Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Mother Knows best [Privado]
Vie 15 Sep - 17:19 por Clauster Disouls

» Cazar o ser cazado, esa es la cuestión~ [Privado]
Jue 14 Sep - 2:42 por Clauster Disouls

» Mientras más tentáculos mejor...♡ [Privado]
Jue 14 Sep - 2:22 por Clauster Disouls

» (╥︣﹏᷅╥) Picnic macabro, una historia basada en hechos reales (?) [Privado]
Miér 13 Sep - 23:35 por Clauster Disouls

» Playa desolada (Privado)
Miér 30 Ago - 0:11 por Caius Haiiki

» Encuentros inesperados [Privado]
Lun 21 Ago - 9:19 por Caius Haiiki

» Obtienes lo que mereces [Privado]
Lun 21 Ago - 9:13 por Caius Haiiki

» ☾✧~El consuelo del sueño eterno~✧☽ [Libre]
Lun 14 Ago - 23:55 por Lily Flowerfield

» Un encuentro ocasional [Privado]
Sáb 29 Jul - 19:35 por Honlon Takanashi

» Paseo bajo el crepúsculo [Libre]
Lun 24 Jul - 1:02 por Adrien LeBlanc

» Cosechas lo que siembras, aprovechas lo que cosechas [Privado]
Dom 23 Jul - 21:23 por Lily Flowerfield

» Falta de sueño [Libre]
Sáb 22 Jul - 21:37 por Kula Diamond

» Cielos obscuros, blancas intenciones [Privado]
Vie 21 Jul - 19:07 por Meri Kytte

» Semana festiva. [Libre]
Jue 20 Jul - 2:10 por Clauster Disouls

» Primera noche [Cerrado]
Lun 17 Jul - 20:38 por Blak Lowell

» Profundidades del Agua.[Semi-Privado]
Dom 16 Jul - 19:22 por Kai Nagisawa

» Pesar [Privado]
Dom 16 Jul - 19:13 por Blak Lowell

» Un afortunado reencuentro [Privado]
Dom 16 Jul - 18:04 por Kotoha Crosszeria

» Pocas Palabras. [Privado]
Dom 16 Jul - 8:08 por Etsu Horie

» Un pésimo primer encuentro [Privado]
Vie 14 Jul - 19:48 por Blak Lowell

Septiembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Personajes más activos del mes de Julio
Los posteadores más activos del mes
Clauster Disouls
 

¿Quién esta en linea?
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 39 el Lun 4 Sep - 12:46.

Un encuentro ocasional [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un encuentro ocasional [Privado]

Mensaje  Honlon Takanashi el Sáb 22 Jul - 18:20

El festival del instituto Yggdrail apenas se encontraba en su segundo día de apogeo, sin embargo Honlon se tomó el día libre para despejarse de los incidentes que ocurrieron el día anterior. Prácticamente se la había pasado toda la mañana y parte de la tarde en la ciudad central. Estuvo comprando algunas cosas para aportar en dicho evento, además de buscar un regalo para Lizeth quien cumpliría años pasado mañana, esto último le invirtió más de su tiempo para que fuera un presente indicado. Fue un largo día así  que antes de ir a su casa para continuar con los reportes del ya mencionado evento para el día de mañana, planeó hacer una parada para comer algo y así llegar con calma a su hogar sin la preocupación de aun tener que preparar algo de comida.
Los pequeños tacones negros que usaba resonaban sutilmente con cada paso entre la multitud y las calles. Vestía un conjunto bastante cómodo que consistía en un vestido vitange sobre las rodillas en combinación a los colores negros y beige; como era de costumbre de mangas largas. Aquellos orbes ámbar giraban con atención mientras caminaba para localizar algún restaurante que le llamara la atención pero al final optó por un lugar que ya conocía, uno de los más famosos restaurantes de la ciudad central que tenía una gran variedad de gastronomía de todos los países y reinos.
Aquel lugar era muy popular, por desgracia por eso mismo siempre se encontraba con una gran clientela, además de que la metamorfa había llegado en un horario donde la mayoría de los clientes suelen llegar. Al entrar por el gran marco de local, dio algunos vistazos, pronto una mesera le comentó que debido a que varias mesas se encontraban ocupadas tendría que esperar a que se desocupara una o de lo contrario podría compartir mesa con otro cliente. La idea de esperar más mientras cargaba consigo algunas bolsas que llevaba consigo prefirió decirle que tomaría una mesa compartida. Pronto fue guiada a una mesa cerca de las grandes ventas del recinto, ahí se encontraba un hombre ya sentado quien parecía inmerso en sus pensamientos mientras miraba por aquel vidrio. – Con permiso. – Comentó con suavidad momentos antes de tomar asiento frente a él y recibir la carta para ordenar. Una vez que eligió y ordenó, la mesera se retiró dejando a ambos en silencio. Para la menor fue inevitable sentirse un poco incomoda por compartir mesa con un completo desconocido, si fuese por ella se la pasaría todo el transcurso de la comida en silencio, pero no quería ser nuevamente descortés. Colocó uno de sus codos en la orilla de la mesa para recargar su rostro en la palma de su mano y así visualizar mejor al hombre. Tenía la apariencia de un joven adulto, sus cabellos eran rubios, medianamente largos y sus ojos de un verde esmeralda que se ocultaban apenas por completo tras unas gafas un tanto oscuras. Debido a la distancia podía notar que era más alto que ella, en todo caso cualquiera podría ser de mayor altura que la joven. Pero como ambos estaban sentados la diferencia de alturas no se percibía tan notablemente. –Sí que se encuentra lleno el lugar el día de hoy, aunque es de esperarse por su deliciosa comida.- Dijo con suavidad para iniciar una breve conversación con el contrario. –Ya que seremos compañeros de mesa ¿Qué tal si nos presentamos?- Preguntó para formar una cordial sonrisa. A pesar del carácter testarudo que llegaba a tener, si se lo proponía podía llegar a ser muy educada y aquello era el ejemplo. – Mi nombre es Honlon Takanashi, un placer.-  Agregó para así escuchar al rubio, por mientras miraba de reojo las demás mesas, había cierto ruido por la gran clientela pero podían entablar una conversación sin mayor problema. Deslizó uno de sus dedos en su flequillo que se encontraba algo desarreglado, después de tanto caminar terminó cansada y algo desarreglada.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
I waited for you...
avatar
Honlon Takanashi
Reencarnación
Reencarnación


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Un encuentro ocasional. [Privado]

Mensaje  Eberhard Baumeister el Miér 26 Jul - 17:02

Después de una larga estadía en Alemania Eberhard decidió renunciar a su antiguo empleo en aquel restaurante que lo vio crecer a lo largo de tantos años, empeñado en comenzar una nueva vida lejos de donde había pasado por tantas desgracias, tomo la desición de viajar a aquel lugar del cual hablaban muchas personas de la localidad, la cuidad central. El antiguo gerente le había mencionado que si en algún momento necesitaba  empleo podría ir a su restaurant en dicha ciudad y sería muy bien recibido sabiendo que Eber es un magnífico chef, la idea de comenzar de nuevo le atemorizaba, pero era la correcto, no podía mantenerse inmerso en los fantasmas del pasado, se alentaba así mismo pensando en que eso no sería lo que su hermana y madre hubieran querido.
Comenzó a empacar sus cosas de valor, ropa u otras pertenencias personales que pudiera llevarse con el, la mudanza ya se encargaría de los muebles u objetos pesados, mientras empacaba encontró una caja polvosa pequeña de madera en la cual guardaba viejos obsequios y fotos familiares, una pequeña lágrima brotó y se deslizó por su mejilla hasta caer en aquel encendedor que le diera su hermana antes de tal terrible evento, lo había guardado tanto tiempo que no se acordaba de el, pensó que posiblemente el combustible se había evaporado, pero para sorpresa de Eber el encendedor se prendió al primer intento, quedó atónito por un momento, esbozo una pequeña sonrisa, se percató que era  la flama de su hermana,  había sido guardada en aquel encendedor, la metió en su bolsillo de su pantalón, y la caja la guardo en su maleta, salió de casa aún tenía que hacer una última cosa antes de irse.
Llegó a casa de su padre, después de todo era la única familia que le quedaba y sentía profunda tristeza el dejarlo solo, tocó la puerta y un hombre canoso abrió, los cabellos eran tan blancos que emitían un brillo al contacto con la luz del sol, su rostro demacrado y ojeras que rodeaban el contorno de los ojos revelaban que el hombre no había podido dormir muy bien en mucho tiempo -Hola papá- dijo Eber con una voz quebrada al verlo en tal estado, quizás no fue un buen padre durante un tiempo pero antes de eso se esforzó por darles lo mejor, así que no sentía rencor hacia el por ninguna razón, -He venido a despedirme, me iré por tiempo indefinido, quiero comenzar de nuevo, y lo haré lejos de aquí, pero antes he venido a dejarte algo de comer- su padre ha tal gesto se echa a llorar, Eber por su parte lo abraza como de tal manera que no lo fuese a ver ya.
Han pasado ya unos días desde que Eber llegó a la ciudad central, aún no se ha tomado la molestia de conocer a alguien, y por lo tanto no conoce muy bien los alrededores, solo se ha ido a merodear por ahí, sin siquiera fijarse por dónde va, esto ha provocado que no encuentre el restaurante y aún no tenga empleo, aunado a su personalidad tímida se ha limitado ha preguntar direcciones. Cansado de caminar decide pasar a un restaurante a comer algo, descansar un poco y quizás preguntar en el lugar si conocían el restaurante  “TabCuar”, encontró una mesa cercana a la ventana, a pesar de que el restaurante estaba lleno, tuvo la suerte de encontrar ese asiento disponible, una camarera con un buen porte se le acercó y le entrego la carta -Muy amable-, observó cada platillo en el, intentado juzgarlo sin siquiera probarlo, pero solo ordenó un postre, pie de manzana con zarzamoras, y una taza de café. Mientras esperaba sacó su encendedor del bolsillo, mantuvo fija su mirada en la parte frontal de este mismo, tenía grabada sus iniciales, lo encendio un momento para posteriormente guardarlo nuevamente en su bolsillo, por un momento pensó que había sido mala idea haber tomado tan grande descision, recargo su cabeza sobre su mano derecha, y se perdió un momento sobre las calles de la ciudad, pensando un poco en su pasado, sorpresivamente regreso la camarera, pero no con su orden, le pregunto si no le molestaba compartir dicha mesa, a lo que Eberhard comento con un simple -No- un no muy seco que pareció decírtelo por simple impulsó, luego de un rato volvió la camarera y le acompañaba una señorita, por la gran cantidad de personas que había en el lugar, las mesas se encontraban llenas y Eber tenía una gran mesa para el solo, considerando la situación debió pedir una mesa compartida, el simplemente echo una pequeña mirada para visualizar quién sería su acompañante, noto sobre todo su estatura, que a lado suyo era prácticamente la mitad de él, regreso las mirada hacia la calle sin inmutarse sobre la persona que se acaba de sentar a lado suyo, pues el trataba con personas todo el tiempo pero también le gustaba estar un rato a solas, desvío su mirada de la ventana y la dejo fija frente a la mesa, no quería ser descortés, y mucho menos con una dama, pero no había estado antes asi con una señorita, un poco de nervios lo invadió, Eber no es bueno con las chicas, a su edad aún no había tenido una cita, presionó fuertemente sus manos, y cuando se disponía a hablar, la compañera de mesa inició una charla, Eber avergonzado por dejar que una mujer fuese quien iniciará la conversación, volteo para visualizarla de mejor manera y ser más educado, al escuchar su voz quedó impresionado, era una voz calida y sonaba muy dulce, como el de una chica de preparatoria, ”Quizás sea una mujer atrapada en el cuerpo de una colegiala” pensó Eber al ver su vestimenta, y luego respondió a su comentario; - Es lo que veo, debe ser un lugar muy bueno, aún no puedo decirlo del todo, ya que no me ha sirvido mi órden- miro a su alrededor y noto que desde su llegada hasta el momento, el restaurant se había llenado el doble, regreso la mirada hacia la chica y se presentó; - Oh disculpa, mi nombre es Eberhard Baumeister, encantado de conocerte, espero te sea de agrado mi compañía-, en ese momento la camarera llegó con su orden y se quedó un momento para tomar el de la chica, a esto Eber decidió esperar a que le trajeran su comida para no ser irrespetuoso y comer delante de alguien que aún no tiene su alimento, hizo un lado el plato con su postre, tomo una servilleta y tapo la taza de café, volvió hacia la chica y le pregunto; - ¿Es muy famoso este sitio?, Veo que tienen mucha gente, a pesar de estar llenos, las personas siguen llegando y se ven dispuestas a esperar o como en tu caso, compartir una mesa, debe de ser muy buena la comida aqui- se quitó un momento las gafas, y saco un pañuelo del bolsillo del pantalón para limpiarlas, a pesar de usar lentes, el podía ver bien, solo se le complicaba un poco, pero para su trabajo tenía que usarlos, miro a la chica y noto lo atractiva que era, se sonrojo un poco, pero para ocultarlo decidido proseguir con la conversación, Eber pensó que quizás la señorita pudiese ayudar, pero tampoco quería sonar tan desesperado,mejor decidio beber de su café  y quito la servilleta de la taza, el aroma del amargo café era tan fuerte que sintio su sabor con solo olerlo y prosiguió a darle un pequeño sorbo, y luego se quedó observando a la chica; -¿Honlon es tu nombre, cierto?- pregunto para afirmar que había escuchado correctamente.

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro ocasional [Privado]

Mensaje  Honlon Takanashi el Sáb 29 Jul - 19:35

Como primera impresión de aquel joven que sería su compañero en la estadía de aquella comida en el restaurante, era alguien con una persona tranquila y educada, probablemente un poco distante; pero eso era lo de menos. Su vos era un tanto grave pero con un timbre suave, dándole así a Honlon la idea de que quizás se trataba de alguien con varios años encima suyo.  Esto la hizo meditar por unos instantes la edad que tendría pero sobre todo, el curioso aroma que apenas y podía percibir por su agudo olfato del contrario. Era distinto a lo de los humanos, pero no podía llegar a la conclusión de qué especia o raza era, era completamente diferente a lo que ella conoció, pero recordó que en la actualidad existían un mayor número de criaturas que hace más de dos siglos. Un pequeño suspiro se escapó de sus labios, dejando a un lado aquella interrogante que tenía, para sí continuar atenta a las palabras contraria con la breve conversación. –Oh, ¿Así que es la primera vez que llegas a este lugar? Ya veo, espero que la comida de aquí sea de tu agrado como lo es para mí.- Comentó para después como respuesta la comisura de sus labios se alzó levemente formando una muy pequeña sonrisa al escuchar su presentación, era un nombre curioso para ella sin duda al ser alguien de orígenes orientales, nombres así estaban lejos de escucharlos; claro había excepciones.

Debido a que el joven rubio había llegado antes que ella, su orden llegó primeramente que consistía en un café aparentemente cargado por el aroma y un pie, algo bastante ligero para la hora que era ya que la metamorfa había ordenado algo más para saciar el hambre y la energía gastada el día de hoy. Aun reposando su mejilla en la palma de su diestra miró de reojo los pequeños movimientos que hacía su acompañante, le extraño que no se dispusiera a comer el platillo, por lo visto la estaba esperando y eso la enterneció por un momento. Era educado a su manera, después de todo siempre había una gran cantidad de culturas diferentes, un ejemplo claro era el joven presente y por supuesto ella que nació de un país oriental, pero volviendo aquello le agradaba puesto que siempre prefería conocer personas educadas o respetuosas. – Lo es, este lugar es imperdible si estar alrededor de la ciudad central debido a que es donde tienen una gran variedad de la gastronomía de todos los países y reinos, agregando además que son fieles al sabor tradicional de esas regiones. Por ende es un lugar que en su mayoría del tiempo se encuentra concurrido.- Explicó de la manera más breve posible, momentos después su orden finalmente había llegado, le agradó saber que seguían siendo rápidos en servir. –Gracias.- Agradeció a la camarera antes de que se retirara. Su platillo consistía en un Curry junto con arroz blanco, de beber le sirvieron un té dulce de origen Oclidiano y finalmente como postre unos dulces tradicionales. –Déjame darte un ejemplo.- Hizo una pausa para señalar con su índice el té que se situaba a un lado del plato principal y mientras explicaba señalaba en orden sus tres platillos. –Este té lo conocen en el reino de Oclide como “virtud”, los Oclidianos sueles nombrar las bebidas o comidas de una manera un tanto particular. Éste es un Curry de origen Japonés y estos dulces son originarios de China llamados Noumici.- Explicó con un gesto amable en su rostro, probablemente habló más de la cuenta ya que quizás el joven estaba enterado y solo le dijo algo que ya conocía. Sin embargo, prefirió en poder abarcar más en la conversación.

Pronto la joven se dispondría a degustar de la comida.  – Buen provecho.- Dijo antes de dar un bocado al caliente Curry, el sabor era sin duda fiel al original por ello le encantaba llegar a este lugar. Antes de confirmarle su nombre, tomó una servilleta para limpiar la existencia de algún rastro de comida en sus labios para así asentir. – Así es, comprendo si puede resultarte un tanto complicado mencionarlo ya que es de origen oriental, muy diferente al tuyo. Además no pareces ser de por aquí, ¿verdad?- Fue lo más sutil en saber un poco más de él, solo por mera curiosidad, además resultaba evidente al no conocer tan popular restaurante. Tomó un nuevo bocado saboreando la textura de la carne y verduras, después tomó la taza de él para dar un sorbo, era cálido y no tan dulce, aun siendo de su particular gusto el té verde, no se abstenía a conocer nuevos sabores. El sonido de los cubiertos, las copas y las conversaciones de los demás clientes era la melodía clásica en el recinto, nunca llegaba ser molesto puesto que había respeto entre la clientela de no perjudicar de manera absurda a los demás con la vos. Eso era otra cosa que le agradaba a Honlon de llegar. La nueva atención de la metamorfa se posó en su persona dando así una pausa en su comida para abarcar más aquella plática entre ambos que por el momento era agradable.  –Por mi parte vivo en la ciudad central aunque con mi evidente nombre soy de origen oriental, nací en Shangai, China. Pero eso fue hacer siglos.- Comentó de manera tranquila, hasta se percató segundos después que había mencionado “muchos siglos”, lo cual o estaba en sus planes darle indicios de su edad. –Claro, metafóricamente hablando.- Corrigió casi enseguida para después agregar una suave risa para parecer que era verdad. Quería que aquel joven siguiera con la finta de que ella era alguien joven, aunque no era difícil por la apariencia que daba. Después de todo ¿desde cuándo a una mujer le agrada decir su verdadera edad?

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
I waited for you...
avatar
Honlon Takanashi
Reencarnación
Reencarnación


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.