Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Día largo [Privado]
Jue 2 Nov - 3:16 por Caius Haiiki

» LAS ARAÑAS SE ESCONDEN MENOS QUE TU ¬¬ [Off Topic]
Sáb 14 Oct - 13:37 por Frank Da Silva

» Volviendo a viejos tiempos [Privado]
Sáb 14 Oct - 13:30 por Ishbahn

» Un encuentro ocasional [Privado]
Vie 6 Oct - 21:29 por Eberhard Baumeister

» Mother Knows best [Privado]
Jue 5 Oct - 20:36 por Lily Flowerfield

» Obtienes lo que mereces [Privado]
Jue 5 Oct - 18:53 por Ishbahn

» Cosechas lo que siembras, aprovechas lo que cosechas [Privado]
Jue 5 Oct - 18:49 por Ishbahn

» Un pésimo primer encuentro [Privado]
Jue 5 Oct - 18:41 por Ishbahn

» Mientras más tentáculos mejor...♡ [Privado]
Jue 5 Oct - 2:11 por Clauster Disouls

» Registro de canto
Miér 4 Oct - 23:51 por Frank Da Silva

» Registro de voces
Miér 4 Oct - 23:46 por Frank Da Silva

» Tomemos un respiro [Libre]
Miér 4 Oct - 23:42 por Frank Da Silva

» Cazar o ser cazado, esa es la cuestión~ [Privado]
Jue 14 Sep - 2:42 por Clauster Disouls

» (╥︣﹏᷅╥) Picnic macabro, una historia basada en hechos reales (?) [Privado]
Miér 13 Sep - 23:35 por Clauster Disouls

» Playa desolada (Privado)
Miér 30 Ago - 0:11 por Caius Haiiki

» Encuentros inesperados [Privado]
Lun 21 Ago - 9:19 por Caius Haiiki

» ☾✧~El consuelo del sueño eterno~✧☽ [Libre]
Lun 14 Ago - 23:55 por Lily Flowerfield

» Paseo bajo el crepúsculo [Libre]
Lun 24 Jul - 1:02 por Adrien LeBlanc

» Falta de sueño [Libre]
Sáb 22 Jul - 21:37 por Kula Diamond

» Cielos obscuros, blancas intenciones [Privado]
Vie 21 Jul - 19:07 por Meri Kytte

Noviembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario

Personajes más activos del mes de Septimenbre
Los posteadores más activos del mes
Caius Haiiki
 

¿Quién esta en linea?
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 39 el Lun 4 Sep - 12:46.

Pesar [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pesar [Privado]

Mensaje  Blak Lowell el Sáb 27 Mayo - 0:47

Un suspiro del viento, un dolor en el pecho, memorias borradas, tal como si una mano cargada de pena tratará de borrar lo ya hecho. Me sentía especialmente nostálgica, quizás, volvía a mis viejos hábitos, pues, tantas sonrisas terminan por sacar a flote mis penurias al encontrarme en soledad. ¿Qué tan normal sería aquello? Dentro de mi cabeza, era capaz de cuestionar mis acciones, analizarme y dar más de una conclusión de mi psique, pero a final, siempre caía en lo mismo. ¿Cuál era mi objetivo en la vida? Gracioso termino, "vida." Los seres mortales se me hacían curiosos, se aferraban a sus ideales y trataban de ser un mártir en la vida de otros, pero... ¿Acaso no era yo igual a ellos? No hace mucho, había aceptado mi propia auto destrucción, había asumido la desaparición de mi existencia en base a que las almas de ajenos a mi se alojaban en mi cuerpo, pero muy en el fondo, deseaba ser recordada. Para bien o para mal, la idea de que otros retuvieran una imagen de ti era destacable, trascendias en el tiempo, y aún después de cruzar al más allá parte de tu esencia quedaba en el mundo. Sonreí para mi misma, estaba probablemente​ muy sumida en una depresión imaginaria. ¿Sería la culpa al acecho? No, era diferente, no tenía que ver con mis acciones pasadas, más bien, todo iba a mis vivencias, aquellas que iban más allá de mi control. Con una de mis manos sostuve mi rostro al dejarme chocar contra una pared de espalda; era una vez más incapaz de entender el como tuve tantas cosas en algún momento, y el como ahora ya no estaban. Decepciones amorosas, que se alejaban de temas como traición me perseguian, la muerte era mi único gran rival. — Te extraño. — Solitaria, y perdida en la nostalgia dije en voz alta al cerrar los ojos ¿Como era posible el sentirme así? ¿Donde estaba aquella mujer que todo lo podía y cuidaba de otros? Mi diestra tocó mi rostro, pasando por debajo de aquel flequillo y tocando aquello que nunca se ve, confusión, todo se volvía tan negro en mi visión. Al final, aquellos cabellos rojos fueron apartados hacia atrás, dejándome ver mi rostro completo en el espejo después de tanto tiempo. Ojeras, una mirada apagada, y una grave marca de hace años sobre mi párpado derecho. Podría enfocarme en regenerar dichos tejidos, pero cada vez que lo intentaba mi mente me vencía, cada vez, estaba más agobiada. Abrí la llave del lavamanos, y comencé a acumular lentamente una cantidad desbordante de agua entre mis manos, pronto, comenzaría a lavar mi rostro con esmero, frotando la palma de mis manos contra mi piel. Estaba cayendo en los síntomas de un obsesivo compulsivo, pero. ¿Qué era lo peor que podía pasar? Alcé mi rostro y mire fijamente este en el espejo, parte del maquillaje de mis ojos comenzó a correrse, dejando aún más a la vista aquellas ojeras que otros tanto adulaban. — Basta. — Me dije a mi misma, pero a su vez era inútil, no siquiera yo era capaz de entenderme, al final lo mejor era salir rápido y evitar que la gente hiciera especulaciones de mi persona.

Aún sin cubrir mi rostro, me quedé inmóvil ante mi imagen; desde la punta de mi barbilla caían gotas y gotas de agua, pero no hacía nada por evitarlo empaparlo todo. ¿Qué buscaba? ¿Qué esperaba? La falta de sueño me hacía perder ciertas percepciónes de la luz, lograndome hacer ver borrosas manchas de colores frente a mi. Dentro de todo, estaba tan confunda y aturdida que no fui capaz de notar cuando de una de mis fosas nasales comenzó a salir sangre, estaba llegando a mi límite, y no hacía nada por remediarlo. Limpie con el dorso de mi mano mi nariz, y baje la cabeza unos segundos para respirar profundamente, si me concentraba, era capaz de inhibir la sensación de hambre o sed, incluso el sueño y ser controlado si uno se lo proponía, o al menos, eso creía yo. Mis manos se sujetaron de los bordes del lavabo, cargando todo mi peso en el mismo, estaba temblando. ¿Sería una premonición de un futuro frenesí? No, no se sentía como aquello, cuanto mucho podía relacionar la sensación del momento con cuando Rin me pilló tirada por las calles de la zona cero. Debía controlarme, debía mantener la calma. ¿Qué pasaría si mi pequeño Lily me viera así? Era lo último que quería, pero para mí suerte o desgracia, era un horario de clase, nadie debería estar por los pasillos a esta hora, y nadie debería ser capaz de encontrarme. Suspiré unos segundos y baje mi rostro ligeramente, aquel sudor frío recorría mi frente, y mi visión lentamente se nubla a, estaba poco a poco cediendo al agotamiento físico y mental de mi. — Soy patética — Entre risas comencé a hablar sola, tomaba aire para tratar de expulsarlo y soportar la presión, pero aquel pitido en mi orejas me quitaba la razón, casi casi era capaz de sentir como una nueva gota de sangre se asomaba por mi nariz, pero, mucho antes de siquiera bajar mi flequillo o lavar mi rostro, la puerta del baño se abrió. Alarmada, giré mi rostro, pero mi movimiento era erráticos y poco estables. Estaba abrumada.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Blak Lowell
Dhampir
Dhampir


Ver perfil de usuario http://the-return-paradise.foro-gratuito.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesar [Privado]

Mensaje  Kotoha Crosszeria el Lun 29 Mayo - 0:34

El receso había comenzado y como si se tratase de un acto reflejo corrí hacia la biblioteca, pronto tendría un examen y me había propuesto tener la calificación más alta de la clase, no podía permitirme bajar mi rendimiento académico pues supongo que tendría una imagen que mantener ¿No? Libros, libros y más libros comencé a buscar con mi mirada, mi cabello lo até en una alta cola de caballo y mi flequillo afirmado con una pequeña horquilla hacia un lado, casi podía lucir como una persona diferente. Saqué una montaña de libros y los puse sobre la mesa, un lápiz, un cuaderno y comencé a estudiar, después de todo este descanso era el más largo de día y en la habitación era prácticamente imposible estudiar.

Los minutos pasaban y mis párpados comenzaban a pesar, dando suaves cabeceos fui lentamente rindiéndome ante el sueño, para rápidamente quedarme dormida encima de los libros. Supongo que hoy no era un día para dedicarlo al estudio. Entre sueños podía sentir como a lo lejos sonaba el timbre que indicaba el término del tiempo libre y el inicio de clases, sabía que debía abrir los ojos sin embargo no podía, mi cuerpo se empeñaba en evitar a cualquier costo que asistiera a la clase correspondiente. Pasaron los minutos y conseguí levantarme, estiré mis brazos y limpié mi mejilla que se encontraba húmeda ¿Acaso babeaba mientras dormía? Nuevo descubrimiento. Ordené los libros y los puse en su lugar. Salí de la biblioteca con algo de prisa, dispuesta a ir a clases pero decidí cambiar mi rumbo hacia el baño; debía arreglar mi uniforme, mi cabello y lavar mi rostro. Estaba a punto de entrar al baño femenino, sin embargo me detuve pues se escuchaba agua corriendo, y una risa ¿Acaso serían estudiantes jugando una broma, o saltándose clases? Tomé aire y me relajé un poco, después de todo mi deber como delegada era mantener el orden ¿O no? Negué con mi cabeza y abrí de golpe la puerta del baño, puse una expresión seria y miré hacia el frente, pero cuando estuve a punto de decir algo, me quedé quieta, sorprendida, esto era todo, menos estudiantes jugando bromas.- ¿Blak? – Solté algo incrédula, para luego reaccionar y avanzar rápidamente hacia ella y darle algo de soporte, pues se veía bastante inestable. Como pude la dejé apoyada sobre la pared, cerré la llave del lavabo y comencé a secar el piso ¿Para qué? Pues la respuesta era simple, me atemorizaba que la pelirroja perdiese el equilibrio y cayese, por lo que prefería que se sentase y el piso mojado ciertamente no era buena opción. Aseguré la puerta del baño, y fui nuevamente hacia ella.- ¿Puedes sentarte? – Murmuré, mientras pasaba uno de sus brazos por sobre mi hombro, agachándome lentamente para así llegar al piso y dejarla sentada. Me quedé observando su rostro unos instantes, había una cicatriz en su ojo, maquillaje corrido y rastros de sangre que daban hacia su nariz. ¿Le molestaría que intentara limpiar su rostro? No, no era momento para preguntarse este tipo de cosas.

De mi bolsillo saqué un pañuelo, mojé un poco una de sus puntas y comencé a limpiar suavemente el rastro de sangre primero, a toquecitos.- ¿Qué te sucede, Blak? – Expresé con algo de tristeza, verle así casi me rompía el alma, pues a pesar de no conocerle demasiado su estado me preocupaba.  Acomodé su cabello por detrás de sus orejas para así limpiar aquel maquillaje corrido. Me puse de pie y lavé el pañuelo, lo estrujé y volví a posicionarme frente al rostro de la pelirroja, para finalmente dejar su rostro limpio. Acaricié con mi pulgar aquella cicatriz, se veía antigua y ahora podía comprender de todo por qué cubría con tanto esmero su ojo. Suspiré, cerré mis ojos unos segundos y volví a mirarle, bajando ahora su flequillo y acomodándolo como siempre solía llevarlo. Me quedé inmóvil, casi esperando alguna respuesta que, vagamente creía no encontrar, pero mi fuerza flaqueó, no pude evitarlo. Mis ojos se pusieron vidriosos, sin llegar a llorar y le abracé.- Si no quieres decirme está bien, pero aquí estaré para ti.- Murmuré suave, mientras acariciaba su cabello con una de mis manos.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesar [Privado]

Mensaje  Blak Lowell el Lun 5 Jun - 0:43

No fui consiente de absolutamente nada, una imagen borrosa, el sonido del agua alejándose hasta quedar en nada, y así transformándose en salpicantes pasos. Mi mirada permaneció en un puno fijo, el cual por supuesto no enfocaba nada en especial; mis oídos eran capaz de percibir la voz de Kotoha, pero toda daba tantas vueltas que aguarde en silencio hasta lograr estabilizarme. Ni siquiera estaba en mis sentidos, poco importante fue el detalle de que aquella joven mirara mi rostro al descubierto, o al menos, por el momento. Fue una cosa de segundos, sus delgados brazos me rodearon, mientras una tímida voz se esforzaba por relucir en el silencio de los baños, abrí los ojos de par en par alarmada. ¿Qué ocurría? ¿Qué había hecho? Lentamente mi mano se deslizo hasta el cabello de Kotoha, pasando mis dedos entre las hebras del mismo un tanto confundida. –  Kotoha… — Murmuré desde el fondo de mi garganta para luego cerrar los ojos y fruncir el ceño, si, ahora caía en cuenta que me había dejado llevar por mis instintos, hoy no había sido un buen día. –  No es nada.  – Formule en mis labios una sonrisa cansada, mientras con mis manos la alejaba poco a poco tomándola por los hombros, mi cuerpo aun temblaba, y me costaba trabajo enfocar cualquier otra que no fuera el rostro de mi ahora, actual acompañante. Baje los hombros mientras frotaba mis manos en sus brazos tratando de reconfortarla, ahora era yo quien trataba de cuidarla, pero siempre era así. ¿No? En mi cabeza de algún modo no había espacio para preocuparme de mi propia persona. – Lo siento. ¿Te preocupe? – Dejé escapar una risa suave mientras con una de mis manos cubría mi boca, manteniendo un poco la compostura, pero mis pensamientos estaban muy lejos de la conversación en cuestión. –  Tan solo estaba recordando un par de cosas… —Mis ojos, ya más adaptados al medio, pasaron por nuestro entorno, a pesar de que ella secara todo, aun se podía notar la humedad en las cosas. – …Pero creo que me paso la cuenta, y olvide cerrar la llave. – Era una excusa muy mala, pero técnicamente era la verdad, estaba tan sumergida en mi misma, que la presión de mis pensamientos había logrado abrumarme hasta el punto de inhabilitar mi cuerpo.

Suspiré largamente, era una mujer sumamente irresponsable; mis ojos se posaron en los de Kotoha. ¿Era correcto el mantenerla a mi lado? Después de todo, yo ya me hacia la idea del por qué el alma de su madre estaba atada a mí. ¿Era correcto entonces el callarme todo eso? Aun después de tantos años, seguía atrayendo los problemas. –  Lo siento.  – Repetí una vez más, ahogando mi mirada en la suya, extendiendo con cuidado mi mano hasta su rostro, temerosa, pero que al fin y al cabo logro acariciar tiernamente su piel. ¿No deseaba ser odiada por Kotoha? Mis dedos se movieron lentamente buscando la calidez de sus mejillas, mi mente divagaba entre los azares del destino, mientras que en mis labios una tensa línea recta se extendía. Guarde silencio, no sabía que decir exactamente en ese momento, lo ocurrido en la mañana me había afectado de sobre manera, el contacto con las personas en un aspecto más allá de la amistad me aterraba. Baje la cabeza, apoyandome en el pecho de Kotoha suavemente, necesitaba paz, necesitaba alejarme de aquello que me pesaba.—  ¿Qué soy para ti, Kotoha? — Alce la voz mientras lentamente cerraba mis ojos, mi pregunta no iba por nada en especial, tan solo trataba de aclarar mi cabeza. Mis manos se alejaron de ella, cayendo con gracia hasta al suelo y captando rápidamente el frío del mismo, estaba tan cansada... —  No creo entender ya las relaciones interpersonales. — En primer lugar. ¿Alguna vez las entendí? Amistades, amoríos, y un sin fin de cosas eran capaces de desenglosarse de todas aquellas conexiones, pero... — Han pasado tantos años desde que estoy viva, Kotoha, y aun así soy incapaz de superar ciertas cosas. — Sin ánimo alguno, me atreví a decir entre fúnebres risas, solo era una viuda asustada del contacto humano, y afectada por que incluso los más cercanos eran capaces de traicionar tu intimidad. Frunci mis labios y me deje reposar sobre aquella dama, por ahora, ella era mi único soporte, lo único que podía asegurar que era real en toda esta situación hilarante.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Blak Lowell
Dhampir
Dhampir


Ver perfil de usuario http://the-return-paradise.foro-gratuito.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesar [Privado]

Mensaje  Kotoha Crosszeria el Lun 5 Jun - 20:33

Cerré mis ojos apretando suavemente el cuerpo de Blak, esperando a que mis palabras le llegaran sin ningún éxito hasta ahora. Estaba a punto de hablar nuevamente pero un toque en mis cabellos me hizo reaccionar, la pelirroja estaba respondiendo. Mi nombre salió desde sus labios, una murmullo un poco áspero a mi parecer, no era grato sin embargo era tranquilizante. Fruncí el ceño, sí, yo podía ser una niña, terca, incluso entrometida, pero tonta no era o al menos no tanto como para no darme cuenta de que algo le estaba ocurriendo. Mi cuerpo fue alejado débilmente del suyo, mientras sus manos con algo de esfuerzo se frotaban en mis brazos ¿Estaba tratando de reconfortarme? ¿Por qué? ¿En estos momentos no debería ser al revés? Parpadeé, lenta y casi dolorosamente, como afirmando que realmente estaba preocupada por la de ojos azules.

Me mantuve en silencio, una mala excusa salió de su boca más no quería incomodarla, así que decidí que por ahora no sería momento de preguntar. Sus ojos sobre los míos hicieron que me inquietara, aquella mirada casi decía que se sentía culpable estando a mi lado y más aún cuando expresó nuevamente una disculpa ¿Por qué lo hacía? Ella no me había hecho nada malo, no me había hecho daño ¿Sería la culpabilidad de haberme preocupado? Es… ridículo, se supone que cuando uno quiere a alguien la preocupación es incondicional, algo natural. Espera, ¿Yo quiero a Blak? Ciertamente tenía la sensación de que algún fuerte sentimiento tenía ante esta reservada pelirroja, sin embargo ni yo misma lograba descifrarlo ¿Algo como un amor fraternal? ¿Amistad? Mi mano se dirigió al cabello de mi acompañante en el momento en que se sostuvo en mi pecho y comencé a acariciarlo, suavemente con un toque cargado de cariño. Una pregunta, una pregunta que paralizó mis sentidos ¿Qué es Blak para mí? Mi mano se seguía moviendo inconscientemente, más mi mente estaba en otro lugar. Ella se comporta como una madre, pero no la considero como tal. Ella también se comporta como una hermana mayor, sin embargo tampoco lo es para mí. Ella es una buena amiga, pero, ¿Yo la considero como una amiga? Es lo más cercano a lo que puedo sentir, pero sé que aquello no es así. ¿La querré como pareja? Mi mano se detuvo y mi corazón se aceleró. Tonterías. Sacudí mi cabeza y continué con el ritmo de las caricias sobre su cabello. Aún seguía en silencio, escuchando pacientemente, con una suave sonrisa en mi rostro algo más tranquila.- Sinceramente no lo sé con certeza Blak, pero sin dudarlo eres alguien importante para mí. Incluso diría que más allá de una simple amistad. - Murmuré suave, mi mano libre ahora se encontraba acariciando su espalda ¿Extraño, no? Ahora yo parecía la madre de una niña indefensa, al igual que ella lo parecía esa noche en los dormitorios.- No es necesario superar todo ¿Sabes? También puedes aceptarlo y convivir con ello día a día, en algún momento llegará una cálida y bella luz a alumbrarte, así como tú lo fuiste para mi. - Expresé serena, sin siquiera pensar lo que estaba diciendo, pues en estos momentos sentía que mi sinceridad se desbordaba por cada célula de mi piel.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesar [Privado]

Mensaje  Blak Lowell el Miér 7 Jun - 2:04

Las palabras de Kotoha eran un eco seco en el espacio, sus pausas, aquellos espacios en blancos ahogaban mi mente mientras me esforzaba por entender lo que ocurría a mi alrededor. Me sentia miserable; cada una de sus amables y reconfortantes palabras se volvían con el paso de los segundos en golpes directos en mi cabeza, si, era la culpa, muy dentro de mi lo sabia mas me negaba a aceptarlo; apreté mis ojos con fuerza, mientras mis manos se aferraban al cuerpo de aquella dama sin reparo alguno, estaba perdida, sumergida en una desgracia inexistente, o más bien, una que yo misma creaba. ¿Kotoha era consiente de mis acciones? No, no realmente, ella parecía en verdad creer que yo salve a su madre, que la traje de vuelta y fui el puente de conexión entre ellas, pero la realidad no podía estar más alejado de aquello. Las lagunas negras en mi cabeza se expandian y contraían, punzadas, latidos y un popurrí de sensaciones poco gratas se manifestaban en mi persona mientras me esforzaba por mantener la compostura. Fue mi culpa. ¿No? Sí, efectivamente había sido mi culpa, más el origen y desenlace de las cosas aún estaba muy lejos de emerger en mis memorias. ¿Como entonces podía tener el descaro de considerarla una amiga? Es más, considerando su respuesta era muy probable que bajón los ojos de aquella pequeña yo fuera similar a un miembro de su familia. ¿O no? Frunci mis labios en un vago intento de contenerme, pero todo resaltaban en mi cuerpo bajo mis reacciones. Callar mis emociones resultaba más tormentoso de lo que uno podía imaginar. Era un sentimiento retorcido, pues por un lado guardaba todo aquello para protegerlos y por otro, pensaba en como destruirlos, caer en un huracán, ser engullida hasta la médula por pecados pasados, estaba realmente enferma. Era una bastarda, lo sabía. No declinaba, no renegaba de lo que era, o más bien fui, pero me daba miedo mostrar lo más horrendo que alguna vez llegue a ser, aun así nadie se habia preguntado que me orillo a llegar a tal punto, mis razones, mis motivos, mis componentes básicos como persona. Nadie se disculpó conmigo por hacerme así. ¿Por qué debería actuar sin malevolencía? Era irónico que siempre todos contaran su versión de la historia, donde exponian al otro como un mal nacido ¿Y ellos ¿Por qué no terminaban de contar lo que hicieron también? Claro, solo dirian lo que les conviene por no exponer quien son realmente. Mas nada de esto justificaba mis acciones. — Perdoname, Kotoha. — Susurre con una voz apagada, vacía y sumamente cansada, ya no me quedaba nada. — Ni si quiera me considero digna de tenerte a mi lado. — No, no lo era, y probablemente ni su amistad o perdin merecía, las relaciones eran complicadas, me abrumaba el solo pensar en ello. Nunca cuide de mí misma. Siempre fui impaciente y me negue a querer para amar a rienda suelta. No negocíe, no espere, ni pedí nada a cambio. Deje que mis sentimientos se desbordaran una y otra vez, hasta que al final, todo fue arruinado por algo tan burdo como el destino.

Las personas rotas dábamos amor roto, y todos estabamos algo rotos por dentro, la diferencia se hacía entre quienes habían sido capaces de coser sus heridas y avanzar. — Debe causarte gracia el ver a una mujer ya adulta tener tales desvaríos. — Mis ojos de abrieron, quedando fijos en un punto perdido de mi campo de visión. ¿Sería el suelo? ¿Sería el cuerpo de Kotoha? Ya hasta me costaba distinguir entre la realidad y mis propias alucinaciones. — Ha de ser patético el que me altere así por un beso. — Poco a poco comencé a confesar el detonante de tales confusiones en mi cabeza. — Sin embargo, no es solo por que un amigo cercano traicionara mi confianza y espacio personal al tomarse tal atrevimiento. Incluso si era una broma de mal gusto, no tengo sentimientos románticos que me aten a Matt para sentirme especialmente alterada por el. — Aquellas palabras solo se ahogaban más en mi garganta. — Tan solo soy una viuda que teme al contacto físico-amoroso. — Resultaba penoso el como agregaba un tono irónico a mi voz. Negue con la cabeza, ahora el recuerdo de aquel hombre con el que alguna vez estuve comprometida anulaba mi razonamiento, pronto, amargas lágrimas brotaron de mis ojos. — ¿Como podría tomarme enserio los sentimientos de otros? Me aterra pasar por lo mismo más veces, no quiero ser amada, no quiero hacer pasar a otros malos ratos. — Mis manos fueron en ayuda de mis oídos, cubriendolos mientras me reducía en el suelo. El ambiente se volvía pesado, negro, ya casi parecía que la oscuridad deseaba tragar los baños con nosotras dentro, no tenía suficientes fuerzas para controlarme a mi misma. Y mucho menos tenía la confianza para aceptar el amor de nadie, sentía miedo, pues creía que si llegaba a querer a alguien este bajo mi malas experiencias terminaría peor de lo que comenzó. ¿Quién podría ser tan egoísta para desearle tal mal al ser amado? Cerré mis ojos, hundiendome más y más en mis prejuicios.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Blak Lowell
Dhampir
Dhampir


Ver perfil de usuario http://the-return-paradise.foro-gratuito.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesar [Privado]

Mensaje  Kotoha Crosszeria el Dom 18 Jun - 15:24

Sostuve su cuerpo con más fuerza, como si deseara contener su dolor entre mis brazos ¿Qué estaba sucediendo con ella? Seguía sin entenderla, y sabía que preguntarle sería un acto imprudente sin embargo en los rincones más recónditos de mi interior deseaba con fuerzas conocer lo que le estaba atormentando. Se disculpó, negué con la cabeza y reafirmé mi agarre. Decía no ser digna de estar a mi lado pero, ¿Quién soy yo para decidir eso? ¿Quién es ella para decidir eso? No se trata de merecer estar con alguien, se trata de aceptar los errores del otro e ir creciendo en conjunto ¿O me equivoco? Suspiré, acaricié su cabello y sonreí.- A mí me da igual lo que hayas hecho en el pasado, incluso si salieras con que me dañaste de alguna u otra forma. Me importa la persona que eres ahora, pues, esa es la Blak que yo conocí y aprecio así que, no te disculpes ¿Si?- Murmuré suave, con gentileza pero parecía que esto solo lastimaba a la pelirroja.

Silencio durante unos instantes, un silencio doloroso y asfixiante que se rompió para darme un respiro. ¿Un beso? Al parecer aquel acto fue lo que descolocó de tal manera a Blak, pensaba responderle que no era patético, pues las reacciones y formas de ver la vida eran diferentes en cada persona, pero preferí que continuara con sus palabras. Matt, ese era el nombre de la persona que llevó a Blak a estas instancias, pero por lo que hablaba no se había alterado específicamente por el susodicho, sino más bien a lo que implicaba aquel acto; el contacto físico. ¿Estaría bien entonces el mantenerla atada a este abrazo durante tanto tiempo? No se veía que le incomodara hasta ahora, sin embargo este se rompió, las manos de Blak fueron directo hacia sus oídos y buscaba refugio en lo que era el suelo. Me quedé pasmada unos segundos ¿Qué podía decirle para reconfortarle? Es más ¿Soy capaz de ayudar a Blak? No lo sé, y eso me inquietaba. Deseaba ser de ayuda, que me viera como a alguien en que puede confiar y desmoronarse cuando lo necesitaba, hacerle notar que no era necesario que ella siempre se preocupara por el resto y nadie lo hiciera por ella. Tomé sus manos y las quité con suavidad de sus oídos, las sostuve unos momentos sin decir nada y luego sonreí.- ¿Y no puedes aceptar los sentimientos de otros, tomándolo como otra oportunidad que te da la vida? – Tomé un poco de aire, y le miré a los ojos. ¿Estaría bien lo que le diré a continuación, o tan solo terminaré atormentándola nuevamente? – Yo no sé cómo el alma de mi madre llegó a tu cuerpo, quizás fue casualidad o quizás sucedió algo entre ustedes que posiblemente acabó la vida de ella, sin embargo eso no me interesa. Aún si fuiste tú quien me la arrebató, también fuiste quien me la devolvió, me diste otra oportunidad y ahora por algún motivo a ti te están dando una también.- Solté sus manos y ahora sostuve su rostro, me acerqué lentamente y deposité un suave beso en su frente.-
Y si no deseas aceptar los sentimientos del resto, por último deja que yo demuestre mi afecto por ti.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesar [Privado]

Mensaje  Blak Lowell el Dom 25 Jun - 21:25

Su tacto, su amabilidad, cada una de sus palabras lograba quemarme por dentro. Reducida en el suelo veía como poco a poco era guiada a una brillante luz, sus manos, aquellas suaves y cálidas manos sujetaban mi rostro mientras un par de lágrimas rodaban en mis mejillas, aquel gusto amargo en mi garganta me ahogaba mientras fruncía el ceño con pena hacía un esfuerzo por mantener mis ojos sobre aquellos orbes pintados de rojo. Con mis manos alcancé las suyas, escondiéndome y resguardándome en su persona. Kotoha tenía un corazón tan amable, que no sabía cómo proceder ante estas situaciones; mi voz temblaba y aguantaba el poco orgullo que había sido desparramado por el suelo. – Perdóname. – Aún cuando me lo pidiese no podía evitarlo, era parte de mí, disculparme, dar las gracias, necesitaba expresar en palabras mi arrepentimiento, yo era tan… Tonta. Mordí mis labios unos segundos, no, no merecía su perdón, ahora todo se estaba entremezclando en mi cabeza. Etsu, su madre, yo era responsable de los años de dolor y pena que la pequeña Kotoha pasó, entonces. ¿Cuál era su razón para ser así de amable conmigo? – Si no hubiese sido por mí, jamás habrías estado sola. – Mi voz se apagaba, aquel desgarrador llanto terminaba comiéndose cada una de mis palabras. – Me arrepiento de tantas cosas de mi vida. – Continúe mientras sujetaba sus manos, temblando en el suelo, estaba al límite del colapso. – Todas aquellas cosas terribles que hice alguna vez no solo te lastimaron a ti, como… ¿Cómo podría ser perdonada? – Tragué saliva, cerrando los ojos con fuerza. – No tenía el coraje para hacer frente a mis superiores, no tenía el coraje para llevar yo las riendas de mi vida, Kotoha. – Hice una presión en sus pequeñas manos, en las cuales no paraban de caer gotas saladas. – Lo siento, yo… Tenía miedo de morir. – Confesé de una vez por todas, sí, era eso, no quería morir. ¿Cierto? En aquellos días que trabajé como shooter solo me preocupaba por estar viva al día siguiente, sin razones ni fundamentos, el temor a ser asesinada por mis pares crecía con cada amanecer, solo deseaba escapar de aquella pesadilla.

Tomé aire, bajando el rostro y aferrándome al único contacto que estaría conmigo en dicho momento, era la hipócrita más grande del universo. Siempre, siempre diciendo que protegería a quienes estuvieran a mi alrededor, pero en el fondo… Todo, todo lo que hacía era para expiar la culpa que cargaba en mi espalda. – No soy digna del amor que me entregan. – Por mi cabeza pasó el recuerdo del pequeño rostro de Meri, si ella supiera todo… ¿Seguiría sin sentir miedo de mí? Lily y Joshua quizá podrían pasarlo por alto, pero un dejo de desconfianza pasaría por sus mentes quizás. Tantas, tantas caras de cada una de mis amistades inundaban mi cabeza junto a un popurrí de sensaciones, no, no quería perder nada de lo que actualmente tenía, pero… – No soy digna de que me quieras, Kotoha. – Fruncí mis labios, me sentía fatal, me sentía como una niña que rogaba a su madre por que no la dejara. Ironía, dulce ironía. ¿Esta situación no había ocurrido ya? Sí, solo que esta vez, parecía ser yo la cría que no quería dejar irse a la otra. – Aun así… Aun así… – Repetí varias veces, tratando de controlarme, pero no podía, estaba tan sumida en mi dolor que apenas podía recodar el cómo era habitualmente. – No quiero estar sola. – Solté entre dientes, llevando las manos de Kotoha hacia mi pecho, hundiéndolas en el mismo. Aguardé en silencio, estaba tan confundida, no deseaba ser amada, pero a la vez pedía con todas mis fuerzas que alguien se arriesgara por mí, que alguien tratara de rascar en mi corazón para hacerse de un lugar. ¿Estaba bien eso? ¿Qué me diría Aaron en dicha situación? Cerré los ojos y logré escuchar su voz a lo lejos, si… Él siempre me reprendía por ser tan insegura, sujetaba mis hombros mientras alzaba la voz para obligarme el verle la cara. Su rostro, no era para nada como el de Kotoha, ella era tan delicada y frágil, como una flor creciendo en pleno invierno. Con la punta de mis dedos acaricié su mejilla. ¿Aaron? ¿Habría él estado en paz incluso en sus últimos momentos? Una temblorosa sonrisa se dibujó en mi rostro, mientras observaba con suma ternura a Kotoha. En mi garganta aquel gusto amargo continuaba, amenazando con destruirme en llanto otra vez, pero… Sólo junte mi frente con la de la pequeña castaña. – He cometido muchos, muchos errores. – Susurré un poco más calmada. – Crees tú que… ¿Podrás disculparme? – No necesitaba nada más, o al menos, no por el momento, solo deseaba sentir que quizás, y solo quizás, no era tan mala persona como yo creía, que quizás, incluso personas como yo teníamos derecho a empezar de nuevo. - ¿Te quedarías a mi lado? – Algo egoísta sin duda, injusto para ella, pero… Aun deseaba creer el valor de las palabras, aun deseaba ser querida.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Blak Lowell
Dhampir
Dhampir


Ver perfil de usuario http://the-return-paradise.foro-gratuito.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesar [Privado]

Mensaje  Kotoha Crosszeria el Dom 16 Jul - 17:35

Algo se removió en mi interior, una dolorosa punzada en el pecho ¿Si no fuera por Blak, jamás habría estado sola? ¿Qué quería decir con eso? Sacudí mi cabeza, eso ya no era importante pues ahora ya no lo estoy más. Mis manos eran sujetadas por las suyas, temblorosas, mientras su voz se hacía más débil. Sus palabras, cada vez más amargas casi estaban por lograr que me rindiese y me largara de aquí dejándole sola, pero en mi interior seguía deseando estar con ella, acompañarla, consolarla.
Una suave presión entre mis manos hizo que cualquier duda se disipara, no me iría, la Blak que yo conocía se encontraba aquí justo ahora, necesitando a alguien que se quedase a su lado, ¿A quién le importaba lo que hubiera hecho en el pasado? A mí, claramente no.- Si fue para salvar tu vida, por mi está bien que me haya quedado sola tanto tiempo. - Devolví aquel suave apretón en sus manos. Su rostro dejó de estar en mi campo de visión, pues ahora se encontraba aferrada a mí. Escuché con atención y calma cada una de sus palabras ¿No es digna de recibir el amor que le otorgan?- Blak, yo también asesiné gente. - Suspiré, y acaricié su cabello.- No se cuales fueron tus motivos pero, yo fui mercenaria. Mataba personas por un poco de dinero, a pesar de que ya tenía suficiente para vivir sin hacer nada, decidí matar para obtener dinero. - Expresé con sinceridad. Yo no siempre fui la persona amable y comprensiva que era ahora ¿Aún pensaría que no es digna de mi querer?- Si dices que no eres digna del amor que te entregan, yo tampoco lo sería. Pero aquí me tienes, queriendo y deseando que me quieran. - Mis manos, las cuales fueron llevadas a su pecho hace unos momentos, ahora se encontraban reposando en mis piernas. Escuchaba absolutamente todas las palabras de la pelirroja, aun cuando mi mente se encontrara en otro lugar en estos momentos.

¿Necesidad? No tenía ninguna, pude haber gastado todo mi tiempo recorriendo diferentes lugares, sin embargo era una persona completamente diferente. Mi rostro cambiaba, no había rastros de amabilidad en él, mis ojos afilados como si de cuchillas se tratasen se posaban con calma sobre aquel que sería la víctima. ¿Cuántas familias habré destrozado por absolutamente nada? No tenía idea, y tampoco me arrepentía de ello. Volví a mirar a Blak, sonreí y hablé con calma.- Por supuesto que puedo disculparte. ¿Por qué no podría hacerlo? - Tomé sus manos y las presioné, como intentando darle algo de confianza.- Y definitivamente sí, me quedaré a tu lado, incluso si en algún momento te cansas de mí y me quieres lejos. - Expresé con seguridad algo divertida. Mi rostro se tornó algo más serio, tomé un poco de aire y comencé a hablar nuevamente. – Sin embargo, jamás debes volver a pensar que no mereces ser amada. ¿Está bien? – Reí suavemente, quizás este era el momento para que Blak comenzara de nuevo, incluso ella merecía comenzar a ser feliz sin castigarse por actos pasados.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesar [Privado]

Mensaje  Blak Lowell el Dom 16 Jul - 19:13

Una vez más sus pequeñas manos sujetaron las mías, revelando sus verdades sin miedo alguno mientras aquellos orbes carmesíes se clavaban en mí. Me sentía torpe, inexperta, era tal y como en el pasado, cuando debía ir a visitar a mi superior en el área doscientos ocho; la calidez de su cuerpo se apoderaba de mi gélida piel a la par que su voz entraba por mis oídos, aclarando las dudas en mi cabeza. ¿En el fondo seriamos parecidas? Puede que no del todo, pero, parcialmente me sentía comprendida. – Si tuviera la posibilidad de expiar todos mis pecados, lo haría. – Cerré otra vez mis ojos, dejando que la humedad de mis pestañas fuera poco a poco esfumándose en mis mejillas, pero me sentía menos pesada, más en calma, aquel dolor en mi pecho poco a poco se desvanecía ante su cándida habla. – Kotoha es una buena chica. – Susurre, esta vez riendo entre un hipido discreto. Mas no dije nada más, creía fielmente que ella entendería mis palabras, las intenciones de las mismas y todo lo que significaban. ¿Y por qué no creerlo? La joven frente a mi tenía un corazón tan cálido que llegaba a derretir hasta la más frías de las miradas, sus risas resonaban con gracia e inocencia por los salones y a su vez, sus berrinches y somnolencia enternecía a la más pobre de las almas. Asentí lentamente antes de limpiar con mis pulgares los rastros de lágrimas pasajeras que había botado hace minutos. – Tu amabilidad me quema, Kotoha. – Afirmé antes de volver a reír, pero esta vez con un poco más ánimo, volviendo a acariciar su mejilla. A veces ser la mayor era algo pesado, por lo que el ser consolada por otros tocaba m corazón muy gratamente.

Con un rostro renovado acaricie en silencio su mejilla con ternura, mis dedos pasaron rozando su piel con suavidad, aquel blanco que compartíamos se reflejaba por todos lados, pero lo terso de su cutis era incomparable. Deje ir un suspiro mientras apoyaba mi cabeza sobre mi hombro izquierdo, no podía dejar de comportarme como una madre. – Gracias. – Dije en respuesta a su afirmación de no dejarme sola, últimamente, sentía que perdía todo lo que me rodeaba, pero gracias a los minutos que dedico a mi todo volvía a su orden; Aaron… ¿Estaría orgulloso? Por un momento creí oír su voz otra vez a lo lejos, llamándome y haciendo eso gestos tan propios de él, tranquilo, sereno, y siempre listo para la acción, aquel hombre me llevaba enamorada aun después de su muerte, por lo que aun si me dejaba querer por otros, dudaba del hecho de dejar ir su recuerdo aún. – Estoy más tranquila no te preocupes. – Ahora con el índice y el pulgar jalé por segundos de su mejilla, tratando de no ejercer mucha fuerza para no lastimarla. Me acomodé en mi lugar alejando de su rostro mi mano. Se sentía extraña, pero no del todo incómodo; aparté la mirada hacia el techo, todo eran tan claro ahora, sin pesos extras en el ambiente, sin aquella oscuridad en mis pensamientos; por lo que incluso pude pensar en que estábamos fuera del horario de clases. – Ah, creo que seremos regañadas. – Tosí un poco, aclarando mi garganta mientras decía esto para luego mirarla y ordenar mi cabello, no porque ella me dejara toda despeinada, pero tanto alboroto, había dejado volando mechones traviesos en mi nariz. – ¿Qué haremos? – Una pregunta al aire antes de colocarme de pie y agacharme para ayudarla a levantarse, mis piernas aun flaqueaban por la falta de alimentos, pero estaba bien; Lily me había dejado algunas transfusiones listas para beber en la enfermería, por lo que apenas tuviera tiempo iría por ellas. El suelo estaba húmedo, y nuestros pasos salpicaban el agua, puede que… Fuera mejor irnos de allí.

Un silencio se dibujó entre nosotras mientras giraba a verla. ¿Qué hacer? ¿Estaría mal si yo…? En mis labios se pintó una sonrisa lentamente y deslice mi mano hasta llegar a la suya, sujetando esta firmemente. ¿Por qué no? No había nada de malo en ello, siempre y cuando no se nos malinterpretase por ello, ya que, después de lo ocurrido con aquel androide y Matt las demostraciones de afecto estaban prohibidas. Dando pasos cuidadosos abrí la puerta del baño de mujeres y salí con ella, sin jalarla, pero haciéndola caminar, siguiendo mi ritmo al andar; Puede que, ahora fuésemos más cercanas, lo cual me llenaba de un inexplicable gozo, debía dejar de ser tan pesimista y enfrentar lo que vendría como correspondía; al final de todo, éramos nosotros quieres tejíamos nuestro futuros junto a nuestros sentimientos.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Blak Lowell
Dhampir
Dhampir


Ver perfil de usuario http://the-return-paradise.foro-gratuito.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesar [Privado]

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.