Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Día largo [Privado]
Jue 2 Nov - 3:16 por Caius Haiiki

» LAS ARAÑAS SE ESCONDEN MENOS QUE TU ¬¬ [Off Topic]
Sáb 14 Oct - 13:37 por Frank Da Silva

» Volviendo a viejos tiempos [Privado]
Sáb 14 Oct - 13:30 por Ishbahn

» Un encuentro ocasional [Privado]
Vie 6 Oct - 21:29 por Eberhard Baumeister

» Mother Knows best [Privado]
Jue 5 Oct - 20:36 por Lily Flowerfield

» Obtienes lo que mereces [Privado]
Jue 5 Oct - 18:53 por Ishbahn

» Cosechas lo que siembras, aprovechas lo que cosechas [Privado]
Jue 5 Oct - 18:49 por Ishbahn

» Un pésimo primer encuentro [Privado]
Jue 5 Oct - 18:41 por Ishbahn

» Mientras más tentáculos mejor...♡ [Privado]
Jue 5 Oct - 2:11 por Clauster Disouls

» Registro de canto
Miér 4 Oct - 23:51 por Frank Da Silva

» Registro de voces
Miér 4 Oct - 23:46 por Frank Da Silva

» Tomemos un respiro [Libre]
Miér 4 Oct - 23:42 por Frank Da Silva

» Cazar o ser cazado, esa es la cuestión~ [Privado]
Jue 14 Sep - 2:42 por Clauster Disouls

» (╥︣﹏᷅╥) Picnic macabro, una historia basada en hechos reales (?) [Privado]
Miér 13 Sep - 23:35 por Clauster Disouls

» Playa desolada (Privado)
Miér 30 Ago - 0:11 por Caius Haiiki

» Encuentros inesperados [Privado]
Lun 21 Ago - 9:19 por Caius Haiiki

» ☾✧~El consuelo del sueño eterno~✧☽ [Libre]
Lun 14 Ago - 23:55 por Lily Flowerfield

» Paseo bajo el crepúsculo [Libre]
Lun 24 Jul - 1:02 por Adrien LeBlanc

» Falta de sueño [Libre]
Sáb 22 Jul - 21:37 por Kula Diamond

» Cielos obscuros, blancas intenciones [Privado]
Vie 21 Jul - 19:07 por Meri Kytte

Noviembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario

Personajes más activos del mes de Septimenbre
Los posteadores más activos del mes
Caius Haiiki
 

¿Quién esta en linea?
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 39 el Lun 4 Sep - 12:46.

Cosechas lo que siembras, aprovechas lo que cosechas [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cosechas lo que siembras, aprovechas lo que cosechas [Privado]

Mensaje  Lily Flowerfield el Miér 15 Mar - 16:13

Que evento tan misterioso, un par de plantas de acónito, había crecido prácticamente de la noche a la mañana, fuera de temporada en un sector del jardín donde se tenían unas cuantas hiervas medicinales, de verdad era un problema, alguien podia enfermarse gravemente  si las consumía por error o incluso si las tocaban, pero los encargados de la jardinería se habían dado cuenta antes de que fuera demasiado tarde para alguien –es un lastima…- comente en voz alta mientras que acomodaba el masetero en el que había pedido que me entregaran a la planta sobreviviente, mientras que cargaba los restos de la otra en una bolsa de papel junto a algunas otras plantas que habían sido sacrificadas por temor a que se hubieran contaminado y algunas herramientas que podrían serme útiles despues.

Era bastante lamentablemente que una de las plantas no tuviera oportunidad de llegar a florecer, pero; –al menos a ti te conservare hasta que madures bien- le comente a la planta sobreviviente mientras que maniobraba con cuidado para poder abrir la puerta del laboratorio sin que nada terminara en el suelo, la verdad no planeaba hacer nada que requiriera necesariamente del equipamiento que poseían en ese lugar, pero era un lugar bastante tranquilo en el que trabajar y ya tenía permiso para ocuparlo, así que ¿Por qué no aprovecharlo?

Acomode las cosas sobre uno de los mesones antes, antes de detenerme a hacer una serie de cálculos sumamente importantes que tendrían una enorme influencia en mi futuro curso de acción, aun con años de estudio encima era sumamente difícil llegar a una respuesta ¿Cuál era el método más efectivo para que alguien de mi estatura subiera a esas monstruosas sillas altas? si utilizaba una normal la mesa quedaría demasiado alta como para ser ergonómicamente utilizable y si daba un salto o algo siempre corría el riesgo de caer junto con la susodicha pieza de mobiliario, a fin de cuentas solo me quedaba utilizar algo de peldaño –ah, el mundo puede ser un lugar tan cruel cuando uno es pequeño- le comente a la nada mientras que comprobaba que la base de la silla estaba demasiado abajo como para déjame subir de forma confortable así que tendría que buscar una caja o algo.

-Hm…- mis labios se curvaron en un gesto de desaprobación mientras que veía a la puerta abierta del laboratorio –bueno, será- comente mientras que sacaba mi libreta para comenzar a escribir, al fin había logrado subir a aquella silla infernalmente alta y no me bajaría solo para cerrarla. “Desarrollar telequinesis” anote en una esquina de la página para acordarme de trabajar en eso eventualmente antes de pasar a escribir sobre cosas más importantes.

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Cosechas lo que siembras, aprovechas lo que cosechas [Privado]

Mensaje  Ishbahn el Sáb 20 Mayo - 19:34

Trato de mantener mi rostro impávido mientras me encamino por los pasillos del instituto. Nunca he tenido la necesidad de ocultar mi notorio desagrado ante los demás, pero ahora llegué a la conclusión de que, al menos, debería tratar de dejar la repugnancia pasar por frialdad; de esa manera los estudiantes deberían de molestarse menos ante mis tratos. Irremediablemente, ante el pensamiento de los estudiantes, frunzo mi nariz y tuerzo mis labios, sin remedio, pues no lo encuentro placentero.

Jamás llegué a creer que terminaría con un trabajo como éste. Y no obstante, aquí me encuentro. Al menos no todo es desagradable, como trato de recordarme a mí mismo, queriendo convencerme de que ha sido una decisión acertada, pues tengo la ventaja de tener los laboratorios a mi disposición. Una ventaja de la cual estoy gustoso de aprovechar, pues me permite retomar antiguos proyectos e investigaciones que, debido a mi misma ocupación, debieron quedarse desatendidos durante un largo tiempo. Inconscientemente paseo mi mano por uno de los bolsillos ocultos de mi túnica, sintiendo en éste el tubo de ensayo que he guardado en él antes de encaminarme al laboratorio.

No soy capaz de recordar el momento exacto en el cual la ciencia se volvió de mi interés, pero sí cuándo fue un factor importante y necesario en mis trabajos. La química siempre me ha ayudado a llevar a cabo mis trabajos de asesinato y secuestro de forma rápida y eficaz, sobre todo sin llamar atención no deseada sobre éstos. Para un mercenario, tener todo tipo de trucos bajo la manga es un factor vital.

A pesar de que he llegado al laboratorio, mis pensamientos se mantienen donde mismo; aún sigo pensando en el potente veneno que reposa dentro del tubo de ensayo. La puerta está abierta, pero no me permite observar del todo su interior, por lo cual empujo con suavidad haciendo uso de mi mano izquierda (en mi brazo derecho mantengo mi bata pulcramente doblada, mientras en la mano mi investigación y los cálculos previamente realizados), sólo para observar a una persona en su interior. Antes de atreverme a dar un paso dentro, observo tanto como puedo a esta persona, a la que asumo como una alumna dada su apariencia y años aparentes.

No me detengo más tiempo del estrictamente necesario observándole, ya que tras llegar a la absoluta conclusión de ser insignificante para mí, me abro paso al laboratorio (no sin antes cerrar la puerta), y me encamino a una de las mesas desocupadas, sin dedicarle una segunda mirada a este ser. Dejo la bata, así como mis apuntes, sobre la mesa para retirarme un momento para buscar lo necesario para mis pruebas. El veneno que llevo en el tubo de ensayo lo mantengo aún conmigo, no confiando en dejarlo sobre la mesa. Tomo conmigo un par de matraces volumétricos de quinientos mililitros, así como un vidrio de reloj, agitador, y una probeta de cien mililitros. Al llevarlo a la mesa, inmediatamente regreso para hacer un segundo viaje en busca ahora de dos vasos de precipitado, una buereta de cincuenta mililitros, pinzas para la bureta, un soporte metálico y una sencilla balanza. Con estos materiales en la mesa, tomo el veneno de mi bolsillo, me coloco la bata, cerrando los botones de ésta, y me apresuro a peinar mi cabello en una coleta alta, evitando que algún mechón de cabello caiga sobre mi rostro. El veneno reposa ahora en un bolsillo de la bata.

Una vez listo, he ido a buscar los reactivos que utilizaré para las pruebas: ácido clorhídrico concentrado, lentejas de sodio y fenoftaleína. Además, agua destilada para la preparación de las soluciones. Con todo esto en la mesa, separo la mesa de trabajo; el lado izquierdo para montar lo necesario para las pruebas, mientras el derecho para la preparación de las soluciones, las cuales procedo a preparar sin demora.

No es propio de mí, pero permito que la sombra de una sonrisa se haga presente en mis labios. Una sonrisa de suficiencia al pensar en mis ambiciones con este proyecto. El veneno es un derivado de una cianhidrina; la más mínima dosis puede asesinar a los treinta segundos de entrar en contacto con el sistema de una persona. Mi meta es sintetizarla en una estructura más simple y liposoluble, a fin de que ésta no sea posible de detectar una vez cumplido su cometido. Si todo resulta bien, me habré hecho con una excelente arma.
avatar
Ishbahn
Nefilim
Nefilim


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cosechas lo que siembras, aprovechas lo que cosechas [Privado]

Mensaje  Lily Flowerfield el Dom 21 Mayo - 17:04

No era inusual oír pasos en los ajetreados pasillos de un instituto, sin embargo, estos se sentían un tanto diferentes, probablemente porque en mis años a la fuga había desarrollado cierto instinto para identificar cuando alguien se aproximaba a mis ‘escondites’, si debía hablar de tener un territorio cercano a ser ‘mío’ en este lugar, probablemente ese sería la enfermería, pero, aunque no tuviera derecho a quejarme de ser interrumpido en lo que podía considerarse un lugar público, igualmente no podía evitar sentir cierto toque de decepción ante el presentimiento de que mi tiempo a solas estuviera cerca de terminar, socializar podía llegar a ser bastante interesante, no lo negaba, pero eso no cambiaba el hecho de que apreciara mis momentos de soledad.

El sonido de la puerta al terminar de abrirse confirmo mis sospechas haciendo que mis ojos pasaran de estar fijos en mi libreta a posarse en el nuevo visitante, una persona alta, de cabello largo que podía suponer, no era un estudiante por el simple hecho de que no utilizaba un uniforme -buenas tardes- un saludo y una sonrisa fueron mi respuesta ante su mirada analítica que no tardo demasiado en volver a la indiferencia, aparentemente mi presencia le resultaba mayormente irrelevante, lo que significaba que probablemente ambos podríamos trabajar con cierto grado de tranquilidad.

Observe con cierta impotencia como aquel ser cerraba la puerta, claro antes yo quería hacerlo, pero la situación actual era diferente, una pequeña, adorable y vulnerable florecilla del bosque como yo tenía derecho a ser precavida cuando terminaba a solas con un desconocido -sé que no es su obligación complacerme, pero hubiera apreciado que al menos preguntara sobre mi preferencia sobre el estado de la puerta antes de cerrarla- a pesar de que lo que mi actitud pudiera indicar para algunas personas, no era un completo ególatra, sabía perfectamente que no era el centro del universo y que era perfectamente posible que aquella persona se mantuviera completamente neutral, podía ser que ni me respondiera, incluso hasta donde sabia, podía ser mudo, el estar a solas no era sinónimo de que quisiera evitar testigos para un intento de asesinato ni que pretendiera crear algún otro escenario estrambótico como ese, lo más probable era que simplemente buscara alejar los ruidos del exterior y evitar visitas sorpresa al igual que yo en un principio, pero era innegable, me ‘molestaba’ por un simple motivo, era un evento que había ocurrido fuera de mi control.

Volví a mis notas mientras que él se dedicaba a lo suyo, un par de veces me voltee para hacerme una idea de que estaba haciendo, especialmente al escuchar algún sonido como el abrir de los estantes o el sutil choque de los recipientes de vidrio al ser transportados, de cierta forma era envidiable, el que aquella persona pudiera alcanzar las herramientas con tanta facilidad gracias a su altura, era algo triste, pero aun no alcanzaba la mágica capacidad de identificar los químicos con una sola mirada, así que simplemente podía basarme en mi noción de cómo se veían los recipientes y la lectura de alguna etiqueta para hacerme una idea de que elementos había seleccionado, podía suponer que el proceso que realizaría se basaría en reacciones espontaneas por la carencia de una fuerte de calor y que mediría el PH de una solución, quizás con la sosa caustica, a aquel elemento le sobraba alcalinidad como para generar el cambio de coloración tan típico de la fenoftaleína… ¿lo utilizaría para una reacción ácido-base? Sumarle un cambio de color a la estrepitosa reacción del ácido clorhídrico con el hidróxido de sodio podía ser… interesante, supongo, quizás quería ver que tan fuerte podía hacer la reacción antes de hacer explotar la probeta para darle un buen espectáculo a sus alumnos, si era el profesor de química… oh, y si eso era realmente soda caustica, en verdad solo estaba suponiendo en base a la forma ya que no había llegado a leer la etiqueta.

En verdad mis primeras conclusiones no indicaban mucho, el mundo estaba lleno de reacciones que no necesitaban de una fuente de calor para ser activadas, igual y podía utilizar el calor producido por la reacción de la sosa caustica con el ácido al neutralizarse para ayudar en algún otro proceso, por no mencionar que siempre podía ir a buscar elementos nuevos.

Deje de prestarle atención por unos instantes y en cuanto volví a dirigirle la mirada pude notar un frasco misterioso en su mano, él había cerrado la puerta sin mi permiso, así que me sentía con el derecho de interrumpirlo un poco, con respeto, claro –disculpe ¿es usted el profesor de química?- el tono de mi voz no había sido exactamente alto, no lo necesitaba, el silencio que había reinado en la habitación hasta hace unos instantes hacia al más pequeño ruido algo evidente, en ese ambiente de seguro hasta un susurro hubiera sido perfectamente audible a la distancia.

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Cosechas lo que siembras, aprovechas lo que cosechas [Privado]

Mensaje  Ishbahn el Dom 28 Mayo - 16:20

Escucho apenas el saludo que me ofrece la persona a unas mesas de donde me encuentro. Su voz es nítida, y la estancia tranquila, pero me ha parecido que sonó con menor intensidad de la que uno esperaría escuchar. No correspondo el saludo, pues lo veo como una pérdida innecesaria de palabras; no obstante, hago un mínimo esfuerzo por analizar la voz que me ha hablado. Ésta es aguda, pero con un timbre masculino. Puede que hace poco haya hecho una errónea observación sobre el género de este ser. Aunque no es un factor que me interese saber, me molesta el haberme equivocado en mis propias observaciones.

Hago una segunda observación errónea respecto a este ser, y es que al parecer mi silencio no ha bastado para evitar hablar. Esta ocasión, busco encontrarme con su mirada, observándolo fijamente para responder a sus palabras. — En efecto, no es mi obligación, así como tampoco lo es el remarcar alguna de las reglas universales sobre los usos de laboratorios. — Entrecierro mis ojos, aún sin despegar mi vista de aquella singular mirada que él posee (ahora lo veo como un hombre muy joven, debido a su voz). — Es peligroso mantener la puerta abierta en la realización de cualquier trabajo dentro del laboratorio, así como un riesgo para el experimento que se lleve a cabo. — Tentado me sentí a preguntarle si tenía al menos idea de lo que hace aquí, pero me he conformado con tan sólo rodar mis ojos y exclamar un bajo bufido.

Comprendo perfectamente que ésta es una escuela, por ende las medidas de seguridad no deben ser tan rigurosas, puesto que los manuales de prácticas tampoco tienen motivo para serlo. De ser así, no me extrañaría que los dejaran pasarse por alto uno que otro punto sobre la utilización de estas instalaciones, sin embargo, no puedo permitirme faltarle a estos principios. Por el otro lado, comprendo también la preocupación de estar encerrado con un desconocido, pero si he comenzado a trabajar, ¿qué puede llevarlo a pensar que puede ser tan importante como para distraerme de mi propio proyecto? Nuevamente pude sentir una necesidad de bufar.

Por fortuna, él regresó a lo que sea que haga, por lo cual yo sigo con mis propios asuntos. Para empezar, preparo las soluciones que utilizaré: 500 mililitros de ácido clorhídrico 0.1 molar, así como 500 mililitros de sosa cáustica con la misma molaridad. Dejo reposar ambos matraces, mientras tanto me vuelvo a guardar los reactivos. Frente al estante de éstos doy una nueva mirada a todas las etiquetas, de manera rápida, sin realmente una razón. Aprovecho también para llevar conmigo un nuevo matraz volumétrico de cien mililitros. Ya que el veneno es altamente concentrado, tengo que diluirlo para hacer las primeras pruebas; medir el potencial de hidrógeno con el cual puede llegar a reaccionar es lo principal, ya que hay que tomar principalmente en cuenta la variación entre éste y la acidez del cuerpo. Tras haber establecido los rangos de actividad, entonces podré comenzar con pruebas más complejas.

Dejo el matraz en la mesa, y tomo los materiales utilizados para lavarlos y permitir que se sequen. Sólo ha sido la probeta, agitador y vidrio de reloj, pero es más cómodo quitarlos de en medio ahora que han cumplido su función. Los lavo haciendo uso de un poco de jabón, enjuagándolos con una buena cantidad de agua destilada, para finalmente dejarlos escurrir en la tarja. Al darme la vuelta, la voz de aquel individuo volvió a escucharse. Al menos esta ocasión tengo intensión de responder, pues confío en que no me molestará si lo hago. — En efecto. — Y tras unos cuantos segundos, agrego: — Y si no le importa, estoy en medio de algo.

Me alejo de la tarja, pizeta en mano, para comenzar a trabajar en mi dilución. Aunque, por una extraña razón, ahora siento una ligera e inexplicable curiosidad por conocer sus motivos para hablarme. ¿Podría ser únicamente curiosidad? Sé bien que una criatura tan perfecta como yo lo haga, pero aún conociendo esto, no puedo dejar el atisbo de duda, por eso mismo mantengo mi vista en él quizá más tiempo del verdaderamente necesario.
avatar
Ishbahn
Nefilim
Nefilim


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cosechas lo que siembras, aprovechas lo que cosechas [Privado]

Mensaje  Lily Flowerfield el Mar 4 Jul - 3:46

-Aw~- no pude evitar dejar escapar una pequeña expresión de ternura tras observar su presentación, su tierna mirada y adorables palabras se las ingeniaron para hacerse paso hasta mi corazón, zona por la que igualmente terminaron mis manos -le agradezco su preocupación desde lo más profundo de mi ser- quizás había sido demasiado largo, muchas palabras para expresarme, pero bueno, la verdad era que el lenguaje corporal de aquel caballero indicaba que no poseía ningún interés particular por mi persona, ser ignorado, la verdad estaba acostumbrado y en muchas situaciones es lo más conveniente, por lo menos si respecta a mantenerse a salvo, como al estar a solas con un desconocido, pero a la vez ¿Cómo decirlo? Es un tanto aburrido, aunque sea por seguridad y es que se vuelve bastante fuerte, mi curiosidad ¿Qué tendría que hacer para cambiar su expresión? Parece que sería bastante sencillo causar disgusto y quizás también enojo ¿debería tomarme como un desafío personal hacerlo sonreír? Ah… esto es malo, conocer a alguien nuevo en circunstancias así, es una fuente de distracción demasiado grande y yo que había decidido que hoy jugaría con plantitas y no con gente… -oh…- libere una pequeña exclamación mientras que juntaba en silencio mis manos apegando las yemas de los dedos y separándolos levemente, una pequeña sonrisa termino formándose en mi rostro, en verdad, nada me impedía hacer ambas cosas ¿no? Siempre que no presionará demasiado las cosas no tendría riesgo de recibir una reacción agresiva por su parte ¿verdad? Y de todas formas, al final del día, simplemente me interesaba tener un rol de observador, sus cambios de expresión no tenían por qué venir de mi directamente, simplemente me daba curiosidad ver parte de su rango emocional.

-¿Hm?- tras recibir una respuesta de su parte sobre su rol en el instituto y escucharlo hablar un poco más, ladee mi cabeza fingiendo que no comprendía sus palabras, aunque era bastante evidente que no quería que le dirigiera la palabra, podía entenderlo perfectamente, al estar concentrado con un experimento lo menos que deseas es tener a alguien cerca dedicándose a molestar, pero él había cerrado la puerta sin mi permiso, así que “me lo debía” -pero si me importa, o más bien me interesa, cuando vi los implementos que selecciono creí que solo practicaría una pequeña reacción acido base para su clase pero ahora me parece más que realiza un pequeño proyecto personal, diria que se ve en la emoción de su mirada- lleve una de mis manos a la boca fingiendo algo de sorpresa antes de agachar un poco la cabeza a forma de mostrar algo de arrepentimiento -oh, perdón, perdón, no quiero distraerlo demasiado, es solo que observarlo de vez en cuando es sumamente interesante,  no se preocupe, volveré a lo mío- dicho esto me di media vuelta, sacando un pequeño espejo de bolsillo para revisar unos detalles antes de dejarlo sobre la mesa, volviendo a mis anotaciones mientras me permitía ver las acciones de mi compañero de laboratorio gracias a su reflejo, lo había ubicado de forma que no reflejara ninguna luz de forma molesta hacia aquel caballero así que de seguro no tendría nada de que molestarse, de hecho debería agradecerlo, si no me volteaba para verlo evidentemente lo distraería menos.

-¿Eh?- habían pasado unos cuantos minutos de silencio, con cada uno trabajando en lo suyo, cuando un pequeño detalle me hizo voltear en su dirección -¿desperté tu curiosidad?- una sonrisa se formó en mi rostro tras formular aquella pregunta, en más de un aspecto había sido inevitable notar como si vista había quedado fija en mi -debo disculparme si mi belleza le distrae, simplemente no lo puedo evitar-

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Cosechas lo que siembras, aprovechas lo que cosechas [Privado]

Mensaje  Ishbahn el Miér 12 Jul - 1:15

Y ahí va de nueva cuenta. La molesta voz de quien, por desgracia, debo ver como mi acompañante en este momento, se hace presente en el laboratorio. Ahora que vuelvo a escucharlo, siento la incertudimbre sobre su género crecer en mi interior, pues sigue discordando de aquella apariencia de niña que se carga. Pero he ya acordado, para conmigo mismo, que se trata de alguien perteneciente al género masculino. Una voz poco digna para quien desee darse a respetar, en mi opinión. La falta de cualquier otra fuente de sonido del lugar, provoca que ésta resuene (como anteriormente ha hecho ya) con mayor fuerza, únicamente irritándome más por su presencia. Tiene suerte, al menos, que hay circusntancias y actos que puedo pasar por alto, tratándose al menos de la persona en cuestión. Dejo que mis ojos viajen a donde él, otorgándole un contacto visual de no más de dos segundos, antes de volver a lo mío. No puedo enteramente enojarme con él. No por tratarse de un desconocido, no por ser parte de este instituto (al menos por el momento), menos aún por esa apariencia que denota la estúpida inocencia infantil. No es nada que deba de ver con él, sino para conmigo. ¿No he acordado anteriormente permitir que las personas con quienes trataré, aunque sea por esta obligación para con la institución, se embelesen ante la vista de tal magnificencia y perfección que represento? Es una lástima que seres menos afortunados (en pocas palabras, todos quienes no son yo), no puedan apreciar la verdadera imagen de la belleza, por lo cual no puedo simplemente rechazar la idea de privárselas. No soy un desalmado.

Comienzo a medir entonces un mililitro exacto del veneno, vertiéndolo en el matraz aforado, para posteriormente agregar los noventa y nueve mililitros restantes con agua destilada. Para cuando he terminado de hacerlo, la reacción esperada ya se ha llevado a cabo. La cianhidrina reacciona prontamente con el agua que contiene el cuerpo, por lo cual es prácticamente imposible salvar a la persona en cuestión. Elevo el matraz a la altura de mi rostro, agitándolo con suavidad, mientras veo la transparente solución moverse con pasividad cuando la voz de este individuo se hace nuevamente presente. Parece ser que es más lento de lo que denota, pues no ha comprendido mis palabras. Nuevamente, siento que puedo dejar pasar su poco juicio únicamente porque esta ocasión parece conocer la materia. — Esto es parte de mi clase. — Contesto de manera tajante, sin girarme a observarlo por esta ocasión. La única razón de encontrarme aquí, es el hecho de buscar a alguien interesado y con talento para los venenos. ¿Qué se esperaría que hiciera entonces? ¿Qué me pusiera a únicamente enseñarles a leer la tabla periódica y balancear reacciones? La química, así como la física, engloban todo cuanto éste, y otros universos, comprenden. Si algo vale la pena conocer y, dicho sea de paso, enseñar, es únicamente a tomar ventaja de todo aquello que te rodea, reconocerlo por sus propiedades y sus posibles reacciones, no el uso que se pretende únicamente dar a conocer, y mantenerte gracias a estos conocimientos un paso delante de quienes llegues a considerar tus enemigos. Tal vez sólo sea vista como una materia más, pero los conocimientos de esta ciencia (así como algunas íntimamente ligadas a ésta), son, en mi opinión, las armas más poderosas que se puedan poseer. Al final, le regalo nuevamente una mirada, gracias a aquellas palabras que me ha dedicado. Enarco una ceja ante el repentino arrepentimiento. Tal vez no sea tan lento después de todo. — Por supuesto que lo es. Es comprensible que se distraiga ante mí.

Los minutos corren. La bureta se encuentra llena con el ácido previamente preparado, y hay ya un matraz (el cual contenía una mínima dosis de dos mililitros de dilusión más dieciocho de cloruro) teñido de tan particular tono fucsia de la fenoftaleína. Mis apuntes siguen intactos, salvo este nuevo dato de la cantidad de ácido usado para el vire, y mi vista, sin explicación aparente, en el individuo con el cual comparto este espacio. Nada más escuchar sus palabras, luego de que indudablemente se diera cuenta de mi acción, vuelvo a enarcar la ceja derecha. Lo observo durante algunos segundos a los ojos de distinto tono, antes de pasar a detallar con la mirada los rasgos de este joven. — Siento mucho su pobre visión. — Esto de fingir ser amable, sólo por estar laborando en este lugar, no me dejará nada bueno. Aunque, no niego que mis palabras tienen algo de verdad. Hay que ser increíblemente pobre de vista, juicio y gusto como para tomar a un ser como aquél, como algo hermoso.

_________________
avatar
Ishbahn
Nefilim
Nefilim


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cosechas lo que siembras, aprovechas lo que cosechas [Privado]

Mensaje  Lily Flowerfield el Dom 23 Jul - 21:23

-¿De verdad?- no podía evitar sentí curiosidad, por lo que había en aquel contenedor, con su actitud distante no era alocado asumir que no me respondería si le preguntaba directamente, así que debería hacer algo de trampa para al menos conseguir un par de pistas, utilizando el lápiz como marcador para no perder la página que estaba utilizando retrocedí entre las páginas usadas para encontrar un pequeño hechizo, no era como que no lo supiera de memoria, solo necesitaba tenerlo escrito en alguna superficie para que hiciera efecto discretamente, después de todo, habían personas un tanto perceptivas al uso de magia a su alrededor y definitivamente, estando prácticamente encerrado, no me convenía que mi contrario se sintiera atacado o algo por el estilo. Pasee mi índice por la escritura provocando un brillo sutil en esta, provocando que el hechizo no tardará mucho en hacer efecto, se trataba de un truco bastante practico, a la hora de prevenir y tratar envenenamientos, haciendo que el mundo se tiñera de gris con excepción de “lo venenoso y lo envenenado”, no era una respuesta del todo fiable, después de todo, muchos químicos usados en laboratorio clasifican en lo toxico y corrosivo, pero bueno, por experiencia, estaba bastante seguro de la función planeada para aquello dentro del frasquito -suena como una clase interesante- comente con una sonrisa prácticamente sincera, si hubiera sabido que la clase de química estaba relacionada a la fabricación de venenos, quizás hubiera considerado formar parte del alumnado -casi me dan ganas de asistir-

Tal comentario, en cualquier otra situación de seguro hubiera liberado una sonora carcajada ante tal declaración, pero bueno, tenía la razón, aunque probablemente por motivos diferentes de los que pensaba, ya que podía decirse que estaba más interesado en sus acciones que en su persona -es en verdad algo comprensible, casi evidente- podía ser ¿un narcisista de verdad? Ese sí que era un encuentro impresionante, últimamente sentía que todos los que me rodeaban tenían problemas de autoestima, era interesante tratar con alguien con un ego inflado para variar, aunque bueno, generalmente ese tipo de actitud está ligada a problemas personales, por lo que podía considerarse como una “confianza falsa” pero no había una forma de estar completamente seguro que eso era el caso con el caballero frente a mí.

No podía evitar sentir algo de curiosidad, tanto por lo que estaba haciendo como por su persona o más bien su personalidad, ¿su especie influenciaría en su comportamiento? Quizás fuera cosa también de su crianza, había muchos aspectos de la vida que influenciaban en esas cosas, sería interesante analizarlos y tomar notas mentales de sus patrones de comportamiento, también las expresiones eran importantes, hacia un tiempo que no encontraba a alguien tan perfecto para usar de nueva referencia para mi acto casi permanente, la verdad a veces me preocupaba que la mayoría vinieran de series y videojuegos, de seguro eso me hace ver teatral, algo poco realista, pero era fácil excusarse en la excentricidad y la locura para esas cosas, aunque… si me ponía a analizarlo no era del todo una excusa, desde un principio era un acto de “científico loco” así que si no era excéntrico no tendría mucha gracia, quizás mi mayor problema radicaba en traicionar al personaje en aras de evitar problemas en ciertos contextos, como el de ahora, donde prefería evitar molestar demasiado a mi compañero de función.

-“Sobre gustos no hay nada escrito”-
comente tras una suave risa, en verdad era una persona interesante -pero supongo que tiene razón, después de todo no me fije que la toxicología era parte del plan de estudios, el nivel de sus estudiantes debe ser bastante alto-

_________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Cosechas lo que siembras, aprovechas lo que cosechas [Privado]

Mensaje  Ishbahn el Jue 5 Oct - 18:49

Oigo, sin escuchar en su totalidad, la molesta vocecilla de esta persona. Hay en esa voz, casi tan andrógina como su apariencia, un extraño deje de algo que bien podría ser curiosidad, bien podría ser malicia. Pero, como tal, yo no estoy aquí para servir de compañía a este sujeto, mucho menos para regalarle más que mi sola presencia; con esto debería bastarle, ¿qué tan codicioso puede ser un ser si no? Meramente de reojo, observo la manera en que revisa sus apuntes, deteniéndose en una página. Pasa su dedo por lo que supongo será escritura, y dejo de observarlo. Si él quiere fingir que está ignorándome con sus anotaciones, perfecto entonces; lo haré también, sólo que yo no planeo fingir. Luego de un rato, vuelvo a escuchar su voz, salvo que ahora parece haber dejado ese timbre curioso atrás. No he planeado responderle en un inicio, pues, como tal, ¿de qué otra manera puede verse a la química sino como interesante? Aunque su última revelación no la esperaba, por lo que despego mi vista del matraz, habiendo cerrado la llave de la bureta, y sin dejar de agitarlo lo observo durante un fugaz instante. Tras éste vuelvo a mi labor con la expresión serena. «Casi me dan ganas de asistir», ¿significa esto que no es parte del alumnado? ¿Qué viene a ser él a este lugar?

Aquella parsimonia la dejo de lado cuando vuelvo a escuchar su voz. Una sonrisa, débil, y casi inexistente, más bien una sombra de ésta, se hace presente en mí. ¡Pues claro que es comprensible y mucho más evidente! Difícil es que no se me preste atención, en dado caso, pues, ¿cómo no observar con deslumbramiento la perfección cuando se está frente a ella? Para los seres imperfectos, es normal sentir la atracción y necesidad por observarla, pues si no se puede poseerla, cuando menos se tiene la cualidad de espectador. Un placer menor, tal vez, pero que no deja de ser placer por ello. — En verdad lo es. — Admito, sin tratar de regular el orgullo que hay en mi voz. Tal vez éste, mi propio placer, sea mundano pero, habiéndome arrancado yo mismo mis alas, ¿no significa que estoy negando esa parte divina en mí? Al ser así, gozo con toda extensión a la palabra placer, esta atención brindada.

Ambos nos quedamos en silencio, momento que aprovecho para volver a centrarme en mi labor. Si bien, no descuidé esta al estarle hablando, lo hice al perder mi mente en el éxtasis de la alabanza. Vuelvo a hacer anotación del volumen utilizado al alcanzar el vire con esta valoración, y procedo a cambiar la concentración de mis soluciones, para volver a la labor.

Entonces, tras escuchar aquella farsa, suelto una sonora carcajada, misma que resuena con gran deleite para mí. — Aquello no es más que una absurda excusa que se dan los menos agraciados como una medida a su falta estética. No se puede ser lo que no se es. — ¿No es de esta manera la forma en la cual se rige todo aquello que engloba la existencia? Creo, no obstante, en el esfuerzo y el mérito que de él se desprende, pero sigo viendo inexcusable el carecer de belleza con aquella frase. Uno puede volverse un buen luchador entrenando, tanto cuerpo como alma, y sometiéndose al estilo de vida que esto conlleva. Uno no puede, sin embargo, nacer humano y entrena para ser elfo; en esto ya sólo entran en juego las falsedades. Guardo silencio tras aquello último, finalmente dejando de lado mi trabajo con las valoraciones ácido-alcalinas, y tomo asiento en uno de los bancos de la mesa en que me encuentro. — No lo es, pero debería. Tanto por el bien que hace obligar a alguien a pensar y esforzarse un poco más, para variar, como por la utilidad que tiene en la vida. — Con lentitud, dejo mi codo derecho sobre la mesa y recargo mi mentón sobre el dorso de la mano misma, tomando con la izquierda mis apuntes y comenzando a realizar los cálculos con los datos obtenidos que necesitaré ahora para pasar a la parte microbiológica. — ¿De qué sirve venir a estudiar química si no te dicen la manera en que puedes emplearla para sobrevivir? La toxicología te permite, tanto deshacerte de aquellos quienes te son obstáculo, como para salvarte de aquellos a quienes les has sido impedimento. Hay demasiado ligado a esta ciencia, que es una pena que no sea apreciada como es debido. — Una enorme pena, pero que tampoco puede culparse. Así como no se puede ganar la belleza meramente porque se desea ésta, no siempre se puede obtener el conocimiento meramente deseándolo y estudiando. ¡Qué pena siento por aquellos quienes carecen tanto de estética como de sabiduría! ¡Ellos deben de ser verdaderos miserables en esta vida! Cuando menos, la persona con quien no tan agradablemente comparto este espacio, sólo parece carecer de una, aun si es la más importante.

_________________
avatar
Ishbahn
Nefilim
Nefilim


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cosechas lo que siembras, aprovechas lo que cosechas [Privado]

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.