Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Mother Knows best [Privado]
Vie 15 Sep - 17:19 por Clauster Disouls

» Cazar o ser cazado, esa es la cuestión~ [Privado]
Jue 14 Sep - 2:42 por Clauster Disouls

» Mientras más tentáculos mejor...♡ [Privado]
Jue 14 Sep - 2:22 por Clauster Disouls

» (╥︣﹏᷅╥) Picnic macabro, una historia basada en hechos reales (?) [Privado]
Miér 13 Sep - 23:35 por Clauster Disouls

» Playa desolada (Privado)
Miér 30 Ago - 0:11 por Caius Haiiki

» Encuentros inesperados [Privado]
Lun 21 Ago - 9:19 por Caius Haiiki

» Obtienes lo que mereces [Privado]
Lun 21 Ago - 9:13 por Caius Haiiki

» ☾✧~El consuelo del sueño eterno~✧☽ [Libre]
Lun 14 Ago - 23:55 por Lily Flowerfield

» Un encuentro ocasional [Privado]
Sáb 29 Jul - 19:35 por Honlon Takanashi

» Paseo bajo el crepúsculo [Libre]
Lun 24 Jul - 1:02 por Adrien LeBlanc

» Cosechas lo que siembras, aprovechas lo que cosechas [Privado]
Dom 23 Jul - 21:23 por Lily Flowerfield

» Falta de sueño [Libre]
Sáb 22 Jul - 21:37 por Kula Diamond

» Cielos obscuros, blancas intenciones [Privado]
Vie 21 Jul - 19:07 por Meri Kytte

» Semana festiva. [Libre]
Jue 20 Jul - 2:10 por Clauster Disouls

» Primera noche [Cerrado]
Lun 17 Jul - 20:38 por Blak Lowell

» Profundidades del Agua.[Semi-Privado]
Dom 16 Jul - 19:22 por Kai Nagisawa

» Pesar [Privado]
Dom 16 Jul - 19:13 por Blak Lowell

» Un afortunado reencuentro [Privado]
Dom 16 Jul - 18:04 por Kotoha Crosszeria

» Pocas Palabras. [Privado]
Dom 16 Jul - 8:08 por Etsu Horie

» Un pésimo primer encuentro [Privado]
Vie 14 Jul - 19:48 por Blak Lowell

Septiembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Personajes más activos del mes de Julio
Los posteadores más activos del mes
Clauster Disouls
 

¿Quién esta en linea?
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 39 el Lun 4 Sep - 12:46.

Encuentros inesperados [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Encuentros inesperados [Privado]

Mensaje  Caius Haiiki el Jue 2 Feb - 13:08

No comprendía la extraña manía que llevaba adquiriendo estos últimos meses. Yo nunca he sido de los que les gustaba cambiar mucho de aires, siempre me he sentido mucho más tranquilo al permanecer en un solo lugar, no me gustaba tener que acostumbrarme a diferentes climas, personas, calles, tiendas. Todo eso era realmente tedioso, pero aún con es en mente no conseguía permanecer en ningún lugar ni siquiera por una misera semana, el no necesitar comer ni dormir tanto como las demás personas me era sumamente útil. Tener que entrar a algún lugar para poder comer algo era realmente molesto y el dormir no era siquiera una opción, demasiado peligro, más aún estando en un lugar desconocido. Viajar de noche siempre me ha parecido más seguro, la oscuridad me hace sentir menos visible a la vista, las calles se encuentran casi vacías lo que me da la libertad de caminar sin preocuparme por las molestas personas y las maquinas esas que usaban para transportar. Aparte de dificultarte la movilidad en ciertas ocasiones, también me resultaban extremadamente ruidosos, aunque también podría ser culpa de lo sensible que siempre ha sido mi oído.

Los callejones me resultaban mucho más agradables, eran más oscuros y solitarios incluso por el día. Algunos se sentían húmedos y no olían demasiado bien, en ocasiones incluso me encontraba con gente durmiendo en ellos. A lo mejor era normal pero para mí la mayoría de cosas eran muy nuevas ante mis ojos. El callejón en el que me encuentro ahora es bastante decente. Las calles estaban muy solitarias tal y como  a mí me gustaba, me encontraba apoyado sobre una pared con los ojos cerrados disfrutan de la tranquilidad de la noche y la fresca brisa. Mis orejas se sacudieron nada mas escuchar unos pasos en la lejanía, cada vez estaban más y más cerca. Abrí mis ojos rápidamente y me alejé de la pared listo para encarar a quien se acercaba.

Alcé una ceja algo confuso ante la persona que se acerba tambaleándose hacia mí, ¿estaría mareado? Me aparté intentando dejarle espacio para que pasara ya que no se veía muy lucido, pero tan pronto pasó por mi lado se quedó estático, me miraba de manera extraña, se le veía algo confundido, puede que incluso perdido. La situación me ponía algo nervioso
¿Qué haces aquí a estas horas? No me esperaba eso, no entendía a que venía la pregunta. ¿Ehh? La situación era muy extraña y su manera de hablar me confundía. ¿Se encuentra bien? No parecía prestarme mucha atención. No deberías estar aquí Se me acercó, demasiado para mi gusto, tenía un olor muy extraño, demasiado fuerte, arrugué la nariz algo molesto por la situación. Era muy grande y eso me hacía sentir más incomodo. Creo que se está equivocando de persona. Hable de manera suave, tampoco quería parecer desagradable ya que no se veía muy bien, incluso se tambaleaba un poco, colocó una mano sobre mi hombro y me dijo algo que no llegué a comprender del todo, cada vez que habría la boca un desagradable olor emanaba de esta. Al final no había sido una buena idea quedarme en este lugar.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Caius Haiiki
Homúnculo
Homúnculo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Privado]

Mensaje  Fausto Revasi el Vie 3 Feb - 13:51

La noche era sin dudas un momento maravilloso, tan calmada y cruel al mismo tiempo, el momento perfecto para salir de caza, o así sería, si pudiera ver algo.

Supuestamente, era recomendable ir al oftalmólogo y cambiar de anteojos cada dos años, así que aprovechando el hecho de que tenía algo de dinero extra, me había comprado lentes nuevos, pero había pasado años encerrado y el local donde solía mandar a hacer mis lentes ya había cerrado, en un mundo donde más y más personas preferían operarse o usar lentes de contacto, aparentemente se había descuidado un poco el arte de no exagerar con el colorante al teñir los cristales ópticos para que se vieran como lentes de sol, provocando que funcionaran durante el día pero que fueran prácticamente inútiles de noche –ella dijo que usarlos me traería suerte, pero siguen siendo inconvenientes- que todo se vea borroso o que se vea más obscuro, bajaba los lentes para luego volverlos a subir, intentando decidir cuál era la opción más viable, pero realmente no importaba demasiado, era una cosa de gustos más que nada, como estaban mis sentidos, aunque no pudiera ver bien, no tendría problemas en capturar a mi objetivo basándome únicamente en el oído, el olfato y lo que llegaba a ver, pero, como decirlo, era algo frustrante no poder ver el rostro de mi presa… o leer.

Tenía todo los datos que necesitaba, la dirección de su trabajo, sus rutinas, no necesitaba leer mis anotaciones porque recordaba perfectamente el nombre de las calles que recorría con frecuencia  ‘but i can’t read the goddamn street signs!” en lo que concertaba a eso tampoco podia consultar un maldito mapa porque no vería nada a no ser que entrara en un lugar con mejor iluminación, no me quedaba otra opción más que ir preguntando por ahí a las pocas personas que estaban transitando por la calle y esperar no llegar demasiado tarde.

Había tardado más de lo que me hubiera gustado, pero me ingenie para llegar a la zona por la que sabía, ese sujeto iba a beber tras recibir su sueldo, gastando casi todo su dinero en alcohol como el irresponsable que era, no tenía necesidad de encontrar el bar que frecuentaba, con solo olfatear el aire me bastaba para saber dónde se encontraba, tenía suerte de haberme encontrado en vivo con el tipo antes o al no poder ver su rostro no habría tenido modo de reconocerlo y simplemente habría terminado “atacando” a un borracho cualquiera.

Cuando lo encontré en los callejones, me sorprendí de ver que estaba con alguien más, agitando a un ser un tanto bajo, sosteniéndolo por los hombros, mientras que balbuceaba cosas como “vuelve a casa”, “deberías estar cuidando de tu madre”, “no termines como tu padre”, sus palabras me hacían pensar que discutía con su hijo, pero mis instintos me decían que no había parentesco alguno entre los dos, de hecho, hasta donde podía percibir sus especies eran completamente diferentes, según mis datos, el tipo si tenía un hijo, pero era biológico, así que la persona frente a él era un pobre alma desafortunada que había terminado en medio de las divagaciones de un ebrio y no necesitaba poder verlo bien para darme cuenta de que la situación le tenía que ser bastante incomoda ¿Por qué no lo golpeaba? el tipo a penas podía mantenerse de pie, bastaba un simple empujón para poder deshacerse de él, era un pequeño problema, si era una especie de pacifista de seguro intentaría detenerme si golpeaba al sucio deudor, no quería poner a alguien no relacionado al problema en una situación más incómoda y además que de por si no me agradaba tener testigos, todo parecía indicar que tendría que encontrar una solución pacífica, que de paso ayudara a que el pequeño testigo saliera del enredo en que había terminado –¡Hey Karl!- quitándome los lentes, lo llame con cierto tono de familiaridad para obtener su atención -¿Qué estás haciendo por aquí?- pregunte lo suficientemente cerca como para asegurarme de que me escuchara.

Su mirada, aunque bastante perdida, se fijó en mí, mientras que comenzaba a explicar -es que me encontré con Ivonne y… no puede estar aquí a estas horas… es peligroso- sus balbuceos entre cortados continuaban siendo comprensibles, algo bastante sorprendente considerando lo tambaleante y desorientado que parecía -¿Quién eres tú?- miraba de reojo con una expresión de desconfianza, pero dentro de todo, parecía lo suficientemente ebrio para que mi pequeño plan funcionara.

-¿De qué estás hablando?- me encogí de hombros mientras que ignoraba su pregunta, de seguro de inmediato se olvidaría de que la había hecho -ese es el nuevo guardia del bar- mientras que el sujeto mantenía su vista perdida en otra dirección, le entregue mis lentes al incomodo testigo, poniéndolos en su frente para prevenir pincharle un ojo y dejarlo más ciego que yo antes de acomodarlos, echándolos hacia abajo hasta que sentí que hacían contacto con su nariz y sus orejas, haciéndole una pequeño gesto con mis manos para que se quedara en silencio, volví mi vista al borracho que aún no parecía reaccionar del todo, mirando a la pared, pero manteniendo su mano en uno de los hombros de su supuesto hijo como intentando evitar que escapara -¿no lo recuerdas? uno con lentes-

Recién volteándose a mirarlo, retrocedió rápidamente, aparentemente sorprendido, como si hubiera visto a una persona totalmente diferente -oh… verdad- comento incrédulo, no tenía idea de que expresión estaba haciendo, pero aparentemente su humor cambio rápido porque no tarde en escucharlo reír -no me había fijado que había un guardia tan bonito y pequeñito- hasta donde podía distinguir le estaba dando un par de palmaditas en el hombro a su nuevo “amigo” pero no tardó mucho en alejarse -ten cuidado con los ebrios- “claro, los ebrios como tú” me estaba esforzando por ser amable, pero aunque el tipo ahora estuviera convencido de que no se trataba de su hijo parecía no tener intenciones de irse pronto, así que sostuve su hombro y le di un golpe conciso en la nuca  para noquearlo-

-Oh, se quedó dormido- comente esperando que el aumento y el ahumado de los lentes no le hubieran dejado darse cuenta que yo había sido la causa del desmallo, sosteniéndolo por debajo de los brazos para que cayera al piso de golpe, lo acomode, sentándolo en una pared cercana –es mejor dejarlo descansar- estire mi mano hasta lo que supongo, debía ser un joven si ese tipo lo había confundido con su hijo, pero hasta donde sabía, considerando que apenas podía ver, lo borracho que estaba el tipo y el presentimiento de que no se trataba de un humano, era probable que quien se encontraba ahora frente a mí, fuera mayor que yo, quizás era un viejo y el tipo lo había confundido solo por su estatura o algo así -¿te importaría devolverme los lentes?- le pregunte con los ojos entre cerrados, intentando definir donde estaban, en la masa borrosa que debía ser el rostro del “joven”, los tomaría por mi cuenta… pero de verdad no me podia hacer una buena noción de donde se encontraban.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Fausto Revasi
Licántropo
Licántropo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Privado]

Mensaje  Caius Haiiki el Sáb 11 Feb - 20:47

Lo que había empezado como una tranquila noche se había estropeado por completo en unos escasos segundos, ahora me arrepentía de haberme quedado estático en este lugar, a lo mejor si me hubiera mantenido en movimiento esto no hubiera pasado. Al tener el oído tan agudo debería haber impedido que este pasara, nada más escuchar los pasos debería haberme ido, pero este no era un buen momento para lamentarse, lo que monos quería ya había sucedido., La situación cada vez me ponía más nervioso, en un primer momento pensé que el hombre solo se estaba confundiendo y en cuanto yo se lo dijera este se iría sin más mas no fue así, ni mucho menos.

El extraño olor que emanaba de él era bastante desagradable e intenso, en un principio pensé en empujarle o algo pero parecía bastante inestable y no quería llegar a hacerle daño, eso podría llegar a meterme en algún problema y aunque me estuviera molestando tampoco quería llegar a lastimarlo. No paraba de balbucear sin sentido aunque lo peor era lo cerca que se encontraba, eso me habría dado bastante igual de no ser por la mano que con toda confianza colocó sobre mi hombro. A cada segundo me hacía sentir más confundido e incómodo ¿toda la gente de esta zona es así? Lo mejor sería irme lo antes posible no obstante primero debía deshacerme de este hombre. Di un paso hacia atrás con la intención de alejarme de él más uno de sus comentarios me hizo detener por completo, ladeé la cabeza algo confuso. Menciono algo sobre una madre y un padre ¿Mi madre y mi padre?  Suspiré ya algo más molesto por la situación.
No sé de qué está hablando señor. Mi tono de voz denotaba algo de molestia pese a que estaba intentando parecer tranquilo. Lo siento pero tengo que irme.

Eso era lo mejor que podía hacer, si no podía deshacerme de él hablando lo mejor sería irme antes de que la situación empeorara. Antes siquiera de poder dar un paso en la dirección contraria a la que él se encontraba unos nuevos pasos algo más lejanos resonaron desde la distancia, miré al hombre ¿sería otro como él? Los pasos cada vez estaban más y más cerca lo que hacía que mi corazón latiera con fuerza, por suerte parecía solo ser uno y por la fuerza de sus pasos tampoco parecía ser muy grande o al menos no más grande que la gente corriente.  Eso me hacía sentir algo acorralado, sobretodo porque el hombre no parecía muy dispuesto a dejarme ir sin más, bajé la mirada intentando pensar en qué hacer cuando la repentina voz del nuevo sujeto resonó alta y en un tono que me daba a entender que parecían conocerse de algo. El sujeto enfrente de mí se giró hacia el nuevo ser, se veía algo confuso a diferencia del otro el cual no paraba de acercarse ¿qué necesidad había de ello? Conforme iba acercándose pude notar con más claridad su aspecto, como era algo bastante común en la mayoría de personas con las que me encontraba este era más alto que yo, su cabello era de un tono claro y llevaba en las manos lo que parecían ser una gafas de sol, eso era extraño ¿para qué necesitaba gafas de sol si no había sol?  ¿Ivonne?

La pregunta fue dirigida hacía el hombre que acababa de llegar, parecía mucho más lúcido que el hombre enfrente de mí y ya que parecía conocerle a lo mejor sabía a lo que se estaba refiriendo. Suspiré algo molesto por la situación ¿cómo que quién era? Pero si lo había llamado por su nombre, esto no tenía sentido alguno ¿me estaban tomando el pelo o algo parecido? Me crucé de brazos mientras una leve mueca de desagrado aparecía en mi rostro, miré a mí alrededor, no quería ver más gente por aquí, lo único que quería era irme o que estos dos se fueron pero parecían estar algo ocupados hablando entre ellos, a lo mejor si me iba no se daban cuenta. El nuevo pareció dirigirse a mí cuando habló sobre el nuevo guardia, alcé la vista hacia el nada más acabó de mencionarlo ¿él también? Ahora volvía a dudar ¿le pregunto o no le pregunto? Con el extraño sujeto no había funcionado, era como si no me escuchara, en lugar de responder a mis dudas solo me creaba más y más,  tenía la esperanza de que el nuevo no fuera así en lo absoluto. No me dio tiempo siquiera de abrir la boca para formular mi pregunta cuando este me acercó sus gafas al rostro, no parecía ni siquiera estar seguro de donde se encontraban mis ojos y eso me ponía en modo alerta.

Como acto reflejo cerré los ojos con la esperanza de que todo sucediera más rápido, cuando los abrí todo estaba borroso y más oscuro que antes,  toqué la varilla de las gafas suavemente, no quería romperlas ya que no era mías, las subía y  bajaba lo que hacía que mi visión cambiara de claro a borroso. Sonreí suavemente ante eso, me parecía curiosos, nunca me había llegado a poner unas gafas antes por un momento eso me hizo olvidar de los ahora borrosos hombres que se encontraban enfrente de mí. Por suerte el tambaleante señor ya se había quitado de la cabeza que yo era ese tal Ivonne pero ahora parecía estar muy seguro de que era el guardia del bar. La situación parecía hacerle bastante gracia ya que no tardo en comenzar a reír.
 ¿Disculpa? Me crucé de brazos tras oírle hablar. Yo no soy bonito ni pequeño. A lo mejor no era muy alto pero ese comentario sobraba, prefería un millón de veces su mano sobre mi hombro que ese extraño gesto. ¿Qué es un ebrio?

Aún seguía esperando que se fuera pero por el momento solo se alejó un poco, al menos las cosas iban mejorando poco a poco.  Levanté las gafas, en algún momento el tambaleante hombre pareció quedarse inconsciente aunque el otro hombre dijo algo no muy parecido. Pues me da igual. Eso sonó un poco borde por mi parte, lo que me hizo sentir un poco culpable ya que no era su culpa que me encontrara de mal humor. Tú amigo es extraño y su olor es desagradable. Acomodé mi flequillo detrás de mí oreja. ¿Está enfermo o algo? Su extraño comportamiento me hacía pensar que no se sentía muy bien. ¿Es normal que se duerma tan rápido?

Había dicho que me daba igual pero si lo pensaba bien, era algo extraño que se duerma tan rápido. Su mano se acercó a la mía repentinamente, lo primero en lo que pensé fue en empujarle pero no parecía buena idea, su olor me daba a entender que no era un humano y no quería que se enfadara, podría ser peligroso. Al final opté solo por alejarme, con la  mirada buscaba algún tipo de escapatoria. Lentes. Repetí lo último que este dijo antes de acordarme de que las llevaba puestas. Claro, ni siquiera sé la razón por la cual me las pusiste.

No era una pregunta pero esperaba que me diera algún tipo de explicación por absolutamente todo lo que había pasado, en especial por el comportamiento de su amigo. Me las quité lentamente, dándoles un leve vistazo antes fijarme en él, no parecía saber siquiera a donde estaba mirando, eso me pareció algo gracioso, lo miré a sus ojos entrecerrados eran de un tono azulado bastante claro, no me había fijado en un principio. En lugar de colocar las lentes sobre una de sus manos se las coloqué en su lugar, para ello tuve que ponerme de puntillas para colocarlas de una manera segura. ¿Qué eres? No era la primera vez que me encontraba con uno de estos. ¿Qué harás con él?

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Caius Haiiki
Homúnculo
Homúnculo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Privado]

Mensaje  Fausto Revasi el Mar 21 Feb - 1:41

-Ah...- deje escapar un suspiro agotado, hubiera sido tan fácil darle un golpe en el estómago a aquel tipo y quitarle la billetera para sacar el dinero de la deuda e irme tranquilamente, pero no sabía que reacción Tendría mi testigo ante una escena sospechosa como esa, así que de momento lo mejor era reprimirme -debió ser una situación incómoda - comente lo evidente al notar su molestia, después de todo, toda la amabilidad que había demostrado la paciencia que le había mostrado al tipo parecía haberse esfumado de momento, ya que no le interesaba su pequeño desmallo -¿amigo?- pregunte mientras arqueaba una ceja sin entender que lo hacía pensar algo como eso -con suerte lo clasificaría como un conocido, sólo se de él porque le debe dinero a una amiga- explique mientras refregaba un poco mis ojos usando el índice y el pulgar de mi mano derecha, intentando que se relajaran un poco, era consciente de que sin mis lentes no sería capaz de ver decentemente sin importar cuanto los forzara, pero simplemente era inevitable, casi un reflejo natural al ver borroso.

Aparentemente el “chico” no tenía muy claros los efectos que podía tener el alcohol, algo bastante afortunado por su parte, sin ver la necesidad de darle una explicación detallada, simplemente asentí con la cabeza y explique brevemente - si, esta enfermo en más de un sentido, se envenenó a sí mismo, por eso término así - en cuanto finalice la frase mis lentes fueron retornados de una forma inesperada, dude por unos instantes de casi estaba bien quejarme de sus acciones pero considerando que yo había hecho algo parecido (aunque con otros motivos) opte por dejarlo ser  -lo consideraré como un pago por tu paciencia- comente mientras que levantaba un poco mis lentes usando ambas manos para indicarle que me refería a la forma en que me los había devuelto y luego procedí a ignorar su otra pregunta de momento.

¿Volvía a interesarle la salud del sujeto? Sólo podía asumir eso tras la repentina pregunta, aunque de seguro se debía más que nada a que no confiaba en mi y ¿quien podía culparlo? Éramos completos desconocidos -planeaba hablar con él para que se apresurara a pagarle a mi amiga, algunas personas dan por hecho la amabilidad ajena y se aprovechan demasiado, pero como están las cosas no será de mucho aporté hablar con él aunque despierte -

No tarde mucho tiempo en darme cuenta de que aquella persona estaba llena de preguntas y sinceramente no tenía interés en responderlas todas, pero se veía como una persona, por lo menos decente, así que no quería hacerlo sentir demasiado ignorado  -mi nombre es Fausto, soy cobrador y asumo que ya lo sabes pero no soy humano, aunque no estoy tan lejos de uno como otras especies- mientras que respondía parcialmente su pregunta, no pude evitar tener la duda; ¿por qué el chico, chica, señor con más años que yo o lo que fuera, seguía ahí? Un pequeño análisis me llevo a la desafortunada conclusión de que seguramente yo y ese tipo éramos lo que invadíamos su territorio (desde su punto de vista, porque dudaba que el callejón fuera de su propiedad), así que me digne a preguntar mientras que señalaba al tipo inconsciente - ¿quieres qué lo saque de aquí - completamente dispuesto a cargarlo fuera del lugar, para que mi testigo casual quedara tranquilo y yo al fin pudiera cobrar.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Fausto Revasi
Licántropo
Licántropo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Privado]

Mensaje  Caius Haiiki el Mar 21 Feb - 22:52

Ahora que ese extraño hombre se encontraba indispuesto me sentía mucho mejor, ya no tenía que preocuparme por él, pero ahora el problema era el chico rubio. No era como su amigo, no olía mal y tampoco se balanceaba pero se veía extraño ¿le pasaba algo en los ojos? Parecía no ver muy bien pero eso tampoco era algo que importara, incluso me venía bien, no me gustaba sentirme vigilado. Por alguna razón no parecía muy contento, no comprendía que pasaba con ninguno de los dos. Lo que dijo me pareció absurdo, por supuesto que  fue algo incómodo, tanto por su culpa como por la del hombre ese, podrían haberse ido a otro lado a hablar de sus cosas. Miré hacia el hombre dormido, no parecía que fuera a despertarse por el momento y eso me preocupaba ¿Lo iría a dejar aquí? Ya me había costado encontrar un ligar nimiamente decente para poder estar tranquilo durante la noche y en pocos segundos se había estropeado ¿Y ahora qué hago? En momento como este mi cerebro parecía pagarse, justo cuando más necesitaba que actuara y la conciencia del rubio no ayudaba, a lo mejor si él también se dormía me podía sentir más tranquilo pero no parecía estar cansado, al contrario, se le veía bastante lucido. Fruncí el ceño algo extrañado ¿No eran amigo?

La actitud de hace unos minutos me hizo entender lo contrario, si solo le debía dinero a una amiga ¿por qué no se lo pidió sin más? Eso me habría ahorrado el incómodo momento, no estaba segundo de si preguntarle sobre lo del guardia de bar pero prefería dejarlo, quería olvidar el tema lo antes posible.  Lo que decía solo lograba crearme aún más dudas, no entendía como alguien podía envenenarse, creo que eso explicaba su extraño comportamiento.
 ¿Y no se va a morir? No sabía cómo se veía un muerto, a lo mejor lo estaba y no podía notarlo ¿eso no es extraño? El rubio no parecía preocupado pero ahora que sabía que no era su amigo,, su tranquilidad no me inspiraba mucha confianza. Me apoyé sobre la pared que había detrás de mí. No me esperaba que me agradeciera que le hubiera devuelto las gafas pero esa respuesta tampoco era algo que esperaba. Un pago. Repetí esa palabra en mi mente ¿se supone que devolverle las gafas era una de sus maneras de pagarme por las molestias? Eso no era un pago ni mucho menos  ¿me pagaba por invadir mi espacio personal, por inventar historias sobre mí o por meterme en sus problemas? No quería responderle, prefería dejarlo así, se le veía tranquilo y no quería incomodarle ni mucho menos. Ante su explicación solo asentí, mientras analizaba la información recién dada. ¿Y no puedes quitarle el dinero de su cartera? Si debía dinero, entonces no estaba mal. Podrías haberlo hecho desde un principio, te habrías ahorrado molestias. O mejor dicho, nos habrías ahorrado molestias. Las presentaciones me resultaban incomodas, no podía ignorarlas, o mejor dicho, me hacía sentir mal el no contestarlas.

Lo que quería saber era su raza, no su nombre ni su trabajo, pero ya se había presentado y eso me hacía sentir un poco mejor, menos incomodo ya que ahora conocía su nombre.
Caius. Dije en un susurro,  podría no importarle pero no quería parecer maleducado. Y tampoco soy humano. Llevé mis manos hacia mis orejas que era tapadas por mi pelo. No sé si se nota. Esperaba que no, por algo intentaba taparlas con mi cabello. Su pregunta captó mi atención por completo. Por favor. No había nada que deseara más en estos momentos que deshacerme de ese hombre, su olor de verdad comenzaba a molestarme.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Caius Haiiki
Homúnculo
Homúnculo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Privado]

Mensaje  Fausto Revasi el Miér 22 Feb - 17:17

-Eventualmente lo hará de todas formas, pero dudo que muera por esto- respondí sin aparentar demasiado mi desinterés por la salud de aquel sujeto -mira, no es mi culpa que ustedes se encontraran, yo tampoco estoy exactamente feliz con la situación- comente tras un largo suspiro al ver como su molestia comenzaba a volverse evidente otra vez, sabía que yo tampoco tenía la mejor actitud del mundo, pero no era como sí toda la situación fuera mi culpa, no podía ver bien su expresión ni leer su mente pero presentía que se estaba quejando conmigo internamente y era molesto.

-La mayoría pensaría que simplemente le estoy robando al ver algo como eso ¿de verdad lo habrías dejado pasar?- pregunte algo confuso por su sugerencia, estaba completamente de acuerdo con que era lo más práctico pero; -hasta donde se podrías ser de esos con complejo de héroe y no estoy de humor para pelear a golpes con un transeúnte por unos cuantos billetes- no era lo más común del mundo, pero en el pasado me había ocurrido un par de veces que alguien interfería en mi trabajo por sus delirios de superhéroe, haciendo todo un show y llamando la atención de la policía.

-Así que Caius, y, ¿cómo debería llamarte? ¿Por el nombre está bien?- me quedaba la duda tras su presentación, no a todos les agradaba que los llamarán por el nombre, quizás tenía un apodo o algo por el que prefería que lo llamarán, aunque no tenía intenciones de quedarme mucho tiempo a conversar, podía ser que volviéramos a encontrarnos por ahí -para mi es evidente y bueno... No muchos humanos tienen pelo blanco hasta alcanzar la vejez... creo que es blanco... No veo muy bien, ya debiste notarlo- dije lo último mientras que veía en otra dirección, no era exactamente algo bajo mi control, pero no podía evitar que me avergonzara un poco, y aunque ahora pudiera notar un poco mejor sus facciones, la obscuridad extra que agregaban las gafas no me ayudaba a ver muy bien los detalles, si me basara simplemente en la apariencia y volviera a verlo en el día, de seguro no lo reconocería.

Ya sabiendo su opinión en el asunto, aproveche de sacar su billetera y tomar el monto exacto que debía, entregándole el cambio necesario para dejar todo justo antes de acomodarlo bajo mi brazo para cargarlo fuera del lugar -bueno, me lo llevo- comente mientras volvía mi vista al ¿chico? -aunque te advierto que de seguro sus verdaderos amigos saldrán pronto del bar y quizás terminarán durmiendo por aquí- era verdad, según la información que había recolectado, cerrarían el bar en unos minutos echando a todos los borrachos para limpiar las instalaciones, por una revisión sanitaria cercana, así que probablemente se instalarían por el callejón, lo menos que podía hacer era informarle, antes de que terminara rodeado de gente -¿no tienes casa o algo a lo que regresar?- le pregunté esto mientras que comenzaba a caminar para salir de aquel lugar, algo molesto por el hecho de tener que tener a esa criatura apestosa tan cerca, pero ya lo lanzaría a algún otro callejón.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Fausto Revasi
Licántropo
Licántropo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Privado]

Mensaje  Caius Haiiki el Jue 23 Feb - 18:58

Oh Eso tenía más lógica, no es normal que la gente se envenene con regularidad y que eso no tenga ningún tipo de repercusión en su cuerpo ¿Cuánto tardaría en morirse? La pregunta solo se quedó en mi cabeza, no quería mostrarme curioso enfrente de un completo desconocido, sabía que las preguntas eran molestas y más cuando te las hacía un completo desconocido. Ahora él parecía molesto. Yo no había dicho nada, mi tono era neutral y mi rostro se encontraba completamente impasible, pero al parecer aun así conseguía notar mi estado de ánimo. Yo no le había echado en cara absolutamente nada ¿a qué venia esa respuesta? Al parecer ni siquiera podía molestarme por la situación pero en parte lo entendía. La culpa de todo esto la tenía ese hombre. Suspiré al pensar en ello, esperaba que no se llegara a despertar pronto. Me encogí de hombros ante su repuesta.

Tampoco podría haber hecho mucho al respecto. Eso era cierto, ante mis ojos todos parecían intimidantes y él no era la excepción. Por otra parte tampoco habría tenido razones para hacerlo. No pareces un ladrón. No habría pensado mal de él si desde un principio le hubiera quitado la cartera si más. Su pregunta me confundió ¿de qué otra manera podría llamarme? Asentí suavemente. ¿Y yo puedo llamarte Fausto? Ya que él había preguntado yo también debía hacer lo mismo, no quería llegar a molestarle, aunque dudaba que pudiéramos llegar a interactuar durante mucho tiempo, lo más seguro es que se fuera en unos pocos minutos y podría volver a la tranquilidad de hace unos minutos, era cuestión de paciencia. Su respuesta no fue para nada inesperada, al no ser un humano debió notarlo desde un principio al igual que yo, pro seguía con la duda de su raza. ¿Tan raro es? No había visto a mucha gente con el mismo color de pelo que yo pero aun así no creí que era algo raro. Sí, algo he notado. Cuando no llevaba las gafas se le notaba bastante su falta de visión mas pensé que al devolvérselas su vista volvería a la normalidad, pero al parecer no fue así. Ladeé la cabeza algo confuso al verle desviar la mirada, yo no le veía el problema ¿no era normal?

¿con gafas tampoco ves bien? Me había propuesto no hacerle más preguntas y aun así seguía. Disculpa. Cada vez tenía más ganas de que se fuera, no porque me hiciera sentir incomodo sino porque imaginaba que tarde o temprano acabaría molestándolo. Se acercó al hombre para quitarle el dinero y después cargarlo debajo de su brazo. Una sonrisa apareció en mi rostro cuando menciono que al final se lo llevaría. Gracias. La tranquilidad que sentía en el momento no tardó en desvanecerse ante sus palabras. De solo imaginar que pronto podría estar rodeado de personas como él hacía que se me erizara la piel. Agradecía que me hubiera dado la información pero ahora otra vez no sabía qué hacer. Tapé mi rostro con ambas manos ¿y ahora qué? No. Fue mi única respuesta, no recuerdo haber tenido nunca una casa, ni un lugar a donde poder egresar, lo más parecido sería Ragnar, mas no me gusta pensar en ese lugar como un hogar ni nada parecido. Ahora lo único que quería era acurrucarme en un rincón y desaparecer o mínimo desconectar durante unos segundo pero ahora no tenía tiempo, empecé a caminar hacia la salida del callejón. No lo necesito, o eso creo. O al menos por ahora, siempre me las había apañado de una manera u otra y esta vez no sería la excepción.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Caius Haiiki
Homúnculo
Homúnculo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Privado]

Mensaje  Fausto Revasi el Sáb 25 Feb - 9:18

-Hm, ya veo- comente mientras que lo recorría con la mirada, hasta donde alcanzaba a ver, no era exactamente fornido, pero eso no me decía nada sobre su dominio de la magia, poderes especiales o tenencia de armas, por lo que no podía considerarlo completamente vulnerable tampoco, a pesar de que sus palabras hicieran parecer que se sentía completamente inefectivo en una batalla -en este caso tienes razón, pero deberías tener cuidado, las personas no siempre son lo que parecen- comente al escucharlo decir que no parecía un ladrón, como decirlo, se veía algo perdido en cuanto a como funcionaba en mundo, quizás se había criado en un lugar alejado de la ciudad… y de otros seres vivos, o tal vez había tenido un golpe en la cabeza o algo que lo había hecho olvidar bastantes detalles del sentido común -yeah, it’s ok-asentí suavemente al escucharlo preguntar casi podía llamarme por mi nombre -digo, si, claro, esta bien- agregue mientras que desviaba la mirada al darme cuenta que había terminado respondiéndole en ingles.

-Si no es porque cambiaron el color de su cabello, es poco común, al menos de donde vengo- comenzaba a sentir curiosidad de donde venia para haber terminado tan “despistado”, pero si su estilo de vida no le hacia necesario saber ese tipo de cosas, entonces no había problemas -siempre puedes decir que destiñes tu cabello- le dije para darle una excusa que usar si quería parecer humano a pesar de su cabello. Libere un largo suspiro al escucharlo disculparse, en un principio no planeaba responder su pregunta sobre mi visión pero de alguna forma me daba pena dejarlo con la duda -depende, si fuera de día no tendría problemas , si tuviera los anteriores tampoco- me explique brevemente esperando que pudiera entender que, con los lentes, más que nada era un problema con la iluminación.

La idea de tener que soportar más tiempo el olor que emanaba del borracho, no me entusiasmaba en lo más mínimo, pero yo mismo había hecho la pregunta así que me quedaría a escuchar la respuesta, por lo que mantuve un paso bastante lento -no pareces saber defensa personal, no tienes casa y supondré que trabajo tampoco...- acomode un poco mejor al tipo antes de ajustar mis gafas con la mano contraria y mirar a Caius hacia atrás -lo tienes complicado- dije refiriéndose a sus posibilidades de estar solo y tranquilo en la ciudad -si tuvieras una casa podrías pasar tiempo solo con más eficacia, pero supongo que dependiendo de tu especie no es algo exactamente obligatorio- revisando una puerta cualquiera me encontré con un pequeño almacén abierto y lance al sujeto a su interior para que tuviera un lugar relativamente seguro donde dormir y para terminar mi compromiso de llevármelo del callejón, ya que estar en una edificación técnicamente había salido de ahí, tras poner un trozo de cartón que encontré en el piso en la puerta para evitar que se cerrara con tanta facilidad y por tanto que el tipo tuviera que pasar ahí el resto de su vida, volví mi atención al chico de cabello blanco

-Hm…- me quede algo pensativo preguntándome  casi  valía la pena intentar ayudarlo, hasta donde veía no había mucho beneficio, pero considerando la hora, probablemente al terminar podía considerar que hacia la buena acción de dos días, así que me ahorraba tener que ser amable forzosamente con una persona cualquiera mañana, o así seria si aplicara ese tipo de cosas, pero era más que nada que se veía bastante desamparado y podía empatizar un poco con lo desagradable que era que invadieran mucho tu territorio -mira, si me ayudas a leer los nombres de las calles y no te molesta caminar un rato, te puedo ceder una habitación de hotel que no planeo usar, al menos ahí podrás pasar lo que quede de la noche tranquilo- con él probablemente no tendría que preocuparme que malinterpretara la propuesta, parecía un poco alejado mentalmente de la corrupción de la sociedad moderna, sus precauciones al interactuar con personas parecían deberse más a una desconfianza instintiva a los desconocidos, pero bueno, no me quejaría si no me aceptaba mi propuesta, podía ingeniármelas para volver al sector de la ciudad en la que me ubicaba solo –es tu elección, si quieres, sígueme- le dije antes de volver a caminar, aumentando el paso de a poco para darle algo de tiempo de alcanzarme si quería, llegando eventualmente a un ritmo normal para caminar.


Última edición por Fausto Revasi el Lun 27 Feb - 22:55, editado 1 vez

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Fausto Revasi
Licántropo
Licántropo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Privado]

Mensaje  Caius Haiiki el Lun 27 Feb - 15:32

Ya me había quedado claro que su vista era algo limitada pero aun así no me agradaba que posara sus ojos sobre mí, siempre ha sido algo que me ha puesto incomodo ¿en qué estará pensando? Lo que dijo no me ayudó a hacerme una idea sobre ello. A lo mejor solo estaba intentando observarme mejor, se notaba que le costaba trabajo, lo que me hacía preguntar cómo había llegado hasta aquí, imagino que le habrá costado algo de trabajo. Lo miré de reojo después de que mencionara que no todos eran lo que parecían. Imaginaba que era cierto pero al decírmelo él me hacía sentir aún más desconfianza hacia él ¿Sería una indirecta? A lo mejor intentaba decirme que no era alguien de confianza, pero tampoco era necesario que lo mencionara ni que tampoco diera ninguna señal sobre ello. –Lo tendré en cuenta.- Todas las personas que llegaba  a conocer parecían tener mucha más información sobre el mundo que yo y en este caso no parecía ser las excepción, no me venía nada mal aceptar los consejos de un extraño. –¿Eh?- Centré mi mirada confuso en él después de esas extrañas palabras que me acababa de dirigir pero rápidamente las cambio. –Oh, vale.-

Respondí en un tono suave pero al mismo tiempo igual de confuso que en un principio. Me giré hacia la misma dirección que él, en un principio pensé que estaba mirando algo pero al parecer solo desviaba su mirada de mí ¿le molestará algo? No se lo pregunté, no merecía la pena, si ese era el caso pronto todo estaría bien ya que ambos seguiríamos nuestros propios rumbos y todo volvería a la normalidad. Llevé ambas manos hacia mi cabello, no pensaba que era tan poco común, a lo mejor debía dejar de deambular por lugares muy concurridos, así no llamaría tanto la atención. Agradecía ese tipo de información pero si antes ya me sentía observado por las multitudes, ahora iba a ser mucho peor, mi cerebro jugaría cruelmente conmigo y me haría imaginarme cosas. Mi mirada nerviosa se centraba en mis manos pero aun así seguía escuchando atentamente a ¿Fausto? No recordaba si ese era su nombre y me lo acababa de decir hace unos minutos. –No a que te refieres con eso pero gracias.- No lo entendía del todo pero parecía ser otro consejo y se agradecía bastante, dudaba que alguien llegara a preguntármelo pero al menos ahora sabía que decir si llegase la ocasión, mas yo prefería que no llegara ese momento. –Entiendo.-

Y en esta ocasión decía la verdad, lo que parecía impedirle ver bien era lo oscuras que eran las gafas, debería haberme dado cuenta desde un principio, así podría haberme ahorrado la estúpida pregunta. Levanté el rostro durante unos segundos para mirarlo, ya parecía saber mucho sobre mí, debería aprender a callarme la boca. No sabía a donde quería llegar con eso, ya sabía que no iba muy bien parado en la vida pero recordármelo no me ayudaba. De seguro con él sería todo lo contrario. –Pues no, no tengo trabajo y dudo poder llegar a encontrar uno.- Sé que eso ayudaría pero sería extraño, algo muy nuevo y tampoco es que supiera hacer algo que pudiera resultar remotamente útil. En momentos como este me alegraba de no tener las mismas necesidades básicas de los demás seres, eso me simplificaba mucho el día a día.

Su comentario casi me hace reír, para el de seguro era incluso más obvio de lo que a mí me estaba pareciendo en el poco tiempo que llevaba en la ciudad.
–Me voy dando cuenta de que no fue tan buena idea.- Tenía planeado salir de la ciudad lo antes posible pero no sabía dónde podría acabar, mi próximo destino podría ser incluso peor y de solo pensarlo me asustaba. No me agradaba escucharle decir eso, sobretodo porque tenía razón pero no podía hacer nada, no me pasaba las noches en las calles porque me gustara, si pudiera conseguir una casa lo haría pero no puedo, aunque quiera. –Lo sé, pero para mí no es fácil conseguir una.- Ni siquiera estaba del todo seguro de cómo era una casa en condiciones.

Un extraño y repentino ruido me hizo paralizar, estaba caminando de una manera demasiado despreocupada y sin siquiera llegar a fiarme en lo que me rodeaba, no era propio de mí. Por suerte ese ruido solo fue Fausto tirando al hombre en una especie de almacén. Aunque había sido él el que estaba llevando al vagabundo, sentí como si me quitaran un peso de encima.

Me giré hacia él ¿había oído bien? Busqué en su rostro algún indicio de que estaba bromeando, no tenía sentido que estuviera hablando enserio ¿no? Su rostro estaba demasiado para que se tratase de una broma.
– ¿Y por qué harías eso?- No tenía ninguna razón para ayudarme. –No voy a poder darte nada a cambio.- Quería dejarlo claro lo antes posible para ahorrarle las molestias, me sentaría fatal que luego quisiera pedirme alago y yo no pudiera ofrecérselo. Apresuró el paso lo que me hizo más difícil el poder pensar, parecía una cuenta atrás, pronto lo perdería de vista y habría desperdiciado la oportunidad. Sin poder pensarlo lo suficiente aceleré el paso para poder alcanzarle pero manteniendo una distancia prudente.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Caius Haiiki
Homúnculo
Homúnculo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Privado]

Mensaje  Fausto Revasi el Vie 3 Mar - 15:48

-Bueno, siempre podrías…- guarde silencio pensando un poco mejor en lo que estaba por sugerir, mi antiguo trabajo me había dejado algo insensibilizado a esos temas, pero; -olvídalo, de seguro seria malo para ti- alguien tan ajeno a los peligros de la sociedad de seguro terminaría siendo el estafado si comenzaba a trabajar como chico de compañía o algo por el estilo, según el sujeto era lindo y su voz era agradable, así que, si supiera como, podría aprovechar su atractivo para quitarle dinero a algún ricachón por ahí y conseguir que lo mantuviera sin necesariamente tener que darle mucho a cambio, pero bueno, ese tipo de negocios podían llegar a ser bastante peligrosos y no le propondría meterse en algo que probablemente ni siquiera entendería –y no parece que quieras terminar siendo solo un mantenido- suspire suavemente cambiando la dirección de mi consejo, como decirlo, de cierta forma se veía como un cachorro desamparado, no necesariamente porque fuera joven, ya que no tenia ni la menor idea de que edad pudiera tener, sino que, parecía que se había separado de sus cuidadores demasiado temprano, aun sin las herramientas básicas para enfrentarse al mundo, ingeniándoselas de alguna forma para aun no darse el duro golpe contra la realidad, de seguro se las ingeniaba para llevar una vida solitaria con pocas interacciones sociales, simplemente existiendo por ahí -si sientes que no puedes ahora, deberías trabajar tus habilidades para encontrar algo que hacer en el futuro, no necesariamente por estabilidad y dinero, al menos en mi opinión es algo aburrido no tener nada que hacer fuera de sobrevivir-

Me detuve, reduciendo la velocidad de mis pasos con cierta lentitud al escucharlo hacer su comentario de no tener como pagarme -de verdad eres inocente- le respondí mientras me volteaba para poder mirarlo directamente, considerando que lo llevaba a un hotel, de seguro cualquier otro habría asumido erróneamente el tipo de “pago” que supuestamente querría, pero bueno, que no callera en cuenta era bastante conveniente, así me ahorraba tener que aclarar un malentendido, aunque si llegábamos a volver a vernos y había otra persona con más sentido común preguntándole como nos conocimos y el respondiera algo como “nos conocimos en un callejón, le quito el dinero a un ebrio y me llevo a un hotel”, la reacción de ese tercero, podría ser problemática, pero de seguro seria divertida de ver, especialmente contrastando con la carencia de comprensión por cual seria el problema por parte del “joven”, de solo imaginarlo me daban ganas de reír  -es algo envidiable- comente brevemente mientras que cubría un poco mi propia boca para aparentar mi sonrisa, aun entretenido por la imagen mental de alguien explicando tal encuentro de forma calmada, pero era verdad, a veces la ignorancia realmente era una bendición, solo que esa bendición solía ser bastante aprovechable por parte de personas más despiertas -de verdad deberías aprender a cuidarte mejor- ahora que estábamos en las calles y la iluminación era mejor, al fin había podido verlo adecuadamente, el borracho tenia razón, era lindo, algo femenino, con apariencia infantil, pero hasta donde sabia podía ser mayor que yo, pero su apariencia era agradable, especialmente su estatura, en el sentido de que no lo hacia parecer un peligro, calmando un poco los molestos instintos de eliminar a todo posible competidor en los alrededores que solían aparecer cuando socializaba por mucho tiempo con otro ente perteneciente al genero masculino -pero es tu vida, has lo que quieras-

Retomando el paso y agradeciendo que en la sección de la ciudad por la que ahora transitábamos contara con mejor iluminación, considere conveniente darle más aclaración respecto a su comentario  -ah, si no te preocupes por pagarme, lo hago porque quiero, no exactamente para hacerte un favor, no creas que me estoy sacrificando por ti o algo por el estilo- volviendo un poco más lento mi caminar, rebusque en mis bolsillos hasta encontrar la llave de la habitación donde lo dejaría estar, simplemente se la pasaría y lo mandaría a la dirección, pero parte de mi me decía que probablemente no la encontraría, a demás de que, aunque fuera por formalidad, consideraba necesario informar que el ocuparía la pieza, por si se metía el servicio a la habitación y se armaba un escandalo por no reconocerlo como el cliente que pago o algo por el estilo, causando inconvenientes a todos -ya tengo la habitación pagada y no voy a usarla, puedo perder el dinero, pelear con la administración para que me lo devuelvan o ayudar a alguien- me explique antes de volver a tomar una pausa en la caminata -en esta ocasión simplemente estoy optando por lo ultimo- me aproxime a él con lentitud, deteniéndome a unos cuantos pasos antes de extender mi brazo derecho hacia él, abriendo la mano, revelando la llave y dejándola a su disposición para que la tomara si aun quería proseguir -pero si en el futuro se te ocurre algo que entregarme por el favor, escuchare tu propuesta-

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Fausto Revasi
Licántropo
Licántropo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Privado]

Mensaje  Caius Haiiki el Dom 9 Abr - 21:00

No sabía si estaba haciendo bien al seguir a un completo desconocido solo porque este me lo había dicho, no era común en mí confiar en la gente ¿por qué lo estaba haciendo ahora? ¿Habrá sido por lo repentino de su propuesta? ¿o  que no me dejó tempo para siquiera considerarlo en condiciones? Conocer la respuesta a esa pregunta no era lo más importante por el momento. Lo estúpido era que pese a no confiar en él y saber que esto podría llegar a ser una muy mala idea, seguía persiguiéndole por las calles, estaba de espaldas a mí y manteníamos una considerable distancia, podría irme en cualquier momento o mencionarle que había cambiado de opinión sobre su propuesta. –¿Eh?-  No terminó con lo que estaba diciendo, parecía estar a punto de proponerme algo ¿sería una manera de conseguir una vivienda? Que no terminase de proponérmelo me trajo aún más curiosidad, aunque podría haber notado solo con mirarme que no estaba cualificado ara el trabajo que tenía en mente, eso tendría sentido. Mordí suavemente mi labio, levantando la cabeza solo lo suficiente como para poder mirarlo de reojo.  -¿Sería malo?-  No lo entendía ¿solo para mí o malo en general? Había oído hablar sobre trabajos ilegales ¿sería uno de ellos? -¿Puedo saber en qué consiste?- Al final la curiosidad acabó ganando y tuve que hacer la pregunta, el ultimo comentario fue el que me acabó incitando a realizarla. Era curioso ¿Convertirme en un mantenido me ayudaría a ganar dinero? –Disculpa, pero no lo comprendo.- Estaba muy claro que él sabía mucho más que yo, eso me hacía sentir mucho más ignorante, esperaba que no estuviese pensando muy mal sobre mí en estos momentos. En un primer momento pensé que el trayecto sería más silenciosos, no se le veía como alguien muy hablador desde un principio pero me alegraba de que no fuese así, si no hubiera habido ni una sola palabra en lo que llevábamos de trayecto, el camino me habría resultado mucho más tétrico, él al igual que la mayoría de personas con las que me encontraba, me resultaba bastante intimidante a la vista y el saber que no es un humano empeora mucho más las cosas. Lo que me dijo me hizo emitir un corto suspiro, sonaba tan fácil dicho por él, y a lo mejor lo era pero por alguna razón hasta las cosas más simples conseguía dificultárseme. –Yo no tengo habilidades.- Ni mágicas ni comunes, no podía pensar en nada que se me diera bien. Apenas podía mantener una conversación, siempre acababa diciendo algo estúpido, confundiendo a las personas o confundiéndome con lo que los otros decían, si supiera hacer algo, a lo mejor las cosas serían más fáciles. –Aunque podría intentarlo.- Mencioné pese a estar completamente seguro de que no tenía ninguna habilidad que pudiera llegar a ser útil en un futuro.

Me inquieto un poco el ver como empezaba a ralentizar el paso ¿habría cambiado de idea? Sería algo normal de su parte, si no podía ofrecerle nada a cambio de su favor no tendría ningún un sentido que me ayudara.
-¿Eh?- Mis mejillas se tiñeron de un leve tono rosado al escuchar su comentario y ver como giraba para mirarme, bajé la mirada, me costaba mucho mirar a la gente a los ojos y en esta ocasión  me resultaba mucho más difícil. -Pero… ¿por qué?- No había dicho nada para darle a entender eso ¿o sí? No era la primera persona que me decía aquello, a lo mejor era verdad, debía empezar a cuidar mejor de mis palabras. –Pues a mí no me lo parece.- No sabía los beneficios que podría llegar a tener eso, preferiría ser más astuto, eso evitaría que me metiera en tantos problemas. Pero si él pensaba así sería por algo. –Pensé que no lo estaba haciendo tan mal.- Sabía que no era un experto en ello pero lo intentaba y si aún seguía de una pieza era porque algo estaba haciendo bien o eso me gustaba pensar a mí. -¿Y cómo se aprende eso?- No deberá hacerle tantas preguntas, no suelo darme cuenta ni siquiera cuando comienzo a realzarlas y ya que me hacía un favor lo mínimo que podía hacer era no convertirme en una molestia.  –Bueno, hago lo que puedo.- Aunque a veces no sea suficiente, tampoco puedo hacer mucho más por el momento. Empecé a jugar con mis dedos, mientras mantenía la mirada baja para evitar tener que mirarlo, esto era algo incómodo.  Cuando al fin retomó el paso pude subir un poco la mirada, no quería que por estar mirando hacia el suelo terminara chocando contra algo.

-Oh, vale.-  El que me dejara claro que no se estaba sacrificando por mí me dejaba algo más tranquilo, eso me hacía sentir que le molestaba un poco menos pero aun así me gustaría poder llegar a compensárselo, de cualquier manera.
–Suena como la mejor opción pero aun así te lo agradezco.- Era como si estuviese intentando quitarle importancia al asunto, aunque para él no fuera la gran cosa, para mí sí que lo era y no quería perder la oportunidad de agradecérselo, era lo máximo que podía llegar a hacer por el momento. No noté cuando empezó a acercarse, su paso era lento, lo que me dejaba algo más tranquilo, aunque no descartaba la posibilidad de que me atacara en cualquier momento. Extendió su mano hacía mí, tardé unos segundos en fijarme lo que tenía sobre ella. Me estaba ofreciendo la llave de la habitación y por alguna razón me ponía algo nervioso solo el pensar en cogerla. Acerqué lentamente la mano, cogiendo la llave con sumo cuidado como si esta pudiera llegar a romperse en cualquier momento. Me quedé observándola fijamente durante unos segundos antes de volverme hacia él. -¿Qué podía llegar a agradarte?-  Ya que me había dejado claro que podía pagarle en un futuro ahora solo me quedaba saber que podría llegar a darle.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Caius Haiiki
Homúnculo
Homúnculo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Privado]

Mensaje  Fausto Revasi el Sáb 29 Abr - 18:12

‘If you can’t understand it then you are obviously not ready’ -hm…- lo recorrí con la mirada como si estuviera analizando casi era correcto responder a su pregunta con una explicación, cuando en verdad ya había tomado mi decisión -no- era perfectamente libre de tomar ese camino en su vida si eventualmente se le daba la gana pero no sería yo quien lo incitaría a hacerlo, después de todo terminaría sintiendo la necesidad de hacerme responsable y de verdad no estaba en un momento de mi vida en que quisiera encargarme de esas cosas de nuevo.

-Si te pones en ello de seguro encontraras algo que te interese- comente tras dejar escapar un suspiro, aunque contaba con cierta oveja para acostumbrarme a criaturas con ese tipo de personalidad igualmente se me hacía algo complicado hablar con criaturas inseguras, pero era todo un dilema, si fuera más confianzudo de seguro no tendría absolutamente ningún impulso de ayudarlo -las habilidades son algo que pueden desarrollarse con el tiempo- de pronto comenzaba a sentirme como un profesor dándole ánimos a un alumno para que no se rindiera en sus estudios o algo por el estilo, era algo incómodo, más que nada porque me hacía hablar más de lo habitual.

Una pequeña sonrisa se formó en mi rostro al escucharlo mencionar que se esforzaría -ese es el espíritu- contuve el impulso de darle un amistoso golpe en el hombro asumiendo que se asustaría pensando que planeaba atacarlo y si le desordenaba el cabello de seguro sentiría que lo estaba tratando como un niño pequeño, así que definitivamente, la mejor opción era omitir ambas opciones –aunque aún te falta algo convicción-

Encogí un poco mis hombros al escuchar como “reprochaba” mis comentarios -son solo opiniones personales, en lo de la inocencia… seguramente es porque creo que a veces es más cómodo ignorar ciertas cosas- guarde silencio unos instantes antes de replantearme el hecho -aunque supongo que, si se trata de elegir, prefiero enterarme de las cosas- es difícil buscar una solución a los problemas si desconoces que los tienes, pero aun así, no podia evitar pensar que para ciertas personas era más fácil vivir en la ignorancia, de hecho en mi anterior trabajo me convenía bastante la existencia de personas crédulas e inocentes.

-Oh, claro, sigues con vida, supongo que podría considerarte sano, con eso ya puede decirse que haces un buen trabajo en el apartamento de la supervivencia, pero las criaturas humanoides solemos buscar algo más que simplemente sobrevivir- y esa necesidad por algo más en la vida que satisfacer las necesidades básicas lo que hacia la vida algo un tanto más complicada pero permitía que fuera algo divertida –yo creo que son cosas que se aprenden con la experiencia- aunque la verdad dependiendo de su especie quizás no valía tanto la pena que aprendiera ese tipo de cosas, si podia sobrevivir perfectamente por su cuenta y eso lo hacía sentirse satisfecho entonces no tendría por qué entender “el lado obscuro” de la socialización, pero para empezar, el hecho de que estuviera dando vueltas por la ciudad indicaba que una parte de él buscaba algo de compañía, el impulso de viajar podia satisfacerlo en lugares mucho más rulares -quizás solo lo digo porque crecí rodeado de humanos, no sé qué edad tienes, pero tu voz y estatura no te hacen parecer especialmente adulto- quizás no lo haría feliz escucharlo, si era un adulto de seguro no le agradaría que lo trataran como un niño… si a veces ni a los niños les agrada que los traten como tales, por no mencionar a los adolescentes, pero que etapa tan horrible de la vida era esa -simplemente pareces alguien que debería buscar ayuda en un albergue para pasar las noches en la ciudad en lugar de ir por ahí recorriendo callejones- quizás después tendría que explicarle el concepto de que era un albergue y de cómo ubicarlos, aunque quizás evitaría refugiarse en uno por el mero hecho de tener que estar cerca de un gran número de personas, no lo conocía mucho pero se notaba un “poco” que no era un gran fan de las multitudes -supongo que trasmites el aura de ser alguien indefenso- le dirigí una sonrisa antes de continuar hablando -si aprendes a luchar podría serte útil para eliminar a tus enemigos por sorpresa-

Con un pequeño gesto de mano le indique que era momento se continuar caminando -eso deberías pensarlo por tu cuenta ¿no crees?- no era como si lo conociera lo suficientemente bien como para definir qué tan importante había sido mi ayuda en su cabeza ni qué clase de cosas estaría dispuesto a entregar a cambio, además de que para mí no tenía sentido de que me pagara nada, si lo hacía era por el bien de su propia conciencia y no por el mío, así que desde mi punto de vista le correspondía a él tomarse la molestia de elegir lo que le resultara conveniente.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Fausto Revasi
Licántropo
Licántropo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Privado]

Mensaje  Caius Haiiki el Lun 15 Mayo - 23:09

Mis labios se fruncieron formando una leve mueca, que a simple vista no denotaba lo confundido que me encontraba en el momento. Él fue quien sacó el tema en primer lugar y ahora tenía pensado dejarme con la duda ¿se estaría burlando de mí? Aunque no me agradaba sabía que era una posibilidad ¿tan inútil me veía a la vista que de solo una mirada podía llegar a detectar mis funciones laborales? Mordí mi labio a la par que bajaba a la mirada, no podía culparle de aquello, yo mismo le había dejado claro desde un principio mi inutilidad y el poco interés que tenía en encontrar una manera de subsistir al igual que los que me solían rodear. Aun al haber pensado en todo aquello, seguía teniendo la vaga esperanza de que me diera, aunque solo fuera una pobre descripción de a lo que se estaba refiriendo para poder hacerme una idea, pero su rotundo “no” me dejó muy claro que ya había tomado una decisión y no daría su brazo a torcer. Desvié mi mirada hacia la dirección contraria a la cual se encontraba para que así no pudiera ver el puchero tan estúpidamente infantil que en ese momento ocupaba mi rostro.

Como ya había ocurrido tantas veces en la noche, uno de sus comentarios llamó mi atención, haciéndome levantar la vista para mirarlo directamente, algo que hacía en muy pocas ocasiones.
-Encontrar algo que me interese. - Dicho por él, sonaba como la cosa más simple del mudo, pero para mí, incluso el pequeño detalle de conocer mis propios gustos e intereses era algo complicado. ¿Dónde podría llegar a encontrar algo que despertara mi interés? ¿tendría que llegar a esforzarme para notar el interés que despertaba en mi o lo notaría rápidamente? Sonaba tedioso, pero al mismo tiempo me daba un propósito de futuro. -Bueno, ahora tengo algo que hacer.- Desde ahora, caminar sin un rumbo fijo adquiriría otro significado, incluso podría hacerme sentir que no estoy perdiendo el tiempo en vano. -¿Y cuál es el límite?- Fue lo primero en lo que pensé al escuchar su comentario. -¿Puedo desarrollar el nuero de habilidades que yo quiera?- Si era como él decía, incluso yo podía llegar a aprender cosas útiles pero ¿cuántas? ¿Cuál me llegará resultar más útil? Lo miré como si él fuera capaz de responder a las preguntas que ni siquiera había llegado a formular, necesitaba una respuesta pero imaginaba que debía averiguarlo por mi cuenta en lugar de ir haciéndole preguntas a un desconocido.

Su sonrisa me dejó algo confuso, no me lo esperaba en lo absoluto, se veía demasiado serio hace unos pocos segundos ¿fue por algo que dije? Aunque a lo mejor la pregunta que debía hacerme era otra ¿por qué lo estaba mirando tanto? Normalmente solía llevar la mirada baja y no solía fijarme en cosa como esas y más aun con lo sutil que resultaban sus expresiones. Ante su comentario solo me encogí de hombros intentando quitarle importancia.
–Bueno, poco a poco.- En realidad no me sentía muy seguro pero no me costaba nada intentarlo. –Intentaré arreglarlo con el tiempo.-  Espera tener en un futuro las cosas un poco más claras, estar confundido todo el tiempo resultaba agobiante.

No comprendía su punto de vista, aunque tampoco es que intentara hacerlo ¿qué tenía de bueno el ignorar ciertas cosas? Si fuera por mí, me encantaría poder conocer las respuestas a todas mis dudas y no pasar por alto las cosas que los demás notaban. Era como si todos los demás avanzaran y yo me quedara anclado, depender de los demás para avanzar no es agradable y mucho menos cuando no tienes a nadie en quien contar. Por alguna razón cambió de parecer bastante rápido, de seguro pensó con más detenimiento.

No estaba seguro de lo que pretendía darme a entender con sus palabras, pero lo único en lo que me hacía pensar era en que no estaba haciendo las cosas como debía, según él las criaturas humanoides buscaban algo más que sobrevivir, pero yo ni siquiera buscaba eso ¿eso significa que no soy humanoide? ¿Qué se supone que soy? Le dediqué una leve mirada ates de volver a bajarla hacia el suelo, mirando como mis dedos se entrelazaban entre sí. Ahora también necesitaba experiencia, al parecer aun me faltaban demasiadas cosas para ser una “persona” medianamente normal. Llevé mi atención hacia mis al sentir una extraña pero a la vez conocida sensación. Otra vez no me había percatado de la fuerza que con la que estaba presionando sobre mis dedos y ahora estos se teñían de un llamativo tono rojo, llevé mi mano hacia mi rostro para colocar el dorso de mi dedo índice entre mis labios en ocasiones me daba la sensación de que ayudaba a que se curase. Aunque seguí con la mirada fija en mis dedos, mi atención estaba dirigida sobre todo a las palabras de Fausto.
-¿La voz y la estatura de la personas suele cambiar mucho a lo largo de sus vidas?- Si no recordaba mal, yo siempre había sido así, no esperaba en lo más mínimo cambiar, podría ser que no lo entendía al haber crecido en completa soledad. Levanté rápidamente la mirada al escuchar su comentario. -¿Albergue?- Desconocía esa palabra por completo pero por alguna razón no me gustaba. –Yo estoy bien sin eso.- Por como lo había mencionado parecía ser un lugar donde podrían ayudarme de cierta manera pero para ser sincero prefería seguir tal cual, no quería llegar a acostumbrarme a recibir ayuda de otras personas, sabía que pronto iba a volver a estar solo. Indefenso, otra de las palabras que odiaba pero ¿Por qué dicho por él no sonaba tan mal? Incluso su sonrisa estuvo a punto de hacerme sonreír, aunque fuera solo un poco. –Al arecer debo aprender muchas cosas.- Volví a bajar la mirada mientras una sonrisa se formaba en mi rostro. –No voy a tener mucho tiempo para aburrirme.-

Llegó el momento de seguir caminando y de verdad lo agradecí, mi mente estaba confusa y caminar me ayudaría a entretenerme un poco y no tendría que volver a jugar tan de seguido con mis dedos. -¿Eh?- Eso no me ayudaba mucho, al contrario, me dificultaba las cosas de una manera ridícula ¿qué le puede gustar a la gente? Volví a mirarlo, intentando adivinar que podría llegar a servirle como pago ¿Por qué con él las cosas son tan complicadas?

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Caius Haiiki
Homúnculo
Homúnculo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Privado]

Mensaje  Fausto Revasi el Mar 16 Mayo - 18:10

Sus preguntas hacían que cada vez se hiciera más claro que no se había criado en sociedad, hasta donde sabia quizás era un alienígena o algo por el estilo y si ese era el caso en verdad era difícil saber casi tenía sentido entregarle datos sobre la vida cotidiana “entre humanos”, pero si él sentía curiosidad, entonces de seguro estaba bien, solo era algo preocupante la posibilidad de comentarle algo que no fuera aplicable a su especie -no existe un número determinado, depende del tiempo que tengas en tu disposición para aprender cosas nuevas- deje escapar un pequeño suspiro tras pronunciar aquellas palabras palabras, ya comenzaba a sentirme como un libro de auto-ayuda, uno bastante resumido y así era mejor, después de todo por mucho que explicara consideraba que para llegar a entender del todo lo que hablábamos necesitaba experimentar la vida y no simplemente escuchar las explicaciones de un desconocido –hm…- quizás le sería practico ir a estudiar algo, aunque fuera hacer un curso simple en alguna manualidad, pero si de por si se encontraba viviendo en las calles probablemente no tendría dinero para ello… lo mejor era no meterme demasiado en su vida o terminaría sintiéndome responsable.

-¿Hm?- el leve olor a sangre no pasó desapercibido para mí, aparentemente la situación de aquella persona era un tanto más complicada de lo que pensaba, la primera explicación que encontré para ese tipo de comportamiento fue “ansiedad”, al menos no parecían llegar a ser tendencias suicidas  -perdón- ya que no lo había hecho con anterioridad, debía ser señal que alguna de mis acciones había provocado ese tipo de comportamientos -¿te puse nervioso?- aparentemente debía tener más cuidado al socializar con él, aunque existía la posibilidad de que simplemente estaba llegando al límite de estrés que podia tomar por un día antes de comenzar a hacer ese tipo de cosas, de cierta forma me recordaba a cuando los animales domésticos comienzan a arrancarse el cabello por la ansiedad, generalmente por sentirse atrapados… quizás no era buena idea dejarlo en un lugar cerrado, pero si él había aceptado de seguro no tenía problemas con eso.

¿En verdad preguntaba algo como eso? -…- no pude evitar quedar en silencio por unos instantes mientras que analizaba el asunto, aparentemente había subestimado su desconexión con la “vida normal” -ese suele ser el caso- respondí pasado un rato dándole entender que sí, las personas normalmente cambian con la edad, cada vez era más complicado definir que era practico decirle ante esas cosas, no había mucho sentido en forzar en su mente lo que para mí era “normal”, después de todo en su mayoría esas eran para mi simplemente cosas de costumbre, si no estuviera hasta cierto punto amarrado por el “sentido común” quizás estaría viviendo tranquilamente como un lobo gigante en un bosque o algo por el estilo y eso sonaba bien para mí,  pero ya estaba algo acostumbrado a la “vida humana” -¿Por qué viniste a un lugar como la ciudad?- quizás él no tenía una respuesta clara para algo como eso, pero todas sus preguntas me habían inspirado a también dirigirle un par -¿buscas algo en específico?- mientras más hablaba con él más me surgía la impresión que se encontraba en un viaje existencialista en búsqueda del sentido de la vida o algún otro concepto abstracto  parecido.

-Suerte en tu búsqueda- el haberlo… “visto” lastimarse a si mismo por el estrés lo hacía sentir como una pésima idea, pero ver a una criatura pequeña esforzarse tenía un toque de ternura al que era complicado resistirse, de cierta forma me recordaba a la criatura ovejuna que intentaba cuidar en la actualidad –permiso- teniendo la mínima decencia de anunciar que haría algo aproximé una de mis manos lentamente a su cabeza antes de despeinarlo un poco con esta –me recuerdas a alguien a quien le agradan ese tipo de cosas, espero que no fuera molesto para ti- me explique un poco por adelantado, simplemente ya lo visualizaba preguntándome “¿Por qué hiciste eso?”  -pensé que tu decisión merecía algún tipo de recompensa-

Quizás era porque reducía mi paso para que Caius me siguiera sin problemas, pero el camino comenzaba a sentirse un tanto largo, por lo que no podia evitar preocuparme de que toda la situación se hiciera incómoda para él -quizás sería más conveniente tomar un taxi- termine comentado aquello en voz baja mientras que analizaba la situación, aun con lo poco que podia ver, ya había conseguido una noción de donde nos encontrábamos en relación al hotel y técnicamente no faltaba demasiado –no debería faltar demasiado ¿está bien para ti seguir a pie?-

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Fausto Revasi
Licántropo
Licántropo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Privado]

Mensaje  Caius Haiiki el Jue 25 Mayo - 5:26

Miré a mi alrededor, ahora que me fijaba, no conocía de nada las calles por las que estábamos yendo, si no fuera porque no seguía un rumbo fijo ni un lugar donde ir, esto podría resultar en un contratiempo. Tampoco habíamos andado mucho por lo que tampoco sería muy difícil volver al lugar de antes. –Podría ser útil.- Dije para mí mismo, pensando en lo que Fausto había dicho, si no había limites podría adquirir todas las habilidades que quisiera. –¿Pero puedo hacerlo por mi cuenta?- Imaginaba que adquirir una habilidad no sería fácil y menos para mí que se me solía pasar todo por alto. Un suspiro por su parte me confundió un poco ¿empezarían a molestarle mis preguntas? Por el momento no había dado ninguna señal de encontrarse molesto ¿O es que no me he dado cuenta de ello? Me acerqué un poco a él y levanté la mirada intentando verle la cara para intentar identificar su estado de ánimo, pero eso nunca fue lo mío. A lo mejor sería buena idea dejar de hacerle preguntas. Imagino que para él no será cómodo que un completo desconocido les esté formulando pregunta tras pregunta y más aún cuando me estaba haciendo un favor sin esperar nada a cambio, lo mínimo que podía hacer era no molestarlo. Bajé la mirada y ralenticé un poco el paso para que hubiera una mayor distancia entre ambos.
 
Su mirada volvió a fijarse en sus dedos, los cuales seguían manchados de sangre ¿qué iba a hacer con eso? Aunque tener las manos llenas de sangre era algo a lo que estaba acostumbrado pero seguía siendo molesto, sobretodo porque manchaba todo lo que tocaba. Esperaba que en el lugar al que estaban yendo pudiera llegar a lavarse las manos. -¿Eh?- Levantó rápidamente la cabeza al escuchar las disculpas por parte de Fausto ¿a qué se refería? Le miró con un rostro inexpresivo sin llegar a comprender que le había llevado a disculparse con él ¿no debería ser al contrario? Quería intentar averiguar por mí mismo lo que estaba ocurriendo pero estaba claro que no podía, al parecer había vuelto a pasar algo por alto. Cuando estaba a punto de preguntarle Fausto volvió a hablar, confundiéndome aún más ¿se estaba echando la culpa?. –No… bueno.- Si no recordaba mal fue algo que dijo Fausto lo que le hizo pensar en ese tipo de cosas que normalmente le solían agobiar tanto. –No es tu culpa, lo hago a veces cuando…-  Las palabras salieron antes de llegar a procesarlas del todo. Me dispuse a concluir la oración de hace un rato pero no tenía manera de finalizarla. Me quedé completamente en blanco con los labios levemente separados esperando que en cualquier momento algo coherente pudiera llegar a salir, pero eso no era algo que pasara muy a menudo y menos en momentos como este. -Da igual.-
 
-¿Fue una pregunta estúpida?- El que tardara tanto en responder me lo dio a pensar, la respuesta fue simple por lo que imaginaba que la razón de su tardanza no era porque realizó una pregunta difícil. –Disculpa.- Me sentía tan estúpido por ello. –De seguro es algo muy normal ¿verdad?- Quería taparme la cara por la vergüenza pero con los dedos manchados de sangre solo terminaría manchándome la cara. Mi mirada pasó del suelo a Fausto al escuchar su pregunta. –Pues…- Me detuve unos segundos para poder pensar un poco en ello antes de soltar cualquier cosa. –No estoy seguro, solo quería…- Por segunda vez no tenía como finalizar. –Creo que solo busco…- ¿Un hogar? Ni siquiera sabía si eso era verdad ¿cómo no podía saberlo? –Ragnar nunca me ha gustado.- Mencioné en un susurro casi inaudible para después morder mi labio de una manera algo suave, o al menos lo suficiente como partirlo en dos. -¿Y tú?- Había decidido hace unos pocos segundo que no le molestaría con más preguntas pero necesitaba un cambio de tema lo antes posible.
 
El comentario que realizó poco después fue algo inesperado, levanté un poco la mirada de manera tímida. -Gracias- Era demasiada amabilidad por su parte, no estaba acostumbrado a ese tipo de cosas, por alguna razón un leve sonrojo apareció en mis mejillas lo que me hizo desviar la mirada para que no lo notara. ¿Permiso? Al levantar la mirada simplemente pudo ver como Fausto acercaba su mano lentamente, como acto reflejo cerró sus ojos a la espera de lo peor, cuando su mano se posó sobre su cabeza sentí que mi corazón dio un vuelco,  pero en  ningún momento llegó a doler nada. Abrí los ojos encontrándome de frente con Fausto, su mano se movió de una manera suave, despeinando mi cabello. De un momento a otro una sensación cálida surgió desde mi pecho, por inercia cerré fuertemente los puños mientras sentía mi cara arder  ¿Por qué? Era la único que se me pasaba por la cabeza. Y como si me leyera la mente me dio una respuesta a mi duda. -Oh-  Fue lo único que pude decir ante su respuesta, ahora todo tenía mucho más sentido pero la extraña sensación en mi pecho no desaparecía y aun sentía mi rostro caliente. –Pensé que me ibas a pegar.- Una pequeña sonrisa apareció en mi rostro. –Gracias.- No estaba acostumbrado a ese tipo de cosas, fue algo nuevo y bastante agradable por lo que imaginé que debía darle las gracias.
 
-¿Un taxi?- No sabía que era eso ¿para qué podría llegar a necesitarlo?  Se le veía algo pensativo y las palabras de antes ni siquiera parecían dirigidas hacia mí, parecía estar pensando en voz alta. Junté mis dedos llevando la mirada hacia los alrededores, intentando dejarle pensar tranquilamente. -¿Eh?- Ahora si parecía estar hablando con él. –Sí, estoy acostumbrado a andar bastante.- Prácticamente era lo único que hacia durante el día y parte de la noche. 

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Caius Haiiki
Homúnculo
Homúnculo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Privado]

Mensaje  Fausto Revasi el Mar 4 Jul - 17:04

De alguna forma, el alcance de su curiosidad no dejaba de sorprenderme, aunque más que nada mi sorpresa venía a la naturaleza de sus preguntas, muchas eran algo… básicas, era como un niño o quizás era un niño… ¿cómo funcionan los niños? Debería saberlo, una vez fui uno, supongo que en una etapa también debí haber llenado a mi madre de preguntas, sí, creo recordar algo así -claro, aunque supongo que es más fácil si tienes un profesor- de todas formas, de seguro no estaba bien tratarlo como un infante, después de todo, no tenía ni la menor idea de cuál era su edad real, hasta donde sabia podía ser mayor que yo ¿estaría haciendo todas esas preguntas solo por molestar? De cierta forma no lo parecía, si voz tenía cierta… sinceridad al preguntar, o algo por el estilo –ah…- termine liberando un pequeño suspiro, comenzaba a sentirme algo tenso, en verdad socializar no era exactamente mi punto fuerte, especialmente con gente nueva, pero bueno, no hay que caer en el error de quedar atrapado en la “zona de confort”.

“¿Un masoquista?” aquella pregunta fue lo primero que apareció en mi cabeza al escuchar su explicación, pero preferí no plantearla en voz alta, quizás lo incomodaría, además de que prefería ahorrarme la explicación –ya… veo- comente mientras que asentía lentamente con la cabeza para hacerle notar que había entendido -puedo entender eso, me disculpe porque pensé que lo hiciste debido a que mi presencia te puso nervioso- me vi en la necesidad de explicar aquello antes de dejar ir el tema, no parecía especialmente entusiasmado -está bien, dejemos el tema de lado-

Si… definitivamente es un alíen, no necesariamente en el sentido de que viene del espacio, sino que, evidentemente no forma parte de la sociedad “normal”, de cierta forma era envidiable, hubiera sido lindo crecer sin normas sociales que seguir -bueno, dicen que no existen las preguntas estúpidas- guarde silencio hasta escucharlo preguntar sobre la obviedad de su duda -bastante, pero, si de verdad no lo sabias, no hay nada malo en que lo preguntes- ahora, si simplemente estaba preguntando ese tipo de cosas para molestar, ahí tendríamos un problema, o más bien, quizás él lo tendría, yo simplemente me iría a seguir con mi vida y lo dejaría ahí para que hiciera lo mismo.

-Así que eres de Ragnar- repase en voz alta como buscando una confirmación por su parte, en parte como forma de cambiar el tema, había resultado bastante evidente que no tenía una respuesta, de momento, simplemente asumiría que algo en él lo hizo buscar un lugar más poblado, quizás por comida, podía ser que comiera gente, tal vez era un vampiro o algo así, o quizás solo buscaba compañía inconscientemente, aunque no podía descartar la posibilidad de que simplemente había terminado en la ciudad por casualidad o curiosidad -yo estoy aquí por trabajo-

Me quede mirándolo fijamente por unos instantes “si quisiera golpearte no te avisaría”, opte por no poner este pensamiento en voz alta debido a que de seguro lo asustaría innecesariamente, siempre que él no se mostrara agresivo yo haría lo mismo ¿de verdad parecía del tipo de persona que va por ahí repartiendo golpes porque si? –i don’t…- aclare mi garganta, recordándome a mí mismo el idioma que debía utilizar para comunicarme -no pretendo lastimarte Caius, no te preocupes- dicho este le entregue un nuevo par de palmaditas en la cabeza, tampoco me quejaría con él por asumir aquello, éramos esencialmente desconocidos y probablemente él, dentro de todo, había tenido una vida difícil, vagando por ahí, viéndose vulnerable, quizás alguna vez le toco recibir una paliza o dos.

-Supongo que en esos nos parecemos- comente dirigiéndole una sonrisa al escuchar sobre su preferencia de transporte -siempre he preferido caminar a los lugares donde quiero ir-

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Fausto Revasi
Licántropo
Licántropo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Privado]

Mensaje  Caius Haiiki el Lun 21 Ago - 9:19

Me resultaba incluso ridículo el pensar lo rápido que le estaba perdiendo el miedo al tipo que se hallaba en frente. Eso no significaba en lo más mínimo que me sintiera en la confianza de bajar la guardia, aun le temía, de manera muy diferente al resto de personas desconocidas pero el temor estaba ahí y de seguro no desaparecería pronto. Estaba completamente seguro de que el momento de nuestra separación llegaría mucho antes de eso. Pero aun así esa extraña sensación seguía ahí, confundiéndome más a cada minuto que pasaba. Levanté la mirada del suelo, que era donde siempre solía llevarla al encontrarme acompañado y aunque fuera en pocas ocasiones, me había acostumbrado para poder ahorrarme momentos incomodos, como aquellos en los que las miradas se encontraban, eso resultaba casi tan incomodo como el contacto. Seguí enfrente de mí, pero a una distancia más corta de la que recordaba, no estaba seguro de si él había disminuido su paso o yo había desacelerado el mío ¿lo hacía por mí? De ser así no me quedaba uy claro si era buena idea volver a disminuir mi paso solo para alargar la distancia entre ambos. Era eso o no perder la mirada de él, necesitaba estar seguro de que tendría tiempo de reaccionar si llega a atacarme. Por suerte parecía estar más ocupado intentando responder a mis preguntas, por lo que al igual que él, me centre en nuestra conversación. -Eso sería algo difícil. -  Resultaba bastante lógico que todo fuese más fácil con un profesor, pero en mi caso no podía contar con esa posibilidad, si quería llegar a aprender algo debía hacerlo por mi cuenta ¿siquiera era eso posible? Según él lo era, pero yo no podía compararme con el resto de las personas. -Mmhh…- Meditarlo tampoco serviría de mucho, me conocí lo suficientemente bien como para saber cómo saldrían las cosas si llegaba a intentarlo ¿siquiera era necesario? Si no lo intentaba no podría llegar a fracasar y no perdería el tiempo. Esa parecía ser la mejor opción.

Mis labios realizaron un leve movimiento, en un principio se trataba de una mueca, pero al final resultó en un leve espasmo al escuchar su suspiro, mis ojos no se apartaron de él ¿estaba molesto? Di un corto paso hacia atrás, queriendo más que antes mantener las distancias por si llegaba a ser necesario.

No pude evitar que mi rostro mostrar algo de sorpresa, fue algo tan repentino que ni siquiera yo lo vi venir.
-¿Enserio?- resultaba curioso el solo pensar que había comprendido lo que le había dicho, si apenas yo había entendido mis propias palabras. -Me alegro. - Mi voz no lo denotaba, pero me sentía aliviado, casi contento por ello, no solo por saber que no tendría que intentar explicárselo de nuevo, sino porque me hacía pensar que lo que había dicho tenía cierto sentido. Si no fuera por la poca costumbre, lo extraño que me resultaba y la presencia de Fausto, incluso podría haber aparecido una sonrisa sobre mis labios. Volviendo a la conversación, ahora me alarmaba la respuesta de Fausto. -No tienes que hacerlo, no fue por tu culpa. - Me apresuré a explicarle. -Tu compañía es… agradable. – Mi mirada fue desviándose conforme las palabras salían de mis labios, sintiéndome rápidamente avergonzado por lo que había dicho, pero en parte era cierto. -Disculpa, creo que eso sonó algo extraño. - Levanté mis manos, tapando con estas mi sonrojado rostro. -A veces no sé cómo expresarme. - Mis palabras sonaron algo opacadas por mis manos, pero tenía la esperanza de haberme hecho oír. Al final solo me digné a asentir, estando de acuerdo con él para dejar de lado el molesto tema.

Algo destacable de él era que parecía tener más paciencia de la que yo había imaginado en un principio. Pensé que en cualquier momento mis preguntar empezarían a resultarle molestas y terminaría mandándome a callar o directamente marcándose del lugar sin más.
-¿Eh?- ¿Quién se supone que dice esas cosas? Viniendo de él resultaba difícil no creerlo, pero aun así era extraño ¿esa persona siquiera sabía de lo que estaba hablando? Su siguiente respuesta era algo que ya esperaba, pero aun así me hizo sentir bastante avergonzado. -¿Enserio?- Ahora mis manos se encontraban sobre mis mejillas, las cuales aún estaban algo sonrojadas. -No lo sabía.- Eso me haría cambiar de manera drástica la manera que tenía de pensar.

Su comentario me hizo retroceder mentalmente unos segundos de conversación ¿yo le había dicho eso? Hablar sobre mi lugar de origen era otra cosa que no, me agradaba. Por alguna razón que aun desconocía algunos solía ver con malos ojos a los que veníamos de ahí.
-Si.- Mi respuesta fue apenas un susurro ¿debería preguntar por su lugar de origen? Las preguntas personales a veces eran temas delicados para ciertas personas. Al final opté por no preguntarle nada, pero, aun así, terminé con algo de información sobre él. -¿Tu trabajo consiste en quitarle dinero a las personas?- preguntaba más que nada por lo que ocurrió en el callejón. Parecía haber muchos más trabajos de los que yo pensaba y eso me hacía pensar ¿si yo tuviera dinero intentaría quitármelo? Era una duda algo estúpida, ya que se había ofrecido a ayudarme sin esperar anda a cambio, pero ahora me costaba quitármela de la cabeza.

Su mirada fija me resultaba algo incomoda y no por las razones de siente, ni siquiera se parecía a cuando otras personas me miraban, pero igual me ponía nervioso. Nunca fui capaz de aguantarle la mirada a nadie y en ese caso no era diferente ¿estaría pensando en lo que le dije? ¿iba a golpearme? Lo primero no me quedó claro en lo absoluto, sobre todo porque no llegó a terminar la frase. Levanté la mirada claramente confundido, pero sobre todo curioso por saber lo que tenía que decir. Sus palabras rápidamente me llenaron de esperanzas y por alguna razón que incluso yo desconocía, me las creí al instante.
-Gracias. - Me aseguré de que mi voz sonara lo suficientemente fuerte, pero aun así mi tono fue más suave de lo normal. Cuando su mano volvió a mi cabeza no me tensé como en la primera ocasión. Solo me encogí un poco para después relajarme en su tacto, todo resultaba demasiado extraño ¿qué me estaba pasando?

Mi respuesta parecía haber sido la correcta ya que terminó dedicándome una sonrisa que casi me hace perderme sus palabras. Tuve que obligarme a mí mismo a centrarme para poder escucharle como era debido ¿será que estoy cansado? Ni siquiera había llegado a procesar del todo sus palabras cuando mis labios se movieron solos, devolviéndole la sonrisa de manera inesperada para mí. Bajé lentamente la mirada, por alguna razón sentía mis mejillas calientes y me costaba quitar la sonrisa de mis labios.
-De seguro también vale dinero ¿no?- En lo que llevaba en la ciudad había aprendido ciertas cosas y una de ellas que la gente tenía la costumbre de pedir dinero a cambio de todo. -Cuantas menos molestias te cause, mucho mejor.- Así también me aseguraba de que sería más fácil devolverle el favor.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Caius Haiiki
Homúnculo
Homúnculo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.