Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Día largo [Privado]
Jue 2 Nov - 3:16 por Caius Haiiki

» LAS ARAÑAS SE ESCONDEN MENOS QUE TU ¬¬ [Off Topic]
Sáb 14 Oct - 13:37 por Frank Da Silva

» Volviendo a viejos tiempos [Privado]
Sáb 14 Oct - 13:30 por Ishbahn

» Un encuentro ocasional [Privado]
Vie 6 Oct - 21:29 por Eberhard Baumeister

» Mother Knows best [Privado]
Jue 5 Oct - 20:36 por Lily Flowerfield

» Obtienes lo que mereces [Privado]
Jue 5 Oct - 18:53 por Ishbahn

» Cosechas lo que siembras, aprovechas lo que cosechas [Privado]
Jue 5 Oct - 18:49 por Ishbahn

» Un pésimo primer encuentro [Privado]
Jue 5 Oct - 18:41 por Ishbahn

» Mientras más tentáculos mejor...♡ [Privado]
Jue 5 Oct - 2:11 por Clauster Disouls

» Registro de canto
Miér 4 Oct - 23:51 por Frank Da Silva

» Registro de voces
Miér 4 Oct - 23:46 por Frank Da Silva

» Tomemos un respiro [Libre]
Miér 4 Oct - 23:42 por Frank Da Silva

» Cazar o ser cazado, esa es la cuestión~ [Privado]
Jue 14 Sep - 2:42 por Clauster Disouls

» (╥︣﹏᷅╥) Picnic macabro, una historia basada en hechos reales (?) [Privado]
Miér 13 Sep - 23:35 por Clauster Disouls

» Playa desolada (Privado)
Miér 30 Ago - 0:11 por Caius Haiiki

» Encuentros inesperados [Privado]
Lun 21 Ago - 9:19 por Caius Haiiki

» ☾✧~El consuelo del sueño eterno~✧☽ [Libre]
Lun 14 Ago - 23:55 por Lily Flowerfield

» Paseo bajo el crepúsculo [Libre]
Lun 24 Jul - 1:02 por Adrien LeBlanc

» Falta de sueño [Libre]
Sáb 22 Jul - 21:37 por Kula Diamond

» Cielos obscuros, blancas intenciones [Privado]
Vie 21 Jul - 19:07 por Meri Kytte

Noviembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario

Personajes más activos del mes de Septimenbre
Los posteadores más activos del mes
Caius Haiiki
 

¿Quién esta en linea?
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 39 el Lun 4 Sep - 12:46.

Entre las sombras [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Entre las sombras [Privado]

Mensaje  Ishbahn el Lun 12 Jun - 17:16

Paso mi mano derecha por mi cuello, sujetando mi cabello, y lo arrastro hasta dejarlo sobre mi hombro, igualmente el derecho. Una vez hecha esta acción, recargo mi espalda contra una de las frías y grises paredes de este lugar. Detesto venir a estos sucios callejones, los cuales entre sus laberínticos caminos esconden personas que bien pueden ser comparadas con las ratas que viven entre éstas, pues lo único que logran causarme es repugnancia. Hay un desagradable aroma a muerte, humo, y algo dulzón que bien podría ser no más que producto de una droga. Además de esto, también hay lejanos murmullos, risas apagadas, y gemidos que podrían deberse a una pelea de pandillas, a una organización saldando cuentas pendientes, o tan sólo un pobre idiota que ha sido engañado y está pagando el precio de su descuido.

Este no es un lugar que se deba pisar sin cuidado y sin una razón, y de no ser porque me encuentro trabajando, no estaría en tal inmundo sitio. Resoplo con molestia ante la impuntualidad de mi cliente, quien ha pedido que nos encontremos expresamente en este sitio. Claro, querer tener el primer encuentro para informar de un asesinato en un lugar como éste, incluso para el más despistado, puede tomarse como un engaño. No he pasado este detalle por alto, pero aún en esa circunstancia, no es del todo usual tardar tanto para realizar el ataque que se planee hacer... ¿quién de aquellos quienes se han declarado mis enemigos podría hacerme esperar? Aunque mi mente proyecta una lista de todas las personas a las cuales, por uno u otro motivo, he llegado a arruinar o cuando menos darles un motivo de venganza, no puedo imaginar a ninguno de éstos como causante de esta descortesía.

Paseo con lentitud mi vista en todas direcciones posibles, buscando cualquier indicio de una anormalidad ocurrida en los últimos minutos pero, tal y como supuse que sería, no hay nada que esté fuera de lo usual. Ni visualmente, ni tampoco de manera auditiva; así como el panorama sigue siendo el mismo, el silencio que rodea este lugar, salvo por los lejanos rumores de las actividades propias de la zona, se mantiene de la misma manera. De acuerdo, ha sido una larga espera y no pienso perder más tiempo en este sitio. Me enderezo alejándome de la pared, apartando de un suave manotazo mi cabello del hombro, y comienzo a alejarme del punto de reunión. Ya no tiene sentido seguir esperando.
avatar
Ishbahn
Nefilim
Nefilim


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre las sombras [Privado]

Mensaje  Settra Maine el Lun 12 Jun - 19:40

¿Que mejor lugar para pasear que los callejones de la ciudad? A lo mejor este lugar era de mis favoritos, y hacía tanto tiempo que no venía de visita por aquí. Después de todo, este hedor incluso desagradable para las personas con el olfato refinado, era una maravilla para mi. Este lugar era donde se juntaba toda la muchedumbre de la ciudad, donde los vagabundos vivían y los contrabandistas de drogas y armas zanjaban sus acuerdos. Aquí, en resumidas cuentas, era donde las personas con problemas abundaban. Entre callejones infestados de ratas y cualquier otro bicho con enfermedades, en donde cualquiera que mires a los ojos, te estará pidiendo ayuda a gritos inconscientemente. Que los saques de sus patéticas vidas y existencias. Pero yo no había venido aquí solo a pasear, ¡oh no! Mi presencia aquí era mucho más importante que solo pasear para observar a todos los desgraciados que aquí permanecían.

Mi mano apretó fuerte la muñeca de paja que portaba conmigo mientras caminaba a algún lugar, todavía no sabía cual específicamente. Solo buscaba a alguien más para hacer un contrato, ya que justo había terminado uno. Pero no buscaba a alguien común, quería a alguien especial. Alguien con quien me pudiera divertir un rato. Mi último trato había sido demasiado aburrido y banal, tanto que incluso había bostezado en algún momento. Era demasiado fácil meterme en las cabezas de los demás, manipularlos a mi antojo y sonsacarles la información que necesito para cualquiera de mis contratos. Necesitaba buscar retos, necesitaba quebrarme la cabeza y sentir algo más que aburrimiento. ¡Necesitaba diversión! Así que aquí me encontraba, con una niña maldita en mi mano, en busca de otra persona a la que fastidiarle la vida.

Y entonces, mis ojos observan algo fuera de lo común en este lugar oscuro. Un... ¿nefilim? Bueno, si que era común encontrarse con estos seres aquí, pero él no tenía pinta de tener algo que ver con este lugar. Por lo visto, esperaba a alguien en la esquina. ¿A quien? Mordí mi labio, observándole desde otra esquina, hasta que vi como finalmente parecía cansado de esperar lo que estuviera esperando y se movió hacía mi dirección. Yo me encontraba oculto de una de las calles, así que no creo que todavía fuera capaz de verme. Mi sonrisa apareció en mi rostro, ahora si que creía que tendría un rato entretenido. Justo cuando iba a pasar por enfrente de la calle donde me ocultaba, aparecí delante de él, cortandole el paso. Desde aquí, ahora que estaba mas cerca de él, observé sus facciones. ¿Como diablos podría cepillar tan largo cabello? Si yo tenía el cabello corto y ya me molestaba cepillarlo
- ¿Estás esperando a alguien? - pregunté, sin dejar caer la sonrisa de mis labios, y ahora, dejando de observarle a él para poner la muñeca en mi campo de visión y peinarle el cabello con las manos. - No se suele ver a gente como tú en este lugar - añadí, sin dejar de mirar a esa muñeca, la cual seguía con vida pero no podía moverse ni hablar. Mi tenebrosa sonrisa seguía sin desaparecer, después de todo, si todo salía bien, a lo mejor tendría entretenimiento para un buen rato.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Settra Maine
Nigromante
Nigromante


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre las sombras [Privado]

Mensaje  Ishbahn el Mar 13 Jun - 12:39

Aún al estarme alejando, no puedo detener mi mente con las cuestiones hechas ante tan misterioso cliente. ¿Cuál debía ser su propósito para citarme aquí y no acudir al encuentro? Bueno, esto es bastante ambiguo. ¿Sería que comenzó a actuar de forma tardía y acabaron con él sus propios enemigos?Bastante posible, además de común. No me extrañara encontrarme con la noticia de su muerte si es que ha ocurrido. Bufo con diversión ante esto pues, aunque significa un trabajo menos, no cambia el hecho de que es sumamente divertido. Los humanos son tan idiotas y frágiles; una perfecta y perpetua comedia sin duda. Debido a esta diversión, es que suelo aceptar trabajos de tan inmundos seres, además que la paga siempre es buena si están tan desesperados.

Camino un poco más, con ambas mano dentro de los bolsillos de la gabardina, y sin dejar de fijar discretamente mi vista por los sitios donde las sombras se concentran con mayor intensidad. No parece haber algo fuera de sitio, salvo esa nueva presencia que ahora soy capaz de percibir. Tras tantos años en este negocio, es normal acostumbrarse a esa intuición que te indica que no estás solo, y reconocer cuándo tiene razón o no. Pese a todo, no soy capaz de percibir de dónde es que proviene, y no es algo por lo cual deba perder mi camino. Andar con algo más de cuidado, en caso de recibir ataque de algún tipo, es lo más ideal por ahora. Aunque no saco mi mano diestra del bolsillo, busco mantenerme en la mejor posición para tomar mi espada de su sitio en caso de llegar a ser necesaria, aunque de ser atacado, preferiría darle fin únicamente utilizando los puños.

El dueño de esta presencia no alarga su aparición, cortándome el paso al momento de internarme en la siguiente calle. Es un hombre alto, si acaso unos cuantos centímetros más bajo que yo, de complexión delgada y una mirada y sonrisa que indican problemas. Lo observo fijamente, si acaso perdiendo mi vista de él sólo para apreciar durante un segundo la muñeca en sus manos, y me mantengo en silencio. Él hace una pregunta, dejando su atención de igual manera en la muñeca de paja, mientras yo lo hago en el camino detrás de él. Vuelve a hablar, y yo sólo enarco una ceja. — Apártate, estorbo. — Mascullo entre dientes, avanzando, y sin darle una segunda mirada a ese hombre de tan desaliñado aspecto. Si no he tenido tiempo de esperar por mi cliente, menos lo tengo para tratar con un demente como él.
avatar
Ishbahn
Nefilim
Nefilim


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre las sombras [Privado]

Mensaje  Settra Maine el Miér 14 Jun - 8:15

Aunque mis ojos y manos estuvieran entretenidos con la la muñeca, toda mi atención iba hacia aquel desconocido. Un desconocido bastante desagradable cabe decir. Podía sentir que me había hechado una mirada desagradable, como si le estubiera molestando. Obviamente, sabía perfectamente que le estaba molestado, normalmente la gente parecía molesta cuando aparecía. Escuché sus próximas palabras, aunque en realidad fueron las únicas que pronunció, y mi sonrisa se intensificó. La muñeca de mi mano desapareció, teleportada hacia mi hogar, junto a un montón mas de ellas. Al final, me hize a un lado, dejandole pasar. Pero oh no, yo no iba a dejar pasar una oportunidad para hacer un trato, y menos con una persona tan malhumorada como él. Eran los más interesantes.

- Que agresividad tenemos a estas horas de la noche, querido. Te saldrán arrugas - dije, viendolo divertido cuando pasaba por mi lado. Él no me miraba, no me querían mirar, pero yo siempre tengo un as bajo la manga para conseguir lo que quiero, o al menos para asegurarme de que firmarían mi contrato. Observé su espalda, y de nuevo aquel cabello largo. Yo tenía antes también el cabello largo, no tanto como él pero si largo, ademas de tener una tonalidad parecida a la suya, quizá el mio era un blanco mas puro. Puro ¿eh? Solté una pequeña carcajada, antes de hacer chasquear los dedos de mi mano izquierda para proceder a hacer mi magia. En mi mano derecha, apareció una espada, su espada. Le había robado la espada, y ahora sabía que me iba a hacer caso. ¿Quien perdería así como así una espada con tal empuñadura como esta? Si la observaba fijamente, era una espada preciosa.

- ¿No has perdido algo? Una espada, ¿tal vez? - pregunté mientras ahora pasaba mis dedos por el filo de esta arma, sin hacer presión para no cortarme. Mi sonrisa satisfactoria era incluso escalofriante. En realidad, le había hecho un pequeño cambio. En el lugar donde debería estar esta joya cortante, había otra espada, una que hace tiempo habia conseguido. Me gustaban las espadas, ya que sentía que con ellas no había forma de hacer trampas y se convertía todo en una batalla justa. ¿Raro de mi verdad? - ¿Quieres recuperarla? Te doy dos opciones; hacer un trato conmigo o arrebatarmela en una batalla. ¿Crees que serás capaz? - dije sonriente, feliz a mi manera, por haber encontrado algo de diversión finalmente. Le observé, mientras le apuntaba con la espada, poniendome en posición de batalla. Podía parecer a primera vista que no había cogido una de estas en mi vida, solo por la posicion en la que me encontraba. Varias veces me habían dicho que a la hora de batallar de esta manera, yo me movía de una manera bastante extraña. Pero eso no me importaba, ya que si aceptaba al duelo, iba a saber que con las espadas no me gana nadie.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Settra Maine
Nigromante
Nigromante


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre las sombras [Privado]

Mensaje  Ishbahn el Jue 15 Jun - 17:19

Mantengo el rostro sereno, así como mi mirada al frente, mientras paso al lado de tan desagradable hombre. Mi mente deja de darle importancia al encuentro con este desconocido, perdiéndose en el tiempo extra que ahora poseo gracias a la falta de mi cliente, por lo cual necesito una actividad con la cual poder llenarlo. Lo mejor es seguir trabajando en el manual de prácticas de laboratorio que impartiré en mi curso, pues pronto comenzaré a ejercer tan extraña labor como lo es la docencia. Lo único bueno en esto, es que han hecho gala a todas mis habilidades, por lo cual puedo aprovechar esto para compartir mis conocimientos sobre venenos y, con suerte, encontrar a algún alumno con talento para ello.

No he caminado más que tres metros cuando la voz de ese hombre vuelve a hacerse presente. Gracias a la quietud de este lugar, a esta hora de la noche, parece provenir de todos sitios, con mayor intensidad que la verdaderamente usada. Automáticamente tras esto, arrugo mi nariz, pues su voz haciéndose notar de esta manera es tan desagradable como su apariencia a la vista. — Que ése no sea tu problema. — Como buena acción para esta temporada, le he dado ese ligero consejo. Antes que preocuparse por mí (¿De qué puede preocuparse siquiera? ¡Soy la perfección en persona!), debería verse en un espejo y comenzar a trabajar en sí mismo. Comprendo que, con tan poca suerte como para tener que vivir con un rostro como el suyo, no hay mucho que se pueda hacer, pero incluso cuando se trata de seres como él, un poco de esfuerzo es algo que se agradece para quienes tenemos la mala fortuna de observarlos.

Paso mi mano por mi cabello desde su raíz, volviéndolo a quitar de mi rostro y dejándolo caer suavemente a los labios, cuando vuelvo a dar un paso al frente. Apenas toco el suelo de regreso cuando, para mi poca fortuna, vuelve a hablarme, pero en esta ocasión mi atención no se queda en él y la molestia que me ha causado en estos pocos segundos, sino en la mención de la espada. Con prontitud, desenvaino la espada sólo para notar, con un creciente enfado en mi interior, que ésta no es la espada que recibí de Riftz tras su muerte. — ¿Cómo...? — No he sido ni siquiera capaz de terminar mi pregunta cuando ya he dado media vuelta, avanzado esos tres metros, y le he asestado un puñetazo en el rostro. No me detengo a observar si es que he impactado contra él (ya que no descarto la posibilidad de haberlo evitado, sea cual sea la habilidad que posea y que le haya ayudado a obtener mi espada), si es que de haberle golpeado lo he tirado o, por el contrario, fue capaz de soportar el golpe y quedarse en pie. Lo único que tiene mi atención en este momento es la horrible espada que sostengo ahora. La plata de ésta es poco brillante, ya que tal parece ha comenzado a oxidarse, y es tan simplona como lo es su dueño. Nuevamente arrugo la nariz con disgusto, así como frunzo mi ceño. Elevo mi vista para exigirle que regrese mi espada cuando, con una sonrisa incluso más grande que la anterior, me da dos opciones para poder recuperarla. — ¿Trato? ¿Contigo? — Pregunto con ironía en la voz, dándole un giro a esta espada y tomando una posición de batalla que, con gran diferencia, dista de su postura poco elegante y útil para la batalla. Con esto, creo que le he dado a entender lo que decido entre esas dos opciones. No hay forma en que este demente sea capaz de ganarme en un duelo.
avatar
Ishbahn
Nefilim
Nefilim


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre las sombras [Privado]

Mensaje  Settra Maine el Lun 19 Jun - 17:12

¿Que ese no sea mi problema ha dicho? Admitía que no tenía el mejor rostro del mundo, además de mi cabello ondulado y despeinado, pero no me quejaba. La oscuridad me había transformado en una persona irreconocible a como era antes, incluso cambiándome los rasgos, muy disimuladamente, pero lo había hecho. Lo que más había cambiado en mí había sido mi cabello. Del blanco puro, había pasado a un violeta tenebroso. Suspiré, decidiendo no hacer ni decir nada sobre eso, no tenía nada que decir después de todo. Después de haberse dado cuenta de que le había cambiado la espada, sentí un fuerte golpe en mi mejilla. En la izquierda, con tanta fuerza que me hizo retroceder un par de pasos y tener que apoyarme en la pared para mantenerme en pie. Al principio hice una mueca de dolor, pero luego, a los muy pocos segundos, de nuevo mi sonrisa estaba en mi rostro. Justo esa reacción era la que buscaba de un tipo como él, algo que sea así de divertido. No recuerdo cuando fue la última vez que alguien fue capaz de ponerme la mano encima, a la mayoría de la gente les daba miedo lo que les podría hacer. Mi mano izquierda sobaba mi mejilla, la cual había quedado algo roja por el golpe.

Todavía apoyandome en la pared, le observé, viendo ese rostro serio y ahora también furioso, con una mueca de diversión.
- Que desagradable eres... Desagradable y pretencioso, querido, lo tienes todo - le comenté dejando de apoyarme le pared y volviendo mi mano a su sitio, escuchando como hablaba luego con esa ironía. Así que de verdad no haría ningún trato conmigo... ¡Esto era muy interesante! Las peleas de espadas me encantaban, y ahora tenía la oportunidad de luchar en una, y con una espada de nueva adquisición. Sabía muy bien que iba a ganar yo, después de todo, yo era un tramposo de primera y sabía manejar la espada muy bien. - Bien, como tú quieras. Solo espero que no te arrepientas de tu decisión - dije mientras que de nuevo, me colocaba en mi posición de batalla. Podría parecer estrafalario al ponerme así, pero aparte de que yo era así de excéntrico, no sabía colocarme de otra manera en estas situaciones.

- Siempre vas a estar a tiempo de hacer un trato conmigo, te lo aviso por qué vas a perder - dije justo antes de lanzarme hacía él con la espada, cargando contra su espada con mucha rapidez y fuerza, intentando apartar esa espada de mi camino para poder atravesarle o al menos, hacerle un pequeño corte. Antes, justo después de pasar mis dedos por el filo de la espada, me había dado cuenta de que tenía una especie de sustancia impregnada. Además de eso, mi intuición y el olor que la espada desprendía, me alertaban de que era una especie de veneno. Un veneno letal. Y eso, iba a jugar en mi favor, ya que si no quería hacer un trato por la espada, a lo mejor si que lo quiere hacer para que encuentre el antídoto de ese veneno que en algún momento le matará. Volví a arremeter contra él, cambiando ahora la dirección de mi espada y dando un espadazo de lado, a la altura de su hombro, que si siguiera su trayectoria, incluso podría llegar a degollarle. ¡La diversión continuará mucho más rato de lo que creía!

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Settra Maine
Nigromante
Nigromante


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre las sombras [Privado]

Mensaje  Ishbahn el Jue 22 Jun - 10:54

No trato siquiera de disimular la sonrisa de satisfacción que se apodera de mi rostro al contemplarlo, finalmente, con esa mueca de dolor que prontamente regresa a ser una sonrisa, y su apoyo en la pared. Saber que he logrado darle ese golpe me ha hecho sentir satisfecho, pues incluso con esa habilidad suya, aún desconocida para mí, he logrado ponerle la mano encima. Esto me confirma que lo que sea que posea, no le da completa inmunidad, por lo cual de tratarse de una batalla cuerpo a cuerpo, no habría tampoco duda de quién saldría vencedor. Mis nudillos aún sienten la sensación de la mejilla de este tipo contra ellos, palpitante; una sensación que he aprendido a disfrutar con los años. Así como también la vista de este sujeto tratando de aliviar el dolor de su mejilla al frotarla, tendido contra la pared para mantener el equilibrio. Sin duda, de los mejores placeres, aunque sea de mano de un ser inmundo como él.

Muy a pesar del enojo que he sentido hace unos momentos, no puedo sino divertirme ahora al encontrarme con que este pobre demente no es capaz de mantener el equilibrio con apenas un golpe. Sus palabras, las cuales tal vez deban suponer un insulto a su parecer, no carecen tampoco de esta esencia cómica. — Y no te culpo por creer eso. — Aseguro, comprendiendo la envidia que todos llegan a sentir al tener que compararse conmigo. — Así como tampoco negaré que tienes razón, ¡lo poseo todo! — Exclamo, seguro de todo cuanto hablo, y sin dejar de verlo con esa mezcla de satisfacción y soberbia que he adoptado desde el momento en que comencé a hablar. Vuelve a hablar y toma entonces esa extravagante postura. Lo único que soy capaz de ofrecerle es ahora una mirada de extrañeza, tanto como para sus palabras como a este hecho. Jamás me he arrepentido de una de mis decisiones, y este demente no hará una excepción a esto. Las inseguridades nunca llevan a nada, así como tampoco el retroceder sobre los pasos dados. ¿A dónde es que se quiere llegar si siempre se retrocede? Personas con esa clase de mentalidades nunca logran salir de su diminuta y patética existencia, conformándose con nimiedades que, si bien se piensa, las tienen merecidas debido a su propio patetismo.

Doy un suave manotazo a mi cabello, alejándolo de mi hombro, mientras le escucho advertirme y volver a ofrecerme uno de sus tratos. Para iniciar, ¿qué se supone que significan esos tratos para él? Más importante aún, ¿Qué son esos tratos? No tengo tiempo a hacer la pregunta, porque tan pronto como esas palabras salen de sus labios, se lanza contra mí en un ataque rápido e intenso. La espada en mi mano no logro sentirla con la sutileza con la cual puedo percibir la espada que me ha regalado Riftz. — A todo esto, ¿qué tienen de interesante esos tratos de los que tanto hablas? — Ésta no es una espada con la cual sienta una conexión, por lo cual no la siento como una extensión mía. Siempre he luchado manteniendo en mente las palabras de mi mentor, «Tu espada no es sólo un artefacto. Es una extensión de ti. Una parte esencial de tu existencia. Hónrala como tal y te corresponderá». Gruño, siendo que no soy capaz de esquivar completamente su ataque, por el cual me deja desprovisto de defensa alguna al apartar la espada que hasta hace unos segundos actuaba como escudo. La plata que forma la espada que sostengo, repentinamente, me parece más pesada de lo que realmente es, así como mi brazo. La habilidad que este fanfarrón ha mostrado no hace nada para ayudar a mi poco control del momento. Todo lo contrario. No soy enteramente capaz de reaccionar cuando mi espada, controlada por este hombre, arremete en mi contra en un ataque certero y letal; de no ser porque he logrado desviar su ataque a tiempo, habría atravesado mi garganta.

Aprieto mis labios, conteniendo el grito que pudo haber escapado de mis labios debido al repentino dolor, al sentir el filo de mi propia espada clavarse en mi hombro. No sólo es el dolor de la herida causada al abrir la piel, sino también saber lo que es capaz de causar una herida de mi espada. La toxina que yo mismo he impregnado en ésta, si no me apresuro, acabará con mi vida en cinco minutos... tiempo suficiente para poder arrebatarle mi más preciada posesión y luego tomar el antídoto (que guardo oculto en mi gabardina) sin ninguna prisa. Sujeto con la mano izquierda mi hombro herido, el derecho, y río al momento en que siento la cálida sangre correr entre mis dedos. ¿Quién hubiera pensado que éste podría ser incluso un momento interesante? Mi risa se apaga al momento siguiente, justo después de haberme lanzado con un inicial ataque directo. ¡Esta persona no tiene idea de con quién se ha metido!

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Ishbahn
Nefilim
Nefilim


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre las sombras [Privado]

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.