Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Mientras más tentáculos mejor...♡ [Privado]
Ayer a las 4:05 por Meri Kytte

» Mother Knows best [Privado]
Vie 15 Sep - 17:19 por Clauster Disouls

» Cazar o ser cazado, esa es la cuestión~ [Privado]
Jue 14 Sep - 2:42 por Clauster Disouls

» (╥︣﹏᷅╥) Picnic macabro, una historia basada en hechos reales (?) [Privado]
Miér 13 Sep - 23:35 por Clauster Disouls

» Playa desolada (Privado)
Miér 30 Ago - 0:11 por Caius Haiiki

» Encuentros inesperados [Privado]
Lun 21 Ago - 9:19 por Caius Haiiki

» Obtienes lo que mereces [Privado]
Lun 21 Ago - 9:13 por Caius Haiiki

» ☾✧~El consuelo del sueño eterno~✧☽ [Libre]
Lun 14 Ago - 23:55 por Lily Flowerfield

» Un encuentro ocasional [Privado]
Sáb 29 Jul - 19:35 por Honlon Takanashi

» Paseo bajo el crepúsculo [Libre]
Lun 24 Jul - 1:02 por Adrien LeBlanc

» Cosechas lo que siembras, aprovechas lo que cosechas [Privado]
Dom 23 Jul - 21:23 por Lily Flowerfield

» Falta de sueño [Libre]
Sáb 22 Jul - 21:37 por Kula Diamond

» Cielos obscuros, blancas intenciones [Privado]
Vie 21 Jul - 19:07 por Meri Kytte

» Semana festiva. [Libre]
Jue 20 Jul - 2:10 por Clauster Disouls

» Primera noche [Cerrado]
Lun 17 Jul - 20:38 por Blak Lowell

» Profundidades del Agua.[Semi-Privado]
Dom 16 Jul - 19:22 por Kai Nagisawa

» Pesar [Privado]
Dom 16 Jul - 19:13 por Blak Lowell

» Un afortunado reencuentro [Privado]
Dom 16 Jul - 18:04 por Kotoha Crosszeria

» Pocas Palabras. [Privado]
Dom 16 Jul - 8:08 por Etsu Horie

» Un pésimo primer encuentro [Privado]
Vie 14 Jul - 19:48 por Blak Lowell

Septiembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Personajes más activos del mes de Septimenbre
Los posteadores más activos del mes
Clauster Disouls
 
Meri Kytte
 

¿Quién esta en linea?
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 39 el Lun 4 Sep - 12:46.

El comienzo de la epidemia [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El comienzo de la epidemia [Libre]

Mensaje  Lily Flowerfield el Sáb 21 Ene - 20:22

Las estrellas se habían alineado a mi favor, al fin lograría llevar a cabo aquel plan que llevaba formulando desde hace unos días, al trabajar en la enfermería era imposible que no me diera cuenta, de ciertas debilidades conjuntas en el alumnado y hasta cierto punto los sistemas de seguridad, cosas que agradecía porque me daban algo de entretención extra.

No era como si no tuviera cosas que hacer normalmente, aunque estuviera lejos, aun tenia ciertas responsabilidades con mis laboratorios y las clínicas, solo que ahora en parte el poder cumplir aquellas labores requería de la responsabilidad de otros, que me enviaran los informes y otras cosas, sinceramente, este trabajo es como vacaciones, no tener la presión constante de que alguien se apareciera para intentar matarme, ni tener que pasearme por Ragnar para ver cómo le iba a mi personal, viajar a realizar experimentos a distintos lugares para que mi actividad no se concentrara en un solo lugar, era… como decirlo, algo aburrido y desconcertante, al final del día continuaba siendo un loco que se había metido en un establecimiento sospechoso para poder extraer información y muestras de ADN en forma directa de un diverso número de especies, pero aun así, ser el enfermero de un colegio continuaba siendo demasiado normal.

Pero, en fin, había surgido la oportunidad de hacer algo medianamente interesante, no tenía turno en la enfermería, el laboratorio estaba en desuso y había logrado que me dieran permiso para utilizarlo, así que al fin podría jugar con algo más que un mechero y un par de tubos de ensayo, técnicamente podia completar mi experimento con lo que ya tenía en la enfermería pero estaba aburrido de estar ahí todo el maldito día y quería probar juguetes nuevos, sin mencionar que en el laboratorio tenía la oportunidad de cerrar bien las cortinas a prueba de luz y trabajar cómodamente en la obscuridad.

Mantener los “ingredientes” a la temperatura perfecta, mezclarlos en el momento preciso, en las cantidades exactas, esperar que una anomalía arruinara un proceso teóricamente perfecto y tener la oportunidad de analizarla en detalle para poder replicarla en el futuro y encontrarle utilidades, quizás lo último era improbable, pero hacia pequeños experimentos como este mucho más interesantes.

No paso mucho tiempo para que un par de versiones estuvieran listas, unas dentro de tubos de ensayo y otras como pastillas  fuera de un suave aroma a miel y menta, todo había quedado limpio y organizado, preparado para probar la segunda opción que se me había ocurrido, cosa que haría de inmediato, porque hasta que me las ingeniara para convencer a un alumno que terminara en la enfermería de probar mi invención o ingeniármelas para alterar la comida de la cafetería con ella sería algo difícil comprobar sus efectos -ah, quiero un conejillo de indias- comente en voz baja antes de mirar hacia la puerta, quizás, con algo de suerte podría atraer a algún “voluntario”.

Dejar la puerta abierta quizás dejaría entrar algo de luz, alterar un tanto la temperatura y aumentar el número de partículas flotando en el aire, pero quizás también traería a alguien con quien jugar.


_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: El comienzo de la epidemia [Libre]

Mensaje  Caius Haiiki el Sáb 21 Ene - 23:45

Desde hace unos día me había propuesto no volver a faltar a ninguna clase, no solo eso, sino que también atender. No pretendía volverme un alumno modelo ni muchísimo menos y aunque lo intentara tampoco lo conseguiría, pero intentar hacer algo más. Para algo había venido o eso se supone. No me gustaba pensar en la estúpida carta, seguía sin estar muy seguro de la razón por la cual acepté. Debería haberlo pensado un poco más, no es que me arrepintiera, en ocasiones era agradable. Ahora al meno tenía algo que hacer, bagar sin rumbo empezaba a ser muy aburrido pero esto con el tiempo empezaría a parecerme muy monótono.

Se suponía que había ido a la biblioteca para hacer tiempo en lo que terminaban las clases que me resultaban tediosas pero me había quedado traspuesto. Ahora el problema era que no estaba seguro de cual era mi siguiente clase, no me sabía aún el horario y ni siquiera recordaba que en que día estábamos. Froté mi ojo derecho con el dorso de mi mano para intentar espabilarme un poco. Cuanto antes saliera de la biblioteca mejor, quizás incluso me daba tiempo a llegar a clases, en realidad lo dudaba mucho y si llegaba de seguro me echarían la bronca y para eso simplemente prefería no asistir.

El silencio de la biblioteca era bastante agradable pero ya llevaba demasiado tiempo aquí, tendría que cambiar el lugar. Abrí lentamente la puerta, lo ultimo que quería era encontrarme con algún profesor, no quería volver pronto al aula de castigo.
Los pasillos estaba completamente solitarios, esto ya se me había hecho costumbre, podía escuchar con claridad a lo que ocurría dentro de cada aula. En algunas solo se escuchaba el bullicio de los alumnos, en otras al maestro dar clases y otras estaban completamente en silencio. Estaba yendo en la dirección opuesta a mi aula pero ya había decidido que tampoco asistiría a esta clase, a lo mejor a la siguiente o ya si eso mañana.

No estaba seguro de todas las aulas que se encontraban por esta zona, nunca me había tomado las molestias de conocer en profundidad el centro. Tarde o temprano tenía que ponerme a ello. Sentí un aroma dulzón en el ambiente, era como miel o algo parecido, era un olor muy sutil pero destacaba lo suficiente. El olor parecía provenir de un aula que se encontraba abierta, el interior parecía algo oscura y eso hizo que mi curiosidad aumentara. Sin pensármelo mucho dí un paso al interior, estaba claro que el olor provenía del aula pero eso pasó a segundo plano cuando observe el interior.

Me resultaba extrañamente familiar, había muchas maquinas y una extrañas partículas en el aire ¿cómo no lo noté antes? Mi vista pasó por todo el aula y fue ahí cuando me percaté de que no estaba solo ahí dentro.
Eh. lo siento yo... No estaba muy seguro de lo que decir en el momento, todo era muy extraño. Mi vista pasó de la persona enfrente de mí a una especie de tubos que se encontraban sobre una mesa, de ahí parecía provenir ese olor dulzón. ¿Qué es eso? La pregunta fue bastante involuntaria pero estaba demasiado interesado en los tubos como para percatarme de eso.

_________________
avatar
Caius Haiiki
Homúnculo
Homúnculo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El comienzo de la epidemia [Libre]

Mensaje  Lily Flowerfield el Dom 22 Ene - 19:55

¿Qué hacer? ¿Qué hacer? era increíble y malo a la vez, había llegado algo más interesante de lo esperado, cosa que me ponía en un dilema, una parte de mi tenía ganas de actuar como un maldito desgraciado  porque llevaba un buen tiempo aparentando amabilidad para mantener las apariencias en mi puesto de trabajo, pero si esa criatura terminaba odiándome no querría hablar conmigo y de solo mirarlo surgían tantas dudas que sería mucho más conveniente resolver en una conversación que en una camilla, por no mencionar que solo diseccionaba “voluntarios” y que hacer algo así descuidadamente en este tipo de entorno me podría traer consecuencias indeseables.

Una vez supere la decepción de no haber podido soltar una riza maléfica  al ver mi maligno plan de atraer a alguien con la apertura de la puerta concretarse, decidí, que no era educado dejarlo ser el único que hablara y acto seguido le dirigí la palabra -no te preocupes, si deje la puerta abierta es porque no tengo problemas con las visitas- comente esto decidiendo portarme bien por el momento, mientras que continuaba trabajando en organizar los ingredientes para la nueva fórmula que deseaba probar, al escuchar su pregunta no pude evitar reír un poco, aparentemente su pequeño nerviosismo por interrumpir a un extraño no era suficiente para detener la curiosidad, que seguramente lo habría atraído al laboratorio desde el principio  -antes de responder, me gustaría preguntarte ¿Qué crees que es?- le di la espalda unos instantes distribuyendo las herramientas en otra mesa de trabajo despejando la que sostenía las muestras, dándole más espacio para acercarse y mirar sin correr el riesgo de romper algo fuera de los tubos de ensayo -y de paso podrias contarme quién y qué eres- sin pretender que me diera esa información de la nada, opte por presentarme primero -por cierto mi nombre es Lily Flowerfield, soy un elfo y trabajo de enfermero de esta institución, o doctor, dependiendo de la gravedad del caso- volviendo a prender un par de mecheros para calentar un par de líquidos, el nivel de luz se incrementó un poco, pero seguramente no era el nivel adecuado para mi “invitado” –puedes prender la luz si quieres- comente mientras señalaba en la dirección general del interruptor –y si no te incomoda, me gustaría que cerraras la puerta- agregue esto mientras que me bajaba del banco que desgraciadamente tenía que subirme para alcanzar los objetos sobre las mesas con comodidad, en ocasiones ser tan bajo de verdad era una lata, en especial cuando los constructores de muebles tenían la ilusión de que solo existe gente de más de un metro setenta en el mundo capaz de utilizar sus instalaciones, es decir, los mesones eran ridículamente altos… para mí.

Aunque podia mantenerme entretenido con mi pequeño experimento, la verdad era algo complicado reprimir el impulso de bombardearlo de preguntas, pero era mejor ir  de a poco, evitar asustarlo y quizás convencerlo  disimuladamente de participar en algunas pruebas después, no era como si fuera a simplemente empujarlo al suelo y forzarlo a beber líquidos sospechosos.

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: El comienzo de la epidemia [Libre]

Mensaje  Caius Haiiki el Mar 24 Ene - 22:44

Pese a estar completamente seguro de que esta era la primera vez que me encontraba en este lugar, se me hacía sumamente familiar, todo esto me daba una extraña sensación y la oscuridad del lugar lo hacía ver algo tétrico incluso. Todo esto era extraño ¿qué se supone que estaba haciendo? Por el olor podía decir que era comida pero lo dudaba muchísimo. Su rostro no denotaba enfado ni siquiera incomodidad por lo que entendí que esto no le desagradaba. No parecía ser un alumno ¿sería un profesor? Al menos no me había dicho nada por estar fuera de mis clases.

Intentaba imitar su expresión serene pero me era algo difícil en esta situación. En un principio lo primero en lo que pensé fue en salir corriendo pero eso habría sido una estupidez y habría estado muy fuera de lugar y no quería parecer raro delante de ella o él. Este era uno de los lugares más seguros en los que había estado por lo que no estaría nada mal que mantuviera mínimamente la compostura.
No estaba seguro de si me contestaría, se veía algo ocupado y a lo mejor me ignoraba por completo, esa siempre era una opción pero como la mayoría de gente con la que me topaba decidió hablar ¿Por qué no optaban por ignorarme? Eso haría las cosas más fáciles pero en parte también era mi culpa por iniciar la conversación, debería aprender a controlar mi curiosidad.

La curiosidad me carcomía por dentro pero no me sentía con el valor suficiente como para hacer más preguntas, no quería molestar pero en este caso lo mejor sería irme sin mas aunque ya había afirmado que las visitas no le molestaban. En cualquier momento me veía rompiendo algo y de verdad prefería evitar ese incomodo momento. Su pregunta en verdad me pillo de improviso y eso era malo, cada vez que alguien me preguntaba algo mi mente se vaciaba por completo
Es… ¿Algo comestible? La respuesta me resultó algo tonta pero fue lo primero que me hizo pensar ese olor dulzón. Es de esa comida extraña que come la gente. Para mí todas las comidas eran extrañas, demasiados sabores y olores. Cambió las cosas de sitio ¿tengo la palabra torpe inscrita en la cara? Eso me hacía sentir algo más cómodo al tener un poco más de libertad para acercarme.
Casi me había olvidado de esa costumbre, cuando conoces a alguien tienes que presentarte pero siempre se me olvida ¿hay que hacerlo siempre y con todos? Por supuesto iba a presentarme y más ahora que él había tomado la iniciativa, ahora al menos ya no tenía la duda sobre su género.
Caius Haiiki, eh… Estudiante. Dudé unos segundos, él era un elfo y yo en parte también. Homúnculo, es un placer conocerle. Ahora sabía a qué se dedicaba, eso me daba algo más en lo que pensar. ¿Entonces son medicinas? Era otra de las opciones, podría estar creando medicinas.

No tenía mucho más que hacer aparte de mirar como realizaba sus… cosas.
No es necesario, se ve bien. No aparté la vista de las llamas, aunque no sabía qué hacía era bastante interesante, tampoco es que tuviera nada mejor que hacer. Sonreí sutilmente al ver lo difícil que le resultaba llegar a las mesas, no me había fijado en lo pequeño que era. Claro. Me acerqué hacia la puerta ¿Eso significa que ya no quiere más visitas o quiere encerrarme? Me giré hacia él, quizás era por su baja estatura pero a la vista no parecía muy amenazante, seguía con la mano en el poco de la puerta, todo ahora estaba más oscuro. Volví a acercarme a él manteniendo la distancia. Ahora mi vista se fijaba en él, para ser más exacto en sus orejas, en la única visible. La orejas puntiagudas era una de las características más llamativas de los elfos, yo prefería ocultar las mías todo lo que pudiera, con una raza era más que suficiente. Inconscientemente acerqué mi mano hacia él, mi intención era solo tocar su oreja pero al sentir la suavidad de su cabello también dejé que mis dedos lo rozaran suavemente.

_________________
avatar
Caius Haiiki
Homúnculo
Homúnculo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El comienzo de la epidemia [Libre]

Mensaje  Lily Flowerfield el Miér 25 Ene - 15:00

Cubrí mi boca por unos instantes dejando escapar una risa disimulada -así que “Algo comestible de la comida extraña que come la gente”- no se encontraba equivocado y no pretendía burlarme, pero, teniendo en cuenta la redundancia en palabras derivadas de “comida” y el pequeño énfasis en lo “extraño” no podía evitar que surgiera una pequeña pregunta  -con ese comentario no puedo evitar preguntarme de que te alimentas- a demás de que con la forma en que había formulado esa frase comenzaba a suponer que no se sentía exactamente integrado en la sociedad, especialmente considerando que se estaba saltando las clases.

-Lo sabia- comente emocionado mientras que juntaba mis manos en un único aplauso, tenia ese y otro presentimiento desde que había puesto mis ojos en él, probablemente porque ya había visto a muchos seres que habían pasado por experimentos… y porque hasta cierto punto Ragnar era el basurero del centro de experimentación -que especie más interesante- comente en voz alta mientras que, de buen humor apoyaba suavemente mi mejilla en mi mano derecha, intentando adivinar que clase de experimentos le habían realizado y para que -aunque me sorprende que puedas estar calmadamente en un laboratorio- tire aquel comentario al aire sin esperar mayor respuesta, el hecho simplemente me intrigaba -puedo suponer que la mayoría no reacciona bien a estos entornos- expandí un poco en mi punto, hablando un tanto desde experiencia personal, los ocasionales conejillos de indias que dejaba salir al exterior nunca se veían exactamente felices de volver a mis laboratorios, pero no tenia porque asustar a la criatura frente a mi con ese tipo de detalles.

-Buena deducción, es comestible y tiene fines medicinales- deteniendo el trabajo por unos instantes, respondí a la nueva hipótesis que había formulado a base de la nueva información una sonrisa -es mejor de esa forma, hay personas que no confían o directamente les temen las inyecciones y las pastillas, a demás es más fácil de probar- explique aquello antes expandir un poco mi punto -¿has escuchado del efecto placebo? En lo que respecta a los medicamentos, es cuando alguien ve mejoras solo porque piensa que existirán, no porque el supuesto remedio sea capas de producirlas- lo vi comenzar a aproximarse, pero le di prioridad a apagar el fuego que calentaba uno de los matraces de destilación que estaba usando -si le das un simple dulce a alguien diciéndole que es un remedio mágico que detendrá su dolor, existe la posibilidad de que el sujeto se sienta aliviado tras comerlo- di aquel ejemplo mientras que mesclaba las gotitas de liquido que había conseguido por el proceso anterior con una solución que había preparado con anterioridad provocando un leve cambio de coloración -por eso creo que el método más directo para probar la efectividad de ese tipo de cosas es derechamente no especificar para que sirve y ver el efecto- me quede en silencio unos instantes al darme cuenta de que había terminado dándole una pequeña clase de procedimientos farmacéuticos, sin tener en consideración el hecho de que quizás ya sabia de lo que estaba hablando, a pesar de que se lo había preguntado -perdón, solté una explicación sin darte tiempo de responder casi lo conocías- un pequeño suspiro escapo de entre mis labios recordando las ocasiones en que había asumido lo contrario, pensando que alguien conocía los conceptos que utilizaba, para simplemente terminar con una persona muy confundida frente a mi -lamentablemente la experiencia me ha enseñado a dar explicaciones por adelantado- fue mientras que le daba la espalda explicando esto que sentí un pequeño escalofrió debido al roce de sus dedos, al no sentir intenciones agresivas había asumido que simplemente se había acercado a mirar pero…

-…- Sin pretender parecer agresivo, tome algo de aire, sostuve suavemente su muñeca y deposite su mano en la superficie de la mesa antes de alejar la mía, estableciendo algo de distancia entre nosotros -Caius, tu compañía a sido sumamente grata y supongo que debo disculparme si alguna de mis acciones hizo parecer lo contrario, pero definitivamente no contamos con un grado de confianza tan grande como para sentirme cómodo con ese tipo de acciones- explique calmadamente con mis dedos entrelazados, aplicando una presión disimulada entre estos para mantener la calma de forma más efectiva, no podía decirse que estuviera enojado, pero de verdad no me agradaba el contacto directo, “piel a piel” especialmente con desconocidos, aunque tratara de aparentarlo ya de por si me era algo complicado con mi pareja -en otras palabras, agradecería que no invadieras mi espacio personal, o que al menos preguntaras antes de realizar ese tipo de acciones- desvié la mirada antes de dejar escapar un pequeño suspiro -te habría prestado unos guantes- comente comprendiendo que mis orejas le habían causado curiosidad pero en verdad, si hubiera sido con guantes, tela o algún otro elemento de por medio no habría sido tan “problemático”, aunque probablemente así “no tendría gracia” -bueno…- dejando en el pasado el hecho de que mi “invitado” no supiera que tiene que usar protección al hacer esas cosas con personas que no conoce bien para evitar problemas a futuro volví a juntar mis manos en un aplauso re-incorporando una sonrisa a mi rostro -si quieres puedes probar uno, para compensarme- sugerí de forma juguetona esto mientras que señalaba a los tubos de ensayó donde había dejando las muestras terminadas -si aun conservas tu sentido del gusto, podrás juzgar eso- agregue mirándolo a los ojos antes de volver al trabajo, para sacar la nueva tanda de opciones -pero es tu elección, después de todo somos esencialmente desconocidos y no es tu culpa que personalmente desprecie que me toquen innecesariamente y sin mi aprobación- tras guardar mi nuevo experimento en otra tanda de tubos, los deje junto a los otros etiquetándolos apropiadamente con letras y números antes de aproximarme al joven -permiso- “pasando cuentas” pero teniendo la consideración de informar mis intenciones, moví un mechón de su cabello, dejando expuesta una de sus orejas, tenia algo de curiosidad por comprobar algo extra respecto a su especie -hm…- mi sonrisa se amplio levemente al verlas, pero mi buen humor no me detuvo de ser considerado con su espacio, por lo que me aleje rápidamente tras confirmadas mis sospechas -me pregunto si recuerdas el fin de los experimentos que realizaron en ti-

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: El comienzo de la epidemia [Libre]

Mensaje  Caius Haiiki el Jue 26 Ene - 19:23

No me resulto muy extraño escucharle reír, mentiría si dijera que es la primera vez que alguien se ríe por algo que dije, pero tanto en esta como en las otras ocasiones no entendía muy bien lo que dije para causar esa reacción por su parte. A lo mejor es que estaba muy equivocado sobre esos extraños líquidos pero en verdad me dio la impresión de que eran comestibles aunque sabía que no todo lo que olía bien se podía comer, a lo mejor este era uno de los caso, quizás era tan obvia la respuesta que incluso le pareció estúpida. Bajé la vista mientras pellizcaba la yema de mis dedos, debería aprender un poco más sobre la gente normal, eso evitaría estos vergonzosos momentos y aunque mi rostro se mostraba bastante inexpresivo me encontraba bastante avergonzado. Pues… no necesito mucha comida. No estaba seguro del todo de si eso era cierto pero al menos no solía sentir hambre. como frutas y verduras a veces. Pensaba mencionar la comida del comedor pero normalmente solo me limitaba a olerla y con eso me parecía más que suficiente. Debería dejar de ir.
Enarqué una ceja al ver su emoción tras mencionar mi raza ¿qué tiene de emocionante? Hasta donde yo sabía ser un Homúnculo no era algo presumible ni tampoco algo por lo cual sentirse muy orgulloso, esa era la razón por la cual había pasado la mayor parte de mi vida en Ragnar. Su comentario me resultó algo extraño “interesante” ¿en el mal sentido? No entendía a lo que se refería.
¿Por qué es interesante? En realidad no sabía si quería saber la respuesta, debería hablar menos. Su mirada me hacía sentir extraño, incluso un poco incómodo ya que no sabía que era lo que se le pasaba por la cabeza en estos momentos. Mordía mi labio ante su comentario. ¿Debería sentirme incómodo? Desde un principio el lugar me hacía sentir algo extraño pero su comentario me daba a entender que no era raro. Miré a mi alrededor, me resultaba familiar pero… Volví a bajar la mirada, prefería no pensar en ello, quizás si me acordaba era peor. Pareces saber más cosas sobre mí que yo mismo.  Eso si me ponía algo incómodo aunque también me podría ser de utilidad la información que pueda llegar a darme.

Oh. No esperaba estar en lo cierto respecto a los líquidos ¿comestibles con fines medicinales? Eso no suena muy bien, pero al menos se veían más fáciles de consumir al ser un líquido pero ¿tendrá un buen sabor? Si la gente lo prefería antes que las inyecciones a lo mejor si.  ¿No son más sencillas las inyecciones? Aún me cuesta demasiado comprender a las personas, yo prefería un pinchazo antes de consumir cualquier cosa . Estaba a punto de negar mi conocimiento sobre ese tal efecto placebo pero no me dio tiempo ya que me lo acabó explicando igual, me resultó algo curioso lo mucho que podíamos llegar a engañarnos, es algo muy interesante. ¿Y puede ser al contrario? Si podías sentir mejoras solo por crees que existirán también tendría sentido que funcionara a la inversa, podrías acabar enfermándose solo de pensar que en realidad lo estás. Eso muy interesante. Seguía mirando como realizaba sus medicinas, al final tampoco había sido un mala idea entrar en el laboratorio, al fin y al cabo estaba aprendiendo cosas, quizás no me vallan a ser útiles pero la mayoría de las cosas que explican en clases tampoco les veo mucha utilidad pero si lo explican es por algo. Si por mí fuera me pasaría aquí hasta que se acaben todas las clases pero a lo mejor Lily tenía cosas que hacer después o a lo mejor se pasaba el día trabajando, eso suena aburrido pero siempre es mejor que no hacer nada.
Negué con la cabeza.
Es la primera vez que escucho esa palabra, yo no sé muchas cosa por eso siempre se agradece cualquier tipo de información. Desvié la mirada de las medicinas para mirarlo a él. Te ves cómo alguien muy inteligente. O quizás es porque yo algo corto. Apoyé mi mejilla sobre una de mis manos. Pues en mi caso me viene bastante bien, incluso si preguntas algo sobre mí no te puedo asegurar de si sabré la respuesta. Podría sonar algo extraño, me sentía como un niño que recién salea conocer el mundo, es como si tuviera cinco o cuatro años ya que no recuerdo haber vivido mucho más.

Su tacto no fue como yo me imaginaba, en si el pelo no era desagradable pero quizás por lo esponjoso o por su suavidad hizo que un extraño cosquilleo recorriera mis dedos. El contacto es algo que normalmente me ha resultado incómodo. Estaba claro que tocarlo no fue buena idea, por un momento pensé que al ser de la misma especie no sería tan desagradable.
Es el mismo tacto. No hablé muy alto ya que no me dirigía hacia él pero si era como yo tendría el oído lo suficientemente agudo como para escucharme. Cuando sujetó mi muñeca esperé por su parte un pero no fue, no parecía muy enfadado, o al menos no como yo me imaginé, me hablaba en un tono demasiado suave, eso me hacía sentir raro también el escuchar como decía mi nombre, nunca me había gustado que me llamaran por mi nombre ¿O sería por no estar muy acostumbrado? Mi vista se hallaba fija en mis dedos los cuales arañaba en la yema para intentar darles una sensación diferente. Levanté la vista para verle, no le había dirigido la mirada desde que comenzó a hablar y no quería que pareciera que lo estaba ignorando. No  te preocupes, no volverá a pasar. Con o sin su consentimiento no tenía pensado repetir el acto de hace un rato, se notaba que había sido incómodo para ambos pero ya que era mi culpa creo que debería disculparme. Oh, y lo siento mucho. Intentaba sonar arrepentido porque en realidad lo estaba pero mi tono de voz sonó demasiado seco. ¿Guantes? Miré mis manos, única había pensado en ello, podrían ser muy útiles ¿entonces tan solo le molesta es el contacto? La cercanía también era algo molesto ¿No le desagradaba?

Levanté la vista hacía él, ahora estaba sonriendo por alguna razón, ladeé la cabeza intentando adivina que era lo que le había hecho cambiar su expresión tan de repente. Su comentario me pillo de improviso, desvíe mi vista hacia las medicinas, fruncí levemente el ceño antes de volver mi vista hacia él.
Bueno, si eso te compensa. También debía admitir que desde un principio sentía algo de curiosidad tanto del sabor como el efecto del líquido extraño. Entonces… ¿Debo probarlo y decirte a que sabe? Si había mencionado mi sentido del gusto sería porque quiere que juzgue su sabor. No tengo ningún problema con probarlo. ¿Qué es lo peor que podría pasar? Como mucho podría sentarme mal y eso tampoco era un gran riesgo a destacar. Seguía creando más y más. ¿Tengo que probarlos todos? Eso ya no me hacía mucha gracia, sonaba tedioso viendo la cantidad de tubos llenos y quizás creaba más.

Tardé en percatarme de lo cerca que se encontraba, me pidió permiso pero no sabía para qué, solo veía que se acercaba sin decir nada, su mano se acercó demasiado a mi rostro lo que me hizo cerrar los ojos de manera automática. Abrí los ojos al sentir como apartaba mi flequillo ¿quería verme las orejas? Otra vez se veía muy sonriente, esto era extraño. Cuando se alejó llevé mi mano a mi cabello. Solo sé eso. Suavemente intentaba asentar mi flequillo aunque ni siquiera me lo hubiera movido de lugar. Sé que me hicieron unos experimentos los cuales me convirtieron en homúnculo. Me volví hacia él algo intrigado por saber la razón por la que había sacado el tema. ¿Tiene algo que ver con las medicinas?.

_________________
avatar
Caius Haiiki
Homúnculo
Homúnculo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El comienzo de la epidemia [Libre]

Mensaje  Lily Flowerfield el Vie 27 Ene - 13:10

-¿Eres vegetariano?- musite un tanto para mi mismo al escuchar su respuesta, desde mi propia experiencia ya podía decir que de por si los elfos no necesitábamos comer demasiado para sobrevivir y existían otras especies con las que pasaba lo mismo -hm…- me quede en silencio analizando mi propia dieta por unos instantes -supongo que también lo soy... hasta cierto punto, es una elección bastante común en los elfos, por motivos morales como “amigos del bosque”- explique antes de desviar levemente la mirada y realizar una pequeña confesión -aunque la verdad,  lo hago porque soy mañoso y solo como cosas dulces- no podía evitarlo, me gustaba tener el control sobre lo que consumía, desde los ingredientes más mínimos y era mucho más fácil mantener una huerta que manejar una granja, a demás, considerando mis problemas con el control, esas criaturas de seguro terminarían teniendo una existencia miserable, pero bueno, al menos eso las haría felices de morir, supongo… pasado unos instantes de silencio cubrí levemente mi boca y despeje un poco mi garganta para distraer un tanto mi atención del comentario anterior -de todas formas te recomendaría que tomaras suplementos alimenticios de vez en cuando, aunque no tengas problemas con el hambre o la energía, descuidar tu dieta podría traerte consecuencias a tu salud en el futuro- independientemente de poder sobrevivir indefinidamente sin comer, era importante mantener cierta cantidad de nutrientes en el cuerpo para asegurarse de que este funcionara apropiadamente y de que hubiera algo de materia extra, podía parecer que esa el caso, pero las células nuevas no nacían exactamente por generación espontanea necesitaban “material” para poder crecer y las hormonas que regulan las funciones corporales también necesitaban algo de materia prima para ser producidas, dependiendo de su metabolismo podía tardar muchos años, pero sus huesos, órganos, músculos y piel se deteriorarían más rápido de lo normal si no tenia cuidado.

-Cada especie es un misterio en si mismo y cada individuo tiene sus propios secretos- comencé a explicar esto cuando me planteo su duda de que encontraba interesante en su especie -homúnculos e híbridos, son aun más únicos, aunque estén en la misma clasificación, en lo que respecta al funcionamiento de sus cuerpos, cada uno podría ser perfectamente su propia especie- a demás, como científico no podía evitar sentir curiosidad en la naturaleza de los experimentos por los que había pasado aquella criatura y los efectos que estos habrían tenido ¿encontraría algo nuevo en esos datos? Quizás obtendría información practica y aplicable, tal vez alguno de los procedimientos seria interesante de reproducir ¿habían sido exclusivos por su especie original? ¿Qué pasaría si los aplicara a otros seres? Ah, de verdad quería atiborrarlo de preguntas para las que probablemente no tendría respuestas -¿no crees que eso es sumamente interesante?- y opte por plantear una que si podría contestar -aunque algo inconveniente- comente en referencia de que, teniendo en cuanta lo único que era, seria complicado que se sintiera integrado en un grupo, por lo que no había referencias externas para formar una concesión en lo que era normal y lo que no -bueno, en su mayoría los procesos por los que pasa un ser para volverse un homúnculo no son los más agradables del mundo y aunque se nazca con esa clasificación, las pruebas por las que deben pasar suelen ser bastante traumáticas, por lo que científicos y laboratorios no terminarían con una connotación exactamente positiva- simplemente dije lo evidente, sin adentrarme demasiado en el asunto porque probablemente no le agradaría escuchar más detalles, si efectivamente tenia traumas reprimidos, lo mejor era no forzarlo demasiado para que no terminara con un ataque de pánico o algo por el estilo, digo, eso podía ser interesante, pero escuchar gritos y llantos no era exactamente agradable, a demás de que si hacia mucho ruido llegaría gente a curiosear y quizás se caerían las cosas, era simplemente demasiado inconveniente… digo, seria cruel abusar de la frágil mente de la criatura frente a mi -diría que mis conocimientos en salud, me hacen entender bastante bien a las personas aunque sean desconocidos, por lo menos en lo que respecta a la biología, psiquiatría y psicología- así que probablemente, en ese sentido sabia más de completos extraños de los que ellos averiguarían nunca en su vida sobre si mismos.

De seguro hacia el comentario de las inyecciones porque no tenia la costumbre de consumir alimentos -pueden llegar a ser un desperdicio de jeringas- comente a secas, pensando en el gasto que implicaría utilizar siempre ese método, claro, podía desinfectarlas y dejarlas como nuevas pero aun así, no me agradaba la idea de reciclar jeringas, era poco profesional y sanitario, pero no me vi en la necesidad de explicar esto, porque juzgué más importante responder su nueva pregunta -efectivamente, puede ocurrir lo contrario, no se le llama de la misma forma, pero funciona bajo el mismo principio, la sugestión puede ser llegar a ser muy fuerte, ha habido casos, en hospitales y escuelas, donde la sola idea de que existía una enfermedad misteriosa afectando el lugar, fue suficiente para hacer que todos desarrollaran síntomas similares aunque técnicamente estuvieran sanos, pudiendo desrice que el cerebro de los afectados había inventado una enfermedad, cuando son casos “masivos” se le puede clasificar como una forma de histeria colectiva- explique antes de dejar escapar una pequeña risa al escuchar su comentario sobre mi inteligencia -hay quienes han usado la palabra “genio” para describirme, pero yo consideró que simplemente he estudiado mucho- explique alegremente, esperando que no se tomara mis pequeñas carcajadas a mal -en fin, te agradezco por el elogio involuntario- le dirigí una pequeña reverencia para enfatizar mi agradecimiento antes de agregar -eres bastante curioso, tanto que me sorprende que te saltes las clases ¿tan aburridas son?-

Al verlo disculparse obedientemente, no pude evitar sentirme un poquito tentado a exigir que se pusiera de rodillas a suplicar por perdón, pero eso seria cruel y me quitaría el “derecho” a pedirle ayuda con la prueba de sabor… si, del sabor -esta bien, se que existen momentos en que la curiosidad puede más que el sentido común y esas cosas- lo decía sinceramente, a base de experiencia propia –exacto, aunque debo advertirte que hice un par sin preocuparme demasiado por producir un buen sabor- porque las había hecho para que fueran lo más desagradable posible, en cuanto a las demás, más que nada variaba el dulzor y la fuerza en el aroma de las hiervas medicinales… y también el efecto pero eso era irrelevante en la prueba de sabor –no te preocupes, basta con que pruebes un par de cada tanda- comente mientras que separaba los frasquitos en dos grupos y luego retire unos cuantos, poniéndolos en otra mesa, ya que eran versiones repetidas que planeaba guardar para analizarlas con mayor detenimiento más tarde, las porciones que había dejado para él eran considerablemente menores para que no se hostigara demasiado rápido, apenas lo suficiente para llenar “una cucharadita”

-Bueno, no puedes esperar que la medicina hecha para tratar un gato sea igualmente efectiva para un perro ¿verdad?- mis ultimas acciones parecían haberlo dejado a la defensiva, así que decidí dejarle algo más de espacio y responder su duda con la mayor efectividad y sinceridad posible, sin levantar demasiadas sospechas  -podría alterar la efectividad, incluso en una misma especie hay seres que reaccionan de forma completamente distinta a los tratamientos, por ejemplo digamos, que el polen es bueno para tratar un resfrió, pero a la persona que se lo das es alérgica, seria un error que podría llegar a tener consecuencias mortales, por ese tipo de cosas es importante saber lo más posible de un paciente, si llegaras a enfermarte o tener un accidente me gustaría poder atenderte de la manera más efectiva posible- porque perdería un sujeto de pruebas interesante de otra forma, a demás de que a pesar de lo retorcido que eran algunos aspectos de mi personalidad, me gustaba mantener cierto grado de profesionalismo en mi trabajo -por eso me gustaría saber todo lo posible sobre tu cuerpo y las cosas por las que ha pasado- agregue a sabiendas que aquellas palabras podrían hacerme parecer un posible acosador, pero eran los gajes del oficio -entiendo perfectamente que no te guste mucho la idea de averiguarlo, pero si quieres podría analizarte para descubrir que procedimientos realizaron en ti y con suerte el “porqué”, igualmente puedo darte más información en lo que respecta a homúnculos y elfos- de momento, dentro de todo, podía decir que la criatura era “agradable”, tener la posibilidad de hablar normalmente con él aun se veía valiosa, así que seria interesante poder volver a encontrármelo otro día… claro, si no me daba la maña y terminaba secuestrándolo, pero eso dependía en gran parte de sus acciones –si quieres, cuando estés aburrido, puedes visitarme en la enfermería, suele ser un lugar bastante tranquilo-

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: El comienzo de la epidemia [Libre]

Mensaje  Caius Haiiki el Dom 29 Ene - 15:01

¿Vegetariano? Lo miré con el ceño levemente fruncido, se notaba la confusión en mi rostro ante su comentario, no sabía lo que significaba y tampoco lo que le había llevado a esa conclusión. No sé qué es eso. Podría ser un insulto o todo lo contrario, mi vocabulario era demasiado simple y no solo por el heno de no conocer la mayoría de las palabras sino que también por lo difícil que me resultaba retener información, eso era vergonzoso, me hacía ver como un idiota. Cada vez recibía más información de su parte, al parecer era normal que los elfos fueran vegetarianos por lo que estaba descartado lo del insulto lo que me daba a entender que se refería al tipo de alimentación. La única razón por la que solo comía frutas y verduras era por su sabor simple, algunos ni siquiera hacía falta que se cocinaran y yo no estaba para complicarme la vida. Me gustan los dulces. Eran cosas agradables de comer, venían en porciones más reducidas y al ser todos dulces la boca no se me llenaba de tantos sabores, pero algunos eran realmente extraños. ¿los suplementos alimenticios son una manera más fácil de alimentarse? Aunque era normal que no tuviese nada que hacer prefería no perder el tiempo en alimentarme, sentía que el elfo le daba demasiada importancia. Lo tendré en cuenta… En un futuro. Si era ahí cuando me iba a causar problemas pues sería ese momento en el cual haría algo, eso si es que al final llegaba a ser necesario. Llevaba tres años alimentándome de la misma manera y nada había cambiado. La gente come demasiado. Recordaba la vez que fui al comedor, me dieron una bandeja llena de comida y según había entendido, esa no era la única comida del día ¿Tan diferente era a todos ellos? Bajé la mirada hacia mis manos. Por fuera me veía normal, podría ser solo cuestión de acostumbrarse, tampoco podría hacerme daño solo era comida. ¿Tú te alimentas con regularidad? Imaginaba que ya que me soltaba un discurso sobre lo importante que era alimentarse él mínimamente debería tener una  alimentación decente. Sentir hambre debe ser algo molesto. O eso es lo que me hacían pensar, el no ser tan común tenía sus ventajas.

“Sus propios secretos”,  yo no tenía ningún secreto o no que yo supiera. No recordaba tener nada guardado con el suficiente recelo como para no poder decírselo a nadie ¿o a lo mejor sí? Odiaba ese tipo de respuesta, en vez de dejarme satisfecho solo conseguía traerme más interrogantes. Lily me hacía pensar demasiado y encima me daba mucha información, ni siquiera sabía si iba a poder retenerlo todo, en momentos como este me venía bien repetírmelo mentalmente para intentar que no se fuera. Lo que decía me daba a entender que al menos para él todas las especies eran interesantes, eso explicaba porque parecía estar informado sobre todas o al menos la mayoría.  ¿Se puede revertir? No sabía si era una pregunta estúpida pero tampoco me importaba, de verdad lo quería saber. Si me convertí en Homúnculo por unos experimentos podría haber una manera de revertirlo para dejar de serlo. Aunque si lo pensaba bien eso ya no importaba, no iba a cambiar nada, no recuperaría mis recuerdos y  ya había sido desterrado de Trinsfer que es a donde pertenecía. Olvida lo que dije, ni siquiera lo pensé. Ese era el problema, que no pensaba lo suficiente. Me quedé completamente en silencio mientras Lily proseguía hablando. SI… Bastante. Fue lo único que contesté ante su pregunta y el comentario de después, sabía a lo que se refería y me parecía hasta extraño lo bien que parecía entenderme. Tan pronto empezó a  hablar sobre los procedimientos por los que suelen pasar los Homúnculos me arrepentí de haberle preguntado pero no la detuve porque en verdad me interesaba y al mismo tiempo me asustaba de solo pensar en lo siguiente que podría llegar a decir. La información fue más escasa de lo que yo esperaba pero por ahora era suficiente. Pues me alegra no acordarme de todo eso. El no tener recuerdos nunca fue algo que me agrado, ¿Cómo habrá sido mí antigua vida? Es algo que me llevo preguntando desde que pude razonar lo suficiente como para darme cuenta que era poco probable que hubiera emergido sin más de la tierra sin más, eso hace tres años, el tiempo pasa demasiado lento.  En ocasiones me imaginaba como habría sido mi vida si hubiera permanecido ahí ¿tendría padres? ¿Hermanos? ¿Seguirán vivos? Cuando me ponía a pensar en este tipo de cosas se me iba el santo al cielo y en ocasiones como la de ahora solía arañar mis dedos para no dejarme llevar. Mi poca sensibilidad al dolor hacia que cuando me percatara mis dedos ya se encontraban sangrando y llenos de rasguños pero tampoco importaba mucho, era cuestión de minutos que las heridas se curaran, el problema era la sangre. ¿Puedo sentarme?   Era eso o empezar a dar vueltas por el laboratorio, la primera opción era la mejor para asegurar el trabajo de Lily. Llevé mi mano izquierda hasta mi boca para empezar a lamer lentamente mis dedos y así eliminar la sangre, antes de que se secara. Lily cada vez me parecía más impresionante, sentía que podía hacerle cualquier pregunta y él me daría la respuesta correcta sin inmutarse.    
Deje de lado mi mano durante un momento para poder mirarlo.
¿por? Pensé que con una sería suficiente ¿Se deterioran rápido con el uso? Yo no sabría cómo funcionaba eso pero al menos el material del cual estaba hecho parecía ser resistente, la piel es bastante frágil por lo que dudo que fuera normal que se rompieran, pero si él lo decía entonces debía ser así. Escuchaba atento lo que decía, no esperaba que todo esto me llegara a interesar tanto. ¿Se puede realizar cambios en uno mismo solo con la mente? Me era inevitable mostrarme interesado por todo lo que mencionaba, no sabía cuánto tiempo más iba a pasar en el laboratorio por lo que tenía que aprovechar el tiempo. Si han usado esa palabra debe ser por algo. Tampoco quería ponerme a decirle lo increíble que se veía ante mis ojos, podría sonar extraño ¿si estudio mucho podré saber tanto como él? Lo más probable es que no pero no me costaba nada  intentarlo. Bajé la mirada para ocultar la sonrisa que se formó en mi rostro cuando formuló su pregunta. Algunas, otras a ratos. El mayor problema es que en ocasiones tardo demasiado en entender las cosas y me cuesta retener la información, ni siquiera puedo asegurarte que dentro de unos minutos aún recuerde cómo te llamas. Prefería que lo supiera por que de seguro acababa repitiendo alguna pregunta sin darme cuenta, así al menos sabría la razón por la que lo hago. Me resulta más entretenido escucharte a ti.
Me aliviaba saber que el tema de antes estaba zanjado, no quería que esos creara algún tipo de tensión durante mi estancia. Casi me había olvidado de los líquidos que tenía que probar, tenían colores extraños, yo las únicas cosas liquidas que había tomado habían sido agua y algún zumo de frutas, esto estaba claro que no sabría igual, algunos tenían colores más vivos que otros y por la forma en la que vi que los preparó me daba una idea de cómo sabrían algunos, de otros solo esperaba que supieran tal cual olían. No importa, de seguro habré probado cosas peores. Rápidamente le quité importancia al asunto, me picaba la curiosidad el saber que pasaría cuando probara algunos ¿me llegarían a causar algún efecto? Que yo recordase nunca había tomado ningún medicamento, esperaba que no me sentaran mal. Le miraba mientras terminaba de prepararlo todo. Era tan pequeño ¿crecerá más?  La misma pregunta me hacía conmigo mismo, podría decirse que es lindo o eso creía, las cosas pequeñas se ven más lindas que las grandes ¿no? Recuerdo que alguien me dijo eso una vez, me pregunto quién sería.  

No sé a qué te estás refiriendo, ¿yo soy el perro? Otra vez le perdía el hilo, a lo mejor era una metáfora, o a lo mejor me estaba llamando perro ¿entonces quién era el gato? No iba a preguntar esta vez, ya sonaba lo suficientemente raro en mi mente, no quería que pensara que soy tonto o algo. Lo miré con el ceño levemente fruncido mientras este hablaba, no sabía a qué se estaba refiriendo pero aun así lo escuché como todas las otras veces en las que hablaba. Pues gracias, aunque dudo que me enferme. Todo el tiempo que estuve en Ragnar llegué a enfermarme unas cuantas veces pero eso fue al principio, mi cuerpo pareció acostumbrarse rápidamente a ese entorno. Y las heridas se me suelen curar rápido. Esto último lo dije mientras  observaba mi mano la cual se estaba curando de a poco, está justo en el momento en el cual empezaba a picar, era extraño como mi piel era tan sensible a todo menos al dolor. Pero si llega a ser muy grave vendré a verte sin duda alguna. Daba leves golpes a mis nudillos con la punta de mis dedos, me sentía como un niño impaciente. Vale. Ni siquiera me lo llegué a pensar cuando mencionó querer saber todo sobre mi cuerpo. ¿Cómo lo harás?  Todo lo que pudiera llegar a descubrir sobre mí me sería de mucha utilidad pero también quería saber cómo lo haría. Depende de cómo lo hagas. En ocasiones tenía sueños extraños y poco lucidos en los cuales me encontraba acostado en algún lugar estaba rodeado de luces y voces. Nunca me quedaba muy claro que ocurría pero me dejaban lo suficientemente perturbado para lo que quedaba de noche, siempre y cuando lo que hiciera no se parecieran a mis sueños todo estaría bien. ¿Va a doler? No quería parecer nervioso ni mucho menos pero esto era incomodo, casi inconscientemente volví a la tarea de arañar mis dedos. Se me da bien tolerar el dolor.  Quería darle ciertas libertades, prácticamente ya le había dado permiso, esto me vendría bien o eso quería pensar, no conocía a nadie que pudiera ayudarme más que él en estos momentos por lo cual tampoco tenía muchas opciones, en momentos desesperados medidas desesperadas.

_________________
avatar
Caius Haiiki
Homúnculo
Homúnculo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El comienzo de la epidemia [Libre]

Mensaje  Lily Flowerfield el Mar 31 Ene - 0:27

A pesar de que no preguntara nada directamente, no tarde en notar su expresión de confusión, su vocabulario parecía ser bastante limitado, pero probablemente era inevitable, la prioridad de los científicos que hacían el tipo de experimentos que creaban homúnculos no solían preocuparse mucho por la educación de estos -“vegetariano” es alguien que no come carne, aunque quizás, el termino correcto sería “vegano” el tipo de persona que no come ningún producto de origen animal, aunque generalmente lo segundo viene acompañado de ciertas ideologias- me explique, a sabiendas de que probablemente, al igual que yo, tenía ese tipo de dieta solo por gusto y no por algún motivo ideológico -existen de varias formas, algunos son píldoras sin sabor, basta con tragarlas con algo de agua, así que diría que efectivamente es una forma más simple de alimentarse- volví a darle una nueva explicación antes de reír un poco, con el tono de su voz podia sentir, aquel tipo de actitud “si tu no lo haces, no tienes derecho a exigirme nada” o “no te quejes de mis acciones si no puedes seguir tus propios consejos” -lo hago en función de lo que requiere mi cuerpo, incluso en una misma especie las personas tienen necesidades alimenticias diferentes-

Oh… así que tenía interés en ese tipo de cosas, sin lugar a dudas esa era una interesante pieza de información, que podría llegar a ser bastante útil -contestare de todas formas, en mi opinión, técnicamente seguirías siendo un homúnculo, por el pasado con los experimentos, pero los efectos de estos podrían llegar revertirse, haciendo que tu cuerpo vuelva a funcionar de la forma que es normal para tu especie original, aunque las posibilidades de éxito depende de que le han hecho a tu cuerpo- con suerte eventualmente me dejaría operarlo, ya había comprobado mis teorías en el cambio de raza y aunque las había aplicado en un humano, tenía confianza en que podia hacer que el tratamiento funcionara en otras especies, después de todo al final del día, las bases eran las mismas, pero no por eso sería menos interesante ver el cambio en otros -claro, siéntete libre de tomar asiento- dije mientras que señalaba uno de los bancos –perdón por no haberlo sugerido antes- desvíe la mirada cuestionándome un poco a mí mismo por no haberlo hecho, había sido bastante desconsiderado de mi parte, aunque bueno, la consideración no era precisamente lo mío y estaba bastante distraído con mi emoción interna por encontrar una criatura tan única, así que era comprensible que olvidara detalles como ese, aunque estuviera intentando ganarme su favor.

Mi doctor interior, no pudo evitar horrorizarse por ese comentario ¿Qué tan terrible había sido la educación del chico hasta el momento? ¿Qué tan horribles habían sido las condiciones del laboratorio donde lo habían mantenido? al menos yo me preocupaba por las normas sanitarias, a no ser que mis experimentos estuvieran relacionados con infecciones y ese tipo de cosas, pero no tenía sentido preocuparse de eso, aunque recordara bien ese tipo de cosas, de seguro en el momento, que usaran o no las mismas agujas habría sido un detalle irrelevante para él -por norma solo pueden utilizarse una vez, existe un gran número de enfermedades que se trasmite por la sangre, no tendría sentido tratar, por ejemplo, un resfrió, utilizando una aguja usada solo para causar algo peor al aplicar el medicamento-

Volví a esbozar una sonrisa, al ver su interés en el tema de la sugestión, quizás no sabía de varios temas y en general desconocía muchos conceptos, pero su curiosidad lo hacía ver como un “alumno” interesante, que definitivamente se beneficiaría más de clases particulares, un entorno donde hacer preguntas con libertad, sobre temas que realmente le llamaban la atención -de hecho, es bastante interesante como las “ganas de curarse” pueden afectar la efectividad de un tratamiento- había cierto grado de admiración en su mirada, o al menos eso percibía yo, aparentemente los profesores del instituto no tenían mucho talento para hacer que sus materias se vieran demasiado interesantes para Caius, o quizás simplemente sufría de bloqueos cuando se encontraba en lugares demasiado concurridos, haciendo que satisfacer su curiosidad no fuera exactamente su prioridad -ya veo, me alegro de que te agrade escucharme- lleve una mano a mi mejilla y le dirigí una nueva sonrisa bastante complacido por su comentario, a muchas personas no les agradaba escuchar mis pequeñas lecciones, porque se sentían inferiores, porque ya conocían los términos o porque simplemente no les agradaba aprender, pero ahora, respecto a este chico ¿a qué se deberían sus problemas de aprendizaje? considerando su especie lo más probable era que estuviera relacionado a aquello -sé que es un tema delicado pero sabes, los traumas, las experiencias dolorosas, pueden causar muchas cosas, manías como rascarte hasta que salga sangre, pérdida de memoria, problemas de concentración, dificultades para socializar, pesadillas…- ¿sus problemas de memoria le causarían problemas en su auto-estima? si analizaba su química cerebral de seguro podría mejorar su eficiencia, quizás los tratamientos por los que había pasado habían causado secuelas físicas también, o tal vez simplemente era un “problema” de nacimiento -no es tu culpa, es algo natural y aunque no se debiera a eso, creo que no es nada de qué avergonzarse, todos somos diferentes, hay cosas que solo son un problema en función de cuanto te molestan a ti, pero siempre tienes la opción de buscar terapia, especialmente aquí, un entorno donde la salud es gratis- supongo que era inevitable, a pesar de que era más divertido para mi jugar al “científico loco” al final del día continuaba siendo principalmente un doctor, no tenía que analizarlo demasiado para darme cuenta de que la mayor parte de mis investigaciones tenían el propósito final de desarrollar nuevos tratamientos y mejorar la calidad de vida de mis futuros pacientes, “el fin justifica los medios” crueles experimentos en unos pocos generaban esperanza por una vida mejor para muchos… aquel tipo de argumento sería perfecto para algún anti-héroe, o la redención de un villano, pero a decir verdad, era solo una coincidencia, el resultado de que, al final del día, crear y reparar me resultara más interesante que romper y destruir, no pretendía ayudar, no pretendía dañar, simplemente quería continuar, permanentemente satisfaciendo mi curiosidad.

-Es una metáfora, una misma sustancia afecta de forma distinta a diferentes especies- explique algo arrepentido de no haberle dado un ejemplo más claro y conciso, ya me estaba cuidando de no usar palabras demasiado complejas y de utilizar ejemplos relacionados con comida ya que seguramente no serían demasiado comprensibles para alguien que apenas la consume, pero aparentemente debía tener aún más cuidado en hacer mis explicaciones fáciles de entender, tanta consideración por esas cosas me hacía sentir como un profesor, aunque también era el deber de un medico explicarse claramente, para que el paciente comprendiera su propia enfermedad y la importancia del tratamiento.

-De verdad, es algo peligroso mostrarse tan dispuesto conmigo-
dije con una sonrisa nerviosa al verlo aceptar con tanta facilidad, ah… podia entender que fuera importante para él encontrar respuestas, pero si actuaba de esa forma, me sería tan difícil mantenerlo lejos de una camilla para disección y aún tenía interés en conseguir información mediante conversaciones -te recomiendo seguir manteniendo ciertos límites, puedo ser algo cruel cuando tengo demasiadas libertades en una investigación- si seguiríamos hablando algo de sinceridad era necesaria, aunque omitiera detalles para no alarmarlo demasiado -yo creo que deberíamos empezar de forma progresiva, de momento me bastara con observarte, eventualmente podría usar magia para examinarte, así no tendría que operar- no podia evitar sentir que lo asustaría si iba demasiado rápido, pero corría el riesgo de aburrirlo si no mostraba progresos, definitivamente ser “considerado” era más interesante, tener la posibilidad de “perder” hacia todo más interesante -y si eso no es suficiente… supongo que podremos analizarlo después- ah… de verdad ¿Por qué lo hacía tan difícil? si ya se lastimaba a sí mismo, me hacía sentir con derecho de lastimarlo también, especialmente con ese tipo de palabras saliendo de su boca, pero esas cosas nunca son verdad, siempre se arrepienten al final, gritan y se quejan, echándome la culpa como si ellos no me hubieran dado permiso, pero bueno, siempre que llegara a descubrir algo interesante no me importaba en lo más mínimo, su dolor o su felicidad, pero aun así, quería evitar llegar a esa etapa demasiado rápido -al menos la primera etapa no debería doler en lo absoluto y con métodos anestésicos, puedo asegurarme de que tampoco duela si hago una operación o algo por el estilo- después de todo, el objetivo era investigarlo, no torturarlo… aunque eventualmente me daría curiosidad probar que tan buena era su tolerancia al dolor.

Había mostrado bastante disposición, tenía bastantes motivos para interesarse en seguir en contacto, pero nada me garantizaba que se mantendría a mi alcance, ah… quería otro experimento, uno que me ayudara a mantenerlo cerca y que me facilitara aún más conseguir información -hey, quizás no es del todo adecuado, pero me gustaría preguntar…- volví a dirigirle la palabra en cuanto se me ocurrió algo, ladeando levemente mi cabeza en un gesto interrogante antes de preguntar; -¿te interesaría intentar ser mi amigo?- no iba a pedirle que lo fuera de inmediato ni mucho menos, aunque en general, fuera un asco en lo que respectaba a todo lo “emocional”, sabía que esas cosas tomaban tiempo y precisamente por eso era practico en estos momentos, haría que tuviera un motivo extra para visitarme, así me ahorraba la molestia de tener que secuestrarlo eventualmente -técnicamente, como elfo sigo siendo un niño, es algo vergonzoso pero…- me explique un poco antes de guardar una pequeña pausa, evitando mirarlo a los ojos para generar un pequeño efecto dramático -entre trabajar, estudiar, investigar y cuidar de mi familia… realmente no te tenido tiempo de cuidar esa parte de mi vida- era verdad, difícilmente podia decirse que hubiera tenido una infancia, desde que podia recordar simplemente me dedicaba a estudiar, mi definición de jugar era realizar experimentos en mí mismo y otros seres, quizás actuaba algo “desequilibrado” con algunos de mis conocidos y era algo inevitable, considerando la naturaleza de mi personalidad, pero en general no escuchaba mucho a mi niño interior, aunque estuviera “en confianza”, podia ser algo interesante tener la oportunidad -actuar como un adulto puede ser agotador, me gustaría poder ser un poco más sincero con alguien- dije antes de dejar salir un largo suspiro, ya estaba intentando comprender un poco el “amor” y “la familia”, agregar “la amistad” a la lista no sonaba mal, aunque era improbable que fuera algo mutuo, tener a alguien que me viera de esa forma, quizás me ayudaría a entenderlo, así como haber logrado que Joshua se enamorara de mi me había dado información interesante -a cambio puedo responder a todas las dudas que tengas en función de lo que pueda y podría tratarte gratis, si quieres cambiar tu raza en algún momento- hasta donde sabia la amistad verdadera no funcionaba por sobornos… pero era mi manera de ser “considerado”, de todas formas, lo más conveniente para él era negarse y darle pequeñas señales de que había cierto riesgo en el asunto era mi forma de ser “amable”.

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: El comienzo de la epidemia [Libre]

Mensaje  Caius Haiiki el Dom 5 Feb - 13:14

No esperaba una explicación por su parte, es cierto que esa palabra era bastante nueva para mí pero aun así no esperaba que me diera una explicación, de seguro fue por lo que dije. Debería aprender a callarme, no podía esperar que Lily respondiera a todas mis dudas, era demasiado pedir sabiendo lo ignorante que yo era. Sus explicaciones normalmente me quedaban muy claras pero en esta ocasión las palabras a mi parecer era demasiado parecidas, en un futuro de seguro acabaría confundiéndolas, lo que si me dejo algo confundido  fue la palabra “Ideología” por su nombre parecía tener algo que ver con idea, o eso era lo que me venía a la mente con solo pensarlo. Podría preguntárselo pero ya empezaba a sentirme incomodo, no quería hacerle tantísimas preguntas, con el poco tiempo que llevaba ahí ya le había hecho demasiadas a mi parecer. No quería incomodarle ni parecerlo tedioso, podría echarme del laboratorio y eso en verdad no era algo que quería y mucho menos en estos momentos. Me sentía muy cómodo aquí, Lily parecía comprenderme bien y se veía muy inteligente, se notaba que podía llegar a aprender muchas cosas gracias a él. Lo de las píldoras se veía como una manera más cómoda y viable de alimentarse, mucho mejor que la manera en la que lo hacían en el comedor, parecían tardar mucho más y los alimentos tenían demasiado sabor. Ya que yo no podía permitirme esas píldoras debía acostumbrarme a los alimentos cotidianos, o también podría ignorar las sugerencias de Lily y seguir con mi pésima alimentación, ya cuando sienta las consecuencias empezaré a comer un poco más si es que llega a ser estrictamente necesario, mi salud tampoco era algo que me llegara a preocupar demasiado, no me enfermaba, apenas sentía dolor e incluso el clima no era nada que me afectaba. Quizás lo poco que me afectaban las cosas era lo que hacía que no me preocupara por casi nada, pero eso no significaba que las cosas no me afectaran, a lo mejor en un futuro todo tendría algún tipo de repercusión.

Su respuesta me hacía sentir más extraño.
Pero si mi cuerpo no me pide alimentos, ¿significa que no los necesito? A lo mejor en mi caso si era así, nunca me había sentido mal por mi forma de vida, quizás me hicieron así a propósito. Su respuesta me decepcionó más de lo que me hubiera gustado, por fuera mi rostro detonaba indiferencia como si el tema fuera muy relevante para mí pero por dentro me sentía bastante decepcionado. Yo lo que quería era dejar de ser un Homúnculo, los efectos de esto normalmente no me molestaban, todo lo contrario, me facilitaban bastante la vida. Yo no tenía una casa propia para poder resguardarme del frío, no tenía un lugar seguro en el cual poder pasar una noche tranquila y dormir y tampoco podía asegurarme un plato de comida para mi día a día. A lo mejor ahora que me encontraba estudiando todo era diferente pero cuando vuelva a salir todo volverá a como era antes, por lo que podría decirse que esos efectos me facilitaban mucho la vida. No sé si es buena idea. Ni siquiera debí haberlo mencionado. Si mi cuerpo vuelve a funcionar como antes todo me costaría más, ya me he acostumbrado a mí vida de esta manera. Hablé de manera automática, casi aburrida como si esto fuera un largo monologo que ya había repetido centenares de veces, miré mis dedos los cuales no se conseguían curar del todo ya que yo no dejaba que esto sucediera. Aunque quisiera intentarlo solo me causaría más problemas. Hablaba en un tono muy bajo como si ni siquiera me estuviera dirigiendo a él, más que nada parecía que me lo decía a mí mismo, como si intentara convencerme de que esto era una mala idea, de que solo me traería más problemas y que sería mucho mejor dejar de querer ser más normal, yo no parecía estar hecho para ser normal, cuanto antes lo asumiera mucho mejor para mí. Gracias. Me senté en el banco que me señaló con mi vista en todo momento fija en el suelo. No importa, tampoco tenías que hacerlo. A lo mejor solo era por educación, yo no sabía mucho de eso pero parecía importante, la gente parece esperar que seas educado con ellas, debería aprender más sobre ese tema.

Algo de lo que dije pareció alarmarle un poco ¿Fue lo de las jeringas? Yo no sabía cosas sobre ellas pero al parecer había dicho algo que no debía, su explicación me dejó las cosas un poco más claras.
 ¿Las enfermedades se contagian tan fácilmente? El compartir jeringas no me parecía algo tan grave pero aquí él era el medio, el inteligente, el que sabía del tema y si a él le parecía extraño era por algo.  ¿Pero no se curan solas con el tiempo? A lo mejor las enfermedades que yo había tenido eran más leves, de esas que solo duraban unos día o podría ser por otra cosa. Hice un leve puchero mientras mecía suavemente mis piernas, cada vez tenía más preguntas, por cada respuesta que conseguía se me venían a la mente como tres preguntas nuevas, miré a Lily como esperando que este me leyera la mente hiciera algo al respecto, pero rápidamente la desvié hacia los frascos, esto era algo muy estúpido. ¿Eso es lo que hace que me cure tan rápido? No quería hacer esa pregunta, no tenía sentido, no recuerdo nunca haber tenido ganas de que ninguna de mis heridas se curaran, no lo necesitaba, apenas las sentía y al fin y al era yo el que me las hacía, tampoco tenía urgencia porque sanaran, tarde o temprano volvían a aparecer por alguna u otra razón.

Con Lily parecía que podía ser todo lo curioso que yo quisiera, a diferencia de las pocas personas que he llegado a conocer él no parece llegar a molestarse con todas mis preguntas pero aun así prefería no excederme, todos tenían sus propios límites y no quería alcanzar el suyo. Me resultaba curioso verle tan sonriente, no sé lo que motivaba a la gente a sonreír tanto pero eso me daba a entender que estaba contento, lo que en parte me hacía sonreírle de vuelta, no estaba mal de vez en cuando mostrar algún tipo de emoción aunque fuera de una manera sutil. Su comentario me ponía nervioso, muy nervioso. Era como si me estuviera describiendo, como si conociera más de mí que yo mismo y eso era incomodo, desagradable. Volví a mirar mis dedos antes de bajar de nuevo la mirada.
pero si no lo recuerdo no debería afectarme. Le miré de reojo sin levantar del todo la vista. ¿No? Ahora no me sentía seguro de absolutamente nada de lo que decía, Lily ya me había hecho ver demasiadas veces lo equivocado que estaba así que era mejor no opinar, no quería quedar como estúpido delante de él. ¿Terapia?  Ladeé la cabeza bastante confundido por lo que había dicho. ¿Para qué sirve? Otra vez no entendía a qué se refería ¿Intentaba ayudar?, ¿Para eso serviría la terapia? No es necesario. Entendía que ese podía ser su trabajo pero tampoco le quería causar molestias, yo estaba bien, o al menos no estaba tan mal y la terapia sonaba algo complicado. Pero gracias por tu sugerencia. Como mínimo sentía que debía agradecerle toda su información me estaba siendo de mucha utilidad y lo mínimo que podía ofrecerle eran unas palabras de agradecimiento.

Oh. Eso parecía tener mucho más sentido. Lo siento, no se me da bien comprender las metáforas. Eso también me decía que no debía tomarme tan enserio todo lo que decían los demás, siempre no hablaban de manera literal a diferencia de mí.
¿Peligroso?  No importaba la manera en que lo mirara, ante mis ojos no se veía como alguien peligroso, todo lo contrario, no podía dejar de verlo como un pequeño y amable ser. No te veo como alguien peligroso,  pero aun así lo dije sin pensar. Seguía mirándolo ¿qué le hacía ser peligroso? A lo mejor era su inteligencia. Te ves como una muy buena persona ¿me equivoco?Las apariencias engañan, con el tiempo me ha quedado muy claro pero aun así me es muy complicado el llegar a verlo de esa forma.

Suspiré algo irritado por la situación, Lily tenía razón y eso era lo que me molestaba, ni siquiera lo había pensado antes de aceptar, era como si estuviera desesperado y eso era algo muy vergonzoso. Bajé modo rostro de modo que mi flequillo tapara parte de mi rostro.
Normalmente no me importa tanto. O al menos no demuestro que me importe tanto, jugaba con mi flequillo, tirando de este para que tapase con más efectividad mi avergonzado rostro en lo que seguía escuchándole. ¿Usas magia? Levanté la vista rápidamente, esta conversación se me hacía familiar. ¿Qué tipo de magia? Imaginaba que no era la misma que la de mago o eso esperaba ya que la suya me parecía algo desagradable de realizar. ¿A los elfos se les da bien usar la magia? Si no me equivocaba el hecho de ser un elfo fue lo que incitó al mago a enseñarme algo de magia. El tema del dolor era lo que menos me importaba pero la anestesia me asustaba bastante. ¿Me vas a dejar inconsciente? Eso sí que me asustaba, el estar tan vulnerable delante de un desconocido, de solo imaginármelo. Prefiero el dolor. Quiero estar al tanto de todo lo que me haces. No quería parecer muy desconfiado, imaginaba que sabía lo que hacía pero algo me impedía confiar del todo. Lo miré fijamente ¿me quería preguntar algo? Era como un cambio de roles, ahora él me quería preguntar algo a mí pero ¿y si no me sabía la repuesta?

No me esperaba esa pregunta, seguí mirando sin llegar a responderle, ladeé la cabeza algo confusa mientras entrecerraba los ojos.
¿amigos? No comprendía ese repentino cambio e tema. Bueno, podemos intentarlo si tú quieres. Podría ser interesante, tener de amistad a alguien tan inteligente como él me podría ir bien, tener cerca a alguien que pudiera llegar a responder a todas mis preguntas suena bastante interesante, aunque la amistad no iba de eso. Aunque no sé muy bien cómo va eso de la amistad. Quería advertirle desde ahora, no vaya a ser que tenga grandes expectativas conmigo. Quería preguntarle la razón por la que quería eso pero a lo mejor al pensárselo se arrepentía, una pequeña sonrisa pareció en mi rostro en mi rostro al pensarlo. ¿Por eso eres tan pequeño? No sabía si esa era una pregunta adecuada. Yo no entendía cómo funcionaba la edad de los elfos pero si él era solo un niño ¿Eso me hacía bastante mayor que él? Le ganaba en la altura pero eso no significaba mucho. ¿Tienes una familia? Soné más interesado de lo que yo quería, incluso me incliné un poco en la silla hacia su dirección. ¿Y cómo es? Ya había perdido la cuenta de todas las preguntas que había realizado sin pensármelo, el tema de su familia no era de mi incumbencia, ni siquiera debí preguntárselo, preferí callarme y escucharlo hablar. Eso suena muy bien. Lo que decía sonaba muy agradable, tener alguien con quien hablar.

Volvía a confundirme ¿responde a todas mis preguntas a cambio de mi amistad? No estaba seguro, a lo mejor ambos tenemos que ofrecerle algo al otro.
¿Y yo que te daría a cambio? Él podría ofrecerme muchas cosas pero yo no tenía nada ¿tan difícil es tener amigos? Me ofreces demasiado y te lo agradezco pero, pero yo no tengo nada que darte a cambio de todo eso. Fantástico, ahora estaba perdiendo la oportunidad de tener un amigo, debería pensar en algo. Me levanté del banco de repente. Podría… ¡Ni idea!, ¿Qué hago? Miré hacia la mesa en la cual había estado trabajando hace unos instantes. Podría probar todas tus cosas, si eso te compensa. Mencioné señalando los frascos, esperaba que eso fuera suficiente, no sabía que más ofrecerle por el momento y la situación empezaba a ponerme algo nervioso.

_________________
avatar
Caius Haiiki
Homúnculo
Homúnculo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El comienzo de la epidemia [Libre]

Mensaje  Lily Flowerfield el Mar 7 Feb - 16:54

De alguna forma, me pareció que actuaba como un niño en medio de una rabieta, buscando excusas para no hacer caso a sus cuidadores “¿Por qué tengo que bañarme si me ensuciaré otra vez?”, “ordenar no tiene sentido, volveré a mover las cosas”, cosas por el estilo, aunque en consideración de las circunstancias, sus quejas podían tener algo de valides -no necesariamente- existía la posibilidad, de que efectivamente no necesitará prácticamente nada de comida pero -si no tuviera tacto y no sintiera que, por ejemplo, están cortando mi brazo ¿el hecho de que no experimentara el dolor significa que no debería importarme? puede que tu cuerpo simplemente bloquee las señales de hambre para aparentar que no necesitas alimento, pero…- de seguro si utilizaba la palabra “especulación” terminaría confundiéndolo más, así que era mejor buscar un sinónimo -eso es solo una posibilidad, debería hacer un par de exámenes para comprobarlo- concluí sintiendo cada vez más curiosidad, por averiguar cómo funcionaba por dentro, pero por muy eficiente que fuera su cuerpo con el manejo de la energía, seguía sintiendo que era necesario preocuparse por su nutrición, después de todo, la posibilidad de que su cuerpo creara nutrientes por generación espontánea era mínima.

Deje escapar un suspiro, algo decepcionado al escuchar su respuesta negativa, encontrar las modificaciones en su cuerpo y el modo de revertirlas hubiera sido un procedimiento bastante divertido -bueno, es tu cuerpo, así que eres libe de hacer lo que quieras con él- no planeaba forzarlo pero el hecho de que hiciera énfasis en la “conveniencia” de mantener su especie, me hacía tener algo de esperanza de que su opinión podría cambiar con el tiempo -pero no pareces del todo convencido- si sus circunstancias cambiaban, si generaba algo más de confianza en el hecho de que podría adaptarse… -si algún día cambias de opinión siéntete libre de decírmelo- dije, dirigiéndole una renovada sonrisa, de buen humor por la posibilidad de que con el tiempo cambiara de opinión, pero, de momento, era posible que lo mejor fuera abandonar el tema, no quería parecer demasiado insistente.

La cantidad de dudas que tenía aquella criatura, era impresionante, quizás a cualquier otra persona le hubiera resultado molesto tener que responder a tantas cosas “obvias”, pero, para mí, de cierta forma era adorable ver lo evidentemente curioso que era, de cierta forma responder a sus preguntas me ayudaba a calmar la ansiedad de buscar respuestas a mis propias dudas, dudas con las que, hacer unas simples preguntas no sería suficiente para encontrar la respuesta, necesitaban un proceso de experimentación y observación… ah, era algo complicado, como tener un tentador dulce, sin saber cuándo tendré acceso a otro igual ¿debería consumirlo ahora? ¿Guardarlo para una situación especial? ¿Se arruinara si espero mucho? ¿Será tan bueno como se ve? ah, tantas preguntas solo lo hacían más dulce y apetecible el encontrar las respuestas, apoyé ambas manos en mis mejillas intentando contener mi emoción, no era el momento de perderme en las posibilidades, ahora mismo tenía que responder a sus preguntas -ambas cosas dependen de muchos factores mí estimado alumno- apoyando el codo de mi brazo derecho en la mano contraria, levanté el susodicho moviendo de un lado a otro el dedo índice mientras que expandía mi explicación -existen muchos tipos de enfermedades, técnicamente cualquier cosa que alteración negativa de la mente o el cuerpo puede considerarse una enfermedad, la definición de esta palabra puede variar bastante según la fuente que consultes, para algunos ni siquiera es necesario que se produzcan efectos negativos, basta con que sea algo que genere un cambio perceptible- tomando conciencia de que quizás estaba  haciendo la explicación demasiado larga, deje una pausa para dejarlo procesar la información antes de resumir; -para mí algo se transforma en “una enfermedad” en el momento en que el paciente lo considera algo que representa una dificultad para continuar con su día a día, algo que lo hace infeliz, o simplemente “algo malo” y comienza a pensar en deshacerse de ello- juntando mis manos en un único aplauso me asegure de que su atención volviera a mi antes de continuar con el siguiente punto -basándose en esto, hay cosas que pueden contagiarse, como un resfrió y hay cosas que no, como una hueso roto- se me podían ocurrir muchos ejemplos, pero considerando que estaba con alguien que experimentaba las enfermedades de manera distinta por su capacidad de regeneración y que aparentemente no socializaba demasiado como para ver como afectaban a otros seres, probablemente lo mejor era quedarse con lo más básico posible -por otro lado, tenemos cosas que se curan con el tiempo, como un corte pequeño y otras que son permanentes si no reciben cierto tratamiento, como los problemas en la vista que hacen a ciertas personas utilizar anteojos- la verdad era un tema bastante amplio y a este punto de la explicación simplemente esperaba que no se hubiera arrepentido de hacerme aquella pequeña pregunta en primer lugar -hay algunas enfermedades que solo empeoran con el tiempo, otras pueden ser ignoradas sin mayores consecuencias, algunas pueden llevar a la muerte, de hecho bastantes, si se juntan los factores necesarios y no se da el tratamiento adecuado- di un pequeño respiro al concluir mi explicación, de verdad era un concepto amplio, basándose en algunas definiciones, la vida en si podia considerarse una enfermedad, ya que constantemente generaba cambios en la mente y el cuerpo -yo creo eso se debe a las modificaciones en tu cuerpo- respondí rápida y precisamente a su siguiente duda, temiendo espantarlo si salía con otra cátedra, a veces el deseo de sobrevivir de un individuo no se comparaba al del cuerpo de este o al de los instintos, en algunas ocasiones aunque alguien “quiera morir” estos dos factores lo impedirán a toda costa, había muchas variaciones, dependiendo de la especie y la persona, por eso “curar” era tan interesante, al menos para mí.

¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué lo hacía tan difícil? tan dispuesto y vulnerable, despertaba mi impulso de sacar mi personalidad mala, aplicar la presión precisa en los puntos indicados, si hacia algo así de seguro lo rompería, era el pequeño impulso de terminar de romper algo que ya estaba resquebrajado, o inestable, como una torre de cartas, solo que para mí el “romper” no era lo interesante, preguntarme que podia hacer para repararlo después, para hacerlo más resistente que antes, eso era lo intrigante -el cuerpo también recuerda, además, la mente puede ocultar ciertas cosas, pero no por eso dejan de existir, parte di ti debe recordarlo perfectamente, pero al mismo tiempo estas desesperado por olvidar y el conflicto de ambas partes produce algunos de los problemas que mencione antes, puede que no sepas exactamente porque… pero este lugar, te sigue resultando aunque sea un poco incómodo ¿verdad?- golpee suavemente mis mejillas deteniendo mi pequeño monologo, si seguía así terminaría asustándolo, pero tenía que saber que presión podia aplicar, para ayudarlo sin llegar a romperlo, eso sí sería un desafío -ah… perdón- deje salir un pequeño suspiro -a veces no tengo mucho tacto con estas cosas, no quiero hacerte sentir incómodo y que salgas huyendo- dije con sinceridad, podia entender bien el cuerpo de las personas, pero la mente era algo complicada para mí, podia saber cómo funcionaba en teoría, las reacciones químicas en el cerebro y las bases de la psicología, pero al apenas poder experimentar aquello conocido como “emociones” en mi propio cuerpo, tenía graves… muy, muy graves problemas con la empatía -una terapia, es una serie de acciones efectuadas con el objetivo de curar y/o causar alivio- explique mientras que me cuestionaba un poco a mí mismo ¿de verdad lograría ayudar a alguien un día? emocionalmente hablando, ya era un desafío para mi identificar y causar reacciones de ese tipo, simplemente no podia entenderlo, mis padres me dijeron una vez, simplemente imagínate en su lugar y te desagradaría lo que estas por hacer, entonces detente, pero aunque siguiera ese consejo continuaba ganándome enemigos, quizás yo mismo estaba dispuesto a demasiadas cosas por culpa de ser “insensible”, tener pareja, a mi Joshua también me había hecho ver eso con más claridad -la verdad siempre me he preguntado… casi es más doloroso olvidar o recordar- si había terminado haciéndolo sentir mal con mis palabras, al menos no quería que se sintiera demasiado solo, así que, aumente la intensidad de la flama de uno de los mecheros que no estaba utilizando para crear algo más de luz antes de quitarme uno de mis guantes, y levanté mi mano descubierta dejándolo ver las cicatrices que quedaban de testimonio de una de las ocasiones en la que debí volver a cocer mis propios dedos y mano de vuelta a su lugar, la verdad lo más incómodo para mi había sido el proceso de rehabilitación, pero al menos gracias a eso había logrado volverme ambidiestro -yo mismo he pasado por bastantes experiencias desagradables en mi vida- baje un poco la manga de mi bata de laboratorio para dejarlo ver algunas de las marcas en mi brazo antes de volver a ponerme mi guante y arreglar mi ropa -pero la verdad nunca he sentido la necesidad de olvidar ninguna, supongo que también por eso conservó las cicatrices- tome un pequeño respiro antes de volver a sonreír –en fin, cada quien enfrenta sus problemas a su manera- concluí antes de dejar el tema un tanto de lado.

-¿Buena persona?- la conversación había continuado un curso más o menos normal, pero ese comentario realmente me había tomado desprevenido -¿Yo?- creo que la confusión en mi voz era evidente, claro me estaba esforzando por ser amable con él, pero de cierta forma me había acostumbrado a generar cierto “rechazó” en las personas, por mi pequeña tendencia a presionar un poco su paciencia para ver sus reacciones -no sabría decirte, la verdad depende de la persona, pero supongo que en general, al menos intento ser cordial- claro, eso era cuando no estaba de humor de ganarme un enemigo, pero era algo complicado para mi definirme como “bueno” o “malo” muchas de mis acciones eran clasificadas como despreciables por otros, pero no era como si las hiciera porque los quería ver sufrir, solo era curiosidad, sabía que ignorar sus quejas podia clasificarse como “malo”, pero también, al final del día yo ayudaba a muchas más personas de las que lastimaba, al menos en los físico, porque en lo mental no podia hacer mucho, para empezar los conceptos de “bien” y “mal” eran demasiado moldeables y subjetivos, según ciertos filósofos, el “bien” es aquello que causa satisfacción y el “mal” aquello que causa dolor, así que era ambas cosas al mismo tiempo, todos eran ambas cosas al mismo tiempo, era algo difícil para mí ver el mundo como algo marcado por blanco y negro, para mí todo era gris, por decirlo de alguna forma -al menos contigo intento serlo, a mi manera- al menos en el sentido de que prefería evitar lastimarlo más de lo necesario y que prefería que me asociara con estímulos positivos para que tuviera motivación de volver a encontrarse conmigo -la verdad, creo que la muchos de los que han interactuado conmigo tenderían a decir que soy una criatura maligna, desalmada, cruel y sin corazón- comencé a explicar pensando que quizás algo de sinceridad era necesaria, para también tenerlo algo preparado para lo que podría ocurrir a futuro -piensan que soy un sádico, un tipo de persona que se divierte al observar el sufrimiento ajeno- deje salir un pequeño suspiro antes de continuar -pero yo creo que simplemente tiendo a dirigir mi atención a ese tipo de escenarios, porque ahí suele haber personas que necesitan de un doctor- desvié un poco la mirada mientras que pensaba un poco más en el asunto, aunque me gustara jugar a ser “el malo” de vez en cuando, de verdad me costaba entender como había seres que terminaban odiándome tanto -quizás es todo un gran malentendido- pero la verdad no me importaba demasiado, la opinión de la mayoría de esas criaturas no era de mi interés -ya me darás tu opinión al respecto cuando nos conozcamos mejor-volví a sonreír a la vez de que lo miraba a los ojos nuevamente, después de todo, su opinión si llamaba un poco mi atención.

Un nuevo bombardeo de preguntas se hizo presente y termine decidiendo dejarlo expresar todas las posibles antes de comenzar a responder –manejo principalmente magia blanca, curativa y “botánica” por decirlo de algún modo, para ayudar a las plantas a crecer, aunque también conozco otros tipos y también se dé alquimia- levanté mi dedo índice para indicar que comenzaría a responder otra de sus preguntas -los elfos en general cuentan… contamos, con una gran compatibilidad con la magia- dicho esto negué suavemente con la cabeza -no te preocupes, no tengo porque noquearte para bloquear las señales de dolor- aparentemente mi pequeño ofrecimiento lo había inspirado a preguntar aún más cosas, pero al menos se veía algo entusiasmado con la idea –si… probablemente por eso soy tan pequeño- aunque con el ritmo que crecía mi cuerpo quizás terminaría siendo un enano por siempre, pero al menos con eso tenía “juventud eterna” o algo por el estilo –familia… ¿biológica?- pregunte ladeando un poco mi cabeza –mis padres fallecieron hace unos años, termine en un orfanato, así que asumo que no tengo otros parientes- desvié un poco la mirada antes de seguir explicando -es algo complicado- porque no fue el proceso más legal del mundo -pero tengo un hijo adoptivo y creo poder considerar que tengo un esposo, creo que mi “hijo” me odia y mi pareja es…- me quede en silencio unos instantes intentando encontrar como definir a Joshua -bueno supongo que se parece un poco a ti, es adorable y tiene un pasado problemático, lo encontré en una cueva, así que me lo lleve a casa y decidí encargarme de sus necesidades- reí un poco de mi propia explicación-aunque creo que así lo hago sonar como si hubiera adoptado a una mascota más que haber encontrado marido-

Parecía ser que todas las criaturas que me encontraba tenían cierto grado de problemas con el auto-estima, quizás de verdad terminaría secuestrándolo si seguía mostrando conductas parecidas a esos dos, aparentemente estaba desarrollando una costumbre de secuestrar a criaturas andróginas con pasados traumáticos para volverlas parte de mi familia y no estaba en condiciones de mantener una colección -no te menosprecies- tomando algo de aire me hice el ánimo y tome sus manos mirándolo a los ojos con decisión -la posibilidad de tenerte de amigo es más que suficiente- así que apréciate un poco más, o me sentiré más impulsado a hacerte un conejillo de indias que cualquier otra cosa -a decir verdad mi personalidad es algo complicada, así que me es algo difícil mantener una amistad-  comente mientras que me alejaba un poco, apagando los mecheros y pasando a abrir levemente las cortinas para que la luz del exterior fuera la que se encargara de iluminar levemente el laboratorio -para mí, es más que suficiente con ver que te esfuerzas por llevarte bien conmigo- comente mientras que veía un poco al exterior.

-Olvidando las muestras por un momento- la necesidad de concretar un pequeño plan se hizo presente al ver su insistencia en buscar una forma de “complacerme” -hay algo más que podrías hacer por mí- volví a acercarme a él demostrando cierto grado de emoción por la idea -un compromiso, en el idioma de mis antepasados, para darme algo más de seguridad- dando un par de saltitos de emoción levanté mis brazos hacia el techo para demostrarle mis ganas de la idea que tenia se concretara  -repite las siguientes palabras “ga-lem di-ch”*- pronuncie aquella frase lentamente, haciendo el sonido comprensible para el idioma que ya sabía que conocía -y luego di que intentaras ser mi amigo, puedes decir “intentare ser el amigo de Lily Flowerfield”- le repetí mi nombre recordando lo que me había dicho sobre su memoria, aunque tampoco era necesario que lo mencionara en su “juramento”.

-Si serás mi amigo, no te preocupes por esas cosas- viendo la hora en el teléfono, me di cuenta de que el tiempo había pasado con mucha más velocidad de lo que había percibido -¿Qué haría si eres alérgico a uno de los ingredientes? no quiero arriesgarme a que alguna de esas muestras te haga sentir mal- especialmente porque técnicamente un par de ellas están envenenadas, aunque de alguna forma, presiento que no le importaría demasiado consumirlas de todas formas, parecía ser que cuidar de su cuerpo y de sí mismo en general no es exactamente una prioridad para él, pero, como decirlo, no quiero aprovecharme demasiado, se perfectamente que mi forma de ser, puede llegar a ser muy problemática para las personas a mi alrededor y no quiero acabar demasiado rápido con su paciencia, si lo hago pasar por demasiadas experiencias negativas, no tendrá muchas razones para querer mantener una buena relación –además no quiero que manches los tubos de ensayo con sangre- de por sí, llevaba un buen rato resistiendo el impulso de tratar sus heridas para no invadir demasiado su espacio y ya había sido algo complicado para mi tocar sus manos a sabiendas de que terminaría algo manchado, pero eran guantes, no importaba -y mi siguiente turno, empezará en poco tiempo, no tendría tiempo de escuchar adecuadamente tus opiniones- comente con cierto tono de decepción mientras que comenzaba a sellar los frascos y preparar las herramientas que no estaba usando para poder lavarlas, aún tenía tiempo, pero no el suficiente como para ver sus reacciones y tomar notas adecuadamente.

*[escritó; geallaim duit // significado (aproximado);  te prometo a ti.../te aseguro que...]

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: El comienzo de la epidemia [Libre]

Mensaje  Caius Haiiki el Dom 5 Mar - 19:52

Me giré hacia él al escuchar su respuesta, mi mirada confusa no se hizo de esperar, no es que no entendiera lo que me estaba diciendo pero no era la respuesta que esperaba, no me decía nada, no me daba la razón pero tampoco me daba a entender que estaba equivocado y eso solo me confundía aún más. Prefería las respuestas más directas, no en ese sentido pero lo bueno es que sabía que Lily no me dejaría con la duda durante mucho tiempo. Ahora me parecían mucho más inútiles las clases, llevaba asistiendo semanas y lo único que habían conseguido era aburrirme, los profesores no hablaban de nada interesante, todo lo contrario a Lily. Debería haber venido a este lugar hace bastante tiempo, aunque según él, solía pasar más tiempo en la enfermería, siendo enfermero tiene sentido, el problema era que no sabía dónde se encontraba , pero eso era algo que ya averiguaría en un futuro. No me esperaba que me pusiera un ejemplo y menos uno de ese tipo, su ejemplo me pareció exagerado, no se podía comparar una cosa con la otra. Abrí la boca para decirle algo al respecto pero de ella no salió ni una sola palabra, ni siquiera había terminado de habar y al ser él me costaba más intentar llevarle la contraria. Estaba claro que era más inteligente que yo, incluso podría decir que era la persona más inteligente que había conocido por el momento, aunque tampoco es que conozca a mucha gente.  Por lo que mejor no opinar. Se detuvo unos segundos dejando la frase incompleta, quise preguntarle pero al final opté por esperar. Al parecer solo estaba buscando una manera de hacerse entender. Hablar conmigo parecía ser más difícil de lo que yo pensaba, no solo por la cantidad de preguntas que realizaba casi sin darme cuenta sino también por lo mucho que me costaba entender las explicaciones que me daban. Eso me hacía sentir un poco estúpido, por suerte a él no parecía importarle mucho por el momento. –¿Son muy complejos lo exámenes?- Si no lo eran, podía realizarlos cuando a él le viniera en gana. No parecía algo que pudiera llegar a afectarme en el mal sentido por lo que me daba igual. Me quitaría una de mis mayores dudas y eso sería de mucha ayuda. EL problema sería la respuesta, esperaba no tener que empezar a alimentarme de manera regular, sería muy incómodo y molesto. Aunque podría intentar hacerme con una de esas píldoras de las que habló Lily.

Mordí mi labio al escucharle suspirar, no quería que se molestara, me estaba ofreciendo su ayuda sin llegar a pedirme nada a cambio y yo la rechazaba de esta manera.  Su tono al responder no me dio a entender que estuviera enfadado ni mucho menos pero eso no quitaba que me sintiera mal por ello, al contrario, su comprensión me hizo sentir aún peor. Levanté la vista hacia él, era como si me leyera la mente ¿o es que era demasiado expresivo?
-Pues no.- Respondí casi en un susurro volviendo a bajar la mirada. -No estoy convencido en lo absoluto.- Era un quiero y no puedo, era muy frustrante pero no podía hacer mucho al respecto y si podía hacer algo no sabía el que. -Necesito algo de estabilidad en mi vida.- Dije en un leve susurro casi inaudible, pero al fin y al cabo las palabras no iban dirigidas hacia Lily ¿algún día podría llegar a tener algo de estabilidad? Las clases no durarían para siempre, pronto volvería a mi antigua vida. -¿Cuanto duran las clases?- Podría ser más de lo que yo pensaba, no sería bueno que me acostumbrara a todo esto, normalmente no suele tener un sitio donde resguardarme, ni una cama ¿hacía bien al estar aquí? Ni siquiera estaba aprendiendo nada que me fuera servir en un futuro. Odiaba pensar, nunca terminaba bien. Me ponía nervioso y a este paso mis dedos no acabarían sanando, todo lo contrario y no quería llegar a manchar nada. Lo único que me relajaba un poco era ver la sonrisa de Lily. -Te mantendré informado.- Intenté formar una sonrisa, pero siempre ha sido algo que no se me ha dado bien, de seguro mis labios ni siquiera llegaron a moverse pero al menos lo he intentado.

Se le veía ¿feliz? O a lo mejor ¿emocionado? No estaba seguro, nunca se me ha dado bien identificar las emociones ajenas, ya se me hacían lo suficientemente complicadas las mías.  Ladeé la cabeza, no entendía a lo que se estaba refiriendo con lo de los “factores” más no tuve que realizar la pregunta ya que la explicación llegó antes. La respuesta se me hizo demasiado larga, demasiada información en tan poco tiempo para mi cerebro. Ya me costaba asimilar un poco de información. No estaba seguro de haberlo entendido del todo, por suerte no parecía tener mucha prisa, lo que me dio tempo para intentar analizar la información. Lo siguiente que dijo acabó siendo un resumen de lo anterior. Esperaba que en un futuro no tuviera que necesitar estos tipos de resúmenes para entender las cosas, no conocí el límite de Lily, lo último que quería era que se aburriera de mí. Me hacía pensar demasiado ¿entonces el ser un homúnculo era una enfermedad para mí? Nunca estuve seguro de lo que me complicaba tanto la vida, a lo mejor era yo ¿podría decirse que yo era mi propia enfermedad? Suspiré algo molesto por todo lo que se me pasaba por la cabeza, al parecer no lo había entendido bien, pero no iba a preguntar, tampoco quería parecer tonto delante de él. El sonido de sus manos al chocar me hizo centrar mi vista en ellas. No quería perderme nada de lo que me dijera, quería quedarme con toda la información posible.

Lo de los contagios sonaba desagradable, eso me daba muchas más razones para permanecer alejado de las personas, hace demasiado que no me enfermaba, no quería que se repitiese solo por acercarme demasiado a alguien. La respuesta no parecía tener fin, no sabía que tanto más me iba a explicar y tampoco si iba a ser capaz de conservar toda esa información. Si pudiera apuntarlas sería mucho más fácil, las leería cada poco tiempo y así no me olvidaría. Tendría que recordarlo para la próxima vez que me encontrara con él. Repetía en mi cabeza los datos que me parecían más importantes para intentar que permanecieran el mayor tiempo posible en mi mente y que no se desvanecieran. Al oírle hablar sobre las enfermedades que te podían causar la muerte, no puede evitar pensar en cómo sería la mía, no creía llegar a morirme con la misma facilidad con la que normalmente moría las demás personas, pero de seguro inmortal no era. Al fin había terminado de explicarse, lo que le daba unos segundos de descanso a mi cerebro hasta la siguiente explicación que de seguro llegaría en unos instantes.

Su respuesta fue justo la que yo esperaba, ni siquiera sabía porque había preguntado, era como si tuviera la vaga esperanza de que me diera una respuesta diferente. La palabra "modificación" siempre me había sonado horrible, me hacía sentir como un objeto o una máquina. Por suerte no seguimos indagando en el tema. No sabía a qué se refería pero me empezaba a poner algo incómodo ¿Era posible que el cuerpo recordara? ¿Y por qué mi mente me oculta cosas? No le encontraba el sentido a nada de eso, pero si lo decía Lily significaba que era cierto ¿No? Puede, de seguro sabe de lo que habla. El problema es que yo no sé de lo que él habla y eso solo me pone aún más nervioso. Alejé mi mano de mis dedos, a veces se me hacía tan natural que ni siquiera me daba cuenta hasta que ya tenía los dedos manchados de sangre. ¿Cómo se supone que sabía eso? ¿Se me notaba en la cara o es que tenía que ver con mi raza? Eso explicaba muchas cosas pero también me dejaba un sin fin de dudas
-No voy a salir huyendo.- Afirmé rápidamente para quitarle esa posibilidad de la cabeza. -Así que no tienes que preocuparte.- Me resultaba algo raro que intentara cuidar su manera de hablar solo para no incomodarme, eso era algo que me parecía innecesario. -Pero creo que ahora tengo más preguntas que antes.- Quería avisarle de antemano, ya había realizado demasiadas preguntas por lo que entendía que ya no tuviera ganas de más, quería darle la oportunidad de que me lo dijera desde ahora. Ya me había olvidado incluso que había mencionado sobre lo de la terapia. Sonaba interesante pero al mismo tiempo también parecía algo complicado, sobretodo porque era a mí a quien se la pensaba realizar. -¿De verdad podrías llegar a ayudarme en ese sentido?-  No es que no confiara en él, aquí el problema era yo.

-Yo prefiero olvidar, pero siempre depende de a quien le preguntes ¿no?- Olvidar no solía traerme grandes problemas, en ocasiones hasta me libraba de ellos, bueno solo me hacía olvidar que los tenía pero eso era como si me librara de ellos. Los recuerdos solo me traían más dudas y me ponían nerviosos ¿qué es lo que le haría dudar tanto a él? Observé la llama, la cual empezaba a hacerse más grande, clavé mi vista en ella mientras de fondo escuchaba las palabras de Lily. Cuando levanté la vista no tenía uno de sus guantes puesto y había subido la manga de su traje para dejarme ver sus cicatrices. -Lo siento.- Me hacía sentir mal, era como si le hubiera obligado a mostrar sus cicatrices, las cuales no sabía que tenía, no me lo esperaba en lo absoluto. Me gustaría preguntarle por cada una de ellas pero a lo mejor era un tema delicado. -¿Puedes desacerté de ella?- Mis cicatrices nunca llegaron a molestarme al menos visualmente, no son muy notorias y en ocasiones hasta me olvido de que están ahí. Lo único que me molesta es no saber cómo llegaron a formarse. Viéndolo así era normal que Lily no quisiera olvidarse de ellas. Ante su ultimo comentario solo lo miré algo confuso, no entendía a qué se refería "cada quien enfrente sus problemas a su manera" ¿era una indirecta? A lo mejor estaba intentando decirme que la manera en la que enfrento mis problemas es la equivocada pero... ¿cuál es esa manera? Normalmente los ignoraba, a lo mejor ese era el fallo, debería hacer algo al respecto ¿pero el qué?

Se le veía algo confuso ¿Había dicho algo raro? Tanto su tono como su expresión me daban a entender que esa no era una palabra que solían usar a la hora de describirle. Lo que me decía no me hacía verlo como una mala persona.
–Eso te haría una buena persona ¿no?- Bajo mi punto de vista sí, no necesitaba ser amable conmigo para nada y aun así lo hacía ¿por qué? Lo que decía me sorprendía bastante ¿qué había hecho para que le consideraran tan mala persona? Bajé la mirada hacia mis manos mientras me balanceaba de adelante hacia atrás de manera suave y pausada. –Sí, de seguro es un malentendido.- Mi tono de voz no mostraba ningún tipo de emoción, en realidad ni siquiera lo conocía, podría acabar arrepintiéndome pronto de haber dicho eso.  No entendía porque quería conocer mi opinión pero si la quería me daba igual dársela en un futuro. Esperaba que no me hiciera cambiar de opinión pronto, me agradaba tener a alguien que brindara de este tipo de información.

¿Magia blanca? No estaba muy seguro de a qué se refería con eso pero si o recordaba mal, la magia del mago era todo lo contrario.
– ¿En qué consiste la alquimia? – No recordaba haber oído hablar de eso ¿Era igual que la magia? ¿Podría aprender yo también algo de eso? En realidad daba igual, de seguro era algo muy complicado. Aunque de seguro había alguna clase que explicaba este tipo de cosas. Debería empezar a asistir de manera más regular. Su dedo índice se alza, imagino que intenta indicarme algo pero no entiendo el que, hago lo que siempre ante algo que no comprendo, ignorarlo y me centro en su respuesta. –Entonces no debería resultarme muy difícil el usarla ¿no?- Yo no me consideraba un elfo en toda regla, no conocía casi nada sobre esa raza. – ¿El ser un homúnculo cambia algo?- No sabía si él se podía considerar más elfo que yo ¿sería mitad elfo y mitad homúnculo? El verle negar con la cabeza me tranquilizó un poco, no me agradaba la idea de estar inconsciente mientras Lily me hacía cosas extrañas.

No había preguntado por su familia biológica, nunca lo hacía porque sabía que podría ser un tema muy delicado, pero al parecer no me expliqué bien.
–Lo siento mucho.- Me sentía fatal por haber hecho la pregunta pero al menos no parecía muy afectado por lo antes mencionado. ¿Adoptó un hijo que le odio? –¿Por qué?- No lo entendía, debería estar contento, ahora tendrá una familia ¿Cuál sería el problema? –Oh, eso suena muy lindo.- Por ahora Lily no me daba ninguna razón para pensar que no era una buen apersona, todo lo contrario. Al final puede que si acabemos siendo amigos al fin y al cabo. – ¿Menospreciarme?- No entendía a que se estaba refiriendo con ese comentario. –No lo hago.- Mi tono de voz demostraba que no estaba muy seguro de lo que decía ¿sería verdad? Me sobresalte al sentir como tomaba mis manos, los guantes al tacto eran muy diferentes a la piel. Bajé mi mirada hacia nuestras manos antes de centrarme en sus ojos, su mirada fija me inquietaba un poco. –Oh, vale.- A diferencia de él yo no estaba muy seguro ¿seguiría siendo suficiente con el paso del tiempo? Cuando comenzáramos relacionarnos más entre nosotros de seguro iríamos viendo cosas que nos desagrada del otro. Esperaba que no cambiase pronto de opinión. Comenzó a alejarse para dirigirse hacia los mecheros y apagarlos, dejando la habitación aún más a oscuras, al menos hasta que comenzó a abrir las cortinas. Ahora el laboratorio estaba mucho más iluminado, ahora podía verlo todo con mucha más claridad. –Pues haré mi mayor esfuerzo.- Al parecer mi oferta no le interesó mucho, al menos por ahora. Parecía tener algo más en mente, se volvió a acercar hacia mí, se le veía emocionado y eso casi me hace sonreír. –Compromiso. – Repetí con voz suave mientras ladeaba un poco el cabeza algo confuso por su petición. Esta vez una pequeña sonrisa se formó en mi rostro, era como si me contagiara su emoción. –Ga-lem di-ch.- Repetí con el mismo tono y velocidad que él había usado. - Intentare ser el amigo de Lily Flowerfield.- Le vi mirar su teléfono ¿qué hora sería? No sabía cuánto tempo llevaba aquí ¿tendría algo que hacer?

¿Alergia?-  Miré los tubos sin entender muy bien a lo que se estaba refiriendo, pero me decía que no bebiera tampoco le iba llevar la contraria, tampoco es que me hiciera ilusión probar los extraños líquidos.
 –Oh.- Ya me había olvidado de las heridas en los dedos, si las hubiera dejado desde un principio ya se habrían curado, ahora tenía los dedos manchado de sangra y por mi culpa los guantes de Lily también estaban manchados. –Sí, disculpa.- Ahora no estaba muy seguro de lo que hacer, no quería tener mis manos manchadas pero tampoco sabía dónde limpiarlas. No quería tener el uniforme manchado, llevé una de mis manos hacia mi boca para lamer un poco la sangre de uno de mis dedos, pero pronto lo dejé, esa no era una buena manera de limpiarlas y también era algo un poco asqueroso, me recordaba a los gatos. Según  que me decía pronto empezaría su turno, por lo que imaginaba que ya tendría que irme. -¿Entonces me voy ya?- No quería hacerle perder el tiempo y pronto empezaría mi próxima clase y aunque no tuviera michas ganas de asistir, tampoco tenía muchas opciones.

_________________
avatar
Caius Haiiki
Homúnculo
Homúnculo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El comienzo de la epidemia [Libre]

Mensaje  Lily Flowerfield el Vie 10 Mar - 2:15

-Creo que seria bastante simple para ti, solo deberías pararte en medio de un circulo mágico, un día, poco después de haber comido, uno en el que no comieras pero te sientas bien y otro donde ya estés empezando a sentir la necesidad de consumir algún alimento- le explique parcialmente el procedimiento, aunque probablemente no le gustaría la idea de poder comer para pasar por las pruebas -supongo que podría ingeniármelas solo con uno, o mejor dos- dije en voz alta mientras que analizaba un poco el asunto, si hacia un solo análisis seria algo complicado, pero no imposible, de hecho, quizás seria más divertido si solo hacia una parte del examen, como hacer un puzle de alto nivel de dificultad, ah… si solo tuviera el tiempo suficiente para esas cosas, pero lamentablemente estaba algo ocupado con otras cosas.

-Eres de Ragnar ¿verdad?- pregunte instintivamente tras su comentario sobre la necesidad de estabilidad ¿debería adoptarlo también? Al pequeño Clausty quizás le vendría bien tener un hermanito, quizás debía preguntarle sobre eso después -tengo un par de clínicas ahí, podría contratarte para algún rol pequeño y ver como te vas desarrollando- propuse con toda sinceridad, no tenia problemas en darle un trabajo y de mantenerlo contratado si llegaba a rendir lo suficiente -oh, no digo que tengas que tratar pacientes, me refiero a cosas como ayudar a organizar los medicamentos, limpiar y cargar cajas, aunque debo admitir que hasta para esas cosas soy algo exigente- deje salir un pequeño suspiro tras terminar aquella explicación, la verdad, seguramente después de que terminara el año escolar no sentiría especiales ganes de volver a aquel continente -entiendo que no te inspire mucho volver, hay poca comida, es difícil encontrar agua limpia, el paisaje es árido, es un milagro encontrar un trabajo honesto, a veces el aire es tan denso que apenas se puede respirar, es casa de criminarles exiliados y prácticamente todas las personas sanas mentalmente huyeron cuando tuvieron oportunidad- quizás sonaba como una lista de negativos, pero mientras más pensaba en mi hogar más “feliz” me sentía, deje a una sonrisa formarse en mi rostro mientras que sostenía suavemente mis mejillas con ambas manos -ah, como adoro ese lugar-comente con evidente emoción antes de dar un par de saltitos pasando a agitar un poco mis brazos y proseguir -hay tanta diversidad de especies y esta tan demacrado que puedo pasar horas entretenido pensando en como ayudarlo a sanar- era un proyecto tan grande que de seguro nunca me aburriría mientras que me dedicara a este.

Se veía tan concentrado en sus pensamientos que considere prudente quedarme en silencio por unos instantes para no distraerlo, pero llegando cierto punto lo interrumpí con una pequeña riza seguida de un comentario -parece que te deje algo pensativo- le dirigí una sonrisa y una pequeña reverencia -perdón si no te doy el tiempo de analizar mucho las cosas- consideraba importante darle su espacio, pero lamentablemente no podía darle todo el día, ya tendría que volver al trabajo de enfermero y quería aprovechar el tiempo lo mejor posible -hablando de enfermedades contagiosas, deberías tener cuidado, la barrera del instituto mantendrá fuera intrusos, pero las bacterias pueden entrar con bastante facilidad, al igual que algunos virus- en parte ese era al motivo por el que había terminado haciendo este pequeño experimento en el laboratorio -ya he recibido a varios alumnos resfriados- y teniendo en consideración el ambiente cerrado, de seguro no tardarían en aparecer muchos más.

-Bueno, hay cosas que permanecerán un misterio al menos que las intentes- dije respecto al tema de la terapia -creo que ya te lo explique, muchas veces las cosas dependen más de los pacientes que del tratamiento, como con el efecto placebo y su contrario, el nocebo; a veces las personas reaccionan negativamente a los tratamientos correctos solo porque piensan que el resultado será negativo- de alguna forma había vuelto a un tema que habíamos tratado con anterior, pero la verdad, aquellos conceptos no dejaban de ser fascinantes por más que pensara en ellos -en fin, al menos lo puedo intentar- le dije con una sonrisa, la verdad era que la salud psicológica de otras personas… no era algo que me fuera fácil mejorar, de hecho se podía decir que yo tenia mi propio caos en la cabeza… pero, bueno, la mayoría de los psicólogos que había llegado a conocer también estaban locos… quizás era un pre-requisito secreto de la profesión.

-¿Por qué te disculpas?- pregunte confundido al verlo disculparse tras ver aquellas marcas -no es como si tu las hubieras provocado- comente con una sonrisa intentando tranquilizarlo un poco –creo que yo soy quien debería disculparse, por hacerte sentir incomodo-

-Oww..- exclame enternecido mientras que me llevaba la mano al pecho ¿no sabia de las personalidades manipuladoras ni de como la gente era amable solo por conveniencia? -eres una criatura adorable- para las cosas que debía haber pasado, sin dudas era una criatura inocente, quizás incluso era así de inocente por culpa de su pasado -de verdad, no puedo considerarme una buena persona- me explique mientras que desviaba la mirada antes de dignarme a darle una explicación relativamente larga de algunas de las cosas que me impedían sentirme cómodo con un titulo así -creo que nunca me sacrificaría por otro y aunque beneficie a alguien con mis acciones, no es que lo haga derechamente para hacerlo feliz, por ejemplo ahora, no hablo contigo o respondo tus preguntas para alegrarte, lo hago simplemente porque me divierte y es porque me resulta entretenido ahora que considero que podría serlo a futuro y quiero mantener abierta la posibilidad de que vuelva a ocurrir una situación parecida- tome algo de aire, en parte para dejarlo procesar parcialmente la información -por eso me gustaría que compartieras mi interés en que volviéramos a encontrarnos y la mejor manera es que me asocies con cosas positivas- volví a quedar en silencio mientras que me cruzaba de brazos pensando un poco más en la situación antes de agregar; -o quizás analizó demasiado las cosas- lo quede mirando a los ojos por unos instantes, mientras que resolvía algunas dudas internas antes de volver a sonreír para él -al final creo que lo que estoy diciendo, es simplemente, “me agradas y quiero tratarte bien, para que te alegre la posibilidad volver a encontrarte conmigo”-

-¿Cómo explicarlo?- pregunte en voz alta mientras que pensaba en como resumir el arte de la alquimia en relativamente pocas palabras sin utilizar demasiado lenguaje técnico -es algo bastante parecido a la química, estudia la materia, solo que a su composición física, agrega su interacción con la magia. Se utiliza para crear ciertos tipos de pociones, materiales mágicos y transformar algunos elementos químicos, yo la considero bastante practica para hacer medicamentos- me encogí de hombros antes de dejar salir un suspiro de desaprobación ¿siquiera habría un servicio medico en ese lugar si yo no estuviera por ahí? -en Ragnar no es muy fácil conseguirlos, así que en ocasiones debo fabricarlos yo mismo, aunque no tenga toda la maquinaria necesaria puedo obtener un buen resultado si uso la alquimia- mi molestia por la falta de equipamiento no tardo en transformarse en emoción al recordar lo divertido que era formular nuevas recetas y procedimientos par crear y perfeccionar cada medicina -yo creo que deberías ser capaz- dije rápidamente al escucharlo expresar su interés por la magia –otro día puedo intentar enseñarte lo básico, si quieres, aunque deberías tener una clase sobre eso-

Volvia a verce preocupado por mi, disculpandoce como con lo de las cicatrices pero ¿Por qué? -¿hm…?- ladee mi cabeza analizando un poco que había hecho para que se sintiera culpable, cuando de pronto lo recordé ¡se suponía que la muerte de un familiar de sangre era triste! -oh, si, es muy triste- dije sin mucha emoción mientras que desviaba la mirada ¿Cómo se me había olvidado algo tan básico como eso? dios… de verdad había aspectos de mi acto que tenia que mejorar, pero no podía evitarlo, mi rol de científico loco era el que tenia más perfeccionado, intentar actuar como un individuo medianamente funcional en la sociedad tenia sus problemas, cuando se me iban este tipo de cosas podía pasarlo simplemente como parte de mi excentricidad pero ahora era distinto -si…- hasta para mi era evidente el desinterés de mis palabras, ah, era pésimo, con ese tipo de reacción, seria imposible recuperarme, ya había sido evidente que el asunto no me importaba en lo absoluto, si hacia como que me afectaba ahora simplemente se vería fuera de lugar, si me hacia el triste probablemente dejaría en evidencia de que el 99% de mis reacciones eran fingidas, mirándolo no podía estar seguro de que llegaría a esa conclusión, pero de todas formas, lo mejor era tomar otra ruta, ya que había sido capaz de aparentar que me importaba la muerte de esos dos, quizás lo mejor era mostrar algo de sinceridad -la verdad no tenia buena relación con ellos, ya lo dije, no soy una buena persona, su muerte no me entristece en lo absoluto- infle mis mejillas, naturalmente, casi no experimentaba aquello que llamaban emociones, pero evidentes signos de molestias llegaban a mi siempre que pensaba por mucho tiempo en ese par -y de todas formar ¿de que sirve preocuparse por los muertos? Tengo bastante gente viva de la que debo cuidar ahora- quizás sonaría frio, pero para mi era verdad, a demás, si los extrañara o algo por el estilo simplemente me conseguiría un nigromante o una médium para ponerme en contacto.

-¿Por qué?- respondí con la misma pregunta mientras que ladeaba la cabeza, haciendo como si no supiera porque Claustrer me despreciaba -bueno yo lo digo porque la ultima vez que nos vimos se fue corriendo diciendo que me maldecía, supongo que aun no se hace a la idea de tener una familia nueva- explique superficialmente, si entregaba muchos detalles de aquella situación era obvio que me vería como alguien peligroso y sospechoso, además era evidente que no era muy buena idea informarle a mi compañero sobre el hecho de que poseía un par de “laboratorios malvados” -tal vez le molesta que yo sea menor que él- comente antes de liberar una pequeña y disimulada risa al pensar en el hecho.

-Lo hiciste- comente lo evidente, bastante emocionado mientras que daba un nuevo par de saltos, haberlo escuchado hacerme la promesa de alguna forma me llenaba de energía -espero que me tengas paciencia- le dije con una sonrisa, continuando hablando con felicidad, a pesar de que no seguía un comentario exactamente positivo -mi personalidad puede llegar a ser bastante problemática- aclare un poco mi garganta mientras que intentaba recuperar un poco la compostura, arreglando mi bata de laboratorio y otros detalles en mi vestimenta que habían quedado un tanto desorganizados por mi pequeño arrebato energético, de verdad, en momentos como este, se hacia un tanto evidente el hecho de que si seguía siendo un niño -sabes, dicen que mentir o romper una promesa hecha en ciertos idiomas elficos puede resultar en la muerte… pero no hay problema- comente calmadamente a pesar de la relativa gravedad de mis palabras antes de volver a ladear mi cabeza en un gesto interrogante -¿verdad?- le pregunte y sin darle mucho tiempo para responder agregue -se que darás tu mejor esfuerzo en llevarte bien conmigo- técnicamente solo lo había hecho hablar en irlandés, pero, quien sabe, quizás si le había agregado un pequeño toque mágico a aquellas palabras.

-Si quieres puedes lavar tus manos ahí- comente mientras que señalaba a uno de los lavamanos, ignorando un poco todo el tema de los compromisos a muerte -a decir verdad me gustaría seguir hablando contigo, pero se que estaré ocupado en cuanto vuelva a la enfermería- dije con sinceridad mientras que pensaba un poco en la situación, con o sin amistad, en el horario de trabajo mi prioridad siempre serian los pacientes, así que quizás no podríamos socializar adecuadamente en aquel lugar -¿te gustaría volver a encontrarte conmigo un día fuera de la enfermería?- pregunte mientras que ya terminaba los últimos detalles de la limpieza, preparándome para partir -quizás si nos vemos en el jardín o el invernadero podría mostrarte un poco la magia que puedo aplicar en las plantas, aunque no es demasiado vistosa- divague en voz alta esperando que quizás aquella “propuesta” llamara su atención.

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: El comienzo de la epidemia [Libre]

Mensaje  Caius Haiiki el Sáb 29 Abr - 3:26

Mi expresión de desaprobación no se hizo esperar, pese a ser muy poco notoria era visible que no me agradaba mucho la idea y tampoco la entendía del todo. Pese a que había mencionado que no iba a ser algo en lo absoluto complejo, desde mi punto de vista sí que lo era. Confuso y molesto, todo al mismo tiempo, la magia parecía hacerlo todo más sencillo, pero ¿era necesario tener que comer? No hice la pregunta porque la respuesta era bastante lógica, si lo había mencionado era por algo. Él era el experto por lo que no le llevaría la contraria, tampoco tenía que ser una gran cantidad o eso esperaba, comer nunca ha sido agradable, siempre me acababa quedando con una extraña sensación en el estómago, una no muy agradable. – ¿Tengo que comer algo en concreto o puedo elegir?- Había ciertos alimentos que no me resultaban desagradables, normalmente eran lo que tenían menos sabor y en algunas otras ocasiones los dulces, siempre y cuando no sean muy empalagosos. -¿Uno o dos qué?- No sé en qué momento parecía haberme perdido ¿se referiría a las pruebas? Cuantos menos fueran, menos tendría que comer por lo que me causaría menos molestias, pero tampoco quería llegar a dificultarle las cosas, si eran necesario tres pruebas podría intentarlo, tampoco era la gran cosa. -¿Eh?- Su pregunta me pareció algo extraña ¿se me veía en la cara? -Si- Contesté sin entender muy bien a que venía la pregunta ¿cambiaría  el que viniese de Ragnar? Su siguiente comentario me tranquilizó un poco, sonaba bastante bien, normalmente me pasaba el día deambulando sin rumbo alguno, tener algo que hacer durante el día podría ser más entretenido, aunque volver a Ragnar no me interesaba demasiado, pero podría ser de ayuda, a lo mejor si me lo estaba pidiendo era porque quería algo a cambio de los favores que me iba a hacer. –Puedo intentarlo.- Imaginaba que no me pediría algo como tratar a los pacientes, eso sería imposible para mí, lo siguiente se veía más fácil. El saber que era alguien exigente me hacía replantearme las cosas ¿y si o hacía mal y acababa siendo una molestia? Quería ayudar pero por muy sencillo que resultase todo sabía que en cualquier momento podría estropear las cosas, nunca me había puesto a limpiar en condiciones, a lo mejor se me daba peor de lo que yo pensaba. –Si puedo llegar a serte de ayuda, pues entonces estará bien.- Por alguna razón siempre terminaba volviendo a Ragnar por lo que daba igual. El escuchar esa descripción tan precisa de Ragnar solo me deprimía, todo lo que decía era cierto y estaba al tanto de ello porque llevaba en ese lugar lo que tenía de memoria, es como si hubiera pasado la mayor parte de mi vida en ese lugar.

Lo bueno es que nunca llegué a necesitar encontrar agua potable ni alimento alguno, el aire fue un inconveniente en un principio pero rápidamente dejó de ser una molesta. Suspiré al pensar en ello, ese era prácticamente mi hogar, me deprimía demasiado pero era cierto y no podía hacer mucho al respecto. Llily al contrario parecía adorar ese lugar o eso me decía su sonrisa, no entendía que era lo que le agradaba del lugar pero me alegraba de que fuera así. El verle dar saltos era hasta divertido, por alguna razón me agradaba ver a las personas felices, eran como lo contrario a mí.
–¿Ayudarlo a sanar?- Me era imposible imaginarme Ragnar de una manera diferente. – ¿Podrías hacerlo?- Ahora que lo había mencionado no parecía imposible, ahora era una posibilidad para mí. Sería muy agradable, no me deprimiría tanto al llamar hogar a Ragnar. Su risa por un momento me hizo sobre saltar, no me di cuenta de lo distraído que estaba, con toda la información interesan que solía dar, me parecía un desperdicio ponerme a pensar en tonterías, por suerte no parecía molesto en lo absoluto. -En ocasiones suelo pensar demasiado, aunque no me sirve de mucho.- Pensar tanto solía deprimirme y en muchas otras ocasiones terminaba igual que empezaba y solo acababa siendo una pérdida de tiempo aunque el tiempo es algo que siempre me ha solido sobrar, negué lentamente con la cabeza, no tienes que hacerlo, nunca parecía ser suficiente y sabía que él no tenía tanto tiempo libre como yo solía tenerlo. De solo oírle hablar sobre enfermedades contagiosas un desagradable escalofrió me recorrió el cuerpo. Ni siquiera recordaba la barrera que recubría el Centro, pero al parecer no es tan útil como debería. Levanté mis manos para poder mirarme las palmas, como si pudiera llegar a ver las bacterias, no había tocado a nadie pero había tocado objetos que de seguro otros también habrían tocado y encima ahora tenía las manos llenas de sangre, pero eso era mi culpa. – ¿Los resfriados son muy contagiosos?- Lo último que quería ahora era enfermarme, con una vez fue suficiente y fue muy desagradable. -¿Cuánto puede durar la terapia?- No es que tuviera nada más que hacer durante todo el día, en realidad todo lo contrario, cuando terminaban las clases tenía todo el tiempo del mundo pero lo de la terapia era algo que no me atraía del todo, no entendía en que me podría ayudar y pese a no entender del todo en que consistían, me sonaba algo realmente tedioso, pero no quería negarme desde ya. La mención sobre el efecto fue algo nuevo, por su nombre me daba a pensar que era algo así como lo opuesto del efecto placebo, al final su descripción terminó confirmando mi teoría. Yo no tenía muchas esperanzas en lo de la terapia ¿eso significa que podría llegar a acabar peor de lo que estoy? Eso no sonaba realmente tentador y me quitaba aún más las ganas de comenzar con la terapia. Asentí ante su comentario, si él podía intentarlo yo también, a lo mejor terminaba bien, nunca se sabe, podría intentar ser positivo por una vez en la vida. Al parecer el tema de las marcas no era algo que le incomodara en lo absoluto, en parte era agradable verle tan tranquilo y sonriente, eso conseguía aligerar un poco el ambiente y hacía que me sintiera un poco mejor al hacerle mostrar las heridas.

–No es tu culpa, ni mucho menos.- Intenté no fruncir el ceño al escuchar el oww de su parte, sonaba demasiado moles y en parte entendía porque lo estaba haciendo y eso me desagradaba aún más.-No lo soy.- Era prácticamente como un instinto, no me gustaba oír eso de su parte ni de parte de nadie, no era adorable y no me gustaba escucharlo. Me encogí de hombros al escucharle hablar, si no se consideraba buena persona debía ser por algo pero hasta que no me demostrara que era una mala persona yo no iba a poder creerlo. Aproveché el tiempo que me dejó para analizar en detenimiento sus palabras, no quería pasarme nada por alto. Lo que me decía resultaba algo demasiado obvio a mi parecer, tampoco creí que lo hacía por alegrarme, eso habría sido extraño, las personas siempre tienen una razón para actuar de la manera en la que actúan e imaginaba que con él sería igual. Lo que decía terminó quitándome esa duda de la cabeza. –Tiene sentido.- O al menos en parte, lo que no entendía era que era lo que veía de divertido en todo esto, a mi parecer debe ser algo molesto que no paren de hacerte preguntas cuando estás trabajando. -¿Te caigo bien?- Ya lo había conformado y era una tontería el preguntárselo pero es que me resultaba algo extraño, éramos demasiado diferentes pero era mejor que caerle mal. El que me hiciera esa pregunta me hacía pensar que el tema del cual iba a hablar era complicado de explicar o yo demasiado tonto como para poder entenderlo. Al final parecía ser la segunda opción, no parecía algo verdaderamente complejo, si no recordaba mal yo tenía una clase sobre química, pero era una a las que menos asistía, de seguro si asistiera más a clases todo esto me resultaría más sencillo. -Oh- Mencioné para darle a entender que su explicación me había quedado bastante clara. Parecía que algo le inquietaba o eso me dio a entender su suspiro, no parecía haber sido por mi culpa. –Sueles hacerlo todo tú solo.-Me parecía algo bastante impresionante el pensar que el solo podía hacer tanto ¿era eso lo que le molestaba? Su estado de ánimo pareció cambiar al momento, me gustaría saber en lo que podría estar pensando. El que me dijera eso me hacía sentir muy capaz de lograrlo. – ¿Es muy peligroso?- Yo era bastante torpe y no quería terminar dañando a Lily en un intento de realizar un conjuro. -¿A si?- No recordaba tener ninguna clase que tratase sobre la magia, pero si él decía que era así, podría ser verdad, debería empezar a asistir más a clases, o al menos a esa en concreto. Al parecer la muerte de sus familiares le importaba tan poco como las cicatrices. No parecía que hubiese un tema que le resultase delicado, eso era algo extraño pero muy conveniente. En ocasiones no solía tener tacto alguno al hablar con las personas pero conociendo esta nueva característica de él, sabía que no debía preocuparme tanto como con las otras personas. Por eso me extrañó cuando su siguiente comentario mencionó que era algo triste, no entendía la razón por la que decía eso cuando había demostrado que no le importaba. Mordí el interior de mi mejilla mientras bajaba la mirada hacia el suelo, Lily me confundía un poco. –Me alegra de que sea así.- Preocuparse por las personas es algo realmente molesto, lo pasas mal cada vez que les pasa algo y en ocasiones tienes que estar cuidándolas. A mí también me gustaría no preocuparme por las personas ¿eso me convertiría en una mala persona?
El tema de su hijo parecía tenerle algo confuso, él tampoco parecía estar muy seguro de lo que provocaba el odio que su hijo sentía por él y su explicación tampoco me dejó las cosas muy claras.
-Con el tiempo te acabará cogiendo cariño.- O eso pensaba yo, no entendía la razón por la cual no querría tener una familia, si Lily se lo ofrecía de seguro era porque no tenía ninguna, debería estar contento. -Tener una familia debe ser… agradable.- O eso imaginaba yo, si le acababas cogiendo cariño a tu familia debía ser por algo, aunque también imagino debe ser normal no llevarse siempre bien con ella. -¿por qué debería molestarle eso?- La edad era algo irrelevante, su hijo debe ser un chico algo extraño.

El que al final terminara haciendo la promesa pareció emocionarle de más, seguía siendo extraño. No había nada especial en mí que pudiera llegar a servirle en un futuro, pero al menos parecía feliz por ello ya que volvía a dar un par de saltos como en la anterior situación.
-Suelo tener bastante paciencia.- ¿Él sería igual? Ya me había repetido unas cuantas veces que no era una buena persona por lo que debería pensar en lo peor, algo a lo que ya estaba acostumbrado. Mis cejas temblaron y estuve a punto de fruncir el ceño ante su comentario ¿la muerte? Nunca había oído hablar de eso, pero él era el que sabía sobre nuestra raza por lo que, si comentaba algo así, era porque era cierto. Estaba a punto de responder a su pregunta, quería dejar claro que yo no era de los que incumplían promesas más su repentino comentario no me dejó, lo bueno es que no parecía tener muchas dudas sobre mi compromiso a lo que solo asentí suavemente confirmando sus anteriores palabras.
Para ser sincero, ya había olvidado el tema de las manos, las heridas se habían curado en pocos segundos y la sensación de la sangre cubriendo mis dedos ya no se me hacía tan molesta, pero aun así no dudé en aceptar su oferta. Sin prisa alguna me acerqué hacia el lavamanos que recién me había señalado para después dejar el agua correr, limpiando mis manos de cualquier rastro de sangre mientras le escuchaba hablar. Imaginaba que era una persona ocupada, el trabajo de enfermero debía ser algo complicado. Yo en cambio no tenía nada que hacer, aunque no estaría mal asistir a las clases que me quedaban ¿qué hora sería? Ni siquiera recordaba la clase que me tocaba, podría tomármelo como una señal para saltármela también. Terminé de lavarme las manos, cerrando al momento el ruidoso grifo.
-¿Volvernos a ver?- Si íbamos a ser amigos no era de extrañar que fuéramos a vernos después pero no esperaba que me lo ofreciera. Sonreí de una manera un poco más notable que la vez anterior, no quería emocionarme demasiado, pero la propuesta en verdad me agradaba. -Me encantaría.- Bajé la mirada, esperando que no pudiera notar mi expresión en el momento.

_________________
avatar
Caius Haiiki
Homúnculo
Homúnculo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El comienzo de la epidemia [Libre]

Mensaje  Lily Flowerfield el Jue 18 Mayo - 16:26

-Revisiones- especifique después de pasar un rato definiendo mejor los procedimientos que realizaría en mi mente -puedes comer lo que desees, de hecho no tiene por qué ser contundente, con un caramelo o algo así debería bastar- le entregue una pequeña sonrisa al explicarle esto, aun con mis comentarios sobre la importancia de alimentarse bien, podia entender perfectamente lo poco tentador que podia ser comer algo contundente… o sólido, después de todo mi dieta se basaba principalmente en caramelos, té y suplementos alimenticios.

Una pequeña risa escapo de entre mis labios al aceptar el trabajo por mi bien, tampoco era como si tuviera que decidirlo ahora -eres muy considerado Caius- cerré mis ojos por unos instantes pensando en las posibilidades, tenía el pequeño presentimiento de que Ragnar no era exactamente su lugar favorito -ya lo analizaremos- volviendo a verlo a los ojos le dirigí una renovada sonrisa mientras encogía un poco mis hombros -no sería exactamente amable de mi parte obligarte a volver a un lugar que te disgusta- aclare que el motivo de mis “dudas” iba dirigido a su felicidad y no a su posibles niveles de eficiencia, se veía como algo necesario para este tipo de personas, no quería que se sintiera inútil o algo por el estilo cuando su mera existencia era intrigante.

-Pero claro que es posible- respondí con determinación ante su comentario sobre lo de mejorar Ragnar mientras que golpeaba un par de veces mi pecho como intentando demostrar la convicción en mi casi inexistente corazón… pero bueno, al menos el biológico funcionaba lo suficientemente bien como para señalarlo -técnicamente tengo unos cuantos cientos de años para lograrlo- agregue entre una suave risa, tampoco era exactamente un asunto que se solucionaría de la noche a la mañana -creo que puedo entender eso- “pensar mucho las cosas” definitivamente eso era de las pocas cosas en la vida con las que podia empatizar, en el día debía seguir el rastro de muchas cosas, distinguir las emociones de otras personas aún estaba lejos de ser algo “automático” para mí,  aun con años de investigación me era complicado distinguir algunas expresiones, o más bien el motivo que llevaba a ellas, en general no me molestaba pero en las pocas ocasiones en las que quería ganarme el favor de alguien, socializar se hacía como un campo minado, aunque de seguro así es para todos, aun con millones de referencias es difícil predecir como reaccionara alguien -en verdad termino analizando demasiado algunas cosas…- comente aquello en voz baja mientras que dejaba escapar un pequeño suspiro.

¿Casi el resfrió era muy contagioso? ¿Con respecto a qué? ¿En cuál especie? si había un grupo de muestra inmune al virus entonces no sería contagioso en lo absoluto, pero bueno, retrocediendo en la conversación, supondría que hablábamos en términos humanos, con el virus común -puede llegar a serlo, es un tanto peligroso porque puede llegar a trasmitirse por el aire si es que el afectado no tiene la decencia de usar una mascarilla, el resfrió causa estornudos, y puede decirse que los estornudos infectan el aire por unos instantes- de cierta forma sentía como si le estuviera describiendo a la amenaza de una película de terror -¿hm?- ladee un poco mi cabeza ante su nueva pregunta pero aun así respondí en poco tiempo -las terapias pueden tardar años-

Aun con la posibilidad de que lo hiciera pensar que me burlaba de él, no pude resistirme a la tentación de reír por su pequeño comentario, simplemente no pude evitar recordar a cierto conejito que había decidido poner a mi cuidado -¿no te gusta que te digan adorable?- pregunte aun entretenido por su pequeña reacción mientras que cubría parcialmente mi boca con la derecha intentado aparentar un poco la sonrisa que continuaba en mis labios -¿Prefieres lindo? o quizás tierno- insistí cayendo en la tentación de molestarlo un poco, para empezar no veía porque tener una apariencia adorable debía molestarlo -basándome en los cánones de belleza y las guías de diseño de personaje que he visto, diría que es objetivamente innegable que entras en esas clasificaciones- quizás podia parecer que le tomaba el pelo, pero había estudios en las proporciones adecuadas que necesitaba algo como un rostro para provocar aquella típica reacción de “awww”, era una ventaja evolutiva de los rostros más infantiles, porque junto con ello venia el impulso de cuidar criaturas tiernas, aunque claro, eso dependía de la persona -la ciencia lo respalda- concluí antes de dejar al tema descansar el paz.

-Claro- respondí con cierto orgullo a su comentario sobre auto-suficiencia –yo soy una princesa fuerte e independiente- apoyé la diestra en mi pecho mientras que sonreía ante el hecho, quizás mis palabras despertarían dudas respecto a mi género, pero la verdad era que ese tipo de cosas no me molestaban.

-¿Peligroso?- cerré mis ojos pensando en las miles de formas en que un hechizo podia llegar a fallar, sin lugar a dudas algunas podían ser bastante destructivas y extravagantes, pero eso se encontraba más aplicado a otro tipo de magia -supongo que puede llegar a serlo- le entregue una sonrisa en un intento de que no perdiera el ánimo por aquel hecho –pero eso depende del hechizo y me asegurare de explicarte bien para que no ocurran accidentes graves-  

Un pequeño suspiro escapo de entre mis labios mientras que nos adentrábamos en los asuntos familiares -la verdad es que tener una familia es algo un tanto nuevo para mí- ya que definitivamente no consideraba a mis padres biológicos como una familia -de momento está bien así, no estoy muy acostumbrado a la atención positiva- comente aquello último en voz baja, en parte dirigiendo las palabras a mí mismo.

Era algo emocionante, planificar un encuentro con alguien nuevo que no tuviera que ver con trabajo o planes malignos, di un par de pequeños saltitos antes de tomar sus manos y sonreír mirándolo a los ojos para dejarle ver mi emoción ante el hecho -entonces es una promesa-

_________________

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.