratuito.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La dama de rojo y la pequeña oveja [Cerrado]

Mensaje  Meri Kytte el Vie 13 Mar - 13:47

Me sorprendí un poco al escucharla reír pero no tarde en suspirar con alivio, al menos no se había enojado y parecía que mi comentario la había puesto de buen humor lo que me hacia bastante feliz, pero, aun así, no podía pensar en algo de qué hablar ahora que ese tema había acabado, así que guarde silencio cerrando levemente mis ojos bastante relajada mientras que ella terminaba de cepillar mi cabello, eventualmente poniendo una cinta en este que tanteé suavemente con mis dedos antes de sonreír un poco –gracias- ¿Cuántas veces le había agradecido? ¿Cuántas veces me había disculpado? Realmente no estaba llevando la cuenta pero de seguro ambos números eran exageradamente altos considerando el tiempo que llevábamos de conocernos y de seguro continuaría aumentando un tanto exageradamente.

La vi levantarse y extender su mano hacia mí con un tanto de sorpresa, especialmente después de verla volver a tomar su chaqueta ¿quería que saliera así? Dirigí mi vista a mí misma por unos instantes, la polera que usaba en esos instantes era lo suficientemente larga como para pasar por un vestido, pero aun así… era demasiado corta para mi gusto, originalmente había salido con una falda que llegaba hasta mi rodilla pero después de que mi cuerpo se había “encogido” debido al incidente del día anterior esta había terminado por caer al piso mientras que caminaba para después irse volando por el viento… maligno viento. Me distraje un poco de mis pensamientos cuando la escuche hablar sobre pastelitos y me levanté rápidamente de la cama tomando su mano… antes de sonrojarme un poco por lo rápida que fue mi reacción al escuchar sobre los dulces… -creo… que en algunas cosas realmente actuó como una niña…- comente esto suavemente mientras que desviaba un poco la mirada aun algo sonrojada –tengo diecinueve- conteste rápidamente la pregunta feliz de tener algo que me distrajera un poco de mis otros pensamientos mientras que la seguía, bajando constantemente mi polera con mi mano libre.

Aunque estaba algo distraída esforzándome por mantener mi ropa tapando lo suficiente como para hacerme sentir cómoda, pude darme cuenta de que la señorita Blak parecía tener alguna especie de conversación interna ¿era correcto preguntar? Me disponía a hacerlo cuando sus ojos se clavaron en mí haciendo que me paralizara por unos instantes antes de continuar siguiéndola en silencio lo que me permitió escuchar un pequeño y suave comentario ¿demasiado adorable? ¿Quién? ¿Yo? Negué rápidamente con mi cabeza un poco sonrojada, no era posible… yo no era adorable, solo era era rara… ¿verdad?

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Volver arriba Ir abajo

Re: La dama de rojo y la pequeña oveja [Cerrado]

Mensaje  Blak Lowell el Sáb 21 Mar - 19:47

Suspire agotada ante mis propias ideas, me estaba ahogando en un vaso de agua, y quizás todo el estrés reflejado en mi rostro por mera tontería espantaría a la pequeña oveja a mi lado, palpe con una de mis manos mi rostro, tratando de masajear este para mostrar una expresión mas serena, después de todo, no podía ir por ahí con una cara larga como si nada. Forme un puño frente a mi boca y tosí por breves segundos retomando así el hilo de la conversación -Ya veo, eres bastante joven aun. - ¿Joven? Claro, ya era mayor de edad, sin embargo a comparación de mi persona ella aun era una pequeña, o quizás… Yo era demasiado anciana. Le mire de rojo por unos momentos y note como con cierto esfuerzo trataba de lograr un largo mayor en su vestido, me detuve por unos momentos, ¿Qué podría hacer? Toque mi mentón con mi índice repetidas veces hasta recordar la ubicación de una tienda cercana, apresure mi paso, atravesando la puerta de el lugar para así avanzar por las calles junto a Meri, El sol brillaba en un cielo despejado, era un clima agradable, un poco de brisa, y las temperaturas no se inclinaban a favor de ni el calor ni el frió; aun así, era casi imposible el no sentirme incomoda con tanta luz a mi alrededor, pero supondría que esto era normal, por mas años que pasaran, mi ser siempre le seria mas fiel a las penumbras. – Ven, te comprare un pantalón corto, o algunas medias. – explique antes de detenerme frente a dos puertas de cristal, que al momento de pisar la alfombra frente a estas se abrieron sin problema permitiéndonos entrar. Una vez dentro mire de arriba abajo el cuerpo de Meri, dudando de la sección a la cual ir. ¿Se sentiría ofendida si me dirigía a la sección de niños? Probablemente. Suspire algo cansada y me acerque junto a ella a una de las vendedoras. Le explique con calma lo que necesitábamos, para que ella misma nos trajera un par de prendas y evitar acércanos a su vez al grupo de personas que atacaban los cajones de oferta y demás. - ¿Qué te gustaría comer mas tarde? – exclame mientras volvía mi cuerpo hacia mi pequeña acompañante, mirándola de reojo para luego tratar de Mostar una sonrisa mas amable, aun que esto era complicado, el hecho de que mis ojos fueran un tanto apagado y mis facciones poco notorias hacían todo un tanto mas difícil.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Blak Lowell
Dhampir
Dhampir


Ver perfil de usuario http://the-return-paradise.foro-gratuito.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La dama de rojo y la pequeña oveja [Cerrado]

Mensaje  Meri Kytte el Dom 12 Abr - 18:58

-N-no necesita gastar tanto en mi- respondí nerviosa ante su proposición de comprarme ropa nueva, pero ya estábamos en el interior del local y una de las vendedoras ya había partido a buscar diferentes opciones, antes de que pudiera hacer algo para detenerlo… definitivamente… mis reacciones eran demasiado lentas -m-me hace sentir culpable…- baje levemente la mirada mientras que continuaba luchando contra mi ropa, era tan incómodo, si lo dejaba así como así, se subía dejando mis piernas demasiado expuestas pero si lo bajaba demasiado terminaba mostrando mucho escote… mientras que más lo analizaba… especialmente considerando que no tenía mi billetera conmigo, más me daba cuenta de que no estaba en posición para negarme a su amabilidad  -yo… le pagare después- a este punto ya le debía la factura del hotel … la ropa  y luego la comida… quizás… si dejaba de lado la comida… sostuve suavemente mi estómago mientras que este sonaba quejándose por la falta de alimento… aparentemente tampoco podría rechazar eso…  -creo que me gustaría un helado- no pude evitar volver a desviar la mirada sintiéndome cada vez más culpable, debía hacer algo para compensarla por todo lo que estaba haciendo por mi… pero… ¿Qué podría ser?  -Usted… ¿no tiene hambre?- la mire a los ojos por unos instantes ladeando mi cabeza en gesto interrogante antes de volver a desviar la mirada, afortunadamente a pesar de la actividad en la tienda no había nadie lo suficientemente  cerca de nosotros para escucharnos hablar… poniéndome más nerviosa de lo normal… -¿mi sangre serviría para alimentarla? Podría poner un poco en una copa… o algo así… - me esforzaba en buscar alguna manera de hacerlo funcionar, después de todo… la idea de morir desangrada no era… agradable… y transformarme en vampiro… sería raro… ya tenía problemas en ser una bruja decente… cambiar mi especie a este punto… sonaba algo problemático… -la verdad no estoy muy segura de cómo funciona…-

Di un suave suspiro momentos antes de que aquella vendedora volviera con una selección de ropa, que revise fijándome más en el precio que en el diseño y sin dudarlo seleccione el modelo más económico, eran unas simples calzas negras que ayudarían a sentirme más tranquila.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Volver arriba Ir abajo

Re: La dama de rojo y la pequeña oveja [Cerrado]

Mensaje  Blak Lowell el Sáb 2 Mayo - 21:53

Se estaba preocupando demasiado quizás, pero era inevitable el ser amable con su persona, además, el gasto que estaba asumiendo por ella era casi mínimo, suspire poco a poco y con mi mano despeine parte de su abultada cabellera, me acerque a la vendedora, para así chequear el precio e ir a la caja para el pago, esto no tardo demasiado, quizás, uno o dos minutos, una vez echa la compra, voltee a mirar a la pequeña oveja que me hacia compañía ya vestida con la prenda en cuestión, el cambio en si no era demasiado en su apariencia, pero supondría que se sentía mas cómoda de tal modo. Le sonreí de manera rápida, moviendo mi rostro ligeramente para darle a entender que era hora de marcharse de la tienda. – No tienes que preocuparte por ello. – respondí ante su repentino deseo de pagarme los gastos anteriormente realizados, era gracioso para mi el verla entrar en aquel nerviosismo tan infantil solo por el hecho de hacerle uno o dos favores.
¿Hambre? Parpadee un par de veces un tanto insegura de al que se refería, puesto que, como era obvio yo no me alimentaba de lo que usualmente los humanos y otros seres lo hacían, y no solo esto, dicha comida siempre me daba una sensación seca, asfixiante, pero era lo natural, ¿No? Y aun cuando contara con aquellas píldoras tan recientes, y tan aclamadas por muchos de mi sangre no me llamaba la atención el ingerir dichos alimentos, casi se podría decir que me desagradaban. - ¿Hpm? – ¿Acaso me estaba ofreciendo de su sangre? Reí suavemente mientras caminábamos por las largues calles de la ciudad, se me hacia algo gracioso y en parte dulce de su parte el tratar de poner de su parte en la situación, pero no era necesario. – Descuida, estoy bien, no necesito “alimentarme” tan seguido. – explique con calma para luego posar mi mano contra el vidrio de las puertas rotatorias, avance junto a Meri en la misma casilla, sorprendentemente estaba completamente limpio, como si fuese nuevo, por lo menos, parecían tener una muy buena limpieza en el local. – Vamos. – Rápidamente busque con la mirada una mesa desocupada, a pesar de estar lejos de la mesa de servicio, escogí una que nos daba una basta vista de el exterior, deje mi abrigo colgado en una de las sillas, y le indique a Meri que se sentara.
En la mesa de servicio existían múltiples cosas a ingerir, recordé la petición de Meri y me acerque al joven que atendía las peticiones de los clientes, pedí su helado, junto con algunos brownies, en un pequeña taza serví un poco de té y agregue unas cuantas galletas aparte. Una vez todo listo lleve esto a la mesa, dejando todo en su lugar junto a la azúcar y otros agregados que podrían ser utilizados por Meri.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Blak Lowell
Dhampir
Dhampir


Ver perfil de usuario http://the-return-paradise.foro-gratuito.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La dama de rojo y la pequeña oveja [Cerrado]

Mensaje  Meri Kytte el Lun 4 Mayo - 20:55

Al verla partir hacia la caja con la vendedora decidí aprovechar para ir a los vestidores y ponerme mi nueva prenda sin verme demasiado al espejo, era un pequeño detalle pero ayudaba bastante a que me sintiera más cómoda, asustada de hacer esperar a la Señorita Blak volví corriendo al lugar donde nos habíamos “separado”, termine cayendo al piso tropezando con mis propios pies, pero logre levantarme rápidamente antes de que nadie se diera cuenta… creo… -y-ya veo- respondí aun algo nerviosa por la caída mientras que limpiaba algo de polvo, parecía que mi constante preocupación hacia que se preocupara… si es que eso tenía sentido… así que decidí intentar dejar de darle vueltas al asunto… aunque… sabía que probablemente sería imposible para mi hacer eso.

Mientras caminaba junto a ella la escuche reír levemente antes de rechazar mi ofrecimiento, no pude evitar sentirme algo aliviada de que mi comentario no la hubiera molestado… y de no tener que correr el peligro de desangrarme, pero a la vez era un tanto decepcionante ser incapaz de serle de utilidad, cerré mis ojos por unos instantes y tome algo de aire, tenía que ser positiva de seguro algún día lograría ayudar en algo… al menos eso esperaba.

Antes de que me diera cuenta ya estábamos dentro de un restaurante, debido a la altura de la silla… o quizás por mi pequeñez, mis pies no alcanzaban el piso haciendo que no pudiera resistir el impulso de balancear levemente mis piernas, no entendía bien porque pero era divertido a su manera, quizás porque me ayudaba a distraerme aunque fuera un poquito de mis pensamientos, al ver llegar la comida no pude evitar dar un leve saltito de emoción antes de acomodarme un poco más en la silla de forma de poder ver mejor lo que estaba servido en la mesa, no pude evitar quedarme fascinada por unos instantes, quizás porque tenía hambre…  o porque amaba los dulces… o porque todo se veía tan bonito,  junte mis manos mientras que las apoyaba suavemente contra mis labios esforzándome por decidir por cual platillo debería empezar, pero entonces la culpa me golpeo de nuevo ¿de verdad estaba bien que comiera esto? dirigí mi mirada a la señorita Blak, una parte de mi necesitaba su aprobación pero no me atrevía a preguntarle, ya la había molestado mucho con mis inseguridades, desvié levemente la mirada algo feliz de que mi flequillo estuviera tapando parte de mi rostro, en ese momento mis ojos tenían que verse como los de un animalito suplicante, solo tenía que tomar los cubiertos y comenzar a comer… estaba bien hacer eso… lo sabía pero, algo en mi simplemente no me dejaba actuar, haciendo que terminara inflando mis mejillas por la frustración, mordí suavemente mi labio inferior, de alguna forma no tenía alternativa, apoyé mis manos en la mesa antes de volver a voltear hacia ella sin verla directamente –¿d-de verdad está bien que coma esto?- pregunte avergonzada mientras que ladeaba levemente mi cabeza en un gesto interrogante, simplemente no podía evitarlo… ella había comprado la comida, técnicamente le pertenecía… así que algo en mi mente necesitaba su aprobación… antes de permitirme consumirla.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Volver arriba Ir abajo

Re: La dama de rojo y la pequeña oveja [Cerrado]

Mensaje  Blak Lowell el Miér 6 Mayo - 20:03

¿No era graciosa? Sonreí ampliamente con aquella calma imperturbable apoyando uno de mis codos contra la mesa para luego dejar reposar mi rostro sobre la calma de mi mano, no era necesario el estar dudando de cada una de sus acciones, ¿Pero que se le podía hacer? Reí por bajo levantando mi diestra para que fuese visible y realizar un movimiento de arriba abajo. – Adelante. – susurre secamente para luego guiñar uno de mis ojos en señal de aprobación, aun estado frente a ella, y a una distancia prudente, podía oír el rugir de su pequeño estomago, ¿Cómo seria el volver a experimentar dichas reacciónes? Apenas era capaz de recordar aquellos días de mi niñez (O por lo menos, los fragmentos de estas que he recuperado.), ciertamente me causaba curiosidad, pero no lo suficiente como para experimentar con mi propio cuerpo, espera, ¿Experimentar? ¿Cómo era que había llegado a dicho resultado? Era anormal el pensar en ello, ¿O quizás se trataba nuevamente del conectar de memorias? Fruncí mis labios, subiendo la mirada de un modo un tanto pensativo, ¿Quizás debía visitar el CDE nuevamente?
Volví mi vista a Meri, ¿Cuál era el problema? ¿Por qué debía preguntarme todo? Oí como entre inentendibles tartamudeos pedía mi aprobación a el comer, ¿De verdad? Suspire algo cansada y tome una de las cucharas ubicadas a la orilla del platillo con su té, rápidamente la hundí en el helado, para así tomar una porción moderada y precisa en el dicho instrumenta, hecho esto, solo extendí mi brazo hacia ella, introduciendo en su boca aquel congelado postre.  – Solo come. – ordene para luego soltar aquella cuchara y volver mi mano a mi regazo.
Deje que pasaron un par de minutos, algo para dejar que sus inseguridades pasaran y pudiéramos hablar con mas calma, casi tenia en mi mente todo un sistema de como tratar con ella, era bastante cómico. – Dime Meri… - inicie marcando una pausa considerable, permitiéndome organizar cada una de mis palabras. - ¿Cómo fue que llegaste a volverte tan pequeña anoche? Supongo que algún hechizo abra fallado, pero aun así, ¿Qué fue exactamente lo que paso?  - a pesar de haber charlado bastante (Dentro de lo que se puede considerar bastante tratándose de nosotras.), no habíamos tenido la oportunidad de aclarar como era debido los hechos de aquella noche, menos después de haber tropezado con tal bestia, aun podía recordar el dolor de sus golpes, pero por suerte, mi cuerpo ya estaba en buen estado, la sangre que corría por mis venas era ciertamente una ventaja en algunos casos, aun que claro, bajo el sol esta no era la mejor opción si no se tenia ningún tipo de protección.


Última edición por Blak Lowell el Mar 14 Jul - 17:45, editado 2 veces

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Blak Lowell
Dhampir
Dhampir


Ver perfil de usuario http://the-return-paradise.foro-gratuito.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La dama de rojo y la pequeña oveja [Cerrado]

Mensaje  Meri Kytte el Sáb 9 Mayo - 16:43

No pude evitar sentir como si hubiera hecho algo malo, como si hubiera sido regañada, pero al momento de probar el helado todos los pensamientos negativos se esfumaron de mi mente, no tenía por qué sentirme mal ¿cierto? tratando de aferrarme a este pensamiento comencé a comer por mi cuenta, sin prisa, cerrando mis ojos para poder concentrarme mejor en los sabores, prácticamente olvidándome de lo que sucedía a mi alrededor, al menos así fue hasta que escuche a Onee-sama hablar, su pregunta me sorprendió un poco… aunque supongo que era normal que quisiera saber cómo había terminado en esa situación –bueno…- me quede un tanto pensativa mientras que trataba de ordenar los hechos en mi mente buscando una forma de resumirlos y explicarlos –yo trabajo deshaciendo maldiciones y encontrando cosas perdidas, a veces romper una maldición toma mucho tiempo, más de lo que la persona puede aguantar… entonces estaba este sujeto, un ermitaño creo…- trate de dibujar la silueta de un hombre en el aire con mis dedos, de alguna forma esa clase de gestos me ayudaba un poco a ordenar mis pensamientos –estaba envejeciendo muy, muy rápido, si no hacía algo, iba a morir- no pude evitar agitar un poco mis brazos alarmada solo de recordarlo –entonces decidí combatir fuego con fuego y le puse mi propia maldición, una que lo encerraría en el cuerpo que tenía hace cierta cantidad de años atrás- suspire levemente, algo avergonzada de lo que había sucedido después –pero como había entrado en pánico parte de la maldición se expandió a mi sin que me diera cuenta…  tardo un rato en surtir efecto- tome algo de aire tras finalizar mi explicación ¿se había entendido? ¿Había usado muchas palabras? ¿Había usado muy pocas palabras? no pude evitar volver a ponerme nerviosa, pero no podía ceder ante eso otra vez, así que tome uno de los pastelitos y comencé a comer con pequeños mordiscos… como un hámster… solo que sin las mejillas infladas.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Volver arriba Ir abajo

Re: La dama de rojo y la pequeña oveja [Cerrado]

Mensaje  Blak Lowell el Mar 14 Jul - 18:25

Asentí lentamente mientras procesaba en mi cerebro cada una de sus palabras, sonaba un tanto, ¿Nerviosa? Bueno, era algo normal en ella a estas alturas, pero jamás dejaba de sorprenderme tal hecho. Dejando eso de lado, su oficio por decirlo de alguna manera era bastante interesante, ¿Maldiciones? Supongo que Meri se trataba de ese pequeño porcentaje de brujas que no se dedicaba a darle malas jugadas a las personas, bueno, y creo que aun que ella lo desease no podría, pues a mi parecer, ella era un ser amable. Quizás estaba siendo conmovida inconcientemente por su apacible personalidad, pero quien sabe, sentía como aquella extraña sensación, aquel sentimiento llamado afecto crecía poco a poco por su persona. – Entiendo. – musite mientras en mi rostro se dibujaba una sonrisa poco a poco, era una mirada algo diferente a lo usual, mas dulce, mas como lo que ella definiría como maternal.
Mi madre murió hace muchos años, siglos para ser mas exactos, apenas pude disfrutar parte su corta vida con la que disponían los humanos, pero… De cierto modo aun podía recordar el dulce aroma de su persona, aquel cabello rubio, suave y brillante bajo la calida luz del sol al atardecer. Aquellos ojos, similares a las profundidades del mar, los cuales de algún modo parecían absorberte en una sutil y calmada corriente; sin embargo, siempre, siempre en aquella mirada existía tristeza, ¿Ella sabría que su muerte estaba cercana? Aun a estas alturas y teniendo una madures considerable en mi persona me era incomprensible aquella dulce y amable sonrisa en su rostro, ¿Acaso ella no sufría? ¿Por qué sonreía aun cuando su cuerpo se deterioraba más y más? Mordí uno de los bordes de mi labios, ¿Frustración quizás? No, se sentía doloroso, melancólico, ¿Mi madre estaría satisfecha con la vida que tuvo? Aun recuerdo el como su pálido y ya sin vida cuerpo yacía sobre una de las mesas, esperando incluso algunos empleados a que aquella mujer de corazón tan blando despertara, pero… No fue así. El aroma de las rosas, aquellas blancas y puras flores rodeaba un poco mas su cadáver con el pasar de las horas. Era tan ilusa, ¿Cómo podía creer que solo con aquello mi madre despertaría?  Pero, ese era el curso de la vida, no podíamos cambiar lo que ya estaba escrito, ella deseaba vivir hasta su ultimo momento como una humana, como aquel ser lleno de amor y bondad que siempre fue.
Entonces, una fría sensación rodó por mi rostro, separe mis labios con sorpresa, abriendo los ojos a la par mientras las yemas de mis dedos cruzaban sobre mi mejilla, ¿Una lagrima? Mire como aquel cristalino liquido relucía en la puntas de mis dedos con algo de ingenuidad, ¿Por qué ahora? ¿Acaso mi madre se sentía de la misma forma al verme? Mire a Meri por unos segundos, en silencio, aun con aquel rostro digno de la misma sorpresa, ¿Protegerla? Aquella palabra resonó hasta los rincones mas escondidos de mi cabeza. Parpadee un par de veces para que luego mis ojos retomaran aquella calma casi imperturbable, yo… Ya lo entendía. – Lo siento Meri. – exclame mientras reía poco a poco limpiando hasta el mas mínimo rastro de aquella solitaria lagrima anteriormente derramada.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Blak Lowell
Dhampir
Dhampir


Ver perfil de usuario http://the-return-paradise.foro-gratuito.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La dama de rojo y la pequeña oveja [Cerrado]

Mensaje  Meri Kytte el Lun 14 Mar - 0:03

Aparentemente compartimos la misma sorpresa al momento en que aquella solitaria lagrima recorrió su mejilla ¿había hecho algo malo otra vez? Negué rápidamente con mi cabeza para alejar aquellos pensamientos antes de que mi sospecha fuera medianamente confirmada, ella se disculpo… ¿Por qué? –n-no hay problema- respondí torpemente –d-de verdad esta bien…- baje mi mirada avergonzada, de verdad era pésima con las palabras ¿Cómo podía hacerle llegar mis sentimientos? Nos conocíamos hace tan poco… pero el vinculo que se forja tras luchar contra un oso mutante en las montañas es fuerte… supongo, y más allá de eso la admiración que había sentido por ella desde el primer momento no permitiría que me fuera indiferente…. “amor a primera vista” si algo como eso existe, de seguro también se podría aplicar a cosas como la amistad, después de todo, la amistad era un tipo de amor ¿verdad? Como el entre hermanos solo que sin la necesidad de un vinculo legal o sanguíneo, quizás lo analizaba demasiado y de todas formas no era al momento de hacer eso, era el momento de pensar en como expresar estas cosas amorfas llamadas emociones, de seguro había una forma simple de redactar el mensaje pero simplemente no podía encontrarla, mi mente estaba bloqueada, paseando mis ojos por el local como en búsqueda de inspiración pude divisar un viejo piano, cosa que me sorprendió gratamente dándome una idea un tanto vergonzosa.

Levantándome rápidamente antes de que las dudas se apropiaran de mi, camine.. corrí, hacia quien era el dueño del lugar y señale el instrumento musical –e-el p-piano- mi nerviosismo debió ser evidente porque aquella persona pareció un tanto incomoda, aunque de todas formas aparentemente termino entendiendo mis intenciones simplemente asintiendo a lo que respondí con una pequeña reverencia antes de hacer un par de pequeñas preparaciones transformando a escondidas un par de objetos en otros instrumentos musicales y mientras que estos producían música por su cuenta en el fondo yo me dedique únicamente al piano durante unos instantes antes de comenzar a cantar… sin analizarlo demasiado… si lo hacia la vergüenza me invadiría y terminaría paralizada.

Spoiler:

Una vez la canción termino fue como si toda la vergüenza que había estado reteniendo llegara de golpe y antes de que me diera cuanta estaba escondida bajo la mesa que estábamos ocupando  –em… si se siente cómoda, cuando estemos juntas… puede contarme lo que quiera- escondí mi rostro entre mis manos tratando de aparentar un poco lo sonrojada que estaba, al final había encontrado las palabras justas, tanto espectáculo no había sido necesario.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Volver arriba Ir abajo

Re: La dama de rojo y la pequeña oveja [Cerrado]

Mensaje  Blak Lowell el Sáb 9 Jul - 19:05

Una fugaz sonrisa cruzo mis labios mientras mis ojos se posaron sobre la blanca figura de Meri, parecía nerviosa, sin embargo, el cómo su voz recorría el salón resultaba cautivador, cada instrumento era guiado a través de su magia con precisión, los cuales se entremezclaban perfectamente. Una vez finalizado aquel acto rápidamente se escondió como si se tratase de un pequeño animal asustadizo, reí para mis adentros y me levante de mi lugar para así caminar hasta su persona, inclinándome con cuidado me asome por debajo del piano bloqueando la luz para ella. – Claro, y... Gracias, Meri. – exclame con una voz un tanto serena para luego extender mi mano hacia ella y acariciar su abultada cabellera, la atmosfera que generaba aquella joven era sin duda acogedora, lo cual sin duda también logro llegar a los corazones de los clientes de tal modo que, esto después de un largo silencio comenzaron a aplaudir de una forma suave y al unísono mientras comentarios con respecto a la presentación se cruzaban junto algunas miradas y sonrisas.
Permanecer al lado de Meri me suponía una paz casi palpable, su persona era agradable, aunque un tanto torpe, pero a pesar de su excesiva timidez, todo su ser lograba cautivar hasta el más oscuro rincón de mi ser. Vamos, que aquella joven era más que solo una pequeña oveja, pero yo no podía dejar de verla como a alguien que debía cuidar. - ¿Te parece si partimos ya? Te llevare a casa. – exclame para luego ayudarla a levantarse poco a poco, por supuesto que podría sencillamente llevarla de aquí para allá a través de ciertos poderes que poseemos los de mi especie, pero resultaba más conveniente y civilizado llamar a un taxi y ya; saque de uno de mi bolsillo mi móvil y parque rápidamente a una agencia que tenía guardada para así pedir el dicho transporte. – Tomaremos un taxi. – susurré para Meri mientras el tono de marcado parecía interminable, pero después de unos segundos más de espera fui atendida.
Mire desde una ventana del lugar como el sol pegaba con fuerza sobre las calles de la ciudad, aun cuando tuviera a mi disposición una de esas dichosas piedras de luna para evitar volverme polvo, era hora de ir por un nuevo anillo, ya que este parecía haberse dañado con tantas experiencias fuertes de mi diario vivir, seguro que uno de estos días me esfumaría en el aire solo por darle un golpecito en algún lugar.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Blak Lowell
Dhampir
Dhampir


Ver perfil de usuario http://the-return-paradise.foro-gratuito.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La dama de rojo y la pequeña oveja [Cerrado]

Mensaje  Meri Kytte el Dom 17 Jul - 20:58

¿Estaban aplaudiendo? ¿La música había sonado bien? aquellas dudas y muchas más desaparecieron de mi mente al sentir una suave caricia en mi cabeza, entonces abrí mis ojos y pude verla, no estaba enojada, era un alivio, tenía el presentimiento de que había arruinado un poco mi mensaje de “confía en mi” al reaccionar como un animalito asustado al darme cuenta de que me estaban observando, pero al menos, quizás un poco, la había hecho ver mis ganas de ayudar.

Tome algo de aire intentando tranquilizarme y sonreí para ella –espero que pueda confiar en mí, aunque sea un poco- tome sus manos y ya levantada di un par de saltitos un tanto desesperada por dar mi punto a entender –aunque me vea así, sé que puedo ser útil- dejando los saltos de lado me puse de puntitas intentando que nuestras alturas se igualaran un poco -no tengo mucha confianza pero mi magia es fuerte- de pronto recordé las circunstancias en las que nos conocimos y desanimándome un poco desvíe la mirada –cuando… no tengo un accidente…- mi cuerpo ya estaba bastante recuperado, pero aún no estaba del todo bien.

-¿Partir?- era verdad, ya se estaba haciendo algo tarde y de seguro ella no quería perder otro día con alguien que recién acababa de conocer –está bien- me aleje un par de pasos pensando en cómo volver a casa, quizás costaría un poco pero de seguro podría volver volando, me perdí un tanto en mis pensamientos cuando -¿un taxi?- negué rápidamente con la cabeza ante la sugerencia –no, no, no, no, ya la he hecho gastar demasiado en mi- bastante nerviosa por el hecho comencé a correr en círculos pensando una forma de hacerle ver que estaba bien –yo puedo volver sola, no se preocupe- tome una servilleta de una de las mesas y pasando mi mano por sobre esta marque con leves quemaduras un conjunto de números, deposite el papel  entre sus manos antes de comenzar mi carrera hacia la salida, de verdad no quería seguir abusando de su amabilidad -ese es mi número, si necesita algo- me despedí con la mano antes de mirar a mi alrededor buscando algo que me pudiera servir, cuando encontré un palillo en el suelo, recogiéndolo lo transforme en una escoba antes de emprender el vuelo, prácticamente huyendo del lugar.

[TEMA CERRADO]

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Volver arriba Ir abajo

Re: La dama de rojo y la pequeña oveja [Cerrado]

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.